16 ago 2022

«36» de Jerónimo Tristante

 

Noviembre de 1936. En pleno asedio de Madrid, el teniente republicano Juan Antonio Tornell, adscrito a las Milicias de Vigilancia de la Retaguardia, recibe el encargo de investigar la desaparición de un fotógrafo británico: Kenneth Lee. La ciudad es un caos. Las tropas nacionales están a un paso de Madrid y en cualquier momento podría desencadenarse la ofensiva final. Es el peor momento para tratar de impartir justicia y la mejor oportunidad para asesinos sin escrúpulos. Tornell lo sabe, pero desconoce las complicadas ramificaciones del caso que trae entre manos. El Gobierno de la República quiere localizar a Kenneth Lee para evitar un conflicto con los ingleses, cuyo apoyo quiere recabar. Pero también lo buscan otros organismos gubernamentales e incluso agentes enemigos. ¿Por qué es tan importante ese fotógrafo británico?


Datos técnicos

Editorial: Algaida Editores (2022)

Nº de páginas: 424

Formato: Tapa blanda / Versión Kindle

ISBN: 978-8491897088

Precio: 19,90 € / 9,49 €


Impresiones

Título ya reseñado en este blog, he tenido la ocasión de leerlo y hacer una lectura diferente, de cuyas conclusiones podría beneficiarse el futuro lector.

Reconozco que me ha resultado difícil deslindar el nombre del autor del de su sempiterno personaje, Víctor Ros, cuya presencia literaria y televisiva se hace presente a quienes hemos seguido sus aventuras. Por cierto, no vendría mal traer a estas páginas alguna reseña de sus anteriores obras. Anécdotas aparte, se trata 36 de un libro diferente, bien ambientado y correctamente escrito, que sigue unos nuevos cánones y que cumple con las expectativas de un libro editado por Algaida: portada atractiva, tacto suave, aroma embriagador y una factura cuidada con esmero a la que sólo el corrector, la máquina, se atreve a jugar alguna aislada mala pasada.

36 es una novela de búsqueda. Sólo el título nos retrotrae a esa maldita fecha en la que los españoles nos embarcamos en una cruzada fratricida sin precedentes. Está de moda escribir sobre la Guerra Civil española —que fue civil y militar— o ambientar tramas en su desarrollo. No se trata este de un caso ajeno a la norma si bien el autor escoge un argumento original. Madrid se encuentra asediada por las tropas de Franco, el gobierno se ha trasladado a Valencia y en la Ciudad Universitaria se libra una batalla cuerpo a cuerpo entre ambos bandos. Las bombas caen sobre el centro de la capital, el barrio de Arguelles no es un lugar seguro para vivir y las alarmas avisan de que un nuevo ataque aéreo se va a producir.

Pero la vida pasa, y lo hace del modo más normalizado posible. Es tiempo de cartillas de racionamiento, de estraperlo y el escenario ideal para que los espías ejerzan su oficio. Mientras, Juan Antonio Tornell, teniente perteneciente a las Milicias de Vigilancia de la Retaguardia, recibe un peculiar encargo, una lucha contrarreloj que culminará de un modo sorprendente, poniendo en tela de juicio sus propios ideales y hasta su resquebrajada fe. 

Tornell es un hombre intuitivo, un héroe pasado de moda, que huye de Barcelona por una supuesta infidelidad y encuentra en Madrid motivos de desahogo que pueden ser clasificados en el bombo de la ropa sucia. Candela merece eso y más, jugando un papel clave en la consecución del objetivo más deseado de los agentes asignados al caso desde ambos bandos.

Y al lector no le queda más remedio que acompañar a Tornell y a Basti en la búsqueda de Eva, con la que formaron un interesante trío en la infancia, suponiendo que dar con su paradero y convencerla que eso de ser quintacolumnista no es buena idea tal como está el horno.

Kenneth Lee es un fotógrafo británico que parece tener en su poder unas fotografías comprometedoras que pueden cambiar el curso de los apoyos europeos a la causa española y la casualidad conlleva una caza sin cuartel en la que se pone toda la carne en el asador. Todos los medios son válidos y, además, insuficientes. La guerra, puede esperar…

Seguramente sea el retrato de Madrid el que destaque aun sin realizarse descripciones precisas, una apetitosa invitación para aventurarse en una lectura interesante y amena que seguramente no defraudará a quienes se decanten por tal opción. Pero tengan todos cuidados con los rusos y con el mismo Santiago Carrillo, que la Historia, como casi siempre, no es como nos la han contado.




Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: 36

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios