30 sept 2017

Entrevista a √Āngel Medina, autor de Vaticano III


¡Buenos d√≠as amig@s!

Tenemos el placer de compartir con todos vosotros la entrevista que nos ha concedido √Āngel Medina, autor de "Vaticano III"



“VATICANO III” es una novela en la que la utop√≠a puede convertirse en realidad.

Hay novelas que est√°n ambientadas en el escenario del Vaticano, como “El c√≥digo da Vinci” y sus sagas o “Las sandalias del Pescador”. ¿Por qu√© esta nueva trama vaticana?

En la sinopsis de la novela hago la observación de que el mundo es como un tablero de ajedrez, cuyas fichas se interrelacionan mutuamente. No cabe duda que el Vaticano ocupa un lugar preponderante en el concierto mundial y, por tanto, si esa ficha se mueve podría influir en el resto, desestabilizándolas.
Las novelas que citas, la primera es de intriga y entretenimiento. En cuanto a la segunda, el argumento concluye con una sugerencia y ah√≠ se queda. “VATICANO III” va m√°s all√° de la ficci√≥n y la intriga y tambi√©n de lo sugerente. En una palabra: arriesga un final, que por otra parte no se espera.

¿Podr√≠as narrarnos la sinopsis brevemente?

“VATICANO III” narra la lucha de un Papa procedente de un mundo sojuzgado que recibe una visi√≥n y para hacerla cre√≠ble necesita realizar un gesto que asombrar√° a todos y escandalizar√° a muchos.

¿Por qu√© este t√≠tulo de “VATICANO III”?

Tanto la Iglesia como la sociedad tienen una asignatura pendiente que son los pobres. Lo que se plantea en el libro requiere la convocatoria de un concilio y han pasado m√°s de cincuenta a√Īos desde el anterior. Por eso, este ser√≠a el tercero.

¿Resulta imposible no relacionar el Vaticano con conspiraciones y confabulaciones?

Desde mi percepci√≥n, entiendo que se construyen historias fant√°sticas porque el tema “vende”. Pero ya he dicho antes que este libro pretende ir m√°s all√° del entretenimiento y la f√°bula y contar una historia, que, aunque ut√≥pica, no imposible. Algo que podr√≠a influir en el curso de la historia y que los poderes pol√≠ticos y mundiales aprovechar√≠an o combatir√≠an seg√ļn sus intereses.

¿Podr√≠as ser m√°s expl√≠cito?

Si te parece, podemos incluir al final de la entrevista parte de un cap√≠tulo que servir√° para situar al lector en el n√ļcleo de la trama.

¿Qu√© pretendes que el lector extraiga de la lectura de tu libro?

Que el mundo está inacabado y hay que construirlo día a día, derribando muros, aunque quien lo proponga pueda ser tachado de visionario. Criticamos lo que tenemos, porque no estamos satisfechos y nos gustaría que fuese de otra manera. Y para ello hace falta que surja la figura capaz de hacer pensar que es posible hacerse. Aunque, quien se atreva, por alta que pueda ser su condición, se verá por ello en el filo de la navaja

En la historia que presentas aparecen grandes protagonistas del orden mundial, adem√°s de la Iglesia.

S√≠, pues como dije al comienzo todos tienen sus propios intereses y esperan su oportunidad. Si se desestabilizara una masa de m√°s de mil trescientos millones de almas, adem√°s del cisma podr√≠a acarrear situaciones impensables. La propuesta del protagonista de mi libro, como he dicho tambi√©n antes, parte del nuevo Papa de Roma. Quiere avalar lo que ha de decir al mundo con un gesto perturbador para los poderosos, que no voy a contar para no destripar el argumento, as√≠ como tampoco el desenlace, igualmente desconcertante. Pero la respuesta no se hace esperar. Los primeros, los que son los amos del dinero. Despu√©s, los que aguardan la revancha del “qu√≠tate t√ļ que me pongo yo”, representados por el comunismo. Y como ave de presa que aguarda el debilitamiento de ambos, los chinos, que desean ser los nuevos amos. Toda esta confusi√≥n, religiosa y econ√≥mica, ser√≠a aprovechada por el islam expansionista, que tratar√≠a de extenderse (algo que ya hace con la emigraci√≥n, pues al procrear m√°s que los occidentales, acabar√°n dominando la sociedad en la que se instalan) Y, naturalmente, el primer bocado ser√≠a empujar a Israel hasta el mar. De aqu√≠ la pregunta: ¿cu√°l ser√≠a la respuesta de un pa√≠s que posee armamento at√≥mico?

¿A qu√© tipo de lector va dirigida la novela?
Yo entiendo que puede ser leída por todos, tanto progresistas como conservadores, derechas o izquierdas, creyentes o escépticos y a ninguno ha de dejar indiferente.

¿D√≥nde puede encontrarse el libro?

La versi√≥n papel en Librer√≠as. Y la digital en Amazon -> Vaticano III


Desde Libros que voy Leyendo queremos desear la mejor de las suertes a √Āngel con su novela.


Y antes de despedirnos, aquí tenéis una muestra del libro:

Fragmento capítulo 38
El grupo de los Cardenales se encontraban reunidos a instancia del Secretario de Estado, Vitelino. Tan pronto le anunciaron la llamada conmutó la comunicación para que todos pudieran oírla, advirtiéndoles que guardasen el más absoluto silencio.
Buenos d√≠as, Eminencia. Le habla el Secretario de Estado de los Estados Unidos de Am√©rica.Me alegro de escucharle, se√Īor Secretario. ¿C√≥mo est√° usted?Ser√≠a mentir si le dijese que bien. ¿Y usted?Por el tono, crey√≥ reconocer cierto sarcasmo. Sus palabras, aunque corteses resultaban distantes.Antes de comenzar, debo transmitirle que mi llamada no obedece a algo unilateral. Mi gobierno ha mantenido conversaciones con nuestros aliados m√°s importantes y, por tanto, lo que podamos tratar ha sido consensuado.Llev√°ndose el √≠ndice a los labios, Vitelino esparci√≥ su mirada sobre sus compa√Īeros de mesa invit√°ndoles a mantener la mudez, reparando todos en la gravedad del asunto.Se produjo un silencio inquietante, tras el cual, dijo:Estamos informados del alcance del Concilio. De lo que ha sucedido, c√≥mo se ha desarrollado y sobre todo de las conclusiones que se pretenden dar a conocer al clausurarse.-¿Puedo preguntarle c√≥mo…?- mostr√≥ su sorpresa el purpurado.Sabe que no voy a responder a esa pregunta. Pero, d√©jeme decirle una cosa: la decisi√≥n puede afectarnos a todos. No puedo pasar por alto advertirles que el Presidente me ha autorizado a conminarles- enfatiz√≥ esta √ļltima palabra- que no estamos dispuestos a aceptarlo pasivamente.¡Se√Īor Secretario!-balbuci√≥ al escuchar la amenaza.¿Es que Roma desea retornar a las catacumbas?- apareci√≥ en √©l la c√≥lera.¡No!- acert√≥ a contestarle con un breve monos√≠labo.Le ruego que no me malinterprete si le recuerdo una cosa: nadie pone en duda que a ustedes les avala su autoridad moral… ¡pero a nosotros nos sostiene el dinero, la influencia y el poder!Vitelino guardaba un silencio sepulcral, pero su mirada expresaba la preocupaci√≥n de todos.Si no dan marcha atr√°s- continu√≥ desbrozando su planteamiento- el concierto mundial existente podr√≠a romperse y se plantear√≠a un juego t√°ctico, de manera que si la primera de las fichas se desmoronase, arrastrar√≠a a las dem√°s.¿A d√≥nde quiere ir a parar?A pesar de ser un viejo zorro de las artes diplom√°ticas, Vitelino no acababa de entenderlo.Se lo dir√© con claridad, Eminencia. Si la Iglesia alterase su esencia en base a la declaraci√≥n para transformarse en no se sabe qu√©, al “moverse” se soliviantar√≠a una masa que supera m√°s de mil trescientos millones de almas, y en consecuencia otras fuerzas ocupar√≠an ese espacio, modific√°ndose el mundo democr√°tico que conocemos. Parte de los creyentes podr√≠an ser captados por el nuevo comunismo y Rusia ans√≠a volver a ser la cabeza de gigante que fue. Otra parte de los escindidos por los resultados del Concilio ser√≠a absorbida por el Islam, cuyo ojo, como el de un c√≠clope, mirar√≠a hacia Israel. ¿Y qu√© cree usted que podr√≠a suceder en tal supuesto? ¡Goliat tratar√≠a de exterminar a David, pero √©ste, se defender√≠a con su arsenal nuclear!! El conflicto, una vez iniciado, se extender√≠a como un reguero de p√≥lvora.¡Es espantoso!- brot√≥ con espontaneidad el lamento de su garganta, en tanto miraba a sus compa√Īeros con incredulidad.Luego- prosigui√≥ sin darle tiempo a reaccionar- tras forjar Rusia un nuevo imperio y extenderse el Islam, finalmente, el peligro vendr√≠a de Asia. Los chinos son como hormigas laboriosas y aprovechar√≠an la situaci√≥n de Occidente para penetrar definitivamente y adue√Īarse de los Mercados. Seg√ļn nuestros informes elaboran una alianza con Jap√≥n, que les apoyar√≠a con su tecnolog√≠a punta. Perm√≠tame concluir: todo esto significar√≠a el fin de la sociedad que conocemos, pasando en poco tiempo a repartirse la econom√≠a los dos pa√≠ses comunistas: la nueva Rusia y la China imperialista. En cuanto a la religi√≥n, la media luna se ense√Īorear√≠a por todo el orbe y el cristianismo quedar√≠a reducido a una religi√≥n menor.¡Un cuadro verdaderamente desolador!- fue incapaz de reprimirse.¡Ciertamente, se√Īor Cardenal! Ustedes tienen el tarro de Pandora en sus manos y √©se es el riesgo si se deciden a abrirlo. En nombre de nuestros socios y tambi√©n del Presidente le pido que convenza a Su Santidad para que no haga la declaraci√≥n. No es misi√≥n m√≠a decirles qu√©, ni tampoco c√≥mo habr√°n de hacerlo, pero conf√≠o en que encontrar√°n el camino… ¡aunque el precio haya de ser muy alto! Ambos somos pol√≠ticos, Eminencia. Usted sabr√° encontrar la soluci√≥n.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios