«Pan, educación, libertad» de Petros Márkaris

Pan educación libertad

«Pan, educación, libertad» de Petros Márkaris

Día 1 de enero de 2014: Grecia está en bancarrota y regresa al dracma. También en España vuelven las pesetas. Por esas fechas, Jaritos y su familia empiezan a apretarse el cinturón: no van a ingresarle la nómina durante tres meses. La paralización económica y el empobrecimiento del país traen consigo un aumento de la solidaridad hacia los desfavorecidos, pero también, peligrosamente, de los movimientos neonazis. Así las cosas, aparece asesinado un rico contratista de obras. Es un hombre ya maduro que había participado en los “Hechos de la Politécnica”, en 1973, cuando los estudiantes se rebelaron contra la dictadura de los Coroneles. Junto al cadáver, un teléfono móvil emite el lema que los estudiantes voceaban: «Pan, educación, libertad».

¿Ha regresado el país a aquellos negros tiempos? ¿Siguen siendo válidas las consignas y reivindicaciones de aquellos antiguos estudiantes? ¿O algo más se esconde detrás de ese asesinato? La aparición de un segundo cadáver quizá ayude a Jaritos y a su diezmado grupo de agentes de policía.

Datos técnicos
Editorial: Maxi-Tusquets (2014)
Nº de páginas: 256
Formato: Tapa blanda / Versión Kindle
ISBN: 978-8483839263
Precio: 8,50€ / 6,64€

Sobre el autor: Petros Márkaris

Impresiones
Es nochevieja del año 2013. En casa del comisario Kostas Jaritos están celebrando en familia la llegada del nuevo año, sabiendo que el país se ha declarado en quiebra y vuelve al dracma, al igual que España e Italia, que también vuelven a sus respectivas monedas de antes del euro. Incluso el gobierno ha decretado que los funcionarios no cobrarán la nómina en tres meses, así que tienen que apretarse el cinturón. Así están las cosas que ven por televisión que en la plaza Sintagma de Atenas están echando papelitos al aire que representan dracmas, así que se animan todos, cogen el coche y van a verlo.

Así están las cosas, que las manifestaciones se suceden, un día tras otro. El descontento general se vuelve contra las políticas de austeridad impuestas por la troika europea. Y toda la policía debe movilizarse para contener los manifestantes.
Mientras una manifestación de jóvenes grita consignas en contra del euro, por otra calle se ve acercarse otra manifestación de ancianos gritando consignas en favor del euro y en contra de la vuelta al dracma. La policía ya se teme lo peor y decide separar a las dos manifestaciones. Esta vez por suerte la policía no ha tenido que repartir palos y los manifestantes recogen sus cosas y se van a casa.

A la hora de cenar, Katerina, la hija de Kostas y abogada de profesión, le informa a su padre que han detenido a un joven de nombre Kiriakos Demertzis acusado de tráfico de drogas y sorprendido in fraganti. Kiriakos es el hijo de un rico contratista de obras, por lo que Katerina no acaba de entender cómo el hijo de un contratista de obras debe recurrir a este sistema de ganar dinero rápido, aunque extremadamente peligroso. Y es que, según se va desvelando, Kiriakos forma parte de un grupo que ayuda a personas que han caído en la miseria más absoluta y les ofrecen un lugar para dormir, comida y clases para que, en un futuro, puedan conseguir algún empleo.

Kiriakos, mientras está detenido en comisaría, recibe la visita de su padre, Yerasinos, acompañado de un abogado criminalista, y quiere que, si no lo acepta en exclusiva, al menos acepte que colabore con Katerina. El hijo rechaza sin titubeos, pues confía única y exclusivamente en Katerina.

Con estas, Kiriakos le pide al comisario que llame a un tal Pavlos para que se haga una idea de por qué necesita el dinero de la droga. Y acaba resultando que es para mantener un hotel abandonado donde se refugian indigentes que lo han perdido todo. Allí, al menos, comen una vez al día y tienen donde lavarse y dormir.

Cuando están visitando el hotel, a Kostas le informan de comisaría por el móvil que han recibido una extraña llamada con voz distorsionada que decía que Yerasinos Demertzis les estaba esperando en el Centro Olímpico de Faliro. A partir de ahí, se encienden todas las alarmas, porque, efectivamente, ha sido asesinado. Cuando están investigando en el lugar del crimen, de repente suena un móvil del interior del abrigo de Demertzis y se oye una voz que exclama “Aquí la Politécnica. Os habla la emisora de los estudiantes libres en lucha, de los griegos libres en lucha. Pan, educación, libertad. No tenemos pan”. Y, como ya es de suponer, se quedan todos agarrotados.

Gracias a novelas como esta, como otras del mismo autor, descubres los estragos que está causando la recesión económica sobre la población griega. Me ha emocionado comprobar cómo Kiriakos, ya en prisión preventiva, se pone a dar clases de graduado escolar a los presos que quieran recibirlas. 


Reseñado por Artur Undebarrena Canal

Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: Pan, educación, libertad 

«Pan, educación, libertad» de Petros Márkaris «Pan, educación, libertad» de Petros Márkaris Reviewed by Sany on junio 05, 2020 Rating: 5

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No conocía esta novela, y eso que el tema de la crisis griega me interesa. Siendo de Tusquets, puede ser una buena opción.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este autor tiene algunas más sobre la crisis griega. Offshore y Suicidio perfecto, todas muy buenas. Tambié he leído de él Muerte en Estambul.

      Muchas gracias por comentar.

      Eliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios

Con la tecnología de Blogger.