«La mala semilla» de Toni Aparicio


Una prometedora teniente en el momento más duro de su carrera, una mujer asesinada de forma violenta, un niño desaparecido y un sinfín de secretos inconfesables...

La carrera de la teniente Beatriz Manubens es una de las más prometedoras de la UCO, sin embargo, la muerte accidental de un menor durante un tiroteo hace que se sienta incapaz de volver a empuñar un arma. Completamente abatida regresa a Albacete, su tierra natal, para esconderse del mundo.

Juan Cebreros, brigada de la Guardia Civil en Riópar encuentra el cadáver de una mujer que presenta grandes signos de violencia en el nacimiento del río Mundo. Anabel Ramos, la víctima, se perfila como una completa desconocida para los lugareños. De ella solo se sabe que vivía en una casa rural con Adrián, su hijo, un niño de seis años al que parece haberse tragado la tierra.

La desaparición de Adrián se convierte de inmediato en noticia y es portada de todos los medios de comunicación y todo el mundo coopera para encontrarlo lo antes posible. Consternada, la teniente Manubens descubre que la mujer asesinada fue una de sus mejores amigas de la adolescencia. En una carrera contrarreloj intentará hacer lo posible por encontrar al pequeño con vida, mientras lucha contra sus propios demonios.

Toni Aparicio construye un thriller trepidante, donde el horror no está reñido con la esperanza. La mala semilla es una novela vibrante que golpea y sacude, una muestra de la barbarie humana y a la vez de su capacidad de resiliencia capaz de recuperar la esencia de las buenas personas.

Datos técnicos

Editorial: Suma
Páginas: 424
Formato: Rústica con solapas / Epub
ISBN: 9788491291992
Año de publicación: 2018
Precio: 17€ - 8,54€

Sobre el autor: Toni Aparicio

Impresiones

El asesinato de Anabel es el punto de partida para este thriller. Pienso que el punto más dañino que tiene al principio es obviamente la desaparición del menor porque el lector empieza a hacer conjeturas muy rápido y más por el componente psicólogico que tiene al tratarse de un niño y eso sacude desde el primer momento. Tengo que puntualizar que no sé si la novela no me ha llegado en el momento oportuno, pero para mí empezó muy álgida (en la introducción) y luego decayó un poco para posteriormente coger ritmo. A mí me costó empatizar un poco al principio con los personajes principales como Anabel y Juan y meterme en la historia. Ha tenido que pasar tiempo para volver a ese ritmo, pero es la única pega, dado que luego la forma de escribir del autor es muy sencilla y se lee bien , no usa un lenguaje ni rebuscado ni unas descripciones ostentosas, es llano y eso es de agradecer.

Existen varios personajes que aún con la salvedad mencionada están bien descritos y llevados. 

Algunos nos los presenta de forma casual y luego toman importancia, hecho que ayudará mucho en la historia. El personaje de Beatriz se implica no ya por tener una antigua amistad con la fallecida también como un acto de perdón hacia sí misma por un suceso ocurrido con anterioridad al morir un menor en un tiroteo, hecho el cual no ha logrado superar, es por así decirlo una expiación de los pecados.

Sobre el argumento comentar que la trama sigue un ritmo progresivo que se ajusta al tempo que puede llevar la investigación, en momentos es más rápido y en otros el tiempo parece que se detiene un poco, ese aspecto me ha gustado bastante porque a veces parece que en los libros todo lleva un desarrollo diferente que en la vida real. Y hay momentos en los que no se ve la salida a la investigación. Creo que aquí eso está bastante conseguido. Tiene un buen desenlace y con un gran punto de giro, aunque tal vez los lectores ávidos de este tipo de novelas puedan entrever más fácil el final creo que está bien hilvanado, gracias a muchísimas relaciones entre muchos personajes que al crear diversas subtramas hacen que la historia tenga más emoción. Lástima que no se pueda desarrollar más este aspecto ni los personajes porque se peca de dar demasiada información que estropearía las divagaciones que pueda hacer el lector.

Veremos que la gente tiene doble cara, que actúa por remordimientos y venganza, y que nadie te ofrece nada sin obtener nada a cambio. También que la venganza se sirve en un plato frío. Pero en contrapartida hay gente que desinteresadamente se decide a ayudar como buenamente pueda o le dicte su moral.

Es una lectura que entretiene pero a mí no me ha apasionado aunque sí que la recomendaría.



Reseñado por Rocío Carralón

Si quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo desde el siguiente enlace: La mala semilla (Tinta negra)
Anterior
Siguiente »

2 ¡

Pulsa aquí para dejar tu comentario ¡
Margari
admin
8 de junio de 2018, 18:24 ×

NO termina de llamarme esta vez, así que lo dejo pasar.
Besotes!!!

Reply
avatar
Neftis
admin
8 de junio de 2018, 23:06 ×

Lo dejo pasar, que no me termina de llamar la atencion.

Saludos

Reply
avatar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios ConversionConversion EmoticonEmoticon