11 ene 2021

«La Nena» de Carmen Mola

 La nena

«Nadie regresa del infierno indemne».

Es la noche del fin de año chino, empieza el año del cerdo. Chesca, al mando de la Brigada de Análisis de Casos desde hace un año, ha quedado con Ángel Zárate, pero en el último momento este le da plantón. Aun así, ella sale a divertirse, conoce a un hombre y pasa la noche con él. A la mañana siguiente, tres hombres rodean su cama, a la espera de unirse al festín. Y un repulsivo olor a cerdo impregna la estancia.

Después de un día entero sin dar señales, los compañeros de la BAC empiezan a buscar a su compañera. Cuentan con una ayuda inestimable: Elena Blanco, que aunque dejó la policía tras la debacle que supuso el caso de la Red Púrpura, no puede dar la espalda a una amiga. Pronto se darán cuenta de que tras la desaparición de Chesca se esconden secretos inconfesables. 

Datos técnicos

Editorial: Alfaguara (2020)

Nº de páginas: 392

Formato: Tapa blanda / Versión Kindle

ISBN: 978-8420435985

Precio: 18,90 € / 8,54 €

 

Sobre la autora: Carmen Mola

Impresiones

Llegó el último de la trilogía de Carmen Mola, ‘La Nena’, que he devorado en un par de días. Casi me alegro de haber acabado con los tres porque estaba tan atrapada en esta lectura que estos días no he hecho otra cosa que leer.

‘La Nena’, igual que los que le preceden en la serie –‘La novia gitana’ y ‘La red púrpura’- es un thriller adictivo al máximo, aunque en mi opinión en esta última entrega estamos bordeando la frontera con la literatura de terror.

Nos encontramos de nuevo a los integrantes de la Brigada de Análisis de Casos de la Policía Nacional, al frente de la cual, tras los últimos sucesos acontecidos en su vida, ya no está la inspectora Elena Blanco, sino su compañera Chesca, además de Orduño, el forense Buendía, la ‘abuela’ hacker Mariajo y Angel Zárate. Y junto a ellos una nueva incorporación, Reyes Rentero, la sobrina fluid gender del comisario Rentero.

La historia comienza con la desaparición de la subinspectora Chesca la noche de fin del año chino, el año del cerdo, y este detalle es importante porque Carmen Mola no deja nada al azar y en la novela, aunque os parezca imposible, los cerdos –sí los animales de ese nombre- tienen un especial protagonismo.

Con su desaparición la inspectora Elena Blanco se incorpora de nuevo a la Brígada para ayudar a sus compañeros en la investigación y búsqueda de Chesca, que en este caso es la protagonista indiscutible de la novela, aunque la misma lleve el nombre de otro personaje, la Nena. Ya veréis que durante toda la lectura os iréis preguntando pero ¿quién es realmente Chesca? ¿Cómo es posible que después de haber leído dos libros con ella como personaje no sepamos absolutamente nada de su pasado? Un pasado que va a ser el hilo conductor de toda la novela y que nos va a llevar a todos a la casa de los horrores.

En esta última entrega la autora nos enfrenta a una verdadera carnicería. Hay escenas auténticamente truculentas, con mucha  dosis de crueldad, y solo gracias a que el ritmo de acción es frenético no da tiempo a recrearse en los detalles pues de otro modo muchos lectores no seríamos capaces de digerir determinados capítulos. ¿Volveréis a comer albóndigas sin acordaros de Reyes y Orduño en el bar Zarco de la plaza de Santa Leonor?

No os cuento más de la trama porque sois vosotros los que la vais a vivir si os decidís a terminar la trilogía. Ya os comenté en las anteriores reseñas que estos tres libros hay que leerlos por su orden, ya que sus historias están muy conectadas. Solo deciros que como se dice en sus páginas ‘nadie regresa indemne del infierno’ y, por supuesto, los lectores tampoco salimos indemnes tras la lectura de estas tres novelas.

No sé si al final Carmen Mola continuará la serie o habrá cerrado con ‘La Nena’ la trilogía. Ojalá lo hiciera porque ella ha sido todo un descubrimiento para mí, pero también tengo claro que es momento de cambiar el rumbo de mis lecturas porque, de otro modo, acabaré con pesadillas. Lo que esta autora tiene en la cabeza no es solo capacidad para contar historias, sino  también una imaginación oscura y cruel. Casi comprendo que prefiera escribir bajo pseudónimo, pues si como se supone es un personaje público, la imagen que tenemos de ella (o de él) cambiaría completamente nuestros esquemas.

Por último un apunte más. Varias veces aparecen a lo largo de la novela referencias a los ‘Rohingyas’ y a ‘Myanmar’. Se refiere al casi millón de personas que se concentraba mayoritariamente en Myammar. En 2017, la violencia empujó al agitado mar de la Bahía de Bengala a esta minoría musulmana no reconocida como ciudadanos dentro de un estado budista, a bordo de barcos de pescadores, tras noches escondidos en la selva, en un duro viaje de cinco horas hasta Bangladesh. Llegaban empapados, hambrientos, exhaustos. Entre ellos, miles de niños y recién nacidos que antes de tener siquiera un nombre habrán sufrido más de lo que muchos sufren a lo largo de la vida.

Y lo he traído como final de mi reseña porque si en los libros anteriores Carmen Mola retrató los barrios marginales de Madrid, cargados de los desheredados de la sociedad y llenos de delincuencia y drogadicción, en este caso nos pone ante los ojos el drama de los refugiados en el mundo y la importancia de la asistencia humanitaria. 

Es importante no perder de vista estos toques de atención porque solo así puede entenderse que lo que la autora cuenta en sus novelas es ficción, pero que la crueldad humana existe en este, nuestro mundo.

Feliz año 2021 a todos y espero que os haya gustado la reseña, aunque salió un poco más larga de lo habitual.


Reseñado por Ana de la Hera


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: Trilogía La novia gitana (edición pack con: La novia gitana | La red púrpura | La Nena): 717045 (Alfaguara Negra)

1 comentario:

  1. A estos libros les tengo el ojo echado pero no se cuando me hare con ellos.

    Saludos

    ResponderEliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios