26 sept. 2020

«Niebla en Tánger» de Cristina López Barrio

 descargar libro Niebla en Tánger

El 24 de diciembre de 1951 Paul Dingle desapareció en el puerto de Tánger sin que se llegara a saber qué fue de él. Sesenta y cuatro años después, Flora Gascón sospecha que es el mismo hombre con el que ha tenido una aventura en Madrid y del que se ha enamorado. 
El nexo entre ellos: Niebla en Tánger, la novela que Paul tenía sobre su mesilla de noche. Flora viajará hasta esta ciudad mágica y llena de secretos en busca de la autora de la novela, la única que puede decirle quién es en verdad su amante y cómo encontrarlo. Pronto se da cuenta de que es ella misma quien debe escribir el final de la historia, pues en esa aventura también está en juego su identidad; es un viaje al fondo de sí misma. Niebla en Tánger es una bella historia de amor y misterio en una ciudad cosmopolita y mágica, con un pasado fascinante que envolverá al lector.

Datos técnicos

Editorial: Planeta
Nº de páginas: 320
Formato: Tapa dura / tapa blanda / Versión Kindle
ISBN: 9788408178958
Año de publicación: 2017
Precio: 19,85 € / 9,45 € / 8,54 €

Sobre la autora: Cristina López Barrio

Impresiones

Hay libros que desprenden magia desde el mismo momento en que son exhibidos en un escaparate. Esa magia puede desaparecer, o no hacerlo al descubrir cada uno de los secretos que se desvelan al recorrer sus páginas. Es precisamente esta incógnita la que me ha llevado a hablar de un libro cuya cuidada edición llamó mi atención desde aquel otro lado del cristal, invitándome a descubrir, y vivir, con los personajes que habían sido creados para mi regocijo.

Aquel rostro lleno de misterio tallado a lápiz sobre el papel, a medio vestir con los colores de acuarela, me miraba, como también lo hacía con cada uno de los viandantes que se paraban a cruzar sus miradas con ella. Se llamaba Flora, o puede no tuviera nombre y que con la lectura yo la hubiese bautizado, y eso que no podía apreciar el color rojizo de su cabello ni su tez nívea; tan solo su rostro frágil colmado de juventud, el color de uno de sus ojos o la suave textura de sus labios.

El segundo atractivo era mostrado en forma de título, inquietante, o exótico, pues si pensamos en Tánger no traemos a la mente la niebla como reclamo, y sin embargo… Niebla en Tánger es un título sugerente, preciosista, envolvente y generador de interrogantes.

No bastaba con saber que la novela había alcanzado el privilegio de ser nominada finalista en el prestigioso Premio Planeta en la edición correspondiente al año 2017, pues la experiencia entiende de sabores y no todos los títulos premiados dejan el mismo regusto en el ajado lector. Las novelas son para leerlas; ni siquiera regalarlas parece un fin suficientemente digno si el final del camino de la concatenación de letras es diferente al de la mera lectura.

Niebla en Tánger es un libro que debe ser regalado pero, sobre todo, y obligatoriamente, debe ser leído, y de este modo entenderemos cómo la autora intenta y consigue introducir una historia en otra de mayores dimensiones con la misma receta con la que combina realidad y ficción. El resultado no puede ser otro que una obra redonda en la que los personajes nos van calando hondo y el abismo temporal manejado con pericia se resume en el desenredo de la madeja que ha ido perdiendo volumen conforme la trama llega a su fin, habiendo calmado las inquietudes y preguntas del lector con una cadencia perfecta.

Cualquiera que haya visitado Tánger podrá afirmar que no es esta la ciudad protagonista, sino un bello telón de fondo en el que enmarcar la acción de los personajes. Niebla en Tánger no es un fenómeno meteorológico sino el título de una novela que muestra tal paralelismo con la realidad, que hace dudar al lector, y ese es precisamente su éxito.

Paul Dingle debe de desaparecer entre la niebla del puerto de Tánger en la Nochebuena de 1951 para que todo lo que después acontece comience a suceder. Puede que sea la noche de amor con Flora en la Gran Vía de Madrid el verdadero eslabón principal de la cadena de acontecimientos, o puede que sea Bella Nur la que guarde la llave maestra de la historia. Mientras, conoceremos a Samir, a Armand y a Deidé quienes, de un modo u otro, dotarán a la trama de consistencia y verosimilitud.

Niebla en Tánger es una novela de amor, pero también lo es de desamor, de encuentros y desencuentros, de verdades y mentiras, de misterio y aventuras, y de dolor…

No es la primera vez que me encuentro con una novela en la que el estrecho de Gibraltar permanece expectante ante el curso de los acontecimientos. En fechas recientes hice referencia a la novela Crímenes en el Estrecho, de Ruth Lladó. En dicha ocasión la acción transcurría principalmente en Algeciras durante las conferencias en relación el Asunto de Marruecos en 1906. En esta ocasión la narración nos sitúa en la otra orilla, en una Tánger internacional aún no perteneciente a un Marruecos independiente, si bien la autora hace guiños al proceso, sin distraer, pero de modo efectivo.

Cristina López Barrio no es una autora primeriza ni Niebla en Tánger es su ópera prima. Estas dos circunstancias permiten disfrutar de una historia madura, preciosista y amena que continúa la senda iniciada por otros títulos tales como La casa de los amores imposibles, título que le valió en 2010 un premio a autora revelación, el libro de relatos El reloj del mundo (2012), El cielo en un infierno cabe (2013) y Tierra de Brumas (2015). No obstante, en Niebla en Tánger utiliza su poder de engaño para trasladarnos a las entrañas de un libro y todos nos convertimos en actores involuntarios de cada pasaje. 

La ciudad rifeña se viste de gala pero estas solo se vislumbran a través del viento y la bruma que cubren no solo el puerto sino que el Zoco Chico y los grandes bulevares permanecen cobijados por los intermitentes claroscuros que anteceden al temporal de sensaciones que ha sido preparado a conciencia y que pretende atraparnos. Los banalitos se encuentran preparados para una pretérita Nochebuena y el sonido de una darbuka reverbera en los rincones de cada callejuela en las que conviven en armonía las tres principales religiones monoteístas, y la novelista evita describir conflictos lanzando un mensaje oculto en el que entendemos que la paz sí es posible. 

Lejos quedan los problemas de inmigración que hoy son portada de noticieros, y agradecemos este alejamiento de los dramas presentes para fijar nuestra atención en aquel que vive Flora, la pelirroja en la que nos hemos convertido y a la que acompañemos hasta que la trama muera resolviendo los interrogantes planteados mientras nos deja un buen sabor de boca.

Sin duda, Niebla en Tánger es una novela que debemos leer. En cada uno de los futuros lectores está la elección de hacerlo. 


 Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez

Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: Pack TC. Niebla en Tánger 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios