Mostrando entradas con la etiqueta Diego Ruiz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Diego Ruiz. Mostrar todas las entradas

25 nov 2020

«Sombras del pasado» de Diego Ruiz

 

Sir garen throllov, es es un noble adinerado que se encuentra en una profunda depresión tras el asesinato de su ser más querido. La culpabilidad le arrastrar a una espiral de oscuridad en busca de las respuestas que necesita para seguir hacia delante. El dolor le llevará a encontrar una secta secreta que esconde una realidad aterradora para él. Esta novela negra ambientada en el Londres de la época victoriana, te mantendrá pegado a sus páginas llenas de misterios y amor a partes iguales. Exhibiendo el poder que puede tener la mente humana. Los infiernos del pasado marcaron su futuro, porque el pasado siempre vuelve.


Datos técnicos

Editorial: Libros Indie (2020)

Nº de páginas: 406

Formato: Tapa blanda

ISBN: 978-8418553011

Precio: 19 €

 

Sobre el autor: Diego Ruiz

Impresiones

Me ha llegado, para ser reseñado, un libro de Diego Ruíz titulado Sombras del pasado “… porque el pasado siempre vuelve”, un, en apariencia, cuidado producto de Libros Indie, una editorial con la que estuve a punto de embarcarme en una aventura que al final quedó en un intento. No descarto nunca las segundas oportunidades…

En fin, cuando me refiero al buen trabajo editorial incluyo la selección de la portada, sugerente, de la tipografía, cómoda, y el encabezado de cada capítulo, con una atractiva ilustración que aporta un carácter compacto a esta historia de suspense con tintes victorianos ambientada en el Londres de 1864.

Buena pinta ¿no? La verdad es que es ver un Big Ben y una niebla de esas que solo se destilan en Londres y ya comienzo a pensar en asesinatos, detectives y un desenlace asombroso. Uno es así.

En este caso me encuentro con una trama interesante en la que el protagonista, el aristócrata Sir Garen Throllows es prisionero de su propio estado de ánimo al haber perdido a su esposa en extrañas circunstancias. La Policía anda tras sus pasos, pues sospecha de su implicación en tan atípico final. No obstante, la melancolía que ha hecho diana en el ánimo de Garen le induce a adivinar la presencia de Lena en todo momento. Poco a poco se encierra en sí mismo en una espiral de la que solo podrá salir con ayuda externa. Para eso estará una psiquiatra, Tarah, que vuelve de su pasado para terminar haciendo que aflore el perdón, una misteriosa hermandad cuyos rituales despertarán la atención del lector.

Lo mejor de la novela es el final, que me niego siquiera a apuntar. Claro que habrá muertes, claro que habrá caso, claro que aparecerán distintos detectives que pretendan resolver el caso, y la niebla hará acto de presencia cada vez que se nos apetezca.

Es un libro fácil de leer en el que Diego Ruíz ha puesto toda la carne en el asador, confesando a su conclusión que ha jugado con la realidad y la ficción a su antojo.

Este humilde reseñador, curtido en mil batallas, se ha convertido en un excéntrico personaje que lee acompañado de un bolígrafo rojo y en esta ocasión ha tenido que usarlo cuando lo que le hubiese gustado es no hacer uso del mismo. Sí, con él ha detectado errores léxicos y gramaticales que podían haber sido obviados con una segunda fase correctora. A ello se une un excesivo barroquismo de algunas expresiones que pueden llegar incluso al campo de la incorreción pero que en todo caso son perdonadas por quien se ciñe a la lectura y no al análisis, defecto de fábrica que impide el gozo completo de un producto creado para entretener en el sentido más sencillo el término.

Se ha convertido en hecho habitual acortar los procesos correctivos de libros que merecían una mejor armadura y por afirmaciones como esta caerán sobre mi persona críticas de todo tipo incluso cuando se trata de una reseña positiva, pero no puedo obviar lo manifiesto pues no estaría siendo sincero conmigo mismo ni con el lector. Tampoco con el autor, al que se le nota el gusto por agradar y empatizar, y que no cabe duda de que consigue llegar al destino que se ha marcado, aunque de un modo, a mi modo de ver, poco ortodoxo.

Las sombras del pasado inevitablemente son una realidad con la que debemos aprender a convivir. Y si no lo sabemos, distintos rituales en los que indefectiblemente se encontrarán llamadas a demonios ancestrales aportarán su granito de arena para conseguirlo… porque el pasado siempre vuelve. Solo hay que esperar a que no vuelva como lo hace en esta historia que flirtea con el terror sin abandonar el suspense.

El próximo paso lo debe dar aquel que se atreva a desmadejar el ovillo que ha preparado Diego para sus lectores. Suerte.

Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez

Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: Sombras del pasado