13 may 2021

«Hijos de febrero» de Alan Parker

Aún no ha amanecido sobre los húmedos tejados de Glasgow cuando la policía recibe una llamada anónima: han asesinado violentamente a un joven en la décimocuarta planta de un edificio en obras. En el pecho, le han grabado a cuchillo la palabra «ADIÓS». Ese truculento asesinato golpea íntimamente a un conocido y poderoso mafioso, Jake Scobie, y, sobre todo, a su caprichosa hija, Elaine. El agente Harry McCoy, que aún no se ha incorporado al trabajo después de la terapia a la que le abocó su anterior caso, tendrá que encargarse de la investigación. No obstante, ése no será el único cadáver de ese frío mes de febrero de 1973 en que la nieve cubre sin piedad las calles de la ciudad. Mientras tanto, el colega ya no tan novato de Harry, Wattie, trata de alcanzar heroicamente el grado de sargento. Y del horizonte emergen otras sombras, más densas que las tormentas que se ciernen sobre Glasgow: las más peligrosas son las que obligarán a nuestro protagonista, McCoy, a regresar a su atormentada adolescencia, transcurrida en orfanatos y casas de acogida. 

Datos técnicos

Editorial: Tusquets (2021)

Nº de páginas: 432

Formato: Tapa blanda / Versión Kindle

ISBN: 978-8490668924

Precio: 18,90 € / 9,49 €

 

Sobre el autor: Alan Parker

Impresiones

 

Suelo hacer reseñas de libros con el fin de dar mi personal opinión e intentar, en la medida de lo posible, aportar razones que inviten a su lectura. Si he leído un texto, intento sacer lo mejor de él y crear expectativas en el potencial lector, en caso de que no las tuviera o se encontrara indeciso a la hora de elegir lectura. De ello se deducen las buenas notas que suelo asignar a los títulos que pasan por mis manos. Son notas sinceras, que no caen del cielo, sino que, al contrario, nacen de una concienzuda lectura del ejemplar, al que me suelo enfrentar con bolígrafo y, sobre todo, muchas ganas de disfrutar. Es lo que ocurre con este libro de Alan Parker, editado por la prestigiosa Tusquets, referente para quien escribe. Sin embargo, la novela no me gustado. Digamos que… Me he aburrido, y no es habitual en mí hacerlo. Debo reconocer que cualquiera de los títulos leídos recientemente, procedentes de editoriales de esas consideradas como “pequeñas”, han despertado más simpatías que este grande, cumpliéndose el cada vez más cierto tópico de que David puede vencer a Goliat. 


Es cierto que nos trasladaremos a Glasgow, incentivo suficiente para crear expectativas. Pero la puesta en escena del primer asesinato (se espera que lo haya y lo hay), la de un jugador de la primera plantilla del Celtic, deriva en una aburrida trama, lenta, demasiado pasmosa, que no consigue atrapar a un lector que desee agilidad, dardos en la diana y nueva partida. Como el joven deportista es el prometido de Elaine, hija del mafioso local Jake Scobie, pues se pueden imaginar cómo se complica todo.


El protagonista, Harry McCoy, principal actor de otras entregas, convaleciente de las secuelas de lo que ocurre en ellas, deberá combinar investigación y una lucha con su pasado que se irá poniendo de manifiesto con una cadencia infinita, para delirio de los amantes de este “tempo” y desesperación de quienes esperan una trama ágil. En fin, para gustos, colores…


El título es prestado por el frío segundo mes del año, en concreto el de 1973, en el que se ambienta la trama. Quizás sea aconsejable que lean primero Enero sangriento y le den una oportunidad a McCoy, que todos la merecen, que todos la merecemos…


Eso sí, si les gustan las descripciones minuciosas, aquí pueden encontrar oro. Es, sin duda, el momento de que me tachen de mentiroso y de que argumenten en mi contra. Les lanzo el guante. Pero es que las novelas que llegan a mis manos de autores españoles desconocidos son mucho más interesantes y prometedoras. Qué pena que no gocen del bombo que se les ofrece a títulos más mediocres…



Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez 


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: Hijos de febrero

 

2 comentarios:

  1. Este libro no es para mi, no me termina de llamar pero me alegro que te haya gustado.

    Saludos

    ResponderEliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios