Últimas publicaciones

Novedades Zafiro ebooks


«Lo hacemos y luego vemos» de Patricia Hervías
Lo hacemos y luego lo vemos
Jimena es la cantante más famosa del panorama musical español. Se supone que hasta el momento había tenido una vida perfecta, con un matrimonio idílico y una carrera magnífica, pero el día que gana el premio a la mejor cantante del año, el mundo se tambalea bajo sus pies.
Su separación, fruto de un sucio engaño, la presión de la prensa por conocer los trapos sucios y la incapacidad de apreciar lo bueno que le queda en su vida hacen que entre en pánico la noche de los premios.
En ese instante aparecerá, como si de un ángel se tratara, Ringo, quien le ofrecerá escapar y convertirse en una mujer normal y corriente por una noche. Una velada en la que Jimena sentirá que no todo está perdido y que este misterioso hombre es mucho más de lo que ella imagina.
¿Será capaz Jimena de dejar atrás sus miedos? ¿Qué más se puede hacer cuando lo tienes todo, pero sientes que no tienes nada?

«No te atrevas a olvidarme» de Ariadna Tuxell 
No te atrevas a olvidarme
A sus cuarenta y tres años, Nagore, madre de tres rebeldes hijos y casada desde hace ya una eternidad, se da cuenta de que lleva más años con Joel en su vida que sin él. Prácticamente lo han hecho todo juntos y la rutina empieza a hacer mella en su tranquila y apacible convivencia. Sabe con exactitud cómo comenzará su día y de qué manera terminará, pues su existencia es más que predecible.
Junto a su hermana gemela y sus amigas, la protagonista empieza a disfrutar de momentos cargados de diversión, simpatía y complicidad, en los que descubrirá que las cenizas de un viejo amor siguen manteniendo en secreto ardientes ascuas que se niegan a extinguirse.
En más de una ocasión Nagore se encontrará entre la espada y la pared sin saber qué hacer o qué decisión tomar, provocando situaciones poco éticas y comprometedoras, con traiciones incluidas, de esas que sacan lo peor que llevamos en lo más profundo de nuestro ser.

 «Adictoa ti» de Verónica A. Fleitas Solich
Adicto a ti
Laura y Richard viven en una soledad autoimpuesta detrás de la cual intentan ocultar sus roturas, sus historias. Eso hasta que sus caminos coinciden de una forma estrambótica en la fiesta de cumpleaños del hijo de una pareja amiga en común. A partir de ese momento se verán enredados en una historia que unirá dos tierras tan lejanas como Roma y Japón, y a dos individuos en apariencia tan distantes: Laura, una historiadora de arte apasionada por las antigüedades, y Richard, un empresario que se dedica a la venta de acero y que resume su existencia a su trabajo y a un espacio muy pequeño en el milenario y distante Japón.
Lo que comenzará como una relación sin ataduras, con la cual ambos pretenden preservar esa soledad a la que son adictos, mutará a una fuerza vinculante que unirá sus destinos obligándolos a exponer las verdades que más les duelen y a enamorarse como nunca antes.
¿Estarán dispuestos Laura y Richard a mirarse a los ojos y sincerarse?
Porque nadie está tan solo como cree estarlo.


«Personal shopper» de Fabiana Peralta 
Personal shopper
La primera vez que vi a Casey Hendriks, sólo era un hipotético cliente para mí, un cliente guapo, instruido y guapo… guapo…
Perdón, posiblemente leer esa palabra reiteradamente está molestándote, pero créeme, cuando lo ves es lo único que puedes pensar, porque Casey es el hombre más guapo con el que me he encontrado en la vida, y mirarlo anula el resto de sus cualidades y derrite las bragas de cualquier mujer.
Pero… volvamos al principio, a cómo nos conocimos.
Mi padre me arrojó a los leones porque me negué a ceder a su voluntad, y para que recapacitara me quitó su ayuda económica, dejándome sólo un lugar en el que vivir. Debo ser sincera, me hizo reflexionar. Ahora sé que soy capaz de ganar mi sustento. No me dio un puesto en su empresa, pero conseguiré la independencia que él no espera que logre.
Volviendo a Casey, él representa a la mayoría de los ínfimos clientes de mi negocio, y no puedo arruinarlo; si lo hago, tendré que ceder a las exigencias de mi padre o morirme de hambre.
Aunque ya sabes lo que se dice… incluso los monos se caen de los árboles.

1 comentario:

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios