22 jul 2021

«Rey Blanco» de Juan Gómez-Jurado

 

Cuando Antonia Scott recibe este mensaje, sabe muy bien quién se lo envía. También sabe que ese juego es casi imposible de ganar. Pero a Antonia no le gusta perder.

Después de todo este tiempo huyendo, la realidad ha acabado alcanzándola. Antonia es cinturón negro en mentirse a sí misma, pero ahora tiene claro que si pierde esta batalla, las habrá perdido todas.

-La reina es la figura más poderosa del tablero -dice el Rey Blanco-. Pero por poderosa que sea una pieza de ajedrez, nunca debe olvidar que hay una mano que la mueve.

-Eso ya lo veremos-, responde Antonia.

EL FINAL ES SOLO EL PRINCIPIO

Datos técnicos

Editorial: Ediciones B (2020)

Nº de páginas: 528

Formato: Tapa dura / Versión Kindle

ISBN: 978-8466668545

Precio: 19,85 € / 4,74 €


Impresiones 

Con este título termina la trilogía que tanto éxito ha cosechado dentro y fuera de este país. También sirve de colofón a la trama confeccionada en sus precuelas. Jon y Antonia terminan por zanjar un caso que se ha prolongado durante tres libros, exhibiendo una agilidad de lectura difícil de conseguir y un argumento que en mi opinión es solo ENTRETENIDO.

Sin duda se trata de tres libros muy aptos para el verano y estoy seguro que habrá nuevas aventuras de estos personajes con los que el público ha conseguido contactar. Eso sí, no recomiendo comenzar a leer el presente título sin haber abordado previamente Reina roja y Lobo negro.

Diversión, la hay, intriga, también, velocidad, también. Es el típico libro que se basa en capítulos cortos con nombres llamativos para dar “marcha” y ser terminado en un par de mordiscos. Las comparaciones, están bastante conseguidas, los trucos son muy propios del autor y el texto podemos decir que es muy identificable. En cuanto a los personajes, Antonia Scott se ha convertido en un icono, intelectual, poco elegante, con esos monos en la cabeza que le permiten actuar de ese modo tan peculiar. Pero en Rey Blanco brilla menos, como también lo hace su compañero Jon, al que le ocurren cosas la mar de curiosas que no voy a desvelar. Lo mismo podemos decir de Mentor e incluso del señor White. Al final se constituye un puzzle al que solo le hace falta una pieza, un espacio en blanco en el que encajar a un rey blanco.

 Ya realicé la semblanza de las dos novelas anteriores y he leído con atención las instrucciones que regala Gómez Jurado al final del manuscrito. Ahora los personajes son nuestros, de todos los lectores, y seremos nosotros quienes concedamos licencia a la pluma del escritor para volver a encargar aventuras a esta peculiar pareja de… Es difícil de explicar. También llama la atención la llamada que hace para que se lea previamente, a ser posible El paciente, y Cicatriz, dos títulos que no solo me parecen más interesantes sino que recomiendo desde estas líneas encarecidamente. El primero de ellos tuvo su propia reseña por mi parte y el segundo la tendrá cuando tenga tiempo.

Últimamente he adquirido una costumbre, no sé si buena o mala: pregunto a los lectores qué les ha parecido este o aquel título. En el caso de Rey blanco  me he encontrado con criterios dispares a la hora de referirlo. Unos lo consideran más de lo mismo, otros una trama algo fantasiosa mientras que aquellos que ya leyeron los dos anteriores lo refieren como necesario para completar lo expuesto en los mismos. Por tanto, parece que hay unanimidad en considerarlo un libro escrito ex profeso para resolver los cabos sueltos y puede que incluso pudiera sobrar si el autor se hubiera extendido más en los previos. Cuestión de gustos, como me gusta decir.

Lo cierto es que se trata de libros divertidos que hay que leer, primero para pasarlo bien y segundo, para estar al día de la salud de un género que cada vez gana más adeptos. En las librerías descubrí hace unos meses la incursión de Juan Gómez Jurado en la literatura juvenil. Espero, en breve, hacerme con un ejemplar para poder hacer la oportuna reseña. Mientras tanto, os dejo con el recuerdo del pobre Marcos, con las peripecias de una forense un tanto peculiar, con un diplomático inglés adscrito al secretismo y con un caso que necesita ser cerrado de una vez por todas.

Salud y buen provecho.


Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: Rey Blanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios