Mostrando entradas con la etiqueta Sánchez Lizón Francisco J. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sánchez Lizón Francisco J. Mostrar todas las entradas

4 abr 2014

"En los ojos del erizo" de Francisco J. Sánchez Lizón

En los ojos del erizo


Sinopsis

La joven Laura emprende un viaje a la capital de Baviera con el fin de encontrar la soluci√≥n a unos interrogantes que ya llevan demasiado tiempo merodeando en su cabeza. All√≠ se reencontrar√° con Hugo, un antiguo compa√Īero de carrera, dispuesto a ayudarle en sus indagaciones. Pero Laura no viaja sola. Junto a ella, una peque√Īa de apenas cuatro a√Īos de edad provocar√° en el hombre unos sentimientos opuestos de rechazo y de afecto cuando descubra qui√©n es realmente esa ni√Īa. El hallazgo de unos f√≥siles, la sed de venganza de una presidiaria y la actitud autoritaria y mal√©vola de una profesional de la medicina con un pasado traum√°tico, acompa√Īar√°n a Laura y Hugo en su camino hacia la verdad, sin imaginar la magnitud del desenlace que el destino les tiene preparados.


Datos Técnicos

Editorial: Universo
N√ļmero de p√°ginas: 392
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788494194870
A√Īo de edici√≥n: 2014
Precio: 14€

Sobre el autor: Francisco J. Sánchez Lizón

Impresiones

La novela En Los Ojos Del Erizo, gira en torno a un misterioso fósil, cuya importancia geológica puede cambiar los libros de ciencia, por lo que hay bastantes personas que ambicionan hacerse con tan valiosa piedra. Y cuando digo bastantes personas me quedo corta.

Ver√©is, por un lado est√° Laura, la protagonista, que viaja a Munich con la peque√Īa Carla y se encuentran con Hugo, un viejo compa√Īero de la facultad de Matem√°ticas.

Laura le cuenta sus sospechas acerca de la piedra y comienzan a investigar juntos. No lo hacen solos, Laura también cuenta con la ayuda de su amigo de infancia, que se llama Rául y es geólogo.

Luego est√°n √Ālvaro y Elisa, un matrimonio con sus idas y venidas, que tambi√©n buscan saber el origen del f√≥sil y recurren al prestigioso profesor de paleontolog√≠a Martin Kleinman. Pero con el tiempo, √Ālvaro empieza a desconfiar del profesor y decide consultar sus dudas a su amigo y compa√Īero de profesi√≥n, Pablo. √Čste tampoco quiere investigar solo y lo hace junto a su mujer, Eva.

Entonces Mila, que tiene mucho que perder si la verdad del fósil saliera a la luz, decide intervenir en el asunto y le pide ayuda al estudiante de informática, Javier. Además, Mila se vale de la sed de venganza que Sara siente hacia Elisa (por algo ocurrido en el correccional de menores donde ella estuvo interna), para que la joven se preste a sus sucios planes.

Soy consciente de que el resumen suena ca√≥tico y confuso, pero debo ser sincera y decir que es como yo me he sentido mientras le√≠a la novela. Es verdad, que luego el misterio se resuelve y compruebas con asombro que todas las piezas del rompecabezas encajan. Aunque de las 392 p√°ginas que tiene la novela, te pasas p√©rdida 300, y no s√© yo si es bueno crear tanta confusi√≥n al lector. Tambi√©n creo que tantos flashbacks, (ahora p’lante, ahora p’atr√°s), dificultan la lectura. Sobre todo, cuando es una novela con muchos personajes y la mayor√≠a de ellos tienen sus retrocesos al pasado.


"La habitaci√≥n se encontraba a oscuras. Eran las seis y media de la ma√Īana y los rayos de sol a√ļn no hab√≠an hecho acto de presencia. Sobre la mesilla de noche descansaba un ejemplar de Asesinato en el Orient Express, de Agatha Christie, con un marcap√°ginas colocado cerca del desenlace de la novela.
El silencio era la nota predominante del lugar, excepto por un leve siseo regular que indicaba que la respiraci√≥n estaba siendo tranquila.
Quiz√° porque hab√≠a advertido su presencia o quiz√° porque ya hab√≠a descansado lo suficiente, lo cierto es que abri√≥ los ojos y lo vio. Ah√≠ estaba con su porte elegante, su oneroso traje de dise√Īo y su cabellera blanca. La chica se asust√≥ y cerr√≥ las manos sobre las s√°banas que la cubr√≠an."

En cuanto a nivel t√©cnico considero, desde mi humilde punto de vista, que al autor le queda camino por andar. Escribe de una forma rebuscada, hace en un p√°rrafo algo que se podr√≠a simplificar en un par de frases, tengo la impresi√≥n de que la escritura lo domina a √©l. Pero por lo que me he informado, En Los Ojos Del Erizo es su segunda novela y es normal que le quede mucho por mejorar. Roma no se hizo en un d√≠a. Est√° claro que el autor tiene imaginaci√≥n, sabe sorprender, tiene material. Tiempo al tiempo… De momento mi valoraci√≥n no puede ser positiva.


Rese√Īado por Kalesa


Si quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo desde aquí: EN LOS OJOS DEL ERIZO



11 ene 2012

"El oasis maldito" de Francisco J. Sánchez Lizón

1 ene 2001

Entrevista a Francisco J Sánchez Lizón


Muchos recordaréis "El oasis maldito", un libro que nos sorprendió por su trama, por su ritmo trepidante y por su capacidad de sorprender al lector. Hoy os traemos la entrevista a su autor, Francisco J. Sánchez Lizón, que amablemente ha contestado a todas nuestras preguntas. El resultado es una entrevista muy completa y entretenida. Esperamos que la disfrutéis tanto como nosotros.

Rese√Īa: El oasis maldito

En primer lugar, cu√©ntanos algo de ti. ¿Con qu√© tres palabras te definir√≠as?
Tres palabras no dan para una definición, pero podría decirse que me considero una persona amigable, responsable y sincera (cuando tengo el angelito en mi hombro); en cambio puedo ser hostil, perezoso e irascible cuando asoma el del tridente.

¿C√≥mo y cu√°ndo descubriste tu vocaci√≥n por la escritura?
No fue algo que de repente llegara a mi mente para quedarse. La vocaci√≥n la fui descubriendo poco a poco mientras iba devorando p√°gina tras p√°gina cada noche de mi infancia, mi juventud y mi adolescencia. Cada vez que abr√≠a un libro para sumergirme en su historia me preguntaba cu√°ndo llegar√≠a el d√≠a en que alguien pudiera sumergirse en una historia m√≠a. Esa idea que siempre me rondaba la cabeza fue el nacimiento de mi vocaci√≥n como contador de historias (“escritor” a√ļn me parece una palabra demasiado lejana).

¿Recuerdas qu√© fue lo primero que escribiste?
Fue hace mucho tiempo… tanto que ya ni me acuerdo. Me viene a la mente el curso de 5¬ļ de EGB. La maestra de lengua nos encarg√≥ escribir un relato de tem√°tica libre. Recuerdo que escrib√≠ algo bastante macabro, sobre unos hermanos que descubren a unos tipos malvados y en el que no dejo t√≠tere con cabeza. Cuando me toc√≥ el turno de leerlo, not√© como la clase poco a poco enmudec√≠a y atend√≠a a lo que estaba diciendo (algo poco usual en ni√Īos de diez a√Īos). Cuando termin√©, todo el mundo comenz√≥ a aplaudir y la maestra me felicit√≥ personalmente. Han pasado muchos a√Īos, pero a√ļn me emociono al recordarlo.

¿Hay alguna lectura o autor que haya sido decisivo para tu irrupci√≥n en la escritura?
Sin duda. Empec√© leyendo a Robert Arthur en una serie de novelas todas ellas encabezadas como “Alfred Hitchcock y Los Tres Investigadores”. Luego pas√© a Agatha Christie y de ah√≠ a autores del tipo de Stephen King, Ken Follet, John Grisham o Dean R. Koontz.
Todos ellos han sido los responsables de mi incursión en este nuevo mundo.

¿Tienes alg√ļn tipo de rutina establecida a la hora de ponerte a escribir?
Rutina como tal, no. Lo √ļnico com√ļn a todas y cada una de las veces que me he puesto a escribir ha sido hacerlo con m√ļsica. Aunque la m√ļsica no s√≥lo la tengo presente cuando escribo, sino en pr√°cticamente cualquier momento del d√≠a.

Cuando te pones a escribir, ¿Tienes en mente lo que vas a escribir o vas improvisando?
Normalmente tengo en mente lo que quiero escribir. Tengo una historia m√°s o menos esquematizada en mi cabeza. No se descarta que en determinados momentos pueda romper esos esquemas e improvisar alg√ļn fragmento de la misma. Pero lo habitual es que ya tenga una idea prefijada.
Cuando, a veces, he escrito algo totalmente improvisado, he tenido que abandonarlo porque nunca llegaba a ning√ļn desenlace l√≥gico.

Para aquellos que no conozcan El oasis maldito, preséntasela.
El Oasis maldito es una novela muy corta (algunos lo han catalogado de relato largo). En ella se dan cita una serie de personajes que, sin quererlo, se ven involucrados en una trama un tanto angustiosa de la que no están seguros de cómo van a salir y de si van a salir bien parados.

¿De d√≥nde surge la idea de escribir esta novela?
Esta novela es el desarrollo de un capítulo de un relato fantástico que empecé a escribir (y abandoné) hace mucho tiempo. Mientras lo escribía, se me ocurrió que podía convertir ese episodio en un relato independiente, ya que contaba con mucho peso para hacerlo.

¿Qui√©nes son los protagonistas?
Son gente de la calle. Personas normales y corrientes, con sus problemas, sus virtudes, sus miedos, sus sue√Īos,…
Me llama la atenci√≥n cuando me comentan que cualquiera se puede sentir identificado con ellos, que a cualquiera le podr√≠a haber ocurrido lo mismo. Y es cierto. No se trata de personajes extraordinarios, sino de gente com√ļn.

Cada personaje tiene una historia detr√°s de la que nos muestras peque√Īas pinceladas, ¿Por qu√© no profundizaste un poco m√°s en cada una de ellas?
Supongo que por no entorpecer el hilo de la historia con unas descripciones que podían resultar demasiado improductivas, además de conseguir aburrir al lector.

El efecto que consigues es mantener la intriga a lo largo de las p√°ginas, provocando que el lector no sepa c√≥mo atar los cabos. ¿Eres consciente de lo complicado que es conseguir eso?
Creo que no. Es decir, no fui consciente hasta que fue evidente.
Me explico. La historia la escribí de un modo ordenado en el tiempo. Luego fui cogiendo trozos y los desordené, poniendo uno aquí y otro allá, y dejando todo lo relacionado con el desenlace para el final.
Cuando la gente empezó a leerlo, me di cuenta que había conseguido generar un ambiente de intriga mayor del que yo había esperado.

El final es fant√°stico, pues te das cuenta de que lo has tenido siempre delante. ¿Crees que la historia hubiera podido acabar de otra manera?
Creo que ése es el final más obvio que cabe esperar para una historia como esa. Pienso que si hubiera acabado de otro modo, probablemente no tendría la acogida que está teniendo.

¿C√≥mo definir√≠as tu estilo a la hora de escribir?
Te diré lo que me han dicho respecto a mi estilo. En alguna ocasión me han comentado que tengo un estilo muy simple y directo. Que no me ando por las ramas.
Pero lo más raro que me han dicho fue que tenía un estilo anglosajón, muy parecido a los de las novelas inglesas o americanas. Y puede que sea cierto, ya que es de ese tipo de novelas de las que me empapo normalmente.

¿Qu√© destacar√≠as de El oasis maldito?
Para responderte a esta pregunta, me remitiré a las dos que me has hecho antes: que mantiene al lector en vilo y mantiene la intriga hasta el final. También decir que el final es inesperado.

¿Con qu√© sensaci√≥n crees que acabar√° el lector cuando finalice el libro?
Las sensaciones con las que acaban los lectores tienen dos vertientes: por un lado el libro les deja buen sabor de boca (supongo que es porque haberlo leído no les ha supuesto ninguna pérdida de tiempo). Por otra parte todos coinciden en que es un libro demasiado corto y habrían preferido leer algo más extenso.

¿Qu√© fue lo m√°s dif√≠cil de todo el proceso de escritura de esta novela?
Todas las etapas han tenido sus momentos difíciles.
Quiz√° lo m√°s dif√≠cil fue el hecho de escribir, borrar, reescribir, volver a borrar y volver a escribir fragmentos (y hasta cap√≠tulos enteros) del libro. Y cuando crees que ya has terminado, lo vuelves a leer y terminas por borrar de nuevo lo que has escrito para escribirlo al d√≠a siguiente. Nunca quedas del todo contento con lo que est√°s leyendo y siempre puedes mejorar alg√ļn detalle.
Otra parte difícil (o al menos cargada de incertidumbre) es cuando entregas el manuscrito a la editorial para su valoración y corrección. Te sientes como cuando estás esperando la nota de un examen. Si lo suspendes, no hay publicación.

¿Qui√©nes fueron los primeros en leer El oasis maldito?
La primera fue mi mujer. Despu√©s mis familiares. M√°s tarde mis amigos. Luego, gente desconocida. Y espero que alg√ļn a√Īo llegue a todos los rincones del mundo. 

¿Qu√© tiempo te llev√≥ escribir El Oasis maldito?
Siete meses, trece días, veinte horas y quince minutos.
Hablando en serio, desde que empec√© con la primera palabra hasta que el libro vio la luz, alrededor de un a√Īo (quiz√° algo menos).

¿C√≥mo est√° siendo la acogida?
La acogida est√° siendo mejor de lo esperado.
Un gran porcentaje de la gente que lo ha le√≠do ha opinado positivamente. Y eso quiere decir exactamente que existe un peque√Īo porcentaje a quien no le ha gustado. Algo totalmente normal.
En general, estoy contento con la acogida.

¿Y la promoci√≥n?
La promoción necesita mejorar.
Hasta el momento no he participado en ninguna presentaci√≥n ni firma de ejemplares. √önicamente me he apoyado en las redes sociales (que no es poco), en los blogs literarios (que hac√©is un trabajo estupendo y magn√≠fico) y peque√Īas apariciones en prensa y radio a nivel local.

¿Cu√°les son tus pr√≥ximos proyectos? ¿Est√°s escribiendo algo en estos momentos?
Estoy escribiendo algunos relatos en los que intento desarrollar una idea que me ronda por la cabeza desde hace alg√ļn tiempo. Pero s√≥lo son esbozos. Nada serio.
Me gustaría poder volver a publicar en un futuro.

¿Qu√© aconsejar√≠as a aquellos que est√©n empezando a escribir sus primeros textos en estos momentos?
En primer lugar les diría que es una práctica muy aconsejable y muy reconfortante. También les diría que deben leer mucho. La lectura es la mejor escuela que tiene la escritura. Stephen King dijo en una ocasión que hace falta haber leído decenas de libros para poder escribir una frase con sentido. Y es muy cierto.
Por √ļltimo les animar√≠a a que no perdieran ese h√°bito. Puede resultar duro y hay veces que la musa de la inspiraci√≥n desaparece, pero no deben venirse abajo.

¿Alguna an√©cdota en tu carrera como escritor?
Mi carrera de escritor es tan corta que ya de por sí constituye una anécdota.

¿Qu√© opinas de la entrada de Amazon en el panorama editorial espa√Īol?
Es positivo. Si hablamos de literatura, es una forma de hacer llegar a todo el mundo cualquier novela en soporte digital, mientras que del modo de libro en papel, su expansión está más limitada.

¿C√≥mo es el lector ideal?
Una muy buena pregunta y difícil de responder.
Si nos ce√Īimos a la definici√≥n, el lector ideal no existe (cualquier concepto idealizado se escapa del mundo real :) ).
Sería aquel capaz de darle una buena acogida a cualquier libro, leerlo, opinar sobre el mismo y realizar una crítica constructiva.

¿Para qu√© sirve leer?
Leer sirve para cultivarse. Y, si adem√°s entretiene, mucho mejor.
Leer sirve para relajarse, para pasar un buen rato sin que pase el tiempo, para vivir otras vidas, para evadirse de la realidad.
Quien lo ha probado, repite.
Quien no lo ha hecho, no sabe lo que se est√° perdiendo.

¿Para qu√© sirve escribir?
Podemos responder del mismo modo que a la pregunta anterior.
Adem√°s, es bonito saber que eres due√Īo del destino de todos los personajes que vas creando.

¿Qu√© est√°s leyendo ahora mismo?
Me est√° gustando mucho.

Recomiéndanos un libro (o varios)
Los Pilares de la Tierra” y “La Historia Interminable” han sido dos de los libros que m√°s me han marcado. De hecho el segundo lo he le√≠do tres veces y no descarto hacerlo una cuarta. Otros que merece la pena pueden ser “Fantasmas” de Dean R. Koontz o “√Āngeles y Demonios” de Dan Brown.

¿Te gustar√≠a ser apadrinado por alg√ļn escritor consagrado? ¿Por qui√©n?
¿A qui√©n no? Por supuesto que s√≠. En esta vida todos necesitamos un padrino si queremos abrirnos camino en cualquier terreno.
Puestos a elegir, con Ken Follet me bastar√≠a, ja ja. Y alguno de la tierra… no tengo preferencias. Tenemos muy buenos escritores en este pa√≠s.


Hemos visto que en tus preferencias literarias no hay ning√ļn escritor espa√Īol. ¿A qu√© se debe?
El hecho de que lea mucha literatura extranjera no significa que haya dejado de lado a los nuestros. He le√≠do muchas obras de autores espa√Īoles: P√©rez Reverte, Eduardo Mendoza, Carlos Ruiz Zaf√≥n, entre otros. Sin embargo, cuando tengo que elegir un libro, casi siempre me suelo decantar por la literatura extranjera. Ya s√© que no soy el mejor predicador en mi tierra, pero ¿qu√© le vamos a hacer? Soy consciente de que, despu√©s de lo que he manifestado, no puedo pretender que la gente de mi pa√≠s me lea. :)