22 mar. 2020

«Maestra» de L. S. Hilton

Mestra

«Maestra» La propuesta erótico-misteriosa de L. S. Hilton

Un espectacular fraude en una casa de subastas de Londres
Un exclusivo club de sexo sin límites en París
Un peligroso complot desde el yate de un multimillonario
Un cruel asesinato bajo un puente de Roma
¿Te atreverías a traspasar todos los límites para obtener lo que deseas?
¿QUIÉN ES JUDITH RASHLEIGH?
De día, Judith Rashleigh es una joven ayudante en una prestigiosa casa de subastas de Londres. De noche, se convierte en una acompañante seductora y segura de sí misma en un sórdido club de alterne del centro de la ciudad.
Pero cuando Judith descubre un fraude millonario en el mundo del arte y es despedida antes de poder denunciarlo, su doble vida se ve radicalmente trastornada.
En su desesperación, huye a la Riviera francesa con un rico cliente del club y accede a un mundo tan glamouroso como corrupto.
Durante todo este tiempo, Judith ha aprendido a vestir elegantemente, a hablar con acento impostado y a actuar ante los hombres. Ha aprendido a ser una buena chica. Sin embargo, tiene un amiga que una buena chica como ella no debería tener: la rabia.
Al saber que los tentáculos del complot pueden alcanzarla, Judith tiene que confiar en su fuerza de voluntad y traspasar todos los límites para poder sobrevivir.

Datos técnicos
Editorial: Roca Bolsillo, 2017
Páginas 352
Encuadernación: Tapa blanda / Versión Kindle
ISBN: 9788416240777
Precio: 9,45€ / 9,49€

Sobre la autora: L.S. Hilton


Impresiones
No me hubiese comprado nunca este libro. No me lo regalaron. Me lo prestaron con una sonrisa en los labios (de la boca, y hago esta apreciación a propósito, pues la sonrisa horizontal y la vertical harán acto de presencia en la obra con demasiada frecuencia) de quien me la prestó hacía presagiar sorpresa, y el reto debía ser aceptado, no había otra opción. La portada, la cual invito a estudiar, me orientó mal, muy mal. Una cuchillada en un papel o un lienzo. Al culminar la lectura comprendí la metáfora genital.
Rocaeditores es para quien reseña este título un signo de garantía;  el título, plano. Leer la sinopsis…
Se trata de un libro muy recomendable para aquellos a los que le guste el sexo explícito en el seno de una trama, digamos, policíaca. La protagonista, la tímida e invisible Judith Rashleigh, ayudante en una prestigiosa casa de subastas de Londres, se transforma en una libertina y lujuriosa mujer por las noches. Meretriz, ramera o simplemente acompañante de lujo (todo es lícito si la vela que enciende la llama es la de la ambición), dá un peligroso salto cualitativo y cuantitativo en su vida profesional y personal al descubrir un fraude millonario en la empresa para la que trabaja. Claro está que la trama se debe de complicar, y lo hace tanto en lo sexual como en lo social. Ahora vemos a esta dulce chica de la que debieron abusar en su infancia (descúbranlo ustedes) en una mujer sin escrúpulos a la que le atrae el riesgo, que cae sin remedio en las redes de ese fruto prohibido que es el asesinato, plato exquisito al que terminará por cogerle el gusto.
La huída debe hacerse hacia delante y no hacia atrás. Ella, obediente, toma ese camino y los lectores viajaremos con ella a plácidos y sórdidos paisajes y ambientes en los que el lujo es la norma: Riviera francesa, la costa italiana… Un mundo que se aleja de sus raíces, pero al que es fácil acostumbrarse si los escrúpulos los dejamos en la habitación del hotel. El éxito parece fácil, pero no es barato. En cambio, una buena ración de buen sexo convierte al más poderoso de los hombres en un simple títere en manos de una mujer que sepa ejercer su oficio. Con el personaje de Judith, Miss Milton, anglosajona licenciada en Historia del Arte, periodista, crítica de arte e incluso locutora, da el pistoletazo de salida a una trilogía que hará las delicias de aquellos que quedaron desconcertados con “las 50 sombras”, y que seguro asistieron, ávidos de excitación, al estreno televisivo prometido de la película Maestra (2017).
El final, un tanto enrevesado, se encuentra a la altura de las circunstancias.
No me compré el libro. No me lo regalaron, pero me lo prestaron y lo leí, y terminaré diciendo que no me ha disgustado del todo aunque hay “peros” personales que prefiero guardarme en vista de que no son suficientemente objetivos. Eso sí, cuidado con las calenturas, que no siempre son buenas… ni  malas.


Reseña de Francisco Javier Torres


Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: Maestra

1 comentario:

  1. ¡Hola!
    No lo conocía, pero me llama la atención a pesar de tu disgusto, menos mal que te lo dejaron.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios