«La extraña visita» de Gracia Iglesias y Vicente Cruz


Un cuento terroríficamente divertido. Una historia llena de sorpresas en una noche oscura de rayos y tormenta en la que una una viejecita recibirá una extraña visita. “Una viejecita que sola vivía siempre deseaba tener compañía y todas las noches, muy triste y marchita se sentaba a hilar, esperando visita. Ella hilaba e hilaba y esperaba y esperaba, pero la visita no llegaba”. Así comienza este divertido cuento rimado, en medio del bosque y con un monstruo a las puertas. Una historia acumulativa de misterio, mucho suspense y ¡terror!… Una historia sobre extrañas amistades, con un sorprendente final.


Datos técnicos

Editorial: Libre Albedrío (2021)

Nº de páginas: 36

Formato: Tapa dura

ISBN: 978-8494630880

Precio: 15,20 €


Impresiones

Tanto monta, monta tanto. Letras y pinceles, combinados en una delicia de álbum ilustrado que alcanza su séptima edición como si el tiempo no hubiese pasado. La culpa la tienen los autores y el mecenazgo y buen hacer de la editorial Libre Albedrío, una combinación que funciona muy bien. 

Se trata de otro de los libros que he podido disfrutar en estas fechas de brujas, monstruos y seres extraños. En este caso es una pobre viejecita la protagonista de una historia que se presta a… todo. La viejecita podría llamarse Penélope y haber declarado a voz en grito que esperaba a Ulises, pero no, lo que hacía ella allí en ese barrio tan tenebroso era otra cosa, o no… 

Los dibujos, las ilustraciones, nos transportan a otro mundo, mágico, quizás no tan irreal como pudiera parecer en un principio. Ante la abuelita sentada en la mecedora ocurre lo que nunca esperó. Porque ella esperaba y esperaba una visita… y esa visita, llegó. Un espantajo que aspira a ser el lobo de caperucita y en cambio la historia se tuerce para volver a mostrar el comienzo, invertido de la historia, perfumada y peinada como sólo las viejecitas, las abuelitas, saben hacerlo.

Sé de buena tinta que este cuento se presta a la declamación de narradoras extrovertidas, que ven en sus líneas la oportunidad de realizar los cambios pertinentes que conducen a la diversión. Los niños lo agradecen y luego comparan y descubren las diferencias de quien cuenta y de lo que es contado. Porque un libro es un puzle moldeable, un precioso juguete con el que colmar las expectativas, las ilusiones, los anhelos de grandes y pequeños. 

Se trata de otro título que añadir a la biblioteca creciente de quienes comienzan su andadura lectora o de aquellos que sienten que la están de vuelta, volviendo a ser niños una y otra vez. El secreto reside en la imaginación, y está es zarandeada por la palabra y la imagen, perfectamente combinadas. Tonos fríos de la tarde y de la noche porque el miedo se intuye para desaparecer inmediatamente, justo cuando la comedia toma las riendas de la trama, curiosa y eficaz, bonita, deliciosa.

Imaginemos de nuevo. Ya lo hemos hecho otras veces. La tarde desapacible se viste de tormenta y los truenos y rayos nos hacen encogernos en el sofá. La mecedora se mueve al ritmo con el se produce el ulular del búho. La puerta se abre y entonces…

… Entonces disfrutaremos, claro que sí, porque sabemos hacerlo y estamos predispuestos. 

Espero, de todo corazón, haber ayudado en la elección. Se fue Halloween, pero hay que prepararse para cuando llegue de nuevo.



Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: La extraña visita

Publicar un comentario

1 Comentarios

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios