Mostrando entradas con la etiqueta Posteguillo Santiago. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Posteguillo Santiago. Mostrar todas las entradas

14 jun 2020

«La noche en que Frankenstein ley√≥ el Quijote» de Santiago Postiguillo

La noche en que Frankenstein leyó el Quijote

«La noche en que Frankenstein ley√≥ el Quijote» de Santiago Postiguillo

¿Qui√©n escribi√≥ las obras de Shakespeare? ¿Qu√© libro persegu√≠a el KGB? ¿Qu√© novela ocult√≥ Hitler? ¿Qui√©n pens√≥ en el orden alfab√©tico para organizar los libros? ¿Qu√© autor burl√≥ al √≠ndice de libros prohibidos de la Inquisici√≥n? Estos y otros enigmas literarios encuentran respuesta en las p√°ginas de La noche en que Frankenstein ley√≥ el Quijote, un viaje en el tiempo por la historia de la literatura universal de la mano de Santiago Posteguillo, uno de los novelistas hist√≥ricos m√°s reconocidos por la cr√≠tica y el p√ļblico de los √ļltimos a√Īos. Y un profesor de literatura… poco convencional.

Datos técnicos

Editorial: Booket (2014)
N¬ļ de p√°ginas: 240
Formato:Tapa blanda / Versión Kindle
ISBN: 978-8408123941
Precio: 7,55€ / 5,69€
Sobre el autor: Santiago Postiguillo
Impresiones
Habiendo le√≠do a este autor de moda, de merecido √©xito literario, me doy cuenta de que “no solo de Roma vive el hombre”.
Me explico, este ejemplar que paso a rese√Īar no tiene nada que ver con las trilog√≠as de Roma que le han lanzado al Olimpo de las ventas (tambi√©n merecidas) y ello solo se puede explicar de la forma m√°s sencilla: Posteguillo es un gran escritor y un buen usuario de nuestra lengua y lenguaje.
Estos libros de tipo “recopilatorio” me resultan interesantes siempre que est√©n confeccionados con el suficiente rigor o, en su defecto, de forma divertida. Ninguno de los ingredientes le falta a esta “visa secreta de los libros”, un conjunto de historias detr√°s de la Historia de los libros.
Aquel que lea lo suficiente sabe que el t√≠tulo hace un gui√Īo obligatorio a aquel verano de 1816 en la casa que Byron ten√≠a en los Alpes y de la que nacer√≠a El moderno Prometeo. Pero el resumido recorrido por la intrahistoria de nuestros libros va m√°s all√° y se convierte en un refrescante descanso para nuestras saturadas neuronas. Se trata de un vaso de agua en la mesilla en una noche de calor, ligero, suave, ameno y, sobre todo, muy entretenido.
El lector se zampará este libro de una sentada y aprenderá. Aprender, qué palabra más interesante. Incluso los eruditos pueden aprender, o repasar, que para el caso es lo mismo. Y es que la Historia de la literatura es una sucesión de anécdotas, recuerdos y casualidades que permite que la recopilación sea necesaria y sugerente cuando los deberes se hacen retrospectivamente.
Es verdad que Planeta tiene en su cat√°logo algunos t√≠tulos que no son de mi agrado, pero no cabe duda de que es una de las editoriales grandes, que selecciona muy bien sus lecturas. Teniendo este “Frankenstein” su sello, hay que tomarlo en serio.
Para convencer a los lectores, un ligero recorrido por sus páginas nos permitirá conocer quién fue Zenodoto y su trascendencia en la configuración de las bibliotecas actuales, la forma en que un pueblo salvaje influyó y de qué forma en la literatura de alto nivel, el secreto de Marlowe, la relación de Dickens con la piratería informática, la serendipia del Nobel negado a Galdós y a Guimerá, la relación de la Gestapo y la literatura y un sinfín de curiosas historias que pueden servir para quedar como cultureta en una reunión de amigos o como erudito en conversaciones de alto nivel. Pero, sobre todo, nos hará sonreír y comprobar que hay cosas que desconocemos y que ya no se nos van a olvidar.
Agradezco a Santiago Postiguillo la recreación que realiza de pasajes que pudieron o no ocurrir con el simple propósito de contextualizar sus palabras, de amenizar sus explicaciones y de dar unidad a un volumen interesante que se me antoja de obligada lectura.
Ya habr√° tiempo de analizar sus trilog√≠as, habiendo ya abordado en estas p√°ginas algunas de estas magnas obras. Es el momento de rese√Īar las peque√Īas, las que no recibir√°n premios m√°s que los que otorga el lector y, cr√©anme, este no es galard√≥n balad√≠.
Pasen y lean, como dir√≠a mi querida Nerea Riesco. Yo a√Īado, simplemente, “disfruten”.
Rese√Īado por Francisco Javier Torres G√≥mez
Puedes hacerte con un ejemplar aqu√≠La noche en que Frankenstein ley√≥ el Quijote 

4 ene 2019

«Yo, Julia» de Santiago Posteguillo

foto portada yo julia santiago posteguillo descargar epub

192d.C. Varios hombres luchan por un imperio, pero Julia, hija de reyes, madre de césares y esposa de emperador, piensa en algo más grande: una dinastía. Roma está bajo el control de Cómodo, un emperador loco. El Senado se conjura para terminar con el tirano y los gobernadores militares más poderosos podrían dar un golpe de Estado. Albino es Britania, Severo en el Danubio o Nigro en Siria. Cómodo retiene a su esposa para evitar su rebelión y Julia, la mujer de Severo, se convierte así en rehén.
De pronto, Roma arde. Un incendio asola la ciudad. ¿Es un desastre o una oportunidad? Cinco hombres se disponen a luchar a muerte por el poder. Creen que la partida est√° a punto de empezar. Pero para Julia la partida est√° a punto de empezar. Sabe que solo una mujer puede forjar una dinast√≠a.

Una novela sobre los conflictos de g√©nero en las esferas de poder, narrada a trav√©s de cinco personajes, de gran hondura psicol√≥gica, que funcionan como una suerte de pelda√Īos por los que ir√° ascendiendo la protagonista. Y as√≠ contada la historia, parece una trama absolutamente actual, pero Julia, la protagonista, no es otra que Julia Domna, augusta del Imperio Romano, esposa del emperador Septimio Severo. Una f√©rrea mujer que logr√≥ concentrar un poder jam√°s alcanzado por ninguna otra emperatriz.

Datos técnicos

Editorial: Planeta
N¬ļ de p√°ginas: 704
Formato: Tapa dura / Epub
A√Īo de edici√≥n: 2018
ISBN: 9788408197409
Precio: 21.75€ / 11.99€

Sobre el autor: Santiago Posteguillo

Impresiones

A muchos les resulta terrorífica la novela histórica. Temen encontrarse con datos y más datos y no ser capaz de asimilarlos. El error reside en pensar que el género histórico carece de ritmo e intrigas. Santiago Posteguillo es especialista en la conquista de lectores, ya que a través de sus novelas ha conseguido captar la atenció.n de todo tipo de lectores.

Con «Yo, Julia» ha ganado el prestigioso Premio Planeta y se ha puesto en el ojo del hurac√°n. ¿Es esta novela digna galardonada de este premio? Os puedo asegurar que s√≠.

«Yo, Julia» comienza en el a√Īo 192, cuando cinco hombres se disputan el control del Imperio Romano. Julia es la mujer de uno de ellos y tiene sus propios intereses: desea  que el Imperio Romano sea gobernado por su propia dinast√≠a. Julia, desde la sombra, va a ser quien controle el futuro del Imperio Romano.

«Yo, Julia», tambi√©n esconde algo muy novedoso, un matrimonio imperial enamorado, lo cual tiene su lado bueno y su lado malo.

Julia parece controlar todo, pero hay algo que escapa de su control: si no consigue ganar, lo perderá todo. Esta tensión dramática se mantiene a lo largo de toda la novela

A pesar de su extensi√≥n, el libro consigue captar la atenci√≥n durante toda su historia. Despierta curiosidad y cuando te quieres dar cuenta est√°s consultando en wikipedia si esa escena tuvo lugar en realidad. La recreaci√≥n de los escenarios es espectacular, pero m√°s a√ļn la fuerza de sus personajes.

La historia de Julia la cuenta ni m√°s ni menos que Galeno, un personaje que tiene sus propios y oscuros intereses, los cuales est√°n muy alejados de la pol√≠tica o de qui√©n tome el control del imperio. Lo √ļnico que le importa a Galeno es poder diseccionar cad√°veres humanos, acto prohibido en ese momento en Roma.

En conclusión, un libro espectacular que nos sumerge en un periodo convulso del Imperio Romano del que no tanto se ha escrito.


Si quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo desde el siguiente enlace: Yo, Julia

30 oct 2013

"La noche en que Frankestein leyó El Quijote" de Santiago Posteguillo

16 oct 2013

"Circo Máximo" de Santiago Posteguillo (Trilogía de Trajano)

6 sept 2013

Crónica Entrevista a Santiago Posteguillo, 05 de Septiembre de 2013


Siempre es un placer entrevistar a un autor, y m√°s cuando es posible llevar la entrevista a cabo en vivo y en directo, disfrutando de cada una de las palabras que componen las respuestas a las preguntas realizadas. 

La Editorial Planeta me dio la oportunidad de conocer y entrevistar a Santiago Posteguillo, y no lo dud√© ni un instante, quer√≠a conocer al gran escritor que devuelve con su pluma a la vida al Imperio Romano. 

El encuentro ha sido fant√°stico, y quiero compartirlo con todos vosotros, para que pod√°is disfrutar tanto de la entrevista como lo hice yo. Espero que os guste:

Lourdes (L): ¿En qu√© momento empezaste a escribir?

Santiago Posteguillo (S.P): Yo creo recordar que a mi me gustaba escribir desde ni√Īo, siempre me ha gustado, y de adolescente escrib√≠a lo t√≠pico poemas de adolescente con su cierta enjuncia sonetos rimados y con sus acentos donde toca que eso ya es m√°s complicado, y luego ya empec√© a hacer relatos y novelas sobre los veinte a√Īos, en la universidad ya hice un par de novelas pero no consegu√≠ que se publicaran... luego pas√© una fase en la que la creaci√≥n literaria pas√≥ a un segundo plano para poder centrarme en mi propia carrera, pues hay que ganarse la vida; pero ya una vez consegu√≠ la titularidad, pues volv√≠ a retomar la escritura, y es cuando ya ah√≠ escrib√≠ una novela que se llamaba Africanus. En aquel momento ya ten√≠a un bagaje literario, cultural y acad√©mico mucho mayor y eso tambi√©n yo creo que se nota.

L: Las primeras novelas, ¿de qu√© trataban?

S.P: Una era una novela negra, que era un atentado al principe de espa√Īa por la extrema derecha y la otra era una novela er√≥tica, ... vamos, que no tiene nada que ver con lo de ahora.

L: ¿Pensaste en alg√ļn momento que ibas a llegar a tener tanto √©xito?

S.P: No. Es algo que yo creo que todo escritor pues sue√Īa con ello, le gustar√≠a... pero realmente es esas cosas que piensas como si piensas que te puede tocar la loter√≠a o una cosa de este tipo, pero que tu consciente y tu inteligencia te hacen ver que eso es m√°s improbable que posible. Yo escrib√≠a por ejemplo la novela Africanus pensando "Bueno, que me guste a m√≠" y luego a ver si conseguimos publicarla, pero no, no esperaba tener un √©xito as√≠... que se lea en Argentina, que vayas al aeropuerto de Bogot√° y tu libro est√© all√≠ o que un compa√Īero te diga que estuvo en la Patagonia y all√≠ s√≥lo hab√≠a libros locales o los m√≠os. No lo esperaba, es muy gratificante y emocionante

L: Es dificil teniendo en cuenta la √©poca en la que estamos y lo complicado que es llegar a las Editoriales sin ser un autor conocido.

S.P: Yo te puedo decir que yo he pasado por eso, yo no soy periodista, no tengo ning√ļn tipo de padrino, madrina de ning√ļn tipo que me conecte con ninguna editorial; yo era un profesor en una universidad de Castell√≥n, que puedo tener mi formaci√≥n acad√©mica y mi ingenio pero yo escrib√≠ a todas las editoriales con la novela Africanus y todas me dijeron que no... creo que fueron 17. No ha sido llegar y besar el santo, esto ha sido largo y trabajoso y supongo que tambi√©n hay un factor de fortuna.

L: ¿Qu√© es lo que se va a encontrar el lector cuando abra las p√°ginas de Circo M√°ximo?

S.P: En Circo Maximo sigo cruzando historias, en este caso lo que yo quiero contar es c√≥mo gobierna Trajano porque creo que es alguien que merece la pena recordar, pues est√° menos reconocido de lo que deber√≠a, igual que pasaba yo creo con Escipi√≥n, por tanto estoy intentando recuperar la figura de Trajano, encima que Trajano es espa√Īol, yo creo que tocaba. Entonces te quiero contar en este caso la parte de su gobierno administrativo,  su lucha contra la corrupci√≥n y todas estas cosas que "ya no tienen mayor relevancia", pero que en el siglo II parec√≠a que era importante luchar contra la corrupci√≥n y que los corruptos recibieran su castigo, y tambi√©n su aspecto militar, como brillante militar que era, la conquista que hace de la Dacia que supone adem√°s transgredir la norma de Augusto, "no podemos cruzar el rio no podemos cruzar el Rin no podemos cruzar el Danubio", pues √©l los va a cruzar.. ese es como el nucleo central de la novela, pero, quer√≠a ponerle algo m√°s, y el marco dorado que me apetec√≠a poner,  abrir y cerrar con carreras de cuadrigas tipo Ben Hur, porque siempre me han gustado, pero hasta este momento no hab√≠a encontrado forma de narrar carreras tipo Benhur pero que realmente a√Īadieran algo, al maravilloso enfrentamiento entre Messala y Ben Hur, entonces qu√© pasa, con m√°s informaci√≥n que hab√≠a recopilado, creo que hay una carrera al principio de esta novela y otras dos seguidas al final que constituyen ese marco dorado. Lo que pasa es que lo que no se puede hacer es un marco dorado que no tenga nada que ver, y la forma de relacionarlo es que el auriga est√° acusado de acostarse con una vestal, la vestal va a ser juzgada y bueno dices... y esto que tiene que ver con Trajano, pues que la vestal tiene muchos misterios, ha visto algo que no deber√≠a haber visto y adem√°s qui√©n es realmente, y por qu√© Trajano tiene esa preocupaci√≥n por esa vestal. Entonces hay ah√≠ muchos misterios que se van a ir resolviendo a lo largo de la novela. Pero adem√°s, si van a juzgar a la vestal, qui√©n la va a juzgar, por que qui√©n juzga a una vestal en Roma... pues yo no lo sab√≠a, y como no lo sab√≠a descuelgo el tel√©fono y llamo a mi amigo Alejandro Vali√Īo que es catedr√°tico de Derecho Romano y le digo:  "En Roma, en el siglo II, si juzgan a una vestal, ¿qui√©n es el tribunal?" y me dice "pues no lo s√©, pero te lo voy a averiguar" y a los d√≠as me llama y me dice "ya lo s√©, El tribunal de Pont√≠fices, el colegio de sacerdotes de Roma... pero hay algo que te va a gustar m√°s, ¿sabes qui√©n es el presidente del tribunal? el pont√≠fice m√°ximo, que en la Roma Imperial es el C√©sar"... el C√©sar, entonces Trajano y digo, ya est√°, ahora ya lo tenemos todo, la guinda, si la vestal que si se acuesta o no con el auriga, y resulta que eso lo tiene que juzgar el Emperador... ya lo puedo relacionar todo. Entonces ya, a partir de ah√≠, de tener ese conocimiento, es cuando empiezo a enlazar las historias. 

L: Tremendo entrelazaje que realizas entre ellas... debes de manejar unos esquemas muy complejos...

S.P: S√≠, realizo un trabajo muy concienzudo muy esquem√°tico, hacerte esquemas con ordenador y a veces a mano, papel y boli de toda la vida y luego con rotuladores de colores (que se los cojo a mi hija)

L: ¿Qui√©n fue Trajano realmente?

S.P: Trajano fue un gobernante moderno, que entend√≠a sobre todo que... el era recto, por educaci√≥n, pero que entend√≠a que lo m√°s importante era que lo que exigiera ten√≠a que ser exigido dando √©l ejemplo, que hay que predicar siempre con el ejemplo, y esa es la gran m√°xima que define a Trajano. 

Trajano

L: Yo es que le veo muy recto, sobre todo si tenemos en cuenta que en nuestros actuales pol√≠ticos no es su caracter√≠stica principal...

S.P: No es su caracter√≠stica principal, ni la secundaria... entonces teniendo Trajano sus sombras, si hab√≠a que combatir, √©l iba a primera l√≠nea de combate, si hab√≠a que hacer una marcha de 30 km √©l iba andando, si hab√≠a que exigir un control del gasto p√ļblico, √©l era el primero en hacer p√ļblicos los gastos de la familia Imperial, y adem√°s era un personaje que promuelve la tolerancia religiosa, detiene las persecuciones a los cristianos, le da igual lo que la gente haga dentro de su casa... √©l lo √ļnico que pide es que se respete la autoridad Imperial, porque claro, tiene que haber una autoridad. Es una persona, adem√°s, que promueve programas sociales, como los alimentos, para que la gente m√°s desfavorecida tenga con qu√© comer en Roma, en fin, es una persona √≠ntegra. Por ejemplo, no s√© si esto te sonar√° de algo, esto de coger agua de canales p√ļblicos para fines privados, comercial y tal, existi√≥ y se vio reflejado en un informe ante el que Trajano reaccion√≥ diciendo "estos o pagan o se les corta el agua y se ha acabado" y as√≠ fue, entonces uno piensa... si √©ste estuviera por aqu√≠, las cosas ser√≠an diferentes. 

L: ¿C√≥mo te las ingenias para combinar el rigor hist√≥rico y la ficci√≥n?

S.P: Armo como una especie de esqueleto de la novela, y digo la palabra esqueleto en el sentido de que los huesos, verdad, no los podemos doblar, y eso es la Historia (la parte hist√≥rica de la novela, no puedo cambiarlo). Ese esqueleto lo vamos a armar de m√ļsculo, el m√ļsculo es la ficci√≥n, y el m√ļsculo se puede doblar, y es ah√≠ donde t√ļ puedes jugar para dotar de dramatismo o de m√°s intensidad al relato... y procuro, igual que nuestro cuerpo es una mezcla de huesos y m√ļsculos, encontrar ese equilibrio entre ambos. 

L: Escribes novelas muy equilibradas. Hay muchas personas a las que la novela histórica les echa para atrás porque piensan que les van a saturar de datos y fechas, pero sin embargo, en tus novelas a la vez que aprendes, te encuentras con qué no puedes parar de leer porque necesitas saber cómo evoluciona las intrígas y las tramas. Además tienes una manera de escribir, estructurando en capítulos cortos que facilita y mucho la lectura.

S.P: Sí, eso yo lo tuve claro desde el principio, y creo que esta forma sigue funcionando... alguna vez el capítulo es más largo, pero incluso el capítulo que es más largo se divide en subsecciones...

L: Si t√ļ tuvieras que definir tu estilo, ¿con qu√© palabras lo har√≠as?

S.P: Un estilo con un lenguaje sencillo, pero no por ello fácil de escribir o producir, porque la gente, sobre todo cierta crítica, tiende a pensar que lo que resulta sencillo de entender, es sencillo de escribir, y es infinitamente más fácil escribir un texto que no se entiende bien y con muchas palabras y farragoso en sus párrafos que un texto que se entiende a la primera. Yo intento que nadie necesite más de una vez para leer lo que yo he escrito. Es un lenguaje sencillo, ágil y en el que sin duda, potencio la acción sobre otros elementos, pero en el que no por ello limito el desarrollo psicológico de los personajes... eso es lo que yo intento hacer.

L: ¿C√≥mo es la labor de documentaci√≥n de una novela como √©sta?

S.P: Para la documentaci√≥n de una novela como √©sta, yo arranco con unos meses de documentaci√≥n y luego voy escribiendo, y luego se combinan las dos cosas. En esta novela en concreto, te queda como fuente de investigaci√≥n la Columna Trajana, que es un relato de las batallas Dacias, los libros que est√°n escritos ahora d√≠a y te queda coger un avi√≥n hasta Bucarest, coger un 4x4 y dar la vuelta a Rumania... ir al Danubio, ir al lugar donde se construy√≥ el puente m√°s largo del mundo antiguo, ir al parque natural de Orastie... y continuar hasta encontrarte con calzadas que no son romanas si no dacias... esto es otra forma de documentarte, ir a los sitios. √Čste fue un viaje maravilloso, que yo creo que me ha ayudado mucho a trasladar la forma de vida de los dacios de una manera m√°s viva.

Detalle Columna Trajana, Puente de Apolodoro sobre el Danubio

L: ¿Cu√°l es el ingrediente que revitaliza una narraci√≥n?

S.P: El amor. Cualquier historia de amor y en un sentido amplio, no solo tiene que ser un amor carnal, el amor entendido tambi√©n de relaciones paterno filiales, el amor entendido como lealtad, amistad llevada a las √ļltimas consecuencias, y aqu√≠ hay un personaje que entiende esa lealtad a Trajano de forma absoluta y la historia nos dice que hizo algo totalmente sorprendente, y que ni yo mismo creo que fuera capaz... dar la vida por un amigo. Y est√° tambi√©n el amor a los animales y de los animales a sus amos, y aqu√≠ tienes a Niger, un caballo muy especial. Hay un momento al final de la novela, en el que paso de poner la c√°mara en el auriga o en el palco, y de repente la carrera se narra desde el punto de vista del caballo. Este es un momento muy especial.

L: ¿Qu√© nos puedes adelantar del cierre de la Trilog√≠a?

S.P: En el cierre de la trilog√≠a probablemente quiero hacer algo que hasta ahora no se ha hecho; siempre voy buscando cosas que no se han hecho antes, porque de Roma se ha escrito mucho y bien, y yo siempre voy buscando lo que yo llamo el √°ngulo inesperado, y lo que va a sostener la novela son las campa√Īas de Oriente de Trabajo (Armenia, Mesopotamia y Partia), pero y ¿qu√© pensaban de Roma fuera de Roma en aquella √©poca? A m√≠ me parece que eso puede ser algo muy interesante y muy poco estudiado. ¿Qu√© pensaba Partia de los romanos, o Mesopotamia, o la India o China? Yo creo que eso puede ser interesante. El t√≠tulo no lo puedo decir, pero lo tengo pr√°cticamente decidido.

L: ¿Para cu√°ndo est√° previsto que sea publicada?

S.P: Intentar√© mantener el ritmo que hemos estado manejando, de dos a√Īos por novela. 

L: Roma ha sido el escenario de tus dos trilog√≠as, ¿Te planteas cambiar de escenario?

S.P: Me lo planteo, y me planteo seguir, y tomar√© la decision en su momento. Creo que tengo buenas ideas sobre Roma, sobre Roma en distintos momentos y lugares del imperio, sobre Roma en Hispania, y tambi√©n tengo ideas sobre historias muy interesantes de nuestra propia Historia en Espa√Īa en otros momentos m√°s all√° de Roma.

L: ¿Este inter√©s en Roma, nace en alg√ļn momento en concreto?

S.P: No guardo una cosa consciente de cuando.. pero s√≠ que mis padres me llevaron cuando ten√≠a 6 a√Īos a Roma y el Coliseo me impresion√≥ much√≠simo. Y seguramente eso influir√≠a de alguna manera. 

Interior Coliseo Romano

L: ¿Qu√© consejo le dar√≠as a un escritor que est√° empezando?

S.P: Que escriba lo que a él le gustaría leer, que no se deje influir por modas, porque las modas van y vienen. Esta es, al fin y al cabo, la máxima de Spilberg, él siempre dijo que él hacia las películas que a él le gustaría ver, y no le ha ido mal.

L: ¿Qu√© opinas de poder autopublicar en los medio digitales?

S.P: Copa novelas que pueden tener una calidad discutible en precios muy bajos en internet, o incluso gratuitas, pero realmente todo eso no creo que perdure. El autopublicarse es una salida y es una opci√≥n respetable, pero lo importante es que resultes realmente visible, y hoy d√≠a porque cuelgues una novela en internet, no quiere decir nada, porque tu p√°gina web puede tener muchas visitas o tres visitas al a√Īo, entonces realmente est√° sobredimensionado el que excepcionalmente ha habido alg√ļn escritor que empezando en internet ha conseguido llegar a las editoriales... es m√°s excepcional que el camino habitual  de luchar con las editoriales. Yo lo respeto, entiendo que es una opci√≥n, que yo mismo consider√© pero nadie puede pensar que por el hecho de que tu cuelgues algo en internet va a ser visible. Puede ser un inicio, sin duda.

L: Por √ļltimo, ¿qu√© novela nos recomiendas?

S.P: Yo ahora mismo estoy cambiando el programa de los chavales de Literatura Brit√°nica y he decidido que vamos a volver a leer todos juntos "Animal Farm", resulta que cuando viene la revoluci√≥n de los cerdos, de pronto los cerdos poco a poco tienen m√°s prevendas, ahora las manzanas son solo para los cerdos, las patatas van a ser s√≥lo para los cerdos, cuando cuando hicieron la revoluci√≥n acordaron otros t√©rminos con los otros animales, pero poco a poco la edad de jubilaci√≥n se va retrasando, porque hay que hacer tal o cual... es as√≠ toda la novela, es apasionante, es que es tal cual lo que est√° pasando... y esto es lo que van a leer los chavales, por lo menos yo es la forma que tengo de luchar. La pregunta final que les hago a los chicos es: ¿Cu√°l cre√©is que son los cerdos en nuestra sociedad?


Quiero dar las gracias a Santiago Posteguillo y a la Editorial por concederme esta maravillosa entrevista que espero que hay√°is disfrutado leyendo.




¡No dej√©is de leer sus novelas!