8 sept 2021

«El Palacio de Papel» de Miranda Cowley Heller

¿Se olvida alguna vez el primer amor?

Décadas de secretos y mentiras han conducido a Elle al día de hoy.

Tiene 24 horas para tomar la decisión que cambiaría su vida para siempre.

Antes de que nadie se despierte, en una perfecta mañana de agosto, Elle se dirige a nadar en el espléndido estanque del Palacio de Papel, la casa en los bosques de Cape Cod donde su familia ha pasado los veranos durante generaciones. Desde el porche, Elle aún puede ver la mesa sin recoger de la cena; copas de vino vacías, cera de velas en el mantel, ecos de las risas de sus familiares y conocidos. Pero esta mañana es diferente: la noche anterior Elle y su mejor amigo de la infancia, Jonas, se escabulleron para tener un apasionado encuentro contra la pared exterior de la casa mientras sus parejas charlaban en el interior.

Décadas de recuerdos, secretos y mentiras han conducido a Elle hasta este día. Ahora, durante las siguientes veinticuatro horas, tendrá que elegir entre la vida que ha construido con su maravilloso marido, Peter, y la que imaginó con su primer amor, Jonas, si un trágico suceso no lo hubiera cambiado todo para siempre.

 

Datos técnicos

Editorial: Suma (2021)

Nº de páginas: 464

Formato: Tapa blanda / Versión Kindle

ISBN: 978-8491295334

Precio: 17,95 € / 8,54 €

 

Impresiones

Este es uno de los libros que comencé a leer sin expectativas —a pesar de la recomendación de mis libreras de cabecera— y que, quizás por ello, empezó a irritarme. Sabiendo que la editorial SUMA es muy cuidadosa a la hora de elaborar su catálogo, me extrañaba que hubiesen apostado por aquella historia que tenía entre manos. Claro está; yo era el que estaba equivocado. Conforme avanzaba, iba siendo consciente de mi error.

Está bien. Es un buen libro. No muy bueno, pero sí bueno. Y engancha, pero lo hace tan paulatinamente, que da lugar a confusión. Al final no es un libro que quieras que se acabe, aunque su estructura adelanta que el final está cerca, siempre con la duda de si al final la margarita será deshojada en un sentido u otro.

Confieso por vez… No sé cuántas veces he usado el blog como confesonario. Se trataba de una edición no venal “robada” y escrutada al máximo. En la portada ya se advertía: «Esta casa, este lugar, conoce todos mis secretos». No es que haya muchos secretos, pero los que se esconden están bastante conseguidos. Y al final todos somos Elle.

Esta reseña es un desastre; no tiene estructura. A estas alturas me da igual. Se trata de una interesante novela en la que Elle, la protagonista, se enfrenta a su pasado, al amor y a su familia, casi nada. Las escenas descritas resultan SUMAmente interesantes y lo mismo que un asalto en una calle cualquiera de Londres puede evocar ciertos recuerdos, también puede comportarse de idéntico modo un paseo entre maizales en los EEUU.

El palacio de papel es una novela romántica. Mentira. Es una novela de misterio. Mentira. Es una novela de sexo. Mentira. Es una mezcla, que no pastiche, de géneros literarios en los que no cabe duda de que el componente sexual es importante, pero que nadie vaya a pensar que se trata de un folletín verderón so pena de equivocarse. El sexo está dosificado de acuerdo a la trama, y la historia resulta creíble y sólida.

De menos a más.  Analepsia frecuente y paz para todos —menos para los que sufren— y a otra cosa, mariposa.

Resultan especialmente interesantes los personajes de Anna, la hermana de la protagonista y de Wallace, la madre de esta. Se difuminan lo justo, pero no son verdaderos personajes secundarios.  Peter y Jonas son dos caras obligadas de una misma moneda que se lanza al aire para que Conrad les robe parte del protagonismo, y eso que su papel es mucho más corto y sucio.

Remordimientos, la clave. Hace falta tener siempre un hombro en el que apoyarse y alguien que escuche los secretos más íntimos, esos que amenazan con ahogarnos y terminar con nuestra cordura. Elle es una mujer con secretos. Elle era una niña con secretos. Elle, siempre Elle, Eleanor.

Y el Palacio de papel es el refugio en el que buscar el perdón o evocar recuerdos que pueden dañar el alma para siempre.

Para terminar, me quedo con el consejo que el abuelo de la autora le dio un lejano día: «Lo único que debes saber es que las buenas historias necesitan un principio, un desarrollo y un final, y que el final debe estar tiene que estar anunciado en el principio». Niña fiel…

Ahora solo me queda —ilusión— esperar a que a la editorial SUMA no le desagrade mi reseña y me dé algún libro de su colección para seguir destripando letras encadenadas…




Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez

 

Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: El Palacio de Papel

2 comentarios:

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios