Mostrando entradas con la etiqueta Bola√Īo Roberto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bola√Īo Roberto. Mostrar todas las entradas

16 sept 2018

«Estrella distante» de Roberto Bola√Īo


descargas gratis libros estrella distante epub

El narrador vio por primera vez a aquel hombre en 1971, o 1972, cuando Allende a√ļn era presidente de Chile. Entonces se hac√≠a llamar Ruiz-Tagle y se deslizaba con la distancia y la cautela de un gato por los talleres literarios de la universidad de Concepci√≥n. Escrib√≠a poemas tambi√©n distantes y cautelosos, seduc√≠a a las mujeres, despertaba en los hombres una indefinible desconfianza. Volvi√≥ a verlo despu√©s del Golpe. Pero en esa ocasi√≥n el narrador a√ļn ignoraba que aquel aviador, Wieder, que escrib√≠a con humor vers√≠culos de la Biblia con un avi√≥n de la Segunda Guerra Mundial, y Ruiz-Tagle, el aprendiz de poeta, eran uno y el mismo.

Datos técnicos

Editorial: Anagrama
N¬ļ de p√°ginas: 160
Formato: Tapa blanda
ISBN: 9788433966735
A√Īo de publicaci√≥n: 2006
Precio: 19.95€

Sobre el autor: Roberto Bola√Īo

Impresiones

          Como el mismo Bola√Īo lo declara en el breve prefacio al referirse al <<fantasma cada vez m√°s vivo de Pierre Menard>>, Estrella distante es hija de La literatura nazi en Am√©rica. No ser√° la √ļnica vez que una obra del escritor chileno nazca del seno de otra obra suya, siempre dispuesta a las remisiones internas: Amuleto, por caso, desarrolla con largo aliento la vida de la Auxilio Lacouture de Los detectives salvajes. A su vez -y no s√≥lo por la menci√≥n indirecta a trav√©s de Pierre Menard- La literatura nazi remite al gesto fundacional de Historia universal de la infamia de Borges: una galer√≠a de retratos de personajes menores, de vidas √≠nfimas, insignificantes, encaminadas fatalmente al olvido. Con una diferencia: no se pretende recuperar, a trav√©s de la biograf√≠a, esas vidas reales, tampoco, como en las grandes novelas sobre dictadores del boom (La fiesta del chivo, El oto√Īo del patriarca, El recurso del m√©todo, Yo, el supremo, etc.), se intenta mostrar la magnificencia del mal latinoamericano, sino recuperar, en un gesto de reverso par√≥dico, el derecho y la potencia de inventar unas vidas y una Am√©rica inexistente, aunque indeseable y horrorosa. ¿C√≥mo no ensanchar la genealog√≠a con Los retratos reales e imaginarios de Reyes, Las vidas imaginarias de Schwob o La sinagoga de los iconoclastas de Wilcok?

Lo cierto es que en el √ļltimo cap√≠tulo de La literatura nazi se narraba la historia de Emilio Stevens, alter ego de Carlos Ramirez Hoffman, lo que en Estrella distante ser√° Alberto Ru√≠z-Tagle, alter ego de Carlos Wieder. M√°s que un fantasma, en muchos p√°rrafos id√©nticamente repetidos, Pierre Menard parece ser el s√≠mbolo de un escritor, en este caso Bola√Īo, que mejor escribe cuanto mejor sabe leer su propia obra (as√≠, la est√©tica borgeana del lector como √ļnico camino a una est√©tica de escritor se vuelve circular, espiralada, parox√≠stica, a la vez que habitual: ¿c√≥mo escribir bien, o seguir escribiendo, si uno no aprende a leerse para poder reescribirse?) El argumento es b√°sicamente el mismo que en el caso de Emilio Stevens, de la misma crueldad: Alberto Ruiz-Tagle, asiduo asistente a los talleres literarios del sur de Chile, se propone hacer la verdadera vanguardia en poes√≠a. Un tema recurrente en Bola√Īo, claro est√°: ¿c√≥mo recuperar la experiencia imposible de la vanguardia? La √ļnica posibilidad es a trav√©s de la vida de los poetas: Los detectives salvajes. ¿C√≥mo mostrar el horror de una generaci√≥n, de un pa√≠s, de un continente? A trav√©s de la experiencia del mal de una vida, Carlos Wieder. El √°ngel del infortunio, lo llama el amigo del narrador. Su vanguardia consistir√° en escribir poemas en el cielo, versos de la Biblia, sentencias y consejos ampulosos, siendo piloto de la Fuerza A√©rea de Pinochet; su vanguardia ser√° exponer, en una velada posterior al espect√°culo de su avi√≥n en el tormentoso cielo de Santiago, una colecci√≥n de fotograf√≠as de sus v√≠ctimas. Los que no salen vomitando del cuarto, salen espantados, desorientados y con el cuerpo desencajado, como si el mal radical les hubiese sido revelado esa noche. Una escena (justamente con fotograf√≠as) inscripta en la l√≠nea de una historia personal que nunca es del todo personal, puesto que no hay nada m√°s universal que una biograf√≠a, como ense√Īa la literatura, nos trae a la memoria un s√≠mil del mal arropado bajo la piel de la venganza (¿o es el mal la piel de la venganza?) que termina con el suicidio del protagonista de El infierno tan temido, el c√©lebre cuento de Onetti. Por supuesto, la llamada literatura del mal no empieza con Bola√Īo y en eso √©l es una vez m√°s heredero de Borges: nada empieza con ning√ļn escritor.

Una historia dif√≠cil de contar, dice abiertamente el narrador. Enseguida incluso confiesa que su relato <<se nutrir√° b√°sicamente de conjeturas>>. Sobre el final afirma (siempre entre la aceptaci√≥n y la desesperaci√≥n, como parecen vivir todos los personajes de Bola√Īo, puesto que nunca es clara la frontera entre re√≠r y llorar: <<A veces, leyendo sus entrevistas, me daban ataques de risa. Otras veces me pon√≠a a llorar>>; <<Cuando sent√≠ que, a mis espaldas, la puerta se cerraba, no supe si ponerme a re√≠r o a llorar>>) que <<este asunto ha sido particularmente espantoso>>, a lo que su compatriota Romero, que lo contrata como neodetective, le responde: <<claro, c√≥mo no iba a ser espantoso>>.

Estrella distante no es ajena al universo enciclop√©dico-literario de las novelas de Bola√Īo. Est√° saturada de referencias literarias, sobre todo de poetas, efectivamente reales: Enrique Lihn, Nicanor Parra, Octavio Paz, V√≠ctor Hugo, etc., o efectivamente inventados: como las asesinadas hermanas Garmendia. Pero jam√°s aparece un poema, hecho y derecho: como si la verdadera poes√≠a, en el fondo, tuviera m√°s que ver con una omisi√≥n, con un velamiento, con una abstracci√≥n sin letras: s√≥lo una forma geom√©trica deja la poetisa fervientemente buscada por los detectives salvajes; retazos de la Biblia o frases a medio terminar y r√°pidamente esfumadas en el cielo, deja la estela gris del avi√≥n de Carlos Wieder. Una vez, incluso, s√≥lo un dibujo: la estrella de la bandera chilena en el cielo brumoso. O tambi√©n: la verdadera poes√≠a como abolici√≥n, propuesta desde sus revistas por la pluma del ap√≥crifo Defoe, es decir, la poesia hecha por lo no-poetas y le√≠a por los no-lectores. O quiz√°s la verdadera poes√≠a es un crimen, o el crimen una poes√≠a (Wieder es un asesino, pero al mismo tiempo un poeta), el crimen del sentido que solamente una nueva poes√≠a es capaz de enfrentar: <<El silencio es como la lepra, declar√≥ Wieder, el silencio es como el comunismo, el silencio es como una pantalla blanca que hay que llenar. Si la llenas, ya nada malo puede ocurrirte. Si eres puro, ya nada malo puede ocurrirte. Si no tienes miedo, ya nada malo puede ocurrirte>>.

La figura de Carlos Wieder condensa la alianza tr√°gica entre arte de vanguardia y mal radical, absoluto: pretendido poeta, su relaci√≥n √≠ntima con la derecha pol√≠tica, con el fascismo, como sucede con todos los personajes de La literatura nazi, reflota la idea sentenciosa pero al mismo tiempo seductora, la de Hitler como pintor fracasado: cuidado con los artistas frustrados, porque pueden ser muy peligrosos. La historia de una pel√≠cula de terror, sin dudas. Quiz√° sea m√°s justo decir, como hace Bibiano, el amigo del narrador en su libro sobre el exc√©ntrico a la vez que invisible Wieder, cuando cita directamente a Borges: <<El primer infierno realmente atroz de la literatura>>. ¿Qu√© hacer con la experiencia o la fascinaci√≥n del mal? ¿C√≥mo no perder lo que ha sido, aunque esto sea despreciable? ¿C√≥mo representar el horror? La respuesta m√°s borgeana que Borges que da Bola√Īo es clara: narrando, d√°ndole una vida literaria a trav√©s de una biograf√≠a ap√≥crifa.



Rese√Īado por Leonardo Oittana

Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: Estrella distante (CONTEMPORANEA)

28 ago 2014

"Los detectives salvajes" Roberto Bola√Īo

27 ago 2004

Roberto Bola√Īo


Roberto Bola√Īo (1953-2003), nacido en Chile, narrador y poeta, se ha impuesto como uno de los es­critores latinoamericanos imprescindibles de nues­tro tiempo. En Anagrama se han publicado sus libros de cuentos Llamadas telef√≥nicas, Putas asesinas y El gaucho insufrible, y las novelas La pista de hielo, Estrella distante, Amuleto, Una novelita lumpen, Monsieur Pain, Nocturno de Chile, Amberes y Los de­tectives salvajes (Premio Herralde de Novela y Premio R√≥mulo Gallegos): «La gran novela mexicana de su generaci√≥n, expresi√≥n del de­sarraigo literario visceral de los latino­ameri­ca­nos» (J. A. Masoliver R√≥denas, La Vanguardia); «Un carpetazo hist√≥rico y genial a Rayuela de Cor­t√°­zar. Una grieta que abre brechas por las que habr√°n de circular nuevas corrientes literarias del pr√≥ximo mi­lenio» (Enrique Vila-Matas); «Una especie de ebrie­dad narrativa que nos deja abrumados, sonriendo de obnubilaci√≥n o de admiraci√≥n» (Fabri­­ce Gabriel, Les Inrockuptibles). Su novela p√≥stuma, 2666, est√° considerada un√°nimemente su obra mayor: «Una gran novela de novelas, sin duda la mejor de su produc­ci√≥n» (Ana Mar√≠a Moix, El Pa√≠s); «Una novela abier­ta como Los detectives salvajes, inacabable, m√°s que inacabable... Magistral» (Ignacio Echevarr√≠a); «El resultado es magn√≠fico. Lo que aqu√≠ se persigue y se alcanza es la novela total, que ubica al autor de 2666 en el mismo equipo de Cervantes, Sterne, Melville, Proust, Musil y Pynchon» (Rodrigo Fres√°n, Qu√© Leer). Tambi√©n p√≥stumamente se han publicado Entre par√©ntesis, El secreto del mal, La Universidad Des­conocida y El Tercer Reich.