26 sept 2021

«Escrito en el agua» de Paula Hawkins


Escrito en el agua, de Paula Hawkins

Una apasionante novela sobre las historias que nos contamos al recordar nuestro pasado y su poder para destruirnos.

Pocos días antes de morir, Nel Abbott estuvo llamando a su hermana, pero Jules no cogió el teléfono, ignoró sus súplicas de ayuda. Ahora Nel está muerta. Dicen que saltó al río. Y Jules se ve arrastrada al pequeño pueblo de los veranos de su infancia, un lugar del que creía haber escapado, para cuidar de la adolescente que su hermana deja atrás. Pero Jules tiene miedo. Mucho miedo. Miedo al agua, miedo de sus recuerdos enterrados largo tiempo atrás, y miedo, sobre todo, de su certeza de que Nel nunca habría saltado…

No te fíes nunca de una superficie en calma, no sabes lo que puede haber debajo.

 

Datos técnicos

Editorial: Booket (2018)

Nº de páginas: 560

Formato: Tapa blanda / Versión Kindle

ISBN: 978-8408191247

Precio: 9,45 € / 5,69 €

 

Impresiones

Quien haya adivinado que esta reseña no es más que la preparación de que está por venir, la que verse sobre la última novela de la escritora y periodista de Zimbabue, merece un premio —pero no a la sagacidad, sino a la constancia— y me perdonará que me centre en las virtudes de este título, que se enfrentaba al reto de superar a La chica del tren (2015), la misma que consiguiera un éxito de ventas internacional sin precedentes. Si en aquella ocasión la trama era triangular y cada vértice era el nombre de una de las protagonistas —Rachel, Anna y Megan—, en esta ocasión se toma un esquema parecido, con más aristas, para completar una figura que, al menos a mí, el reseñador, me ha convencido.

Escrito en el agua es una historia muy pensada y mejor ejecutada en la que Hawkins se confirma como escritora de primera línea. Las influencias de su traslado a Inglaterra quedan de nuevo patentes en los escenarios, pero son mujeres, en su mayoría, las que atraen todas las miradas. Y todo porque Nell Abbott decide poner por escrito su versión de los acontecimientos que acabaron por convertirse en leyenda, leyenda y realidad, con relación al ahogamiento de distintas mujeres rebeldes y valientes en las aguas de una poza en la que las aguas del río de remansa al pasar por Beckford. La poza de las ahogadas es un relato, un diario y una coartada. Habrá que remontarse a los años en los que la caza de brujas y el «juicio por el agua» eran una realidad. Fue entonces cuando Libby Seeton y su tía, acusadas de hechicería, morirían ahogadas. Fueron las primeras que constan en los anales, pero más tarde la lista se iría ampliando: Anne Ward, Lauren Towsend, Keitie, y la misma Nell…

Recomiendo tomar papel y lápiz y realizar un esquema o árbol genealógico de los personajes y sus relaciones. Todo será más fácil, divertido y entretenido, pues el suspense creado con la narración no perderá ningún grano si se procede de este modo. Entonces podremos adentrarnos en esta interesante historia de amores prohibidos o secretos, odios, rivalidad, amor y hasta una fidelidad mal entendida.

No se preocupen, que no se aburrirán en ningún momento. Me atrevería a decir que la tensión que sentirán irá aumentando hasta que la última página muera entre sus manos. Y esa es la fórmula mágica de una buna buena novela de misterio, la de aquella que abre el apetito para una próxima entrega. Esa próxima entrega, ese nuevo título que se cuece «a fuego lento», ya lo tengo entre las manos. Esperen a que lo saboree y les traiga el sabor a sus platos.

No dejen pasar los detalles de la casita de los Ward, o aquello que cuente una vieja sabelotodo, o lo que testifique cada uno de los personajes, a los que se les concede la virtud de contar la misma historia desde su propio punto de vista, técnica esta muy propensa a funcionar bien en las historias de misterio y suspense. Por supuesto, el lector también contará con voz propia para sacar conclusiones, se equivoque o no.

Un caso está en marcha. Varios casos están en marcha. Muchos casos están en marcha, y esto no hay quien lo pare, porque el pasado repercute en el presente como el mazo sobre el gong, y con este sonido les dejo: es el que da el pistoletazo de salida para la lectura de aquello que se escribe en el agua, en «La poza de las ahogadas», y puede que la tinta se diluya en el líquido elemento…

Démonos la mano y acompañemos a Lena, a Jules, a Sean, a Helen, a Patrick, a Louise, a Josh, a Nell, a Nicola, a Erin y su secreto (ohhh, perdón), a Mark… y no dejemos solo a Patrick…


Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: Escrito en el agua

 

 

1 comentario:

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios