18 mar 2021

«Llamadas de mamá» de Carole Fives

 

La voz de Charlène es la protagonista absoluta de esta novela inteligente, tragicómica e inolvidable. Una voz omnipresente y carismática que nos atrapa y nos arrastra desde la primera página a través de las constantes llamadas y los continuos mensajes en el contestador con los que esta madre, que ya pasa de los sesenta, obsequia diariamente a su hija.  De este modo, llamada a llamada, se va perfilando la personalidad arrolladora de una mujer tan maravillosamente corriente como poco convencional, así como la particular relación que mantiene con su hija. Pero pronto, más allá de esa cotidianidad llena de entrañables exabruptos, manías y recriminaciones, se atisba el punzante sentimiento de soledad de una madre viuda, recluida en su apartamento, que sin embargo se niega a abdicar y cederle terreno a la vejez. Cuando a Charlène le diagnostican cáncer y depresión, a los episodios surrealistas y caóticos tan habituales en ella se suman momentos más confesionales, llenos de ternura e intimidad. La verdadera originalidad de Llamadas de mamá reside en su capacidad de explorar con hondura y sabiduría territorios oscuros y dolorosos, manteniendo el sentido del humor de principio a fin y sonando en todo momento profundamente vitalista. 

Datos técnicos

Editorial: Sexto Piso (2021)

Nº de páginas: 136

Formato: Tapa blanda / Versión Kindle

ISBN: 978-8417517830

Precio: 12,25 € / 7,59 €

 

Sobre la autora: Carole Fives

Impresiones

 

Me lo prestó Mariana. Me lo recomendó Pilar. Realmente ambas me lo recomendaron. Y todo porque yo me quedé mirando aquella curiosa portada en la que una mano sostenía el auricular de uno de esos teléfonos de ruleta apuntando a una chica de antaño que parecía haber sido sacada de la calcamonía de una lata de galletas. Volví la cabeza, levanté las cejas señalando el ejemplar y ellas asintieron. Ya estaba decidido: conocía mi próxima lectura.


Tan solo 135 páginas en formato pequeño y letra para abuelos. Una hora de lectura, máximo. 


Tarea fácil. Solo había que empezar a leer. Comprobar que Narrativas sexto piso editaba me gustaba. No era la primera vez. Sabía que repetiríamos y allí estábamos de nuevo. 


Para empezar una bandeleta en la que se podía leer “nunca me había reído tanto con un libro”, publicidad para el libro a cargo de Eider Rodríguez. Pensé que esta persona no estaba acostumbrada a reírse, o al menos gozaba de un humor, cuanto menos, extraño. El libro es simpático, pero no gracioso y lo de reír… Supongo que se trata de una metáfora engañosa para el lector. A menos que sea yo el único que descubra en la lectura esa amarga ironía, esa inabarcable soledad, la de la protagonista, Charlene, quien, a falta de poder contar sus alegrías y tristezas a uno de sus hijos, muy ocupados ellos, hace lo propio con el contestador automático de sus teléfonos.


Estoy de acuerdo con la sinopsis: inteligente, tragicómica e inolvidable. Se trata de una buena definición. 


Como médico, doy fe que la soledad a la que se enfrenta un paciente oncológico debe ser paliada no con medicamentos, sino con cercanía, cariño y amor. Es cierto que la protagonista debe de ser un poco especial cuando ha tenido problemas con todos cuantos se han cruzado en su camino, pero ahora que necesita hablar, desahogarse, se da de bruces con la realidad: la sociedad ha convertido a los abuelos en niñeras y el diálogo brilla por su ausencia. Hay que cambiar las cosas, algo no va bien, y todavía puede ir a peor.


Charlene se siente sola y encuentra en las páginas virtuales de citas y relaciones una vía de escape aceptable para paliar sus necesidades. Algún que otro buen rato echa, pero no puede contárselo a nadie más que a una máquina, relación impersonal pero aceptable dada las circunstancias.


Llamadas de mamá despierta dolor. La ironía esconde tristeza, y el lector empatiza con esa mujer, que arranca sonrisas furtivas mientras nos hace partícipes de su tristeza. Recomiendo ver la película Her, protagonizada por nuestro querido Joker. Ese hombre se enamoró de una voz a través del teléfono. Puede ser una adecuada medicina para quien se quede con ganas de más, porque el final no es el que todos esperan, o puede que sí.


Atrévanse a leer, o a escuchar estas llamadas curiosas de mamá. Yo lo hice y quedé lo suficientemente satisfecho como para realizar la presente reseña. Eso sí, no esperen encontrarse con la novela del año, ni con un concienzudo tratado de lo que cada uno quiera. Tan solo un juego de frontón en el que puede que hasta nos veamos reflejados.

Mariana, Pilar, qué opináis de ese libro que…



Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: Llamadas de mamá


2 comentarios:

  1. Os recomiendo que lo leáis y deis vuestra opinión, y así los reseñadores recibimos feedback y sabremos si mejorar, seguir en nuestra línea. etc.

    ResponderEliminar
  2. No tiene mala pinta pero lo voy a dejar pasar que tengo muchos pendientes que me quiero quitar antes.

    Saludos

    ResponderEliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios