29 ene 2020

«El circo imaginario» de Rafael La Casa Cáliz

el circo imaginario descargar libro gratis epub rafael la casa cádiz

«El circo imaginario» de Rafael La Casa Cáliz 

Durante el Verano de 1930, en un pequeño pueblo de Indiana (EEUU), Little Bill, un muchacho de naturaleza inquieta y fantasiosa, conoce la existencia de los circos ambulantes que recorren el territorio de los Estados de la Unión. A partir de esa revelación, no cejará en el empeño para conseguir que uno de ellos llegue al apartado y olvidado Yellowville. Tras un primer intento, idea un disparatado plan que solo a un niño se le podría ocurrir: lanzar una pequeña talla de madera cerca de un tornado para que, con su fuerza, la haga llegar lo más lejos posible. Su esperanza es que alguien la encuentre y lleve su contenido (una carta oculta en el interior de la figura) a los dirigentes del mejor circo de Estados Unidos. Sus habituales compañeros: el viejo Dick (un forajido octogenario del antiguo oeste), los negros Tom y Sarah (dos víctimas de la época que les ha tocado vivir) y su hermano mayor Glen (un adolescente realista y pragmático), aunarán esfuerzos y harán peligrar sus propias vidas con tal de hacer cumplir los sueños de Little Bill. Un relato de la América profunda, enturbiado por el trasfondo de la guerra de secesión americana y los problemas raciales, junto a las miserias y esperanzas de sus personajes.

Datos técnicos

Editorial: Maluma
Nº de páginas: 172
Formato: Tapa blanda
ISBN: 9788412005417
Año de edición: 2019
Precio: 15.2€

Sobre el autor: Rafael La Casa Cáliz

Impresiones

Tengo especial apego a esta novela pues pasó por mis manos antes de editarse y de ese modo pude disfrutar de su lectura mucho antes que la mayoría de los mismos amigos del autor. Desconozco el porqué de su confianza en mi persona pero agradezco de todo corazón aquel gesto, que no solo nos ha unido literariamente sino que me ha permitido ser el presentador de su obra entre copas de buen vino, que es como se bautizan las novelas. Aquel manuscrito carecía de portada y de muchas cosas más que no pretendo aquí desvelar, pero su proceso de transformación en libro “tangible” resulta de lo más interesante. También lo es descubrir cómo la editorial maLuma ha diseñado, bajo la batuta y los trazos de La Casa una portada que resume el contenido de la obra aunque en principio nos pase desapercibido este .hecho. Es la misión de un servidor hacer algunas especificaciones. El amarillo mostaza es realmente amarillo albero, porque en Andalucía ese es el tono que más nos gusta para este punto de la escala cromática, aun cuando la acción transcurra en la América del Norte de los años 20. El circo es un estupendo pretexto con el que se comienza a hilar la trama en la que el pequeño Bill deja a un lado su bisoñéz para convertirse en un adulto y hasta en un anciano en los distintos tiempos narrativos utilizados para poner en escena una historia de amores, venganzas, rencores y, sobre todo, aventuras. Sí, decididamente podemos considerar El circo imaginario como una novela de aventuras que transcurre entre los altos maizales de Yellowville, Indiana. El ambiente rural impide a los niños más diversión que la que nace de su ingenio, y es por ello que el río Clarence cobra un secundario protagonismo, tan solo eclipsado por la figura del viejo Dick, un excombatiente del bando de los grises quien, asistido por su fusil con bayoneta, la pequeña Betsy, vive anclado en un pasado sudista que no logra ignorar. Tampoco contribuirá a ello la aparición de una pareja de jóvenes de color que convivirán con los caracteres principales donándoles bondad y valores aparte de la revelación de la existencia de maravillas nunca vistas en aquellos parajes. Es entonces cuando el circo atrae todas las atenciones: en aquellos años era el único medio posible para contemplar animales que se antojaban fantásticos e incluso imposibles. El pequeño Bill tiene suficientes problemas familiares como para buscar justa evasión en las historias del viejo, que resultará ser un personaje muy distinto del que habíamos pensado en un principio y resultará clave para el devenir de la historia, que culmina muchos años más tarde, cuando la realidad que supone la asistencia a una función de circo se hace realidad en tan humilde localidad. El borrachuzo e intrigante tío Jhou, la indolente y maltratada Anne, el rebelde Glenn, la dulce Fanny y hasta la asfixiante atmósfera rural se hacen eco de la luz que emana del corazón de la narración en la que un muñeco de madera y una carta firmada por un niño terminan haciendo las delicias del lector en una original construcción argumental que se antoja fantástica e incluso hasta imposible. Ahí está la clave.

Volvamos a la portada del libro. El amarillo es el del maíz, la carpa la del circo que siempre estuvo en la imaginación del niño y la bandera que colma la lona no podía ser otra que la del ejército con el que tan identificado se sentía el malhechor que termina convirtiéndose en héroe. Son las cosas de la literatura.

Rafael La Casa no es nuevo en esto de la escritura. Ni mucho menos. Este Licenciado en Bellas Artes, profesor y gran lector ya se estrenó con una novela de corte dramático, La fragancia de la camelia,  que analizaremos en otra ocasión, para posteriormente hacer lo propio en El morrión y la espada, novela de tintes históricos en la que el estilo se va depurando hasta la aparición de este circo que tan anclado se quedará en nuestro corazón.

Volvamos al principio, pido la venia para ello. Compren este libro y háganse con una mazorca o, en su defecto, con palomitas de maíz, y escancien el mejor vino que tengan en casa en una copa de balón. Estarán preparados para viajar a esa América tan desconocida.



Francisco Javier Torres Gómez.

Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: El circo imaginario

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios