29 may 2020

«El bosque sabe tu nombre» de Alaitz Leceaga

El bosque sabe tu nombre

«El bosque sabe tu nombre» de Alaitz Leceaga


Una novela de amores, celos y venganzas, que envuelve al lector con la fuerza de las grandes sagas familiares de la literatura.

Un secreto oculto en lo más profundo del bosque.
Una mansión azotada por las olas.
Dos hermanas enfrentadas.
Un linaje de mujeres con un don extraordinario.

A finales de los años veinte del siglo pasado, Estrella y su hermana gemela, Alma, llevan una vida privilegiada como hijas de los marqueses de Zuloaga, propietarios de una casa solariega y una mina de hierro en un pequeño pueblo suspendido sobre el Cantábrico. Crecen rodeadas de fiestas y lujos, pero también marcadas por un poderoso misterio.

Porque Estrella y Alma no son como las otras niñas: herederas de un extraño don que pasa de generación en generación entre las mujeres de su familia, viven a la sombra de una maldición según la cual una de las dos morirá antes de cumplir losquince años.

Así arranca esta historia llena de magia y pasión, que nos lleva por medio mundo tras los pasos de su protagonista, una mujer inolvidable que no dudará en hacer todo lo necesario, sin miedo al peligro ni a las convenciones sociales, por defender su tierra y el legado que lleva escrito en la sangre.

Datos técnicos
Editorial: Ediciones B (2018)
Nº de páginas: 632
Formato: Tapa dura / Tapa blanda / Versión Kindle
ISBN: 978-8466662925
Precio: 19,85€ / 6,60€ / 9,49€

Sobre el autor: Alaitz Leceaga


Impresiones
Como ya comentara en anterior entrega, invertí el orden de la lectura de las dos novelas de la bilbaína y, una vez acabada la segunda tarea, creo que acerté. El bosque sabe tu nombre es una buena novela pero me ha encandilado menos que Las hijas de la Tierra. No obstante, es de destacar la valentía y valor de esta ópera prima, que no defrauda, pero que se queda por debajo de su sucesora. Y eso que las tramas están bien urdidas y condimentadas con ese toque de magia que las hace características y reconocibles. De hecho, sin profundizar en la crítica que se haya hecho en los medios, no me extrañaría que se hubiesen trazado paralelismos con las novelas del Batzán, de Dolores Redondo. Si este bosque vasco es azul y verde, las tierras de la Rioja presentan un tono más cobrizo y violeta.

Estrella y Alma, dos gemelas con peculiares órganos de la visión, atesoran poderes ocultos, quién sabe si herederos de los de su abuela, una princesa mejicana que se vio obligada a cruzar el charco acompañando a su marido, un marqués indiano que se establece en Basondo iniciando una saga familiar que está abocada a vivir momentos de gloria y de ostracismo. El odio es una constante que se transmite entre generaciones y la muerte no tarda en aparecer, pero lo hace un modo peculiar e incluso sobrenatural; las consecuencias teñirán la historia hasta su agónico desenlace.

El centro neurálgico de la trama se situará en Basondo y creeremos estar viviendo cerca de ese misterioso bosque habitado por lobos que tanto da y tanto quita, un bosque en el que hay cuevas prehistóricas, secretos y llanos colmados de envidia y malos deseos.
Las circunstancias trasladan a la protagonista por distintos puntos de la geografía española, europea e incluso americana para que se cierre el círculo en el punto de partida. Definitivamente es una novela del País Vasco, una novela de lucha y superación, de múltiples pérdidas y de sentimientos, que deberemos estudiar detenidamente porque no terminan de aflorar.

De nuevo unas mujeres en la lucha contra adversidad. La unión hace la fuerza pero los objetivos marcados son difíciles de alcanzar.

Al igual que sucede en Las hijas de laTierra, los habrá que vean elementos feministas en ambas novelas, pregunta que deberá contestar la autora. Es cierto, que son mujeres las que protagonizan ambas narraciones y el hombre es el malo de turno, o al menos uno de los hombres es el malo y los demás se quedan en el terreno intermedio que supone la barrera entre el bien y el mal.

En El bosque sabe tu nombre hay más magia si cabe y cuando nadie lo espera. Nos metemos de lleno en el periodo de posguerra ¿son las raíces suficiente excusa para regresar a una España destruida por la Guerra Civil y los rencores? Se establece en ese momento el contraste entre los que se van y la protagonista, que vuelve, sin miedos, sin traumas, tan solo armada por el recuerdo. El capitán Villa es el contrapunto a Sinclair, un falangista que emula al español modo las formas y ambiciones de sus homólogos nazis en busca del Santo Grial. La verdad es que Leceaga da un vuelco a la historia y la hace más interesante.

Para terminar, y sin ánimo de desvelar aspectos clave de la trama, la pregunta que debe hacerse el lector avezado es cómo enfocará Alaitz Leceaga su próxima acometida literaria. Yo, al menos, estaré esperando para leerla y reseñarla ¿y usted, querido lector?


Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez


Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: El bosque sabe tu nombre

3 comentarios:

  1. Hola, lo tengo a medias, me estaba gustando mucho pero lo estaba leyendo en un formato distinto y no era capaz de seguir la lectura.
    Tengo que retomarlo porque me parece un buen libro.
    Un saludo y gracias por recordarme que no puedo dejarlo abandonado.

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Aunque me llama mucho la atencion la portada, la historia no creo que sea para mi, no se, hay algo que me hace pensar que no sea de mi agrado, pero nunca descarto leerla, quizas me anime, pero mas adelante.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que no decepciona y es un buen aliciente para acometer la lectura del sugundo título de la autora.

    ResponderEliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios