27 abr 2021

«Janowitz» de Salvador Macip y Ricard Ruíz Garzón

Janowitz

«Janowitz» de Salvador Macip y Ricard Ruíz Garzón

En Janowitz las leyes de la naturaleza y de la lógica parecen haberse desmoronado de la noche a la mañana: el cielo cambia de color sin patrón aparente, la hiedra adquiere un comportamiento errático, los relojes se han vuelto incapaces de dar la hora y los médicos batallan contra una plaga de invidencia que se está propagando inexplicablemente entre la población. Entre tanto, un grupo organizado pretende aprovechar esta frágil situación para derrocar el gobierno y dar paso a un nuevo orden. Al cumplirse la sexta jornada consecutiva de anomalías en la ciudad, una enorme cúpula verde aparece de la nada en la emblemática plaza de la Pagoda. Ahora, un periodista de pelo azul, una doctora con alopecia, dos agentes de los cuerpos de seguridad de ojos rojos y una niña de cabello morado son los únicos que pueden evitar que la realidad de Janowitz se fragmente en mil pedazos.

Datos técnicos

Editorial: Obscura Editorial (2021)

Nº de páginas: 272

Formato: Tapa blanda / Versión Kindle

ISBN: 978-8412256703

Precio: 15,10 € / 4,65 €


Sobre los autores: Salvador Macip y Ricard Ruíz Garzón

Impresiones

Extraño título para una novela, a menos que se trate de… ¡Premio!, Ciencia Ficción, o la singular referencia a un individuo que tenga el honor de llamarse o apedillarse con el término citado.

Descubrí Janowitz por casualidad. Quien no crea en ella, me obligará a ser más exhaustivo en mis explicaciones. Realmente es a la editorial Obscura a la que le iba siguiendo la pista hasta que anunció el título que nos reúne hoy aquí. Sin haber leído títulos de su catálogo (circunstancia que quiero cambiar inmediatamente), descubría en sus trabajos un gran atractivo; no me pregunten si no quieren que introduzcamos un nuevo elemento en la conversación: la intuición.

Las fabulosas portadas de sus novelas, la importante labor de edición, la calidad de las hojas de cada volumen…Atracción. El paso siguiente a la atracción en literatura es la lectura. Si, además, tu librero o librera apuntan en la misma dirección acercándose a tu lado y aconsejándote su lectura, los deberes están, al menos, a medio hacer.

La pila de libros por reseñar que amenaza el orden de mi despacho y, por extensión, mi matrimonio, admite pocas variantes a menos que tras estas se halle el término conclusión (y reducción). No obstante, siguen llegando libros variopintos que quiero leer y reseñar. Quiero ayudar a los autores que no tienen oportunidades suficientes, a las editoriales que deben ocupar un escalafón más alto que el que ocupan, quiero, quiero, pero ¿puedo?

También me gusta elegir mis lecturas, aunque sea de vez en cuando. Cambiar de aires y de perspectiva, de actitud, dejar el lápiz rojo descansando sobre la mesa y resetearme con géneros nuevos. Así llegó Janowitz a mi vida. Aires nuevos para una mente encorsetada.

Han quedado expuestos mis respetos a la editorial Obscura por el gran trabajo que realizan y la atracción que sus títulos ejercen sobre mí. Ignoro si los autores y la propia editorial estarán de acuerdo si afirmo que Janowitz es una distopía con matices. Desde luego, supone un cambio de mentalidad para lectores y reseñadores que acostumbran a entrar en otra dimensión, futurista y perderse en ella de protagonistas mutantes echándose un pulso por ostentar el poder de un “reino” a punto de implosionar. Libertad o condena, sumisión o revolución. Y en medio, el objetivo de los deseos, a punto de desaparecer, dejando huérfanas las ambiciones de quienes en superficie o en las cloacas se encuentran enfrentados y a un tiempo más relacionados de lo que cabe suponer.

Se trata de una novela francamente bien escrita (a cuatro manos) en la que es prácticamente imposible coger en un renuncio a dos escritores que disfrutan poniendo sobre el tablero su creatividad. Además, se nota que esto de la escritura lo dominan y que para nada son principiantes en estas lides.

La terminología usada se corresponde con la propia del género y el lector no acostumbrado deberá hacer cierto esfuerzo por avanzar, mientras que el más ingenioso y “friki” llegará al final en una o dos jornadas de viaje.

Una pagoda, una plaga, fenómenos extraordinarios, mutaciones, escenas sorprendentes… ¿Quién no quiere jugar?

Las pistas que los autores nos van dejando con cuentagotas eclosionan en un final sorprendente en el que es casi imposible no decir: “claro, que tonto he sido en no darme cuenta de…), y ese será el truco de magia final.

Me lo he pasado muy bien con este capítulo ficticio que tiene una doble lectura, si los autores me lo permiten, pues como metáfora funciona, funciona de verdad. Y el final vuelve a plantear preguntas, a las que, seguro que se suman las que van surgiendo con cada página abatida, con cada capítulo libre, con cada eslabón de la cadena que llega lejos, hasta expirar…

¿Qué es Obscuro, -ra?

En la primera página lo descubriremos; es la carta de presentación de la editorial.

Estimados amigos de Obscura, únanse a la aventura de Libros que voy leyendo, y no olviden a este juglar de lo ajeno, que de temas obscuros quiere volver a narrar…



Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si te interesa este libro, es posible que te gusten estos del mismo género: La última brujaNuevo mundoLa novia del lobo.


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: Janowitz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios