6 nov 2020

«La vida en un minuto» de José Antonio Lucero

 La vida en un minuto

Historia y amor en la primera novela del profesor youtuber de moda.

Cualquier vida puede cambiar en un minuto


En el invierno de 1943, Madrid se despereza entre las ruinas de la guerra. En los suburbios de la ciudad, Daniel esconde su verdadera identidad y, con ella, su pasado en el conflicto. En el otro Madrid, el de los cafés de tertulia y los escaparates de la calle Serrano, Julita empieza estudiar letras en la universidad y siente la necesidad de separarse del futuro que su familia siempre había prefijado para ella.


El minuto que tardan dos trenes en chocar


Unidos por la fuerza del destino, los dos jóvenes coincidirán en un largo viaje en el expreso desde Madrid hasta La Coruña, huyendo de lo que otros han planeado para ellos. Allí se conocerán y verán nacer su complicidad, sin saber que el tren está abocado a una catástrofe que cambiará sus vidas para siempre.


El minuto que tardan dos miradas en cruzarse


La vida en un minuto rescata un episodio tristemente desconocido de la posguerra, la tragedia de un choque de trenes que se saldó con cientos de víctimas y que fue silenciado por la prensa del régimen franquista. Lo hace para mostrarnos que el amor y la vida, a veces, pueden nacer entre los escombros.


Datos técnicos

Editorial: Ediciones B (2021)

Nº de páginas: 256

Formato: Tapa blanda

ISBN: 978-8466667913

Precio: 17 €


Sobre el autor: José Antonio Lucero

Impresiones

La ventaja de ser ávido lector y reseñador impenitente de libros es que empiezas a ser conocido en distintas librerías, que se convierten en las tuyas de referencia, aquellas en las que puedes dialogar durante horas con el librero de lo que más te gusta: los libros. Además, no solo te hacen recomendaciones, sino que te la piden para trasladarla a los clientes y, de vez en cuando, te dejan novedades que les han llegado en forma de ejemplares que aun no han salido a la venta. Aquí yace un tesoro que aprecio especialmente. La vida en un minuto es un ejemplo de ello. No podrán encontrarlo todavía en las librerías, pero podrán prepararse para hacerlo y, quién sabe, comprarlo el primer día que en ellas sea ofertado al público.

Editado por Penguin Random House España, poco más debería decir en cuanto a la presentación visual: portada preciosista en la que dos personajes aún no se han encontrado en el andén de una estación. Al terminar la lectura sabremos que esa estación es la del Norte, en Madrid, en 1943. 

David Bartolomé aún no conoce a Julita, pero lo hará durante el trayecto más peculiar de cuantos se hicieron en tren en los años de postguerra. El viaje se trunca a la altura de Torre del Bierzo y la desgracia tiñe de rojo un episodio de la historia que fue convenientemente maquillado o, suprimido, de las páginas que nuestros hijos deberían conocer y recordar.

Todo comienza cuando el Sefardí vuelve a España desde Salónica en cumplimiento de las promesas que hicieron los judíos al ser expulsados de España en tiempos vetustos. Sefarad, Sefarad… También puede que la historia comience cuando, acabada la Guerra Civil española, el maqui resiste en los montes por miedo a la represión. Puede incluso que todo comience en una taberna, cuando Rafael, el mesonero, decide comenzar a leer la historia que le ha sido legada. Pero todos los caminos confluyen en un tren que, partiendo de la capital de España, viaja a Galicia y a su destino: la colisión ferroviaria mortal que tantas vidas segó, y a la que tan poca atención se le prestó. Eran otros tiempos, pero la historia de amor, de huida o de reencuentro que supone el corazón de la trama permanecerá viva en sus protagonistas y en aquellos que acudimos como espectadores a su desarrollo.

No se trata de una novela de postguerra propiamente dicha. Ni siquiera las palabras elogiosas de Almudena Grandes cambian el discurso de Lucero, detallista en las descripciones y al mismo tiempo certero, dotando de agilidad a un relato que mejora en cada página y que termina satisfaciendo las expectativas de quienes avanzan a sabiendas de que el final es previsible.

Todos los demás personajes serán secundarios y jugarán al mismo juego que los protagonistas. Viajaremos en el tiempo y comprobaremos de nuevo que no eran tiempos fáciles para el amor ni para la fraternidad, pero nunca se puede obviar al azar, que es el que juega a los dados y gana o pierde las partidas. 

Asistiremos a un accidente ferroviario descomunal y serán descritos con precisión los acontecimientos que sucedieron antes, después y, sobre todo, durante la catástrofe. Tunel 32, recuerden… Y el Bierzo.

Recomiendo encarecidamente que busquen la canción Entre dos vagones, del grupo Arábiga y la escuchen antes de comenzar o terminar la lectura, y de ese modo esta reseña tendrá alma.


Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: La vida en un minuto


3 comentarios:

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios