12 oct 2021

«La hija del tiempo» de Josephine Tey

Postrado en una cama de hospital, el inspector Alan Grant se aburre mortalmente. Ni las anémonas de la señora Tinker, su ama de llaves, ni el ruibarbo estofado de la enfermera Darroll logran animarlo. Pero un día llega su amiga, la actriz Marta Hallard, con una vieja postal de Ricardo III, y Grant queda fascinado por su enigmático rostro. Ese no es el rostro de un monstruo jorobado, ni del supuesto asesino de niños que cuentan los libros de historia. Con la ayuda del joven y enamoradizo Brent Carradine, investigador del Museo Británico, Grant se zambulle en la Inglaterra de la guerra de las Dos Rosas, en pleno siglo xv, para desentrañar uno de los misterios más oscuros de la monarquía británica: ¿mató Ricardo III a sus sobrinos, los Príncipes de la Torre, para hacerse con el trono?

Datos técnicos

Editorial: Hoja de Lata Editorial (2020)

Nº de páginas: 272

Formato: Tapa blanda / Versión Kindle

ISBN: 978-8416537631

Precio: 20,80 € / 11,39 €

 

Impresiones

Cuando me enteré de que esta novela había sido nombrada «La mejor novela de misterio de todos los tiempos» según la Asociación de Escritores de Novela Negra del Reino Unido, no tuve más opción que comprar el libro que ya tenía en las manos y que me había llamado la atención, curiosamente, por su extraordinaria edición, elegante e interesante presentación y suave tacto. Claro está que el contenido debía enfrentarse a altas expectativas, y si no había leído la sinopsis —no suelo hacerlo—, pues el misterio había sido trasladado al hecho de comprobar si me satisfacía la lectura o no y en si mi criterio coincidía con el de tan encumbrados calificadores.

Pues debo decir que, efectivamente, es una gran historia, con mayúscula y con minúsculas, pues el simple hecho de ambientar la trama en sucesos que tuvieron lugar en la fase final de La Guerra de las Dos Rosas venía a significar que mi corazón estaba ganado de antemano. Solo quedaba ganar para la causa el sentido crítico y objetivo —más reacio este—, último escollo para realizar una reseña positiva.

Y es que la autora lo hace todo perfectamente pues con un hilo argumental excelente, aunque no tan novedoso como como cabría esperar (La Ventana indiscreta, etc.) consigue crear una tensión narrativa fantástica con el propósito de exonerar al mismísimo Ricardo III de su lastre malvado, el que ha vestido en los libros de Historia desde que Tomás Moro, fiel a la Casa Tudor y el mismísimo Shakespeare, fiel a sí mismo. Por medio de lógicas deducciones basadas en estudios coetáneos a los hechos narrados en contraposición a recopilaciones subjetivas atentas a intereses externos, Grant, un policía fuera de servicio y hospitalizado debido a un accidente mientras perseguía al malote de turno, se afana en ejercitar su mente privilegiada en desenmarañar otro tipo de casos. Marta, actriz y amiga, le concede la oportunidad de poner a prueba su sagacidad. La falta de movilidad requerirá la entrada en escena de Brent Carradine, un joven enamoradizo que ha venido de América tras la estela de su amor, una actriz de la compañía de Marta. Trabajando en el Museo Británico y haciendo lo que más le gusta, la pareja se convertirá, sin pretenderlo, en un clásico literario, el mismo que tendremos entre las manos si nos hacemos con el ejemplar que la editorial Hoja de Lata tan bien ha sabido crear.

Ignoro si se trata de la mejor… No suelo ser de superlativos absolutos. Lo que sí garantizo es la lectura de una gran novela que no dejará indiferente a los lectores, fundamentalmente aquellos a los que le apasione la buena literatura y aquellos otros tantos que sin llegar a considerarse como tales, gustan de leer una buena novela de Historia o de Misterio.

Consejo fundamental: consultar el árbol genealógico que gentilmente nos incluye la editorial al final de la obra. Lancaster, York, Tudor, Neville, Woodville, De la Pole… Son muchas casas nobles.

Diálogos inteligentes e interesantes a la vez, personajes secundarios que no dejan indiferentes —dos enfermeras dignas de mención—, y una secuencia deductiva muy bien tratada y conseguida son los puntos fuertes de una novela que no hay que desterrar una vez leída, pues se presta a una segunda y hasta a una tercera lecturas. También, cómo no, puede ser utilizada, con precaución, como libro de consulta y, sobre todo, es un gran estímulo para pagar la cuota de Amazon Prime y la de Starzplay con el fin de engancharse sin remedio a las series que tan bien tratan los acontecimientos acaecidos durante la intermitente guerra por el trono de Inglaterra, guerra floral que inspiró la famosa saga Juego de Tronos.

Ahora sí. Sin hacer spoiler, creo que es uno de los mejores libros que he leído últimamente. Espero que compartan mi opinión y, en caso contrario, recuerden el Camino a Ithaca de Cavafis, pues en el viaje está el tesoro con el que alcanzas la meta.

PD: no se vayan a equivocar de edición. La de Hoja de Lata es impresionante.

 


Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: La hija del tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios