3 oct 2021

«El último maestro del silencio» de David De Gil Gómez

 

La historia comienza con la llegada de Telmo, un joven fraile de Guadalupe, que accede al monasterio de Buenavista con la única idea de crecer como ilustrador con ayuda de su nuevo mentor, un religioso testarudo y aquejado de dolores que, mediante la lectura de un olvidado libro, llegará a mostrarle la tremenda historia de Diego, el principal personaje de ésta historia, y con el que alcanzará una profunda relación a través de las palabras. Junto a su maestro, y valiéndose de las obras clásicas, Telmo vivirá en tercera persona la historia del joven Diego, que no es otra sino la de recuperar su vida y a sus padres. Odio, amor, guerras, codicia, amistad, lealtad y traiciones juegan a cabalgar a lo largo de este fresco histórico que, aunque humano y lleno de sentimiento y emoción , nos permite entrar en la parte más oscura del ser humano de aquella época, tristemente amenazada por la gran Peste Negra que azotó el continente europeo. El maestro del silencio, pretende ahonda mucho más allá de las emociones de los personajes y sus conflictos internos, buscando siempre la acción, y sin dejar a un lado el conocimiento de uno mismo mediante el manejo de la filosofía como estilo de vida.


Datos técnicos


Editorial: Pábilo (2018)

Nº de páginas: 438

Formato: Tapa blanda

ISBN: 978-8494825316

Precio: 18,52 €



Impresiones


Es este un título que me ha recordado a cualquiera de los que conforman las aventuras del celebérrimo capitán Alatriste o del mismísimo Forcada. Es lo que tiene luchar en Flandes y destacar en la ejecución de arriesgadas escaramuzas. 


Martín de Triana, llamado a jugar un papel secundario en la trama, para mi gusto se convierte en el verdadero protagonista de la novela, que se podría perfectamente encuadrar en el género de «aventuras». No le ocurre lo mismo a Diego Gandul quien, siendo el centro, el nudo de la misma, parece que acude a ella como un mero espectador. Al final saldrá de su letargo y se convertirá en un elemento activo —y no pasivo— a la hora de buscar y encontrar su futuro.


El «Maestro del silencio» es un monje jerónimo del monasterio de Buenavista de Sevilla, en el Siglo de Oro de una España que pronto verá el precipicio al que se asoma. Desconozco, después de la lectura, el porqué de la denominación de «último» y, a pesar de que se trata de un monje encerrado en un monasterio, hablas, lo que es hablar, habla. Es cierto que también calla mucho y es amante de la meditación, pero residirá ahí la gracia con la que nos enfrentemos a la lectura. Puede que incluso justifiquemos los hechos por la llegada de Telmo desde Guadalupe a Buenavista. 


Es una novela entretenida y fácil de leer, atractiva en portada y tacto, con ciertas lagunas argumentales que, irónicamente, nos permitirán hacernos preguntas y entrar en la acción. No quedará fuera de ella la Cárcel Real, la Real Audiencia y otros rincones de Sevilla muy populares en las novelas ambientadas en esta ciudad en la que la picaresca proliferó hasta límites insospechados. Pero se trata de una Sevilla muy encasillado en los cánones clásicos: Flota de Indias, Arenal, Triana y el compás de la Laguna.


Personalmente, me hubiese gustado que el autor jugara más con los vínculos existentes entre los monasterios jerónimos de Buenavista y el de San Isidoro del Campo, dos edificios con historia, el segundo ello sede de uno de los focos reformistas, nada más y nada menos (remitirse al estudio de La Biblio del Oso).


Una trama en la que no faltan ni las palomas mensajeras, ni las conspiraciones ni las bravuconadas de un veterano de guerra que, finalmente, no sabemos por qué se afana tanto en ayudar a Diego, aunque el final abierto de la entrega hace suponer que no se trata del punto final que desea el autor, o puede incluso que se trate del punto de partida para jugar con los lectores.


En cualquier caso, aquellos que se decidan por adquirir un ejemplar de esta obra editada por Pábilo —sello editorial en el que ya deposité hace tiempo toda mi confianza—, logrará encontrar razones para entretenerse con una clásica aventura monástica ambientada en Sevilla, motivos más que suficientes para esperar noticias del autor y de una posible segunda parte para continuar resolviendo interrogantes.


Novela o relato dentro de novela. Buena idea. Suerte, David.



Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: El último maestro del silencio


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios