24 sept 2021

«El hijo del padre» de Víctor del Árbol

 

¿Quién es Diego Martín? Ni siquiera él lo sabe. Un padre de familia, un esposo, un respetable profesor universitario. Uno de los hijos de la emigración de la España rural a la España industrial en los años sesenta. Alguien que se ha hecho a sí mismo renunciando a sus orígenes, a sus raíces. Y a la vez alguien incapaz de liberarse de ese pasado, de la sombra de su padre, del enfrentamiento ancestral entre la familia Patriota y la suya. Un hombre que se está convirtiendo en aquello que más odia.

El detonante es Martin Pearce, un seductor enfermero que cuida de su hermana Liria, ingresada desde hace años en un centro psiquiátrico. Martin, que de entrada parece un chico sensible, refinado y cautivado por la belleza, esconde otra cara que Diego descubrirá de la peor manera posible.

¿Qué hizo Martin Pearce para desatar a un Diego desconocido? ¿Qué ocurrió para que este rompiera con su familia y se enfrentara con todos ellos? Diego todavía recuerda ese pasado con la mirada del niño que fue y comprende que quizá ha llegado el momento de verlo con unos nuevos ojos.

¿Para qué necesitamos conocer la verdad sobre nosotros mismos si podemos escondernos en la mentira?

Datos técnicos

Editorial: Ediciones Destino (2021)

Nº de páginas: 416

Formato: Tapa blanda / Versión Kindle

ISBN: 978-8423359165

Precio: 19,85 € / 9,49 €

 

Impresiones

Espléndida la última novela de Víctor del Árbol, ‘El hijo del padre’, en la misma línea de ‘La tristeza del samurai’ y ‘Un millón de gotas’. Una novela desgarradora en la que nos relata la historia de una saga familiar, la de los Martín, cuyos hombres están marcados por el virus de la infelicidad y la autodestrucción.

La primera imagen que me viene a la cabeza al terminar su lectura es la de una tela de araña, porque no solo el lector queda atrapado sin remedio en sus páginas, sino que también la multitud de personajes que habitan esta historia están atrapados porque son prisioneros de su pasado y de su destino.

¿Por qué Diego Martín, un profesor universitario de éxito, asesinó a Martín Pearce, el enfermero de su hermana Liria en la clínica psiquiátrica El bosque de las Cenizas, de dos tiros en la cabeza después de torturarlo durante tres días?, es la pregunta con la que nos encontramos en las notas manuscritas por Diego, nuestro protagonista principal, en la Unidad de Evaluación Psiquiátrica en la que está ingresado a la espera de juicio por tan terrible asesinato.

Así arranca esta novela, que para nada es una novela policiaca, porque es también el relato de la historia de España desde 1936 hasta 2010, de la mano de los tres varones de la familia Martín: el abuelo Simón, su hijo o también padre de Diego (hasta la última línea del libro no se conoce su nombre) y Diego.

La historia, situada en un pueblo de Extremadura, está narrada con continuos saltos temporales, hacia adelante y hacia atrás, y de esta forma conoceremos el enfrentamiento entre la familia Martín y la familia Patriota, las penurias de Simón en Rusia enrolado en la División Azul durante la II Guerra Mundial, o la de su hijo con las tropas de la Legión en el Sáhara y su traslado posterior a las chabolas de Torrebaro en Barcelona, reflejo del éxodo continuo de la población rural a los barrios marginales y periféricos de las grandes ciudades en los años 50.

Y es, por último, una novela tremendamente psicológica donde todos los personajes están definidos con gran finura para que el lector sea capaz de vivir con ellos sus sentimientos de frustración, derrota, arrepentimiento, rencor y soledad.

A modo de escueto resumen, Diego, casado con una mujer bella y rica, Rebeca, y con una hija de seis años, recibe un día la llamada de su hermano Octavio para informarle de que su padre ha fallecido en la Casa Grande de la que marchó hacía veinte años, cuando aún era un adolescente. Su padre fue un emigrado a Barcelona al que tocó el gordo de la lotería y volvió al pueblo para comprar la Casa donde habían servido y sido explotados por los Patriota muchos de los miembros de su familia.

En el cementerio conoce a Teresa, la compañera de su padre de sus últimos años, que le entrega un sobre de parte de su padre y en el notario se entera por el testamento de que es el heredero de la Casa Grande. Pero Diego no desea esta herencia que le recuerda a su infancia y que le acerca a su padre, un hombre al que no desea parecerse.

Para terminar, me gustaría deciros que en esta novela son también muy relevantes los personajes femeninos, como la abuela Alma y, sobre todo, su hermana Liria, el verdadero amor de Diego, una mujer con un largo historial de ingresos y altas en centros psiquiátricos y de abusos sexuales.

La verdad es que la novela me ha impactado y os pasará igual a todos los que la leáis, porque está muy bien escrita y porque la historia, de la que solo os he pincelado unas breves líneas porque es imposible condensar todo lo que ella se cuenta, a pesar de su crudeza, no es más que el reflejo de la realidad y de la vida.



Reseñado por Ana de la Hera.


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: El hijo del padre


4 comentarios:

  1. Lo considero uno de los mejores escritores de este país. Es la única novela suya a la que aún no le hincado el diente. Pero lo haré en breve.
    Me alegro que la hayas disfrutado.

    ResponderEliminar
  2. Hola
    Me gusta el autor y esta novela tiene muy buena pinta, me la llevo apuntadisima :)

    ResponderEliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios