31 dic. 2019

Un chocolate con churros con Minerva Piquero

nacida libre minerva piquero

Una de chocolate con churros con Minerva Piquero

Tal y como les cuento. No se trata de un titular sensacionalista. La hermosa “chica del tiempo” de la que me enamoré en mis años mozos se había transformado en una empresaria de éxito y en escritora. Sin haber seguido su biografía, y tirando de escasos recuerdos alojados en la memoria del tiempo, se me antojaba el arsenal de armas demasiado escueto como para enfrentarme a la lectura de su libro Nacida Libre (Alfar 2019). A ello había que añadir que, si bien no albergaba prejuicios, sí que sentía gran interés y simpatía por el resultado gráfico de los desvelos de esta mujer que encandila con la sonrisa y que se gana a su gente con gestos como el que tuvo en la presentación de su primera novela en Sevilla, acto en el que compareció junto a un Juan y Medio, muy acertado y cariñoso como maestro de ceremonias, y en el que hizo realidad su promesa de invitar a “calentitos”, que no porras, con chocolate a la concurrencia. ¿Se puede pedir más? Permítanme adelantarme a sus respuestas y afirmar categóricamente: Sí. Claro está, después de haber leído esta sorprendente “opera prima”, es obvio que no podía pasar la oportunidad de concretar una entrevista pero, créanme, no se planteaba esta empresa fácil, pues a pesar de haber recorrido con gran atención cada una de las páginas de su libro, mi ánimo se vino abajo al descubrir que había concedido dieciocho entrevistas en dos días de gira por Andalucía. ¿Cómo encadenar cuestiones nuevas en estas circunstancias? Cara a cara, decidí acercarme y presentarme como un lector que había reseñado su libro y… Lo primero que hizo es conquistarme con esa sonrisa que puede con las resistencias de sus oponentes y preguntarme si había tenido prejuicios a la hora de afrontar la lectura. K.O. técnico en cualquier circunstancia, pero he de reconocer que soy un rival difícil de batir. Le respondí negativamente para a continuación confesarle que cambiaba sus prejuicios insinuados por la curiosidad que siempre me causa leer un escrito de un personaje público ya que bagaje poseo a estas alturas para poder plantear el reto. Mientras tanto, no podía apartar los ojos de ella y por ello me encontraba en desventaja.



Repuesto de la primera impresión, y volcado en cuestiones puramente literarias, saludo de nuevo a Minerva, esta vez en el diván de su agrado y le agradezco la gentileza que tiene de concederme esta entrevista. Prefiero prescindir de preguntas que intuyo que ya le han hecho aunque no estoy seguro de acertar con mi intuición. Lo fácil sería comenzar preguntando si su novela es erótica, y lo evito pues confiesa que esa es justamente la primera pregunta que, confiesa, con la que han comenzado muchas de las entrevistas. Primer problema. ¿Cómo empezar? Bien, recurro a otro tópico, pero que puede resultar interesante y me remonto a su infancia en Méjico, dato biográfico que me sorprendió a la hora de estudiar al personaje, pero prefiero que Minerva me cuente cuándo comenzó a escribir, si lo hizo en aquel país al otro lado del mar, y si puede regalarnos algún fragmento de aquella época. Minerva, esa es el primer reto.

¿Cuál ha sido el camino que ha terminado con Nacida Libre?

Ninguno. Nacida Libre supone la confirmación de un camino personal que inicié hace años, pero que hasta ahora no se había materializado. Nació de la rebeldía, y más tarde de la imperiosa necesidad de ser honesta conmigo misma. Ahora ya no hay retorno.

Sabemos que no es una novela feminista a pesar de que las principales protagonistas son mujeres. Una de ellas descubre un nuevo mundo sexual y otra las vejaciones que la condición de transgénero ha llevado y lleva aparejadas hasta el día de hoy. ¿Cómo surge la idea de abordar estos dos temas tan actuales y a la vez tan poco conocidos o tratados?

La historia de Cora ha nacido para ayudarme a proyectar reflexiones personales sobre el mundo femenino y la necesidad de dar voz a una realidad que, por convencionalismos rancios, prejuicios y machismo, se ignora. Pero está ahí. Cora es una mujer como hay miles y su historia me ha servido para reivindicar, no solo el derecho a disfrutar y proclamar nuestra sexualidad, pero también a expresarlo libremente. Y Valentina llegó después. Son como princesas rotas. Las mujeres (y hombres) transgénero son unos grandes desconocidos: marginados, maltratados, abusados y las mayores víctimas de la homofobia. La transexualidad no tiene que ver con el sexo, si no con la identidad. Necesité contar su historia.

Porque, ¿no es una novela reivindicativa?

Sí, es una novela reivindicativa. Reivindica la libertad para poder ser uno mismo desde su verdad, sin ser juzgado; y mi propia libertad, como mujer, para expresar el goce de la sexualidad femenina desde la honestidad, sin tapujos, con naturalidad. Reivindica la sororidad y el poder de la voluntad femenina.

Me dice un amigo que te pregunte si hay un Óscar en tu vida…

Tengo lectoras (y amigas) que me piden su teléfono.

Ojalá todas tuviéramos alguna vez un Oscar en nuestra vida.

Si te he de ser sincero, lo que más me ha gustado es la corrección con la que está escrito el libro. Confía en mí si te digo que no es algo tan habitual como cabría esperarse a estas alturas de la película. Nace esa perfección de Minerva Piquero o ha tenido alguna ayudilla por parte de…

¡Gracias! Con corrección, ¿te refieres a la habilidad para contar escenas muy íntimas o escabrosas sin resultar soez o prosaica? Me halagas. Pero sé que tengo mucho que aprender. Una vez leí que “no siempre se pueden decir cosas agradables, pero siempre se pueden decir agradablemente” ¿Qué te parece?

Minerva Piquero es Cora, es Valentina, es Susana, es Rita, es…

¡Soy todas! Lo confieso, me desnudé. Ese es el privilegio del escritor. Desdoblarte para proyectarte a través de otros personajes y recrear escenas y situaciones que quizá jamás podrías experimentar en la realidad, pero que aquí recobran vida. Mis personajes heredaron mis dudas, mis reflexiones más íntimas, mis prejuicios, mis anhelos y, sobre todo, mi amor. Hay mucho amor en esas mujeres.

¿Comenzaste a escribir sabiendo el final o te dejaste ir hasta alcanzarlo?

Créeme si te digo que tan solo el personaje de Cora tenía un camino emocional trazado, un conflicto como punto de partida y una meta. Pero todo lo que le va ocurriendo a este personaje, las personas que se cruzan en su vida, los amantes, las amigas, han ido llegando solos. Llegué a estar como “secuestrada” por mis personajes durante un tiempo. Iban solos. Me pedían su espacio. Empecé a amarlos dentro de mí y luego ya no fueron míos.

Cuéntanos alguna anécdota de esta aún breve andadura editorial.

Escribir esta historia ha supuesto para mi un viaje precioso e irrepetible, lo que nunca imaginé es que ese viaje no terminaría al escribir la última página. Nacida libre no tiene más pretensión que la de entretener al lector. Pero me he encontrado con una mujer joven que, tras leer la novela se ha tatuado “nacida Libre”, al igual que hiciéramos mi madre y yo, en la nuca. Lo ha adoptado como lema de vida y lo ha querido compartir conmigo. Ha sido emocionante. Otra mujer se me acercó hace pocos días para darme las gracias porque tenia un hijo de 8 años que, según me explicó: “no sabía lo que era” y se sentía muy perdido. Esperaba encontrar inspiración y esperanza en el personaje transgénero de Valentina. ¿No es asombroso? Es el mejor regalo de la vida. Escribes una historia como excusa para vomitarte el corazón y desnudarte el alma, y luego resulta que todas esas emociones ya habitan libremente en otros corazones.

¿Se trata de un libro para adultos?

Sí, es un libro para adultos. Pero no por las escenas eróticas, que son convencionales (hay mucho más sexo en cualquier serie de televisión de tarde). Es para adultos porque muestra con crudeza y sin veladuras situaciones de abuso y violencia muy reales.

Interpreta la portada como no lo hayas hecho hasta ahora

Así la soñé.

Simple, sencilla, limpia de formas, con un mensaje claro y directo, y un color que transmitiera feminidad; en la contra, emoción e intimidad.

Y como hoy va de confesiones, te diré que…esa soy yo.

Nacida libre sabe mejor con chocolate y churros pero mientras era escrito, la autora bebía…

Muchos litros de té frío con limón, y de vez en cuando un tequila, ya sabes, por empatía con el personaje.

¿Crees que las escenas eróticas que aparecen en cinco de los capítulos pueden marcar un antes y un después en la forma en que sea vista Minerva Piquero por los lectores?

Seguramente. ¡La imaginación es libre! Algunos lectores, incluso lectores amigos míos, me han reconocido que no han sido capaces de abstraerse en la lectura e inevitablemente me veían a mí, o escuchaban mi voz en las reflexiones de sus protagonistas. Han sido muchos años de verme y escucharme en la televisión, y entiendo que esto ocurra. Creo que a mí me pasaría igual. Pero debes saber que igualmente me he encontrado a numerosas mujeres que me han dicho “¡yo también soy Cora!” y me ha encantado.

¿Es el morado el color de Minerva?¿Acaso el rojo? Ambos. Soy todo pasión.

¿Has entrado alguna vez en un sex shop y la has liado parda?

¡Ay, Dios! ¡Sí! ¿por qué me preguntas esto? No la he liado tanto como Cora, pero si he tenido que pedir ayuda para apagar varios dildos que vibraban enloquecidos sobre las estanterías (todos a la vez porque los había querido tocar y probar todos), y yo no era capaz. Lo hice con un hilo de voz y una sonrisa estúpida, queriendo desaparecer de vergüenza, pidiendo disculpas e intentando que otros clientes no se dieran cuenta. Yo no tuve a una Rita maravillosa que me devolviera la seguridad restándole importancia a mi torpeza, si no a un malhumorado señor hindú (estaba en Londres) al que no le hizo ninguna gracia. Al final, por quedar bien, le tuve que comprar algunas cosas…

No hay que quedarse con el sexo, aunque se apetece, sino llegar al drama. ¿O quizás haya que pararse a reflexionar sobre ambos temas y seguir disfrutando de una lectura amena que solo remueve conciencias como obligada parada en el camino?

¿Por qué elegir? Me gustaría que esta historia fuera capaz de arrastrar al lector hasta hacerle sentir, casi piel con piel, las escenas de sexo, el drama, la violencia, la pérdida o el amor. No concibo la vida de otra manera. Excitarse, llorar, odiar, temer, soñar y amar, son emociones que nacen del mismo sitio.

Sin ánimos de hacer una disección exhaustiva de la novela, función que le corresponde al lector, a quien se le anima desde este medio a hacerse con un ejemplar y dejarse impresionar, queremos darte las gracias, Minerva, por el rato tan agradable que nos has hecho pasar. Eres una mujer divertida, o al menos disimulas muy bien. Es un placer poder escucharte y compartir esta pequeña merienda. Nos vemos pronto con tu segunda novela ¿o no?

Eso me haría feliz. ¿y volveríamos a quedar para charlar como hoy? Hecho.

Entrevista de Francisco Javier Torres Gómez

.

30 dic. 2019

Nuestras mejores lecturas en 2019

Mejores lecturas de Libros que voy leyendo en 2019


Este ha sido un año un poco diferente en cuanto a lecturas se refiere. Hemos leído menos cantidad que en años anteriores, pero más variedad de géneros con los que hemos salido de nuestra zona de confort.

Quizás esto se deba a que no han sido muchos los libros que nos han llamado la atención como en otras ocasiones, aunque sí que nos ha gustado mucho la mayoría de libros que hemos leído.



Sakura de Matilde Asensi
El latido de la tierra de Luz Gabás
Anacronía de una Marquesa de Elena Fuentes Moreno
Sidi. Un relato de frontera de Arturo Pérez-Reverte
Todo lo que nunca fuimos de Alice Kellen
La tienda de James Patterson
La cara norte del corazón de Dolores Redondo
Los abrazos robados de Pilar Mayo
Redención de Fernando Gamboa
La piedra del demonio de Manlio Castagna
Los tentáculos de Blef: miedo de Teresa Arias y Eva Clemente

.

«Nao Victoria». La divertida recreación de la Primera Vuelta al Mundo a cargo de Antonio Puente Mayor.

«Nao Victoria». La divertida recreación de la Primera Vuelta al Mundo a cargo de Antonio Puente Mayor.

No quisiera, no debería, y además sería pecado dejar que muera el año 2019 sin haber reseñado un libro muy especial pues, además de tratar un tema de sumo interés, sobre todo en año tan señalado, lo hace de un modo ameno, utilizando una fórmula a la que los jóvenes de hoy están poco acostumbrados pero que aquellos que peinamos canas, o que, simplemente, no las peinamos por ausencia de sustancia, guardamos en la memoria. Y es que los libros encuadrados en la categoría «Elige tu propia aventura» tienen un algo especial que invitan al entretenimiento y despiertan la nostalgia. Si bien sus ancestros, aquellos que editara Timum Mas con su llamativo formato y sus vistosos colores rojizos hacían de la ficción su más fuerte bastión, Antonio Puente Mayor retoma la fórmula dotándola de la verosimilitud que solo la Historia puede aportar a los hechos narrados. Nos encontramos, pues, ante un libro que enseña la disciplina se ha marcado como objetivo y nos sumerge y traslada a un mundo tan fascinante como es el de la Era de los Descubrimientos, con el aditivo de ser el lector quien protagonice los preciosos pasajes con que seremos recompensados, tal será nuestra osadía como valientes marineros ávidos de fortuna y aventuras.

«Nao Victoria. La Primera Vuelta al Mundo» (Editorial Gunis) comienza la trama, como no podía ser de otro modo, en los muelles de la margen derecha del Guadalquivir, allí donde cinco naves capitaneadas por el portugués Fernando de Magallanes se preparan para partir en busca de nuevas rutas a las Islas Molucas, también conocidas como Islas de las Especias debido a la riqueza que de tales maravillas presumen ante quienes ambicionan su posesión y comercio. No será un viaje fácil, pues la tripulación sabe que son muchos los peligros que pueden surgir cuando se atraviesan mares aún sin explorar, o escasamente conocidos dado el reciente delineado de rutas marítimas atlánticas sucedidas tras el Descubrimiento del Nuevo Mundo.


Nos trasladaremos nada más y nada menos que a 1519. La expedición será financiada por Su Majestad Carlos I pues el monarca portugués no está por la labor de acometer tamaña empresa. Es hora de acudir a esos muelles y preguntar por un puesto en una de las naves; muchas de ellas no tienen ya plazas y probaremos suerte con la nao Victoria una de las más pequeñas, Se estima que el viaje durará dos años y hay que cargar las provisiones suficientes como para no pasar apuros. De cualquier modo, todo es una incógnita, y pronto iremos resolviendo las cuestiones que se nos vayan planteando.

Antes que nada, estimado lector, tu nombre será Juan de Zubileta y eres de Baracaldo. Buen viaje y mucha suerte en tu empresa.

Esta no será una reseña completa sino que contaremos con la inestimable presencia de aquel que más información nos puede aportar de acerca de este singular viaje que estamos a punto de emprender. Antonio Puente Mayor es un hombre polifacético que nació no muy lejos del lugar de donde partirán los barcos, Triana, santo y seña de una personalidad y brío inigualables que le permiten compaginar su faceta de escritor, asesor editorial y guía de tour operador con otras tantas no menos interesantes como las de locutor, dramaturgo, colaborador de medios, etc.

Bienvenido, Antonio. Perdona que no sigamos desgranado tu largo currículo, pero es que si lo hacemos zarpa el barco y ninguno queremos perdernos los detalles de este viaje que no sabemos a priori cómo terminará. Bueno, intuimos qué ocurrirá al final si nuestras decisiones son las correctas, pero podemos dárnoslas de listos y acabar… en las fauces de un tiburón o abandonado en una isla.

¿Cómo es que solo hay sitio en la nao Victoria?

Esa es una de las pequeñas licencias que me he tomado al escribir el libro. Obviamente, las cinco naos necesitaban tripulación, y esta no fue fácil de conseguir al tratarse de una empresa larga y temeraria. Pero a poco que indaguemos en la Historia conoceremos que el Juan de Zubileta real embarcó en esta nao y no se bajó de ella en los 1.125 días que duró la expedición. Es decir, fue el superviviente más joven de la Armada y uno de los dos únicos tripulantes en completar la vuelta al mundo en el mismo barco. El otro, que también era vizcaíno, se llamaba Juan de Arratia. Por esta razón —ser fiel a las crónicas oficiales— no podía subirse a otra embarcación que no fuese la Victoria.



¿Se antoja peligroso un viaje cuyos precedentes más inmediatos son los resultados obtenidos por Juan Díaz de Solís y su tripulación en tierras indígenas?

Peligrosísimo. Y no solo por las tribus desconocidas que poblaban el Nuevo Mundo —Solís fue devorado por caníbales en el Río de la Plata—, sino por dos amenazas aún mayores: las dudas sobre el derrotero que les llevaría a las islas Molucas por el oeste (Magallanes no confesó el itinerario ni a sus más íntimos) y el hecho de que estas se ubicasen en aguas pertenecientes a la Corona portuguesa. De ser así, la Armada incurriría en una infracción del Tratado de Tordesillas, firmado entre ambas naciones.

Juan de Zubileta entra a formar parte de la tripulación como paje. ¿Qué connotaciones tenía esta circunstancia?

Principalmente que debía comenzar desde abajo. Por lo poco que sabemos, su aspiración, muy probablemente, era la de ingresar como grumete, la categoría inmediatamente superior. De hecho, algunos historiadores lo sitúan meses antes de la partida en el puerto de Cádiz. Pero yo me inclino por su presencia en Sevilla desde el primer momento, ya que en el Proceso de Badajoz, al cual asistió en 1524 para declarar como testigo —dos años después de concluir la aventura, Portugal y Castilla seguían litigando por la posesión del Maluco—, dejó muy claro que había visto armar los barcos, de ahí que se enrolase como paje con todas las consecuencias. Entre sus labores destacaban voltear la ampolleta o reloj de arena para controlar el tiempo y recitar salomas y oraciones religiosas para marcar el ritmo de los trabajos. No obstante, dadas las circunstancias en que se desarrolló el viaje, probablemente llegó a cocinar, ayudar con los aparejos, atender enfermos y achicar agua, mucha agua.

¿Existió Vasco Gallego?

Por supuesto que existió. Era nada menos que el Piloto de la Nao Victoria en el momento de la partida, y, según los testimonios de Pigafetta y otros cronistas de la aventura, aportó mucha experiencia. No obstante, en mi obra tiene un papel más destacado su hijo, Vasquito Gallego, del que no conocemos su edad, pero que debía ser un adolescente. Por eso aposté por él como el compañero de andanzas de Juan de Zubileta. Dado el problema de espacio en la embarcación, los pajes debían compartir arcón para guardar sus pertenencias, y otras muchas cosas, y es casi seguro que fueron amigos.

En el libro, el lector se irá encontrando distintas diatribas ante las que se verá obligado a elegir. Cada elección lo conducirá a una página distinta donde seguirá adelante con una trama que puede no tener nada que ver con la que se expondría si la decisión hubiese sido la contraria. ¿Qué sensaciones esperas despertar en el consumidor de este original tipo de literatura «a la carta»?

Las mismas que yo experimenté al vivir una aventura submarina, resolver el asesinato de un millonario o explorar el mundo de los mayas con la serie «Elige tu propia aventura». Una mezcla de emoción, nervios y mucha responsabilidad, que es lo que producen este tipo de libros, y yo he querido recrear. Con el corazón en la mano debo decir que, sin ninguna duda, esta es la obra más complicada que he escrito hasta la fecha. ¡Y eso que llevo catorce títulos a las espaldas! Pero también con la que más he disfrutado, especialmente durante el proceso de documentación.



Avanzar y retroceder por el libro ¿lo convierte en un producto más vivo?

Es lo que lo distingue de otros títulos similares sobre la Primera Circunnavegación de la Tierra que pueblan el mercado. La mayoría excelentes. La idea era acercar esta historia fascinante, e incomprensiblemente desconocida para la mayoría de españoles, a todos los lectores, y lanzarlos a la aventura de cabeza.

Lo que está claro es que el libro sí que estará usado al final de la jornada con tanto trasiego de páginas. El público que se ha elegido como principal consumidor es…

Fundamentalmente joven, y no necesariamente lector. Uno de los objetivos de «Nao Victoria» es precisamente animar a los chavales a la lectura, que tanta falta hace y tanto bien aporta. Puede disfrutarse a partir de los 11 o 12 años, pero sinceramente, dada la magnitud de la historia que narra, no tiene tope de edad.

¿Crees que, tras sus correspondientes éxitos y fracasos, el aventurero terminará por conocer la Historia que rodeó y rodea la Primera Circunnavegación?

Ese siempre ha sido mi objetivo, por eso he tratado de no dejar fuera ningún detalle de importancia. Desde la partida de Sevilla, con toda la pompa posible, y la estancia en Sanlúcar de Barrameda, al consejo de capitanes; pasando por las calmas chichas, la llegada a Brasil y la invernada en la Patagonia. No obstante, lo ideal sería que «Nao Victoria» fuese el aperitivo, y que más tarde, atraídos por lo jugoso de la historia, los lectores se atreviesen con José Luis Comellas, Agustín Rodríguez González o Sánchez Sorondo, cuyos ensayos sobre la gesta son excepcionales. O incluso con novelas como «Poniente», de Álber Vázquez, que lleva unos meses en el mercado y es una maravilla.

¿Cómo describirías, en pocas palabras, a Fernando de Magallanes?

Como un tipo muy inteligente, ambicioso y con dotes de liderazgo. Pero al mismo tiempo con poca mano izquierda y bastante vanidoso, lo que le llevó a una muerte prematura y completamente evitable.

En cuanto al peligro de motín a bordo…

Los motines eran algo habitual en la navegación de los siglos XV y XVI, máxime cuando el capitán general no era del agrado de sus subordinados. Parece mentira, pero en la Circunnavegación hubo rebeliones, asesinatos y deserciones. Y pese a todo se logró el objetivo.

Si el lector se equivoca de elección, siempre puede volver sobre sus pasos, o bien lo que hace es vivir una nueva experiencia que no impide dar un paso adelante en el desarrollo de la trama, eso sí, realizando un circunloquio quién sabe si innecesario. Ello exige una planificación distinta a la hora de escribir. Explícanos un poco cómo te las apañas para crear tantos nudos y desenlaces sin volverte loco.

Con muchísima paciencia, trabajo y planificación. Lo primero fue diseñar la trama lineal, siguiendo la cronología histórica; luego crear las distintas ramas de ese tronco, y por último decidir los finales. La parte de la escritura, con este «mapa» por delante, resultó más llevadera. Pero aun así el trabajo fue arduo, pues me vi en la necesidad de asignar páginas a todas las soluciones, ir tachando y cambiando, volviendo a tachar, escribir, desechar y vuelta a empezar. Y sobre todo resultó imprescindible corregir una y otra vez antes de la maquetación, que fue otro capítulo bastante correoso —la versión final es la dieciséis—. Desde aquí aprovecho para darle las gracias al equipo de la editorial Gunis, que ha hecho un trabajo fantástico con la edición, y también a los impresores, por su notable esfuerzo. Sin ellos este libro jamás hubiese visto la luz de esta forma tan cuidada. En suma, una labor complejísima que, gracias a Dios, hemos llevado a buen puerto.

La aventura comienza en Triana pero ya sabemos que la bajada del Guadalquivir tenía, y tiene lo suyo. Se hacía imprescindible, o al menos aconsejable hacer la parada de rigor en Bonanza. Sanlúcar era una villa noble bajo el auspicio de la familia Guzmán, quienes sirven de anfitriones a los capitanes y, en especial, al jefe de la flota. Magallanes presenta sus respetos al noble y obliga a su tripulación a rezar. Eso hace suponer que era un hombre religioso…

Profundamente religioso. Tanto que obligó a sus marineros a confesarse y comulgar antes de zarpar definitivamente de Sanlúcar. Esto lo narra el italiano Antonio Pigafetta en su «Relación del primer viaje alrededor del mundo», y por él sabemos que en la armada iban dos clérigos, que en medio de las tormentas la tripulación se aferraba a los santos, o que los capitanes se encomendaron a la Virgen de la Victoria de Triana. Y no debe extrañarnos, pues en aquella época la religiosidad estaba presente en el día a día de todas las personas, independientemente del oficio o la clase social.

Un portugués al mando de una expedición española. A priori se antoja un ejercicio de riesgo dado que algunos capitanes desconfiaban de un portugués. ¿Te ha servido esta desconfianza de argumento para crear algunas de las situaciones a las que debe enfrentarse el personaje?

No olvidemos que Magallanes se había naturalizado castellano antes de tomar el mando de la Armada de la Especiería (hoy diríamos que estaba «nacionalizado español»), pero para el resto de capitanes, castellanos todos, seguía siendo portugués. Esto le trajo encontronazos y problemas desde el primer minuto. Algo que no he tenido que inventarme y que puede leerse en los testimonios posteriores a su muerte. Por tanto era un material de primera para introducir al protagonista en medio de las intrigas. Así, como le ocurriese a muchos de los tripulantes, incluido Juan Sebastián Elcano, el paje Zubileta —o sea, el lector— tendrá que posicionarse en determinado momento en uno u otro bando. Y lo divertido es que no siempre acertará…

Magallanes cojeaba. Es un detalle, pero su inclusión tiene un fin anecdótico y a la vez didáctico y divulgativo. ¿Es acaso ese el principal fin del libro o un medio por el que llegar al mero entretenimiento?

Es una mezcla de todo. En primer lugar porque esos matices hacen al personaje más humano. Y luego porque nos permiten imbuirnos en la historia de un modo más verosímil. Mi intención a la hora de escribir ficción es enseñar entreteniendo, y para ello debo creerme yo antes la historia. De lo contrario es difícil enganchar al lector.

La primera parada: Islas Canarias. No desaprovechas la oportunidad para sacar a relucir tus conocimientos de geografía e historia. ¿Consideras esenciales estas dos disciplinas a la hora de conseguir tus propósitos?

No sé si es esencial o no, pero juro que no puedo evitarlo. Cada vez que me lanzo a un proyecto histórico suelo documentarme durante meses, y es lógico que una parte de esa investigación quede reflejada en el libro. Si es poca o mucha información, eso depende del gusto de los lectores.

Y cuando Magallanes decide dar la orden de cambiar el rumbo hacia Guinea y Sierra Leona…

Ahí surgen los primeros conflictos. De hecho, quinientos años después, aún nos preguntamos por qué Magallanes tomó esta drástica decisión. Yo me inclino a pensar que fue por dos motivos: evitar que los portugueses les diesen caza en la ruta castellana (esta posibilidad era real), y buscar una latitud que les llevase de manera más directa al anhelado estrecho que conectaba con el mar del sur.

¿Cómo se alimentaban tan intrépidos marineros en un viaje con tantas incógnitas?

En los primeros meses, de una manera sencilla pero completa. Con un dieta basada en legumbres, salazón, frutos secos, galleta o bizcocho de mar, queso y carne. Y por supuesto una ración diaria de vino de Jerez, del que llevaban cantidades ingentes. Más tarde, cuando los alimentos escasearon, sobrevivieron a base de arroz hervido, peces que ellos mismos pescaban o animales que lograron cazar —desde pingüinos a tortugas gigantes y jabalíes—. Ya en la travesía del Pacífico, que fue terrorífica, llegaron incluso a comer ratas, serrín y cuero con el que cubrían los mástiles.

El lector, protagonista de circunstancias, debe tomar decisiones que no siempre resultan acertadas. ¿Crees que la lógica, o la intuición le pueden hacer llegar a buen puerto, o hay que arriesgarse un poco a la hora de elegir el camino a seguir?

La intuición y el sentido común siempre ayudan, aunque a veces también influye la suerte. En este sentido, «Nao Victoria», como ocurrió con la expedición real, es una metáfora de la propia vida, en la que a veces se apuesta y se gana, y otras se pierde. Elcano se lo jugó todo a una carta y logró su premio junto a diecisiete supervivientes. Pero, ¿y el resto de tripulantes que se quedaron atrás?

Terminar la aventura a mitad de camino frustra. Siempre ocurre en este tipo de libros. Volver a la página uno, ¿no es acaso algo cruel? ¿De verdad hay que comenzar desde el principio leyendo entre líneas?

Todos los que hemos leído y disfrutado con este tipo de literatura hemos vuelto a la página uno en las tres primeras ocasiones. Luego, para no aburrirnos, hemos tomado “atajos” para avanzar más deprisa. Eso también forma parte del juego, jajajaja.

Las vueltas al punto de partida son una excelente oportunidad para repasar lecciones ya aprendidas. Al final resulta que estamos estudiando sin darnos cuenta. En caso contrario, rebate estos argumentos.

Toda lectura debe tener su medida y su tiempo. El hecho de retroceder permite cambiar de decisión y volver a empezar, y con ello siempre se aprende. Imagínate que te diesen la oportunidad de viajar al pasado y alterar algunos episodios de tu vida. Sabríamos el doble de lo que sabemos, ¿no? Pero esto tampoco debe suponer una carga, máxime en un libro-juego que pretende enseñar divirtiendo. Las reglas las marcas tú.

Si tras la lectura de este libro se menciona la fecha de 1519…

Querrá decir que he logrado mi objetivo. Durante mi etapa de estudiante memoricé fechas como 1492, 1789 o 1936, pero jamás el año en que Magallanes partió de Sevilla con sus cinco naos. Algo imperdonable. Por eso, independientemente de las lagunas de nuestro sistema educativo, es necesario que nuestros jóvenes conozcan este episodio a lo largo del Quinto Centenario; al igual que deberían saber quienes fueron Andrés de Urdaneta, Blas de Lezo o Álvaro de Bazán, otros héroes de nuestra historia naval que continúan en el ostracismo. Y para ello existen herramientas maravillosas, comenzando por las bibliotecas y continuando en la red.

Y de Pronto aparece Juan Sebastián Elcano. Cuéntanos en pocas palabras los trazos biográficos de este señor llamado a convertirse en un héroe.

Elcano siempre fue un superviviente. Para algunos historiadores, incluso un mercenario. Su historia está llena de luces y sombras, pero, como buen vasco que era, yo me quedo con su faceta de hombre reflexivo y práctico. Apenas hay menciones de él en la crónica de Pigafetta, lo cual da buena cuenta de su perfil bajo durante buena parte de la expedición. Pero una vez desaparecido Magallanes, supo sacar fuerzas de flaqueza y erigirse en un consumado líder. Sin su capacidad de mando, su mano izquierda y sus conocimientos náuticos —eso por no hablar de la drástica decisión que hubo de tomar en Cabo Verde— no hubiese habido vuelta al mundo. Que no os quepa ninguna duda.

Por último, querido Antonio, intenta dejar la impronta de este magnífico libro en las retinas de tus potenciales lectores sin olvidarte de hacer referencia a la colaboración inestimable de las ilustraciones de Ana López Caro.

«Nao Victoria» es más que un libro. Es una experiencia emocional y sensitiva que te permite bucear en la historia de un modo poco habitual. A ello contribuye su estructura, el narrador en segunda persona o la cuidada ambientación; pero también las mágicas ilustraciones de Ana López Caro, cuyo trabajo es excepcional. A ella le debo gran parte del éxito de mi saga «La Pandilla Morada», de ahí que le pidiese que nos embarcásemos juntos en esta aventura. Ojalá los lectores disfruten de ella la mitad de lo que lo hemos hecho nosotros.



Suerte, marinero, en esta travesía, esperando que no sea la última

Muchísimas gracias.

Francisco Javier Torres Gómez

.

29 dic. 2019

«Bandido» de Itamar Orlev

descargar libro gratis bandido itamar orlev epub

Corre el año 1988 y hace veinte que Tadek vive en Israel, donde llegó de niño con su madre, obligada a huir de Polonia a causa de un marido carismático, alcohólico y violento que suscitaba entre sus hijos una esquizofrénica mezcla de admiración y terror. Ahora, la mujer de Tadek lo ha abandonado llevándose al hijo que tienen en común y la fatídica repetición del destino de su padre, condenado a la soledad, lo sume en una profunda crisis. Siguiendo un impulso, Tadek vuelve a su Polonia natal para reencontrarse con su progenitor, quizá por última vez, y observarlo con los ojos de un adulto. Decidido a dejar atrás para siempre todo lo que representa su padre, Tadek emprende un inesperado viaje con él―ya frágil y decrépito, pero no menos abusivo―en busca de una incierta reconciliación que los obligará a afrontar juntos los fantasmas del pasado. Una historia honesta y conmovedora sobre el amor filial y la búsqueda de la identidad, narrada con sentido del humor y ternura, pero también con el inevitable desgarro de las profundas heridas infligidas en la infancia.

Datos técnicos

Editorial: Acantilado
Nº de páginas: 232
Formato: Tapa blanda
ISBN: 9788417902018
Año de edición: - 
Precio:

Sobre el autor: Itamar Orlev

Impresiones

Hoy quiero hablaros de un libro que era desconocido para mí. Fue uno por los que opté elegir en masa crítica de Babelio Español. Así que cuando decidieron darme este ejemplar me alegré muchísimo.

El autor ha sido todo un descubrimiento, con ésta su primera novela, Itamar Orlev fue galardonado con el prestigioso Premio Sapir en 2015.

Me ha impactado tanto que me faltaban las palabras para poder describirlo como se merece sin entrar en detalles de la historia.

Un libro durísimo, una historia desgarradora que no te deja indiferente.

Nuestro protagonista Tadek sufre una crisis existencial después de que su mujer le abandone. Encuentra tantas similitudes con su padre que necesita volver a verlo y ver qué siente después de 20 años sin tener contacto con él.

Sus recuerdos de infancia le han marcado por el maltrato físico y psicológico.
"Me costaba respirar pero no me moví. En la habitación no había más que el silencio y yo. Estaba paralizado por el miedo a que me sepultara, como si me hubieran echado en un agujero que fuera llenándose poco a poco de fina arena hasta cubrirme del todo."
El libro está dividido en cuatro partes donde nos muestra a través de recuerdos y conversaciones, secretos y penalidades ocultos hasta esos momentos, que hacen que sus sentimientos se distorsionen en una mezcla de lástima y rencor.
"Toda la vida buscas obtener el reconocimiento de tu padre, y según mi experiencia, aunque no soy ninguna autoridad en la materia, la mayoría de gente no llega a obtenerlo. No importa lo hijo de puta o lo miserable que haya sido, lo sigues buscando como cuando eras niño."

Una lectura con peso, para leer detenidamente. Lo recomiendo porque despierta muchísimos sentimientos.



Reseñado por Taramay_books

Si quieres hacerte con un ejemplar puedes hacerlo desde el siguiente enlace: Bandido: 329 (Narrativa del Acantilado)
.

28 dic. 2019

Novedades editoriales de enero

Estas son algunas de las novedades editoriales que saldrán en el mes de enero de 2020

novedades enero


Todos quieren a Daisy Jones de Taylor Jenkins Reid 
Todos quieren a Daysi Jones

«No soy la musa de alguien. No soy una musa. Soy ese alguien.» Ella es la estrella del rock más importante del planeta. Todos tienen una opinión sobre ella. Todos sueñan con ella. Todos buscan ser como ella. Todos quieren algo de ella. Todos quieren a Daisy Jones.

La estrategia del cocodrilo de Katrine Engberg
La estrategia del cocodrilo

PUERTAS QUE ESCONDEN HISTORIAS MUY REALES
Katrine Engberg cambia los pasos de danza por giros literarios inesperados.

Julie Stender acababa de instalarse en Copenhague para estudiar literatura. ¿Por qué ha tenido que morir tan joven y de una forma tan brutal? Se trata de un caso muy alarmante del que se encargan el inspector Jeppe Korner y su compañera Anette Werner. Cuando descubren que la casera de Julie, una profesora y escritora amateur de novela negra, se había inspirado en la chica para crear un personaje que aparece asesinado del mismo modo, los policías enseguida establecen el vínculo entre las dos mujeres y se creen cerca de la resolución del caso.


Confesiones de una editora poco mentirosa de Esther Tusquets 


Libro de memorias de Esther Tusquets, que complementa sus anteriores éxitos de ventas y de crítica. Sincero y audaz, donde la autora habla sin tapujos de su vida en el mundo de la edición.
Esther Tusquets, la gran escritora y editora que transformó Lumen, en su origen una editorial franquista y católica, en un sello literario de referencia, escribió este libro alentada por su hija, Milena Busquets, también autora y directora del sello tiempo después: «Esto es lo que quiero que escribas. No unas memorias solemnes, sino estas pequeñas anécdotas que constituyen la vida cotidiana de una editorial y que cuando las cuentas tú resultan divertidas».
Así nació este libro iluminador y emocionante, indispensable para los amantes de la literatura y de la edición, que, como no podía ser de otro modo con una mujer que «vive como editora todas las horas del día y sueña con libros la mayor parte de las noches», recoge anécdotas y retratos inolvidables de grandes escritores y agentes como Mario Vargas Llosa, Carmen Martín Gaite, Camilo José Cela, Miguel Delibes, Umberto Eco y Carmen Balcells, y los avatares de una gran aventura editorial, en la que no faltaron difi cultades y situaciones amargas, pero también ese «momento sublime para el editor: aquel en que abre el original de un perfecto desconocido y se encuentra ante una obra importante».

La favorita del harén de Andreu Martín


Vuelve el Harén del Tibidabo, el prostíbulo modernista más lujoso de Barcelona, con sus puertas de roble, los vitrales heráldicos y las gárgolas de castillo. Todo como salido de un cuento si no fuera porque el regente del burdel, el histriónico Emili Santamarta, se verá inmerso en una trama donde tendrá que defender inocentes en una lucha entre policías corruptos y, sobre todo, entre dos clanes que quieren hacerse con el monopolio del tráfico de armas y drogas de la ciudad: los De Santiago, peligrosos y a la vez sofisticados, y los Klein, comandados por dos despiadados enanos rechonchos de metro y medio, extremadamente crueles, que solo buscan venganza por la muerte de su querido hijo, Delfín. Una vez más, el escritor nos sumerge en una Barcelona violenta, oscura y sórdida con una galería repleta de personajes extravagantes y, cómo no, todo aderezado con el ácido y corrosivo humor de su protagonista principal, el exagerado y teatral Mili.Tras El Harén del Tibidabo, seguida de Todos te recordarán, Andreu Martín regresa con la segunda entrega de su Harén, donde una vez más la acción y la violencia corren a la velocidad de un disparo.

La casa de modas de Julia Kröhn

En los dorados años veinte triunfan las colecciones de vestidos espectaculares y el genio de Coco Chanel. Fanny está cansada de las anticuadas prendas que se venden en los almacenes de su familia y quiere comenzar una nueva vida en París como diseñadora. Pero allí solo tendrá éxito como modelo, e incluso ese sueño estallará en pedazos.
En 1946 su hija Lisbeth lucha por su supervivencia en Fráncfort, una ciudad totalmente asolada tras los bombardeos, y por la casa de modas de sus antepasados. Su ingenio le permitirá conducir el negocio a una nueva época, aunque para ello deberá pagar un precio muy alto.
Para Rieke, en 1971, el amor es más importante que los negocios. Pero, cuando la empresa familiar se enfrente a la ruina, ella tendrá que tomar una decisión trascendental...


En un tranquilo barrio residencial de Nueva York, un barrio de calles arboladas y acogedoras familias, algunos hogares han recibido una nota anónima:
«Me resulta muy difícil escribir esta carta. Espero que no nos odie. Hace poco mi hijo entró en su casa cuando usted estaba fuera...»
Un chico ha estado curioseando en las viviendas y en los ordenadores de sus dueños. ¿Quién es y qué ha descubierto? Mientras los rumores empiezan a circular y las sospechas aumentan, una mujer aparece asesinada y la tensión llega a un punto insostenible.
¿Están relacionados estos hechos? ¿Quién sabe más de lo que deja entrever? ¿Y hasta dónde están dispuestos a llegar estos simpáticos y apacibles vecinos para proteger sus secretos?


Un relato de deseos enterrados y traiciones indescriptibles.
Una historia de amor que desafía los límites.
Una novela mágica e inolvidable.
Imagina que los libros no solo contienen historias.
Imagina que puedes ocultar entre sus páginas tus mayores miedos, tu dolor más profundo, tus secretos más oscuros. A todo el mundo. Incluso a ti mismo. Para siempre.
Emmett Farmer, después de un largo día de trabajo en el campo, recibe una misteriosa carta que le cita a incorporarse como aprendiz de encuadernador. Es una profesión que despierta miedo y superstición en su entorno. Sin embargo, como humilde campesino sin recursos, no le queda más remedio que abandonar la granja familiar.
En la casa aislada donde vive su maestra, la anciana Seredith, Emmett aprenderá a elaborar libros que, más allá de tener unos acabados muy cuidados, son tomos mágicos que conservan los recuerdos de las personas y atesoran secretos del pasado.
Quien quiere olvidarse de algún episodio del pasado, puede acudir al lugar donde los encuadernadores encierran estas vivencias en volúmenes que guardan en una cripta bajo el taller: una suerte de biblioteca del olvido en la que todo permanece a la espera. Pero un día Emmett descubre su nombre en uno de esos libros...


En pleno mes de junio, las aguas del Sena suben por sorpresa y amenazan con inundar París. Se rumorea que junto a los muelles están desapareciendo personas. Pero Gaspard Snow, un músico en bancarrota, se empeña en seguir la pista de un canto melancólico hasta la orilla del río, donde encuentra a una criatura malherida. Lo increíble parece cierto: es una sirena y se llama Lula.
VOLVERÁS A SOÑAR
Sin otra posibilidad que esconderla en casa e intentar curarla, nada puede salir según el plan previsto. Porque todos los hombres que oyen cantar a Lula mueren en menos de tres días. Y porque Lula también tiene los días contados fuera del agua.
AMARÁS LO IMPOSIBLE
Con esta grandiosa fábula moderna, Mathias Malzieu reivindica el poder de la imaginación en una época oscura.


Por las calles de una ciudad llena de trincheras, el mal merodea con libertad. Están desapareciendo mujeres muy jóvenes y las sospechas se centran en un fotógrafo cuyos trabajos son algo peculiares.
CORREN LOS ÚLTIMOS DÍAS DE LA COMUNA DE PARÍS
Una de las secuestradas es Caroline, la prometida del sargento Nicolas Bellec, combatiente del bando comunero. Nadie parece tener la llave de la bodega donde está encerrada y, cuando las tropas de Versalles entren a sangre y fuego, ya no habrá escapatoria.
CAEN LOS OBUSES Y EMPIEZAN LAS EJECUCIONES SUMARIAS
Investiga el asunto un oficial de policía con marcado sentido del deber, el comisario Antoine Roques. La suya es una carrera contrarreloj para dar con la muchacha, mientras se acerca el inexorable fin de la Comuna


La historia de una chica y un hombre que se cruzan cuando la vida les da la espalda.
Todo esto existe es una novela sobre los lugares impensables en los que hallamos refugio, un libro de una hondura humana singular.
«Se pregunta hasta dónde llega el sonido que hacemos, el calor que perdemos, y a qué distancia nuestra silueta deja de serlo para convertirse en un trazo diminuto. Hasta dónde llega el humano que somos. Dónde deja de estar. Dónde termina.»
Esta es la historia de una fascinación mutua, la de un hombre y una chica que se cruzan cuando la vida les da la espalda. Si nadie la contara, si nadie la leyera, esta sería tan solo una más de las infinitas historias escondidas tras las ventanas de medio mundo.
Corren los años ochenta y Alexéi, director de un colegio en una ciudad de Ucrania, se derrumba. Su mujer le ha dejado y sus días siguen un patrón inalterable: por las noches bebe hasta perder el sentido y por las mañanas, en la escuela, lucha por esconder sus miserias. Desde su despacho observa a los alumnos durante el recreo y se empieza a fijar en una chica que siempre anda sola. Pronto ella le revelará la realidad que esconde y él decidirá ayudarla ocultándola en su piso.
Esta es una novela sobre los lugares impensables en los que encontramos cobijo, la historia de dos personas que construyen un universo donde creer que todo puede ser mejor.

Lanny

Lanny es un niño sensible e imaginativo, maravilloso para unos y rarito para otros, que crece arropado por el amor de unos padres que no siempre le comprenden y por las enseñanzas del viejo artista del pueblo. En este pueblo de cincuenta casas, pub e iglesia, rodeado de bosques e impregnado de chismorreos, un ser antiguo se divierte escuchando a escondidas a sus habitantes, especialmente a Lanny, su favorito. El ente forma parte de la memoria del lugar, su tradición oral, y fluye con el devenir de sus días, hasta que un suceso inesperado y terrible trastorna la apacible rutina de sus vecinos.
Leer a Max Porter es dejarse llevar por el estilo lírico del autor más audaz de las letras británicas. La prosa y la poesía, la belleza y el horror, la creatividad y las más devastadoras verdades humanas conforman un original relato sobre la infancia.

Nino en la noche

¿Qué hace ese chaval intentando alistarse en la Legión Francesa? ¿Quién es ese chico que aguanta erguido los aullidos del sargento? Se llama Nino, tiene apenas veinte años y se permite narrar su historia en primera persona. Una historia que empieza aquí, ante otra oportunidad perdida: las pruebas de drogas han dado positivo y es rechazado. Poco más le queda que su París decrépito, su suerte tambaleante, su boca deslenguada, su cuerpo lleno de cocaína y también eso que le mantiene con vida: su novia, a la que ama con locura. Porque Nino en la noche es ante todo una historia de amor.

Escrita a cuatro manos por una joven pareja, este es el relato de una existencia al margen, de una juventud ahogada por una sociedad demasiado injusta, demasiado cara, demasiado dura. Una historia de rabia social y belleza nocturna, de vidas estancadas que encuentran su vía de escape entre los flashes y los cuerpos sudados en antros donde retumba el techno. Este es el relato fulgurante de una juventud unida en un after infinito, una novela que, a cien por hora, poética y ardiente, retrata una generación que se aferra al amor mientras intenta encontrar su lugar donde ya nadie les espera.

Más rápida que la vida

Hay vidas que contienen toda la emoción de una gran novela.
Una vida de novela que nos habla de los sueños y la lucha por alcanzarlos.
Londres, 1903. Dorothy Levitt salta a la fama tras convertirse en la primera piloto de carreras del Reino Unido y una de las primeras del mundo. Las fotografías al volante de su automóvil ocupan la primera plana de los periódicos. En una época en la que la conducción era un asunto de hombres, la hazaña es recibida con desdén e incluso con amenazas. Muchos temen que el ejemplo de Levitt anime a otras mujeres a aprender a conducir o, aún peor, a ser independientes.
Tras el éxito de La maleta de Ana, la escritora Celia Santos aborda la apasionante vida de una mujer avanzada a su tiempo que rompió con todos los prejuicios. Injustamente olvidada, Levitt inventó el espejo retrovisor, inspirándose en la polvera que utilizaba para ver quiénes la seguían en las carreras, enseñó a conducir a las aristócratas británicas de la época y se la relacionó con el movimiento sufragista.
Una traición, un amor y una gran amistad acompañarán a Dorothy a través de todos sus éxitos y dificultades, siempre en un escenario fascinante: la Inglaterra de comienzos del siglo XX, cuando el recuerdo de la era victoriana se unía a una incipiente modernidad.

Las malditas

En un tiempo de miedo y sospechas ser mujer es el mayor de los riesgos.
Solo ellas saben la verdad. Solo ellas pueden salvarse la una a la otra.
Fleetwood Shuttleworth tiene diecisiete años, está casada y embarazada por cuarta vez. Como señora de Gawthorpe Hall, en el condado de Lancaster, todavía no ha conseguido traer al mundo un bebé que sobreviva al parto y su esposo Richard es eso precisamente lo que más ansía: un heredero. Cuando Fleetwood descubre una carta oculta del médico que la atendió en su último embarazo, sabe que es ella quien no sobrevivirá esta vez.
Pero entonces su camino se cruza con el de Alice Gray, una jovencísima partera y curandera que le promete que le la ayudará a dar a luz a un bebé sano, el heredero que todos esperan y que convertirá a Fleetwood, por fin, en auténtica señora de su la mansión y sus las tierras.
Sin embargo, el rey Jacobo I, consciente de que el condado de Lancaster se ha convertido en un nido de conspiradores, sabe que una buena manera de instaurar el orden es infundir miedo y temor entre sus habitantes. Y así arranca la caza de brujas más terrible de la historia de Inglaterra, una caza en la que cualquier joven con conocimientos médicos se vuelve sospechosa.
Conforme el juicio de las brujas de Pendle se acerca, Fleetwood y Alice saben que se necesitan la una a la otra para sobrevivir.

Un destino propio

El mundo está cambiando y nadie podrá impedirlo. Una sociedad se resiste al fin de una época. Una mujer busca su propio destino.
Algunas novelas tienen el poder de reflejar la vida en todo su esplendor, trasladarnos a una época prodigiosa, captar el instante preciso en el que todo estaba a punto de cambiar. Esta es una de esas novelas.
Micaela es una joven maestra que llega a Comillas, uno de los pueblos más elegantes de la costa cántabra, en el verano de 1883. Allí conoce a Héctor Balboa, un indiano que acaba de regresar de Cuba tras amasar una gran fortuna y está construyendo una escuela para los hijos -y no las hijas- de los aldeanos. Micaela empieza entonces su batalla para que también las niñas puedan recibir la educación que merecen y necesitan, al tiempo que entre ella y Héctor va surgiendo una atracción capaz de derribar todas las barreras.
Ambientada a finales del siglo XIX, en un momento histórico decisivo y lleno de contrastes, Un destino propio nos habla de aquellas primeras mujeres valientes que se atrevieron a alzar la voz contra una sociedad que se negaba a escucharlas.

Un fuego azul

Existe una maldad excesiva, insufrible, grotesca. No deja grietas y arrastra con ella toda posibilidad de expiación, de perdón o de futuro.
El responsable de la Brigada de Investigación Criminal de la comisaría central de Vigo todavía no lo sabe, pero se enfrenta a ese tipo de maldad.
La escena del primer crimen le sorprende por el método y el ensañamiento sobre la víctima. Pero, al descubrir las siguientes, ya no le cabe ninguna duda de que detrás de estos macabros asesinatos hay alguien muy enfermo.
Y cuando por fin tiene claro hacia dónde conducir la investigación, nada será como él pensaba... sino mucho más violento y perturbador.

Loca aventura hacia sus labios

Una novela romántica ambientada entre Barcelona y el mundo del cine de Los Ángeles.
Martina está en paro y necesita trabajar, así que cuando su mejor amiga le ofrece la posibilidad de hacer de chica para todo en el rodaje de una película en Barcelona, acepta inmediatamente. Allí conocerá al famosísimo actor Jason Graves, que está pasando por uno de los peores momentos de su carrera. Martina siente una atracción irresistible por Jason, ¿cómo no? Es uno de los actores más fascinantes del momento, a pe sar de sus sombras. Pero ¿es posible que Jason sienta también algo por ella? ¿O son imaginaciones suyas?
Todos tenemos sueños, pero a veces hemos de perseguirlos lejos de nuestro hogar. Martina se lanzará a una aventura para hacer realidad una de sus fantasías, sin pensar en las posibles consecuencias.
Una aventura fortuita que, a pesar de tener fecha de caducidad, embarcará a Martina y Jason en un viaje durante el cual deberán buscarse, encontrarse, romperse y recomponerse juntos.
¿Quién puede desafiar a los sentimientos? 
¿Quién puede engañarse y convencerse de que lo que se siente no es cierto?

Qué fue de los Mulvaney

Los Mulvaney son un ejemplo de familia feliz. El padre es un hombre apuesto, trabajador y sensato; la madre, una mujer encantadora y dicharachera, y los hijos, Mike, Patrick, Marianne y Judd, el broche de oro a un matrimonio idílico. Viven en High Point Farm, una granja de ensueño que será su infierno a partir del día de San Valentín de 1976, cuando un oscuro suceso cambia por completo la vida de Marianne, y los Mulvaney inician su declive. El narrador de la historia es Judd, periodista y el menor de los hijos, quien revela la verdad de su familia y de un país entero.
Historia íntima y a lavez épica, Qué fue de los Mulvaney se disfruta como una buena pieza de jazz: un motivo recurrente, casi obsesivo, se amplía, cambia de tono, y al variar nos ofrece facetas siempre nuevas de una realidad que ya creíamos conocer. Al acabar de leerla, los Mulvaney se quedan con nosotros, como suele suceder con ciertas melodías que ya forman parte de nuestra vida.

Alguien a quien conoces

En un tranquilo barrio residencial de Nueva York, un barrio de calles arboladas y acogedoras familias, algunos hogares han recibido una nota anónima:
«Me resulta muy difícil escribir esta carta. Espero que no nos odie. Hace poco mi hijo entró en su casa cuando usted estaba fuera...»
Un chico ha estado curioseando en las viviendas y en los ordenadores de sus dueños. ¿Quién es y qué ha descubierto? Mientras los rumores empiezan a circular y las sospechas aumentan, una mujer aparece asesinada y la tensión llega a un punto insostenible.
¿Están relacionados estos hechos? ¿Quién sabe más de lo que deja entrever? ¿Y hasta dónde están dispuestos a llegar estos simpáticos y apacibles vecinos para proteger sus secretos?

Tormenta en Cape May

Corre el año 1957 en Cape May, un pueblo costero de New Jersey. Henry y Effie, dos jóvenes recién casados, llegan de Georgia para pasar su luna de miel. Se acaba el verano y el lugar está desierto. A medida que se van conociendo -recorriendo las playas solitarias del Atlántico, infinito y oscuro; haciendo el amor con torpeza en la habitación polvorienta de un pariente lejano- intuyen que la vida de casados puede no estar a la altura de sus románticas fantasías. Cuando ya están decididos a acortar el viaje, ven luz en las ventanas de una de las casas vecinas. Son Clara, una
glamurosa aristócrata que ve cómo se le escapa la juventud; su amante Max, un playboy adinerado, y Alma, la misteriosa y distante hermanastra de Max. La lujosa mansión y el pueblo vacío se convierten en escenario de sus aventuras desenfrenadas, y a medida que se cuelan en segundas residencias abandonadas, salen a navegar, pasean desnudos bajo las estrellas y experimentan con el amor y el sexo, Henry y Effie van dejando atrás la inocencia.
Chip Cheek emerge en el panorama de las letras norteamericanas con una impactante novela sobre la pareja, el amor, el deseo y la traición.

Todo arde

¿Alcanza el amor para salvar una vida del desastre? Una novela hermosa, descarnada y conmovedora.
Lolo no ve a su hermana desde que esta abandonó la clínica de desintoxicación, cuando sus padres ya no pudieron más y ella no parecía dispuesta a hacer nada para salir del agujero. Su búsqueda le conduce hasta el aeropuerto de Barajas, en madrid, donde la encuentra a punto de ir al poblado chabolista para conseguir droga. Lolo decide acompañarla y, durante una noche, deambulará de su mano por el poblado, descubriendo su miseria y degradación, pero también las luchas de poder detrás del comercio de la droga y las vidas rotas por culpa de una adicción. Todo arde es una novela sobre las segundas oportunidades, un retrato de los dramas que rodean el mundo del adicto, pero también el de sus familiares y el de quien encuentra en ellos el único medio de vida.

M El hijo del siglo

La historia humana está plagada de individuos cuyos nombres perdurarán por siempre; hay otros tan icónicos que se los conoce solo por su nombre de pila. Pero existe otra categoría, la de aquellos que ni siquiera pueden ser nombrados y para quienes basta con una letra: a ella pertenece Benito Mussolini.
Esta es la biografía novelada de un hombre y, a través de él, también la de una época entera, la del surgimiento del fascismo. Pero M. El hijo del siglo es sobre todo una historia vibrante, hipnótica, con la profundidad de un ensayo y el ritmo narrativo de la mejor ficción contemporánea, sobre cómo una sociedad decidió entregarse a los delirios de grandeza de un solo hombre.

Mis últimos 10 minutos y 38 segundos

El cerebro permanece activo hasta diez minutos después de que el corazón deje de latir. Durante ese lapso, mientras el cuerpo de Leila yace en un cubo de basura a las afueras de Estambul, el tiempo fluye y, minuto a minuto, le trae un nuevo recuerdo: la infancia con su padre y sus dos madres en una casa grande y antigua de una apacible ciudad de Turquía; los chismorreos de las mujeres mientras los hombres van a la mezquita; la huida a Estambul para escapar de los abusos y las mentiras familiares y de un matrimonio concertado; el amor hallado de manera inesperada en el burdel de Mamá Amarga... Y los cinco amigos que conoció en el camino, su verdadera familia que, al tiempo que su vida agoniza, tratan desesperadamente de encontrarla.


Meredith ama a Antoine. Lo quiere con locura y él la corresponde. Pero, al mismo tiempo, esta joven actriz teme que Cupido vuelva a ponerle la zancadilla. ¿O más bien es ella quien tropieza una y otra vez con la misma piedra? Si sus relaciones anteriores fracasaron fue por sus propias inseguridades, y esta vez no quiere estropear su maravillosa historia de amor con Antoine. Pero ¿cómo se debe amar? ¿Existe una forma adecuada de hacerlo? ¿O el truco está en empezar por quererse más uno mismo?
Meredith tiene demasiadas dudas, de modo que convence a su novio de tomarse un tiempo y descubrir si puede reconciliarse con Cupido. Durante seis meses y un día, emprenderá un viaje emocional y físico que la llevará a descubrir cuál es el secreto que se esconde tras ese torbellino llamado AMOR.

El rastro de la libélula

Fútbol, negocios, mentiras y sangre, una novela sobre el lado más oscuro del deporte.
Giordano Merisi, periodista italiano afincado en Madrid con su familia, está escribiendo la biografía del entrenador del Real Madrid cuando salta la noticia de la desaparición del jugador estrella del equipo: el colombiano Jerónimo Contreras. Al poco tiempo aparece el cadáver del primo del futbolista, y pocos días después se descubre el cuerpo del jugador en el maletero de un coche. Las sospechas recaen sobre un narcotraficante colombiano pero el entrenador no se cree esa versión y le pide a Merisi que investigue. Las consecuencias serán devastadoras para todos y desvelarán una realidad que nadie quiere ver.
El rastro de la libélula es una novela sobre los trapos sucios de las estrellas deportivas y la impunidad que les rodea. Un thriller atractivo y verosímil que quizás se parece demasiado al mundo en que vivimos.

Progenie

Sevilla, ola de calor. Todo el que puede huye a la playa. No así Camino Vargas, jefa accidental del Grupo de Homicidios desde el tiroteo que dejó en coma al inspector Arenas. Alguien ha atropellado salvajemente a una mujer y se ha dado a la fuga. Este asesinato se va a transformar en el foco de atención mediática cuando se filtre un dato aún más perturbador: el homicida introdujo un chupete en la boca de la víctima antes de desaparecer de la escena del crimen. Todos los indicios apuntan a la expareja, un maltratador psicológico, y las estadísticas no están de su lado. Sin embargo, cuando la autopsia desvele que la víctima estaba embarazada y los asesinatos comiencen a sucederse, Camino comprenderá que se halla ante el caso más duro de su carrera.


Un premiado álbum ilustrado basado en la amistad de Ana, Carla, Indira y Alicia. Ellas juegan, aprenden y crecen juntas. Con el paso del tiempo su amistad se fortalece como el árbol que eligen para encontrarse.


Matthew y Marilla Cuthbert, dos hermanos de mediana edad, deciden adoptar a un niño huérfano para que les ayude en la granja, pero una confusión hace que llegue Ana Shirley. Con su cabello rojo fuego y una imaginación imparable, llega a las Tejas Verdes y revoluciona deliciosamente todo Avonlea.


.