Responsive Ads Here

30 ago. 2020

«La cara norte del corazón» de Dolores Redondo

"Cuando Amaia Salazar tenía doce años estuvo perdida en el bosque durante dieciséis horas. Era de madrugada cuando la encontraron a treinta kilómetros al norte del lugar donde se había despistado de la senda. 

Desvanecida bajo la intensa lluvia, la ropa ennegrecida y chamuscada como la de una bruja medieval rescatada de una hoguera, y, en contraste, la piel blanca, limpia y helada como si acabase de surgir del hielo.”

En agosto de 2005, mucho antes de los crímenes que conmocionaron el valle del Baztán, una joven Amaia Salazar de veinticinco años, subinspectora de la Policía Foral, participa en un curso de intercambio para policías de la Europol en la Academia del FBI, en Estados Unidos, que imparte Aloisius Dupree, el jefe de la unidad de investigación. Una de las pruebas consiste en estudiar un caso real de un asesino en serie a quien llaman «el compositor», que siempre actúa durante grandes desastres naturales atacando a familias enteras y siguiendo una puesta en escena casi litúrgica. Amaia se convertirá inesperadamente en parte del equipo de la investigación que les llevará hasta Nueva Orleans, en vísperas del peor huracán de su historia, para intentar adelantarse al asesino...

Pero una llamada de su tía Engrasi desde Elizondo despertará en Amaia fantasmas de su infancia, enfrentándola de nuevo al miedo y a los recuerdos que la dotan de un extraordinario conocimiento de la cara norte del corazón.

Datos técnicos
Editorial: Booket (2019)
Nº de páginas: 688
Formato: Tapa dura / Versión Kindle
ISBN: 978-8423356355
Precio: 21,75 € / 10,44 €

Sobre la autora: Dolores Redondo

Impresiones
¡Por fin! Por fin la he terminado. Hasta he tenido que ver varias veces el Programa de libros Página dos de TVE 2, dedicado a este libro para convencerme de que valía la pena continuarlo. Ha habido momentos de todo. Es una de las novelas que se me han hecho más largas y tortuosas. Lo habría podido dejar en cualquier momento. Pero me habría quedado con la duda que acarreaba desde que terminé la trilogía del Baztán. ¿Por qué Rosario odiaba tanto a su propia hija Amaia?

Esta novela se divide en dos historias. Una, cuando Amaia era una niña y vivía con su tía Engrasi en Elizondo. Desde los primeros capítulos se cuenta que Amaia cuando tenía doce años estuvo perdida en el bosque sin que nadie supiera nada de ella durante dieciséis horas. Y la otra, cuando ya está estudiando en la escuela de policía en los Estados Unidos, y por su brillantez en sus respuestas en una prueba escrita relativa a un caso real (dentro del ámbito de la novela) que el FBI estaba investigando desde hacía dieciocho años de un asesino en serie que actuaba en medio de grandes catástrofes naturales, como ocurrió con el huracán Katrina que destrozó Nueva Orleans y dejó miles de muertos a su paso.

La primera historia me ha gustado mucho. Hasta ha tenido sus puntos sumamente emotivos. La segunda la he tenido que leer así por encima, con cierta distancia, más que nada para no contagiarme de la locura que la autora ha derrochado en ella. Me ha dado la sensación de que el editor le ha exigido que se estrujase el cerebro al máximo para sacar todo tipo de detalles escabrosos a más no poder en la historia del asesino en serie, y la autora, con la imaginación desbordante que tiene, se ha ensañado en ello. Si os gustan ese tipo de historias, adelante. Esta es ideal. A mí, francamente, se me ha hecho sumamente tediosa.



Reseñado por Artur Undebarrena Canal

Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: La cara norte del corazón

3 comentarios:

  1. A mí se me hizo interminable. Me gustó la historia de Amaia y conocer el alcance del Katrina pero la historia que se desarrolla en pleno huracán me pareció infumable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya lo comenté. A mí me gustó, pero creo que se ensaña con una historia paralela que no ayuda en exceso a que el lector enlace con el Baztán.

      Eliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios