Mostrando entradas con la etiqueta Osuna Vega Enrique. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Osuna Vega Enrique. Mostrar todas las entradas

6 may 2019

«La hora B» de Enrique Osuna

foto portada la hora b enrique osuna

«La hora B» de Enrique Osuna

Hugo tiene siete años y está solo, sin más compañía que su perro, en una noche infernal en la que se espera que acontezca lo que se ha venido en llamar la hora B. Cuando escucha por televisión un comunicado que avisa del inminente fin del mundo, decide que tiene que hacer todo lo posible por sobrevivir hasta que regrese su familia. Pero las horas van pasando y nadie acude a rescatarlo. 

Sucesos escalofriantes acrecientan su angustia y su terror, hasta que la evidencia le hace entender que sus padres no volverán y que deberá utilizar todo su ingenio para evitar ser devorado por muertos vivientes o criaturas monstruosas.

Las profecías de un predicador fanático avaladas por un científico de la NASA, las dificultades que atraviesa una fragmentada familia norteamericana y la incertidumbre sobre todo cuanto rodea la hora B, se mezclan en una cuenta atrás inquietante y agónica que deriva en un final imposible de entrever.

Datos técnicos

Editorial: Autopublicado Amazon
Nº de páginas: 279
Formato: Epub
ASIN: B07PFLQ1YB
Año de publicación: 2019
Precio: 2,99€

Sobre el autor: Enrique Osuna

Impresiones

El comienzo de la historia tiene un ritmo trepidante, todo sucede muy deprisa y eso hace que el lector coja con ganas la historia. La hora B se centra principalmente en la historia de Hugo. Aquí el personaje habla consigo mismo, se infunda fuerzas para seguir luchando por su vida mientras su familia regresa a por él por lo que está carente de diálogos. Hay que ponerse en la mentalidad de un niño porque de lo contrario esta parte puede resultar pesada por los pensamientos que tiene Hugo.

La otra parte narra la historia de los padres de Hugo pero desde que se conocen hasta hoy en día, por lo que tenemos una visión global de por qué han llegado a la situación en la que están. Está narrada en tercera persona con unos pocos diálogos más que la parte centrada en el niño. Cada parte está escrita en un tiempo verbal; mientras que la parte de Hugo es en presente la de los padres es pasado debido a que la historia también la divide en horas y días antes de la “hora b” y posteriores a ella.

Uno de los personajes que creo que podría haber desarrollado más es el de la hermana de Hugo, Nora, porque esconde mucho, y podría haber ahondado más en él y no haber desarrollado tanto la trama de los padres, al igualarlas en desarrollo creo que ambas hubieran ganado más. Nora y su novio se quedan en unos pequeños personajes secundarios.

La idea del libro es original y desde luego el desenlace es cuanto menos impredecible.



Reseñado por Rocío Carralón

Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: La hora b

25 nov 2011

"El eterno olvido" de Enrique Osuna Vega

El eterno olvido

12 dic 2003

Enrique Osuna Vega



Biografía facilitada por el autor
Vine al mundo el 20 de septiembre de 1.966, en la costera ciudad de La Línea de la Concepción. Como le ocurrió a tantas familias humildes, la mía recibió la llamada a filas de la emigración. Viví tres años en Londres y regresé justo a tiempo de ser privilegiado testigo de la Transición. Mis padres consiguieron una vivienda social. Las Palomeras se convirtió pronto en un referente de barrio marginal y peligroso, un sambenito que injustamente nos vimos obligados a portar todos los moradores. Yo me siento orgulloso de haber compartido quince años de mi vida con gente humilde, honrada y trabajadora. Buenos amigos hice allí y gratísimos recuerdos conservo del colegio Santa Ana, donde conseguí mi primer premio literario, quién sabe si el último. La flor que cura a la princesa Violeta fue mi versión de un cuento que oí de mi padre. Contaba once años. El premio, un libro de Julio Verne: Miguel Strogoff. Por esas fechas me topé con el apasionante mundo de las 64 casillas. Pero literatura y ajedrez aguardarían aún muchos años. Apenas trascienden ligeros escarceos con ambas artes en mi etapa de instituto. El Menéndez Tolosa; allí cursé cuatro maravillosos años y allí conocí a la mujer de mi vida. El 4 de septiembre de 1.982 sellamos nuestra unión. La boda llegaría casi diez años después y la felicidad suprema nos abrazaría por dos veces, en 1.995 y 1.999. En 1.986 me hice socio de la Peña Ajedrecística Linense. Me dediqué con entusiasmo al estudio y práctica del ajedrez, hasta alcanzar el primer puesto por ranking de mi ciudad. El ansiado título de Campeón de la provincia de Cádiz llegó por fin en 2.006. Le debo mucho, muchísimo al ajedrez. Pero también tendría que rendirle cariñosamente cuentas por tantas horas de lectura robadas.
Me diplomé en Relaciones Laborales y tuve variopintas ocupaciones, desde vendedor ambulante hasta empleado de la Administración Pública, pasando por representante de comercio, asesor laboral, profesor de educación secundaria y una curiosa variedad de puestos en distintos sectores. Mi vida está plagada de proyectos, de bandazos descontrolados, hasta que, afortunadamente, un día comprendí que había llegado la hora de liberar a la escritura de su confinamiento. 2.009 fue testigo del encuentro entre ambas aficiones, gracias a la publicación de mi primer artículo en la revista Jaque. El verano de ese mismo año decidí dar carta de naturaleza a un sueño. De algún modo, siempre supe que escribiría una novela. El mismo día que cumplí 44 años presenté a mi familia El eterno olvido.
Obras:



1 ene 2001

Entrevista a Enrique Osuna Vega, 10 de Diciembre de 2011


Hoy tenemos el placer de entrevistar a Enrique Osuna, un autor que nos ha sorprendido con una fantástica novela que mantiene el suspense a lo largo de sus páginas.

Podéis ver toda la información y la reseña de "El eterno olvido" aquí: El eterno olvido
Y leer la biografía del autor aquí: Enrique Osuna Vega


En primer lugar, cuéntanos algo de ti. ¿Con qué tres palabras te describirías?
Sencillo, normal y corriente. Temo que pueda parecer presuntuoso elegir adjetivos de más peso. Además, la visión que se tiene de uno mismo es tan parcial que difícilmente puede ser acertada. Con estas tres palabras creo que no me equivoco.

¿Cómo y cuándo supiste que querías ser escritor? ¿Recuerdas lo primero que escribiste?
Lo que uno lleva dentro de su ser jamás pasa desapercibido. Siempre supe que me encantaría contar historias. Lo primero que escribí con cierto contenido fue el regreso de mi familia a casa tras los años de emigración. Tenía apenas seis años y solo eran las impresiones de un niño plasmadas en una libreta.

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Tienes algún tipo de rutina establecida a la hora de ponerte a escribir?
Escribir, en su sentido técnico, es algo que hago cuando las circunstancias lo permiten. Pero las ideas no entienden de limitaciones y aparecen cuando menos las esperas. Debes estar preparado para cazarlas, de igual forma que los personajes van a hablarte cuando ellos estimen oportuno. Sentarte y forzar puede resultar frustrante y poco productivo. Escribir es llevar durante las veinticuatro horas del día una doble vida: la real y la ficticia de la propia novela.

Cuando te pones a escribir, ¿Tienes en mente lo que vas a escribir o vas improvisando?
Normalmente, cuando me pongo a escribir conozco el pasaje que quiero narrar o los sentimientos que debo transmitir.

Para aquellos que no conozcan El eterno olvido, preséntasela. ¿Cómo la definirías?
Es una novela de sentimientos y pasiones, camuflada bajo el ritmo de un thriller.

¿De dónde surge la idea de escribir esta novela?
Llega un momento en que siento la necesidad de hacer algo diferente, algo que mis hijos pudiesen valorar con el tiempo. Fue como un reto personal.

¿Cómo te documentaste sobre el tema?
Siempre me gustaron las pruebas de ingenio. Las tres primeras son conocidas. De las seis restantes, algunas fueron confeccionadas años atrás, por motivos distintos a la novela, y luego adaptadas. Pero la novela requería de mucha más documentación. Conozco personalmente la mayoría de escenarios por los que se mueven los personajes, aunque eso no me exoneraba de la tarea de documentación. A veces, describir una pequeña escena requiere de un enorme trabajo de investigación. Confieso que antes de escribir El eterno olvido apenas había oído hablar del aikido. He tenido que leer abundante material sobre el tema y ver numerosos combates para las contadas ocasiones en que aparece en la novela.

¿Quiénes son los protagonistas? ¿Hay alguno al que le tengas un especial cariño?
Los personajes principales son Samuel, participante en Kamduki, y Lucía, una entusiasta lectora. Luego hay muchos otros personajes, de diferentes perfiles: Julián, el entrañable abuelo de la pequeña Noelia, Bermúdez, el irascible jefe de redacción, Esteban, el inspector de policía amigo de Samuel... Siento algo especial por cada personaje, aunque mi preferido como lector sea Lucía.

La idea del Kamduki, ¿de dónde surge? ¿Cuál es la prueba que más te costó elaborar?
La idea de la superación de pruebas de ingenio deriva de un proyecto que inicié con un amigo informático para crear una plataforma de encuentro entre los participantes.
Pienso que la prueba más complicada de resolver es la séptima. Técnicamente me costó hacer que la cuarta funcionase. Desde el punto de vista literario, la última es la más intensa.

¿Qué papel juegan el aikido y el ajedrez en la novela?
Noelia es una niña superdotada, pero a la vez muy sensible. Su capacidad intelectual la lleva al ajedrez, pero la nobleza de su espíritu no comulga con la competición. El aikido es, a la vez, un arte marcial y una forma de entender la vida, y sus principios encajan a la perfección con los de la pequeña.

A lo largo de la novela nos encontramos con varias reflexiones ¿Utilizas a los personajes para exponer tus propias reflexiones?
Los personajes nacen del escritor y, por tanto, de alguna u otra manera portan sus genes. En El eterno olvido la mayoría de los personajes expresan su opinión sin tapujos. Sería preciso concretar, porque suscribo muchas reflexiones, pero no comparto otras.

¿Qué fue lo más difícil a la hora de escribir esta historia?
Decidirme a hacerlo, a perder el miedo y a comprometer cada segundo durante un año a convivir con los personaje, como espectador privilegiado, para empaparme de su historia.

¿Cómo es el estilo en el que está escrito El eterno olvido?
Salvo el epílogo, la historia se narra en tercera persona. Se utiliza el estilo directo, con un narrador omnisciente de mayor presencia en los primeros capítulos, para dejar paso a un predominio de diálogos en el resto.

¿Con qué sensación crees que acabará el lector cuando finalice el libro?
Imaginaba (y lo deseaba) que quedarían sorprendidos por el epílogo y con ganas de saber más sobre los personajes. Por fortuna, muchos lectores me han confirmado que así es como se sienten.

¿Te planteas escribir una segunda parte?
De momento, y aunque me gustaría, no sé nada nuevo de los personajes; por tanto, no me planteo escribir una segunda parte. Quién sabe, quizá dentro de algunos años.

¿Quiénes fueron los primeros en leer El eterno olvido?
Elegí a dos amigos para que leyeran la novela recién salida del horno, para conocer qué opinaban y me ayudaran con posibles fallos.

¿Qué opinas del formato electrónico?
Es una forma maravillosa de hacer más accesible la literatura. ¿El libro tradicional es más bonito? Claro, también el vinilo, pero uno no puede tener toda la casa llena de libros o discos, por motivos de espacio y economía. Pienso que los avances tecnológicos siempre son positivos; lo dañino es su mal uso. Si las editoriales optasen por precios razonables de no más de cinco o seis euros y los lectores renunciasen a las descargas ilegales porque carecerían entonces de cualquier tipo de coartada ética, todo sería perfecto. Pero me temo que ninguna de las dos condiciones se cumplirán en un futuro inmediato.

¿Te has planteado la autopublicación?
El libro ya ha sido autopublicado en Amazon. También la ha publicado El peón espía, en la primera apuesta de esta editorial en novelas. Se puede adquirir a través de Jaque, su portal de ventas.

¿Cómo está siendo el proceso de promoción de la novela?
Tengo una página web y un grupo en Facebook. Realicé un vídeo promocional y he dado a conocer la obra por diversos foros. A su vez, ofrecí la novela a diversos blogs literarios y son muchos los que se ofrecieron a leerla. Hasta la fecha han aparecido diecinueve reseñas y estoy sorprendido de la buena crítica obtenida. La promoción requiere de mucha dedicación. No sé cómo se las apañarán mis colegas escritores, pero yo apenas puedo sacar tiempo para escribir, revisar, maquetar, editar, promocionar... y compaginar el resto de mi vida laboral, social y familiar. ¿Alguien dispone de un poco de tiempo para prestarme?

¿Cómo es el lector ideal?
Es una persona dispuesta a leer cualquier tipo de género, de cualquier época y autor, con el objetivo prioritario de disfrutar (en un sentido amplio) de la lectura.

¿Qué aconsejarías a aquellos que estén empezando a escribir sus primeros textos en estos momentos?
Perseverancia y paciencia. Que escriban convencidos de atender, de una vez por todas, la llamada de ese impulso vital que desde siempre ha pedido a gritos que escribieran.

¿Hoy se cuida el lenguaje literario?
Puede que no lo suficiente.

¿Algún género que te gustaría escribir en el futuro?
Me gustaría algún día escribir una novela íntegramente en clave de humor.

¿Alguna nueva novela en proyecto?
Estoy trabajando en una novela ambientada en una época muy lejana. Es una historia angustiosa, pero también llena de humanidad.

¿Alguna anécdota en tu carrera como escritor?
Mi carrera como escritor aún está en el momento en que me estoy calzando las zapatillas, así que hasta ahora solo cuento con algunas curiosidades que me cuentan los lectores.

¿Qué influencias has tenido en tu escritura?
Creo que todo lo que leemos queda grabado de alguna manera en nuestra memoria, aunque no seamos conscientes de ello. Por tanto, prefiero no señalar a algún escritor en concreto como referente.

¿Qué estás leyendo ahora mismo?
El enigma de los vencidos, de Armando Rodera

Recomiéndanos un libro
¿Uno solo? Hay tantos... De acuerdo: Carta de una desconocida, de Stefan Zweig, la novela que hizo llorar a Lucía Tinieblas, la protagonista principal de El eterno olvido.

*************************** PREGUNTAS ESPECIALES ***************************

En especial para nuestros lectores el autor nos ha propuesto una pequeña prueba. La pregunta es la siguiente: ¿Qué música le pondrías a la novela?
Hay momentos en la novela en que, por su importancia o intensidad, me emocionaba con los personajes. Unas canciones, a veces solo unas estrofas, ambientaban cada escena. ¿Sabrías localizar el momento? Estas son algunas de las canciones por orden de aparición:

  • Al olvido (Elefantes)
  • Te conozco desde siempre (Malú) 
  • Entre mis recuerdos (Luz Casal) 
  • Los años que nos quedan por vivir (Los Lunes)

Y por último nos deja cuatro preguntas en el aire que nos contestará próximamente:
  1. ¿Quién es Salvador Ríos, la persona a quien dedicas tu primera novela?
  2. El eterno olvido ¿Por qué elegiste ese título?
  3. En los agradecimientos dejas ver que ciertos personajes son reales. ¿Cómo es posible?
  4. ¿Hay algo más en el presentimiento sobre la figura del Anticristo?
******************************************************************************************

Desde Libros que voy leyendo queremos agradecer a Enrique esta entrevista y le deseamos la mejor de las suertes en la promoción de su novela.