26 oct 2021

«La Extraordinaria Familia Appenzell» de Sébastien Perez y Benjamin Lacombe

 

Los Appenzell, una rica familia de banqueros, han vivido rodeados de lujo y de belleza hasta que el nacimiento del pequeño Charles parece cambiar su destino. Contra el consejo de todos, Charles se casará con Bérénice, una mujer jirafa que conoce en un espectáculo. La enamorada pareja formará una gran familia constituida por individuos físicamente singulares (siamesas, seres de un solo ojo como cíclopes, sirenas...), aunque dotados de un alma especial. Los Appenzell sufrirán el rechazo de la sociedad, la crisis económica de principios del siglo XX y la persecución nazi. Uno de sus miembros, Victoria, nos cuenta la historia de esta peculiar familia. Un conmovedor relato, con tintes de humor, que reivindica los derechos de quienes son «diferentes» frente a los prejuicios y la presión de la sociedad imperante.

 

Datos técnicos

Editorial: Edelvives (2020)

Nº de páginas: 77

Formato: Tapa dura

ISBN: 978-8414021972

Precios: 18,52 €

 

Impresiones 

Llega Halloween. Dejemos creencias a un lado y centrémonos en la estética. Al menos, yo lo voy a hacer en la reseña de este magnífico libro. Y no exagero: magnífico en todos los sentidos y matices del término.

Olviden por un momento los regalos típicos, los disfraces típicos, los caramelos típicos. Regalen, o regálense un libro gótico. Los hay preciosos, los hay interesante y los hay excelentes. La familia Appenzell quiere hacerse un lugar en las bibliotecas, y lo hace con humildad: presenta sus credenciales y el lector, el comprador, el niño, el adulto, comprueban la calidad contenida entre sus solapas, extraordinarias como los componentes de la peculiar familia que nos es presentada en forma de árbol genealógico.

Edelvives es un sello editorial que no merece presentación. Casi todos lo conocemos. Pero es que, con este libro, al igual que con otros títulos de sus colecciones, pretenden llegar más allá aún, a ese lado del misterio y del belleza.

Tomen la portada y acarícienla, despacio, con mimo, sintiendo cada uno de los relieves de la delicada talla que sirve de marco a la fantástica ilustración donde todos los protagonistas posan para una instantánea. Busquen a Nicole Kidman. No la encontrarán, pero tendrán la sensación de haberse enfrentado a un fotograma de la película de Amenábar, Los Otros. Aquí no hay fantasmas, sino seres extraordinarios como los que buscaban refugio en el Hogar de Miss Peregrine para niños peculiares.

Cubierta, contracubierta, páginas iniciales, centrales… Todo rezuma aroma a libro nuevo, a calidad, a sueños que quedan en el tintero y que deben de hacerse realidad. Es entonces cuando escritor e ilustrador nos toman de la amano y nos conducen a su mundo de fantasía. No pasaremos miedo a pesar del quimerismo exotérico que se destila en el alambique de la imaginación y querremos a quienes de otro modo serían rechazados por una sociedad, la nuestra, tan atentas a unas reglas siempre encorsetadas.

El libro es un cuento. Es la revelación del contenido de unas cartas y fotografías que Eugénie Appenzell lega a su nieta Victoria. Gracias a esta complicidad póstuma podremos compartir su alegría y su dolor, y nos sorprenderemos. Cerremos los ojos y dejémonos llevar. Abrámoslos cuando termine cada párrafo y contemplemos durante un prolongado rato, en silencio, cada detalle de las ilustraciones, onírico contraste con la realidad cotidiana de la rutina diaria. Avancemos, y cederemos a la empatía.

El niño acurrucado bajo las sábanas nos hará preguntas y se incorporará para ver cómo son Maguy Appenzell, Ondine, Charles…. Y nos entrarán ganas de regañarles. Deben dormir, pero cómo se van a perder la visualización de cada ilustración… Los más radicales arrancarán con cuidado las ilustraciones y las enmarcarán, pues merecido tiene cada una de ellas el honor de presidir un importante lugar en nuestra estancia más querida.

En fin. Es sin duda alguna, el libro que comprar, ya sea para regalar o para guardar y sacar periódicamente de su exilio para volver a recordarnos que incluso en las familias más “extrañas” se esconden los mismos sentimientos que en aquellas que consideramos “normales”, con la diferencia de que los Appenzell han tenido la suerte de ser retratados en su más excelsa esencia.

Felicidades, Edelvives. Felicidades, Sébastien Pérez, por tus ingeniosos y asequibles textos y felicidades, Benjamin Lacombe, por tu virtuosismo gráfico. 



 

Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez

 

Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: La extraordinaria familia Appenzell

1 comentario:

  1. Nunca me había planteado leer este libro, pero me ha gustado mucho lo que has contado. Además es una historia cortita y parece que bastante entrañable, así que no descarto leerla para este Halloween. ;-)

    Besos!

    ResponderEliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios