5 jun 2022

«Fuegos fatuos» de José Luis Pastrana


Odón Calleja es un inspector de policía asturiano, con los cuarenta bien superados y harto de un comisario jefe inepto, dependiente de los laboratorios y déspota. Pepe es un ingeniero, más o menos de la misma edad que Odón, que busca reorientar su vida profesional hacia la consultoría pericial por cuenta propia. Ambos se conocen casualmente y fundan la Agencia de Investigación Marbella, con oficinas centrales en La Felguera.

Después de dos años de funcionamiento y tras resolver con brillantez otros tantos casos muy relevantes, se les presenta ahora un nuevo enigma cimentado en los más bajos instintos humanos. Julio Cifuentes, prometedor sindicalista asturiano, aparece fallecido en la calle Oscura de Oviedo, en plenas fiestas de san Mateo, la madrugada siguiente al desfile del Día de América en Asturias. 

El juez a cargo, conduciendo el caso con una celeridad insólita, concluye a las pocas semanas que se ha tratado de un desgraciado accidente. La viuda de Julio, disconforme con el veredicto del juez, y contando con el apoyo del comisario más veterano de la Policía Local de Oviedo, pone el caso en manos del equipo de sabuesos de la agencia felguerina. 

En cuanto comienzan las investigaciones, un nauseabundo olor a descomposición y podredumbre se expande por el ambiente con la velocidad de la más dañina de las pestes. Fuegos fatuos es la tercera entrega de la serie dedicada al detective Calleja. La dureza de este caso conseguirá amenazar la integridad de la propia Agencia de Investigación Marbella.


Datos técnicos

Editorial: Círculo Rojo (2022)

Nº de páginas: 240

Formato: Tapa blanda

ISBN: 978-8411373685

Precio: 16,50 €


Impresiones


Con esta tercera (o quinta) entrega termina, por ahora, la saga de aventuras detectivescas protagonizadas por Odón Calleja, Pepe Pastrana, Basilio y compañía. Se trata de un paréntesis obligado (confesiones del autor) que nos mantendrá en vilo a aquellos que hemos entrado a formar parte del mundo ficticio creado por el autor.

En esta novela con tan contundente y misterioso título, nuestros amigos se enfrentarán a un caso en el que la muerte de un sindicalista cuyo cadáver aparece en las calles de Oviedo desencadena una serie de sucesos que permite entrar en escena a los detectives menos ortodoxos y a la par más eficientes del panorama literario español actual. Y los sindicatos siempre dan juego, mucho juego, en la realidad y en la ficción.

El título puede llevar al engaño, pero no seré yo el que juzgue ni practique la loable y dudosa técnica del “spoiler”. Desde luego, la lectura no dejará indiferente al lector, ya sea por el continente o por el contenido. El continente es muy característico y está decorado con humor negro, del que gusta y no cansa, salvo a sus detractores, claro está.

Volveremos a contemplar cómo Lalo, el protagonista cánido, se las gasta como siempre (no adquieran un perro policía que no haya sido entrenado para tal fin) y Basilio nos preparará sus típicos cafés y también la más desagradable de las sorpresas que se enconden tras la lectura de esta entretenida y divertida novela que sirve de continuación a sus precuelas, pero que puede ser leída de modo individual; el autor se encarga de regalarnos los croquis y los glosarios pertinentes para que entremos de lleno en la lectura y para que nos entren ganas de visitar Asturias, que bien podrían becarle los libros aquellos que mandan en aquellas tierras.

Investigar mientras se degustan regalos para el paladar hace más liviana la tarea. Ello no menoscaba la sagacidad de un equipo escueto pero equilibrado, capaz de dar respuesta a las demandas de los clientes de diverso pelaje que descubren en la Agencia de Detectives Marbella la solución al problema que les ahoga. Por supuesto que habrá conflicto con las autoridades, pero estos detectives son unos señores y preguntan, piden permiso y no les importa ceder el bastón de mando a la Policía cuando las circunstancias lo requieren, casi siempre después de haber desmadejado el ovillo ignorado por aquellos que velan por nuestra seguridad y que, a veces, no logran el grado de eficacia deseable.

Sin duda, un libro ideal para estas fechas que ya no se acercan, sino que nos han alcanzado de lleno. Nos vemos en la siguiente reseña… ¡¡¡A leer!!!



Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: Fuegos fatuos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios