«Kafka y la muñeca viajera» de Jordi Sierra i Fabra

Kafka y la muñeca viajera

«Kafka y la muñeca viajera» de Jordi Sierra i Fabra

Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2007 Un año antes de su muerte, Franz Kafka vivió una experiencia muy insólita. Paseando por el parque Steglitz, en Berlín, encontró a una niña llorando desconsolada: había perdido su muñeca. Para calmar a la pequeña, el autor de La metamorfosis se inventó una peculiar historia: la muñeca no se había perdido, se había ido de viaje, y él, convertido en cartero de muñecas, tenía una carta que le llevaría al día siguiente al parque. Aquella noche Franz escribió la primera de las muchas cartas que, durante tres semanas, entregó a la niña puntualmente, narrando las peripecias de la extraordinaria muñeca desde todos los rincones del mundo. Según cuenta Dora Dymant, su compañera en aquellos días, el estado febril con el que Kafka escribía esas cartas era comparable al de cualquiera de sus inmortales obras. Éste es el relato de aquella experiencia, en la que Franz Kafka fue un mago de la palabra para una niña desconocida de la que jamás volvió a saberse nada, como tampoco de aquellas cartas que constituyen uno de los misterios más hermosos de la narrativa del siglo XX.


Datos Técnicos

Editorial: Siruela
Número de páginas: 136
Edad recomendada: 10 años y más
Encuadernación: Versión Kindle / Tapa dura
ISBN-10: 841639685X
Año de edición: octubre-2011
Precio: 8,54 € / 15,20 €

Sobre el autor: Jordi Sierra i Fabra

Impresiones
"No lo miró con miedo. Pura inocencia. Cuando la vida florece todo son ventanas y puertas abiertas. En sus ojos más bien había dolor, pena, tristeza, una soterrada emoción que la llevaba a tener la sensibilidad a flor de piel".
Para Franz Kafka pasear por el parque Steglitz era uno de los mejores momentos del día y que más le llenaban de ilusión. Y es que este era un lugar muy agradable, rebosante de vida y frecuentado por una gran variedad de personas de todas las edades. 

Franz, gran observador de todo lo que le rodeaba, disfrutaba con todo lo que allí veía y hasta los gestos más insignificantes que a otros pasaban desapercibidos, eran recogidos por su mirada precisa para posteriormente ser utilizado en alguno de sus escritos. 

El día que conoció a Elsi, paseaba distraído cuando un llanto desesperado llamó su atención. No sabía qué hacer en estos casos, tampoco era capaz de dejarla allí y seguir con su paseo como si nada. Cuando se acercó para preguntarle qué le pasaba y ver si podía ayudarla, no pensó en la repercusión y importancia que este simple gesto tendría en su vida.

Elsi acababa de perder a Brigida, su querida muñeca. No la encontraba y esto le producía un profundo dolor. Franz se sintió impotente ante el dolor de la niña y no se le ocurrió otra cosa que decirle que Brigida estaba de viaje, recorriendo el mundo.

Así comienza una breve pero preciosa historia entre estos personajes tan peculiares unidos por Brigida, la muñeca viajera. Esta es una  historia preciosa, llena de sensibilidad y mucho amor. El personaje de la niña trasmite mucha ternura y resulta curiosa la forma en que Franz se vuelca en ella, en verla feliz como si de la hija que no tuvo se tratara.

En este relato, Jordi Sierra parte de un hecho real pero del que apenas se conocen unos detalles. El encuentro de Franz con la niña fue cierto así como el hecho de que este durante mucho tiempo le estuvo escribiendo cartas de parte de su muñeca. Pero se desconoce a la destinataria o qué pasó con estas cartas.

Ha sido una lectura breve pero tan bonita y enriquecedora, que no dejo de recomendar cada vez que tengo la oportunidad. Creo, que de las historias escritas por Jordi Sierra, esta es la mejor con diferencia.

muy bueno


Reseñado por Sany Garcés
Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: La muñeca viajera de Kafka

«Kafka y la muñeca viajera» de Jordi Sierra i Fabra «Kafka y la muñeca viajera» de Jordi Sierra i Fabra Reviewed by Sany on marzo 04, 2020 Rating: 5

4 comentarios:

  1. Es una historia muy bonita, que Sierra i Fabra ha sabido transmitir con ternura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hace algun tiempo que lei este libro y me gusto mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonita historia! Se la leí a mis hijos pequeños hace tiempo pero la disfruté yo tanto como ellos o más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Aún no la he leído, pero tengo muchas ganas^^
    Me encanta Kafka, y la historia es muy tierna.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios

Con la tecnología de Blogger.