28 mar 2017

Entrevista a José Calvo Poyato



ENTREVISTA JOS√Č CALVO POYATO – EL ESP√ćA DEL REY

¿C√≥mo surge la idea de escribir “El esp√≠a del Rey”?

La chispa salta al tener conocimiento de una de las aventuras m√°s incre√≠bles que protagoniz√≥ Jorge Juan. Me costaba trabajo imaginarlo en aquellos… menesteres. El contraste y la extraordinaria aventura vivida en Londres, me indicaron que pod√≠a haber una novela. Porque era un hecho hist√≥rico. Tambi√©n influy√≥ el que se la jug√°ramos a los ingleses. Nos la han jugado tantas veces…

“El esp√≠a del Rey” tiene como protagonista a Jorge Juan, ¿Qui√©n era este personaje?

Un hombre de ciencia, un marino ilustrado que es una de las cumbres de nuestro conocimiento cient√≠fico en el siglo XVIII. Algo que supon√≠a, aunque cueste creerlo, ciertos problemas en la Espa√Īa de la √©poca. Tuvo problemas para publicar alguna de sus obras porque la inquisici√≥n no admit√≠a que aceptase por ejemplo, la teor√≠a de Cop√©rnico de que la tierra giraba alrededor del Sol. Tambi√©n fue uno de los colaboradores del marqu√©s de la Ensenada, aquel gran ministro que tuvo uno de sus empe√Īos en devolver a Espa√Īa el poder naval imprescindible para defender las Indias.

¿Qu√© te atrajo del personaje para convertirlo en protagonista de tu novela?

Era un ejemplo de unas generaciones de marinos, formados en la Escuela de Guardiamarinas de C√°diz, que combatieron el poder√≠o naval de los ingleses con m√°s √©xito del que generalmente se piensa. Las derrotas que infligieron a la marina de su graciosa majestad fueron notables. Lo que pasa es que es muy hispano recordar los momentos dif√≠ciles de nuestro pasado, como son las derrotas y no tener tan presentes, las victorias. En Cartagena de Indias Blas de Lezo venci√≥ a la poderosa armada de Vernon. El almirante C√≥rdoba, apres√≥ una flota de cincuenta queques ingleses que llevaban tantas riquezas a bordo que la bolsa de Londres se tambale√≥. El bloqueo de la desembocadura del Misisipi por la armada espa√Īola, en la guerra de independencia de los Estados Unidos, supuso un serio rev√©s para los brit√°nicos y permiti√≥ a Bernardo de G√°lvez apoderarse de Pensacola y recuperar la pen√≠nsula de Florida.

El siglo XVIII ha sido poco trabajado en la literatura, pese a contar con episodios dignos de narrarse. ¿A qu√© crees que es debido ese olvido?

Men√©ndez y Pelayo dec√≠a que el siglo XVIII era el menos espa√Īol de nuestra Historia. Lo dec√≠a por la fuerte influencia francesa que supuso la llegada al trono de los Borbones y eso hizo que las formas de vida y muchas costumbres tradicionales fueran desapareciendo. Tambi√©n porque el dieciocho es la continuaci√≥n del llamado Siglo de Oro y eso jug√≥ en su contra. Los autores de un siglo y otro nos resisten la comparaci√≥n. Pi√©nsese que muchos ilustrados rechazaban el Quijote o prefer√≠an el llamado de Avellaneda. Esuntos como ese han llevado a tenerlo en menor consideraci√≥n. Pero, como dices, es un siglo extraordinario y con muchos atractivos para novelarlo.


Tu novela se sit√ļa en Madrid, Londres y C√°diz ¿Exist√≠an muchas diferencias entre estas ciudades en aquella √©poca?

Si, eran muy diferentes. Londres ten√≠a doble poblaci√≥n de Madrid y un gran r√≠o que no es comparable al Manzanares. Su ambiente es portuario: comercio, tabernas, prostitutas, tambi√©n cient√≠fico con la Royal Society… He procurado recogerlo en la novela. Madrid es el de Fernando VI y B√°rbara de Braganza, se est√°n construyendo las Salesas. Se abren los primeros caf√©s y restaurantes, pero lo normal son tabernas, botiller√≠as y casas de comidas. La inquisici√≥n sigue actuando y pocas calles est√°n pavimentadas. Transitar de noche es un problema por la oscuridad y la suciedad. Hay un ambiente religioso muy marcado. C√°diz es ahora cabeza del comercio con Indias y tiene mucha actividad mercantil. Sus tabernas, su puerto y sus gentes forman parte del paisaje de la novela.

¿Qu√© te gustar√≠a que el lector encontrara en tu novela?

“El esp√≠a de Rey” es una novela hist√≥rica, con una trama de intriga y suspense. He situado al lector en el ambiente hist√≥rico de mediados del siglo XVIII, entre 1748 y 1750. En la corte madrile√Īa triunfa Farinelli e intriga el embajador ingl√©s, Benjamin Keene. Se negocia con los portugueses -no olvide el lector que B√°rbara de Braganza es portuguesa- y el marqu√©s de la Ensenada traza planes para rearmar el poder naval espa√Īola y se vale de todos los recursos, incluido lo que hoy llamar√≠amos espionaje industrial. Esa es la parte hist√≥rica de la novela que quiero que disfrute el lector. La trama se sostiene sobre el asesinado de Baltasar Osorio que aparece flotando en las aguas del Sena cosido a pu√Īaladas. ¿Por qu√© ha muerto as√≠? ¿Qui√©n lo ha asesinado? Su hija Claudia -un personaje de ficci√≥n- buscar√° las respuestas que est√°n en un lugar ins√≥lito. Por √ļltimo, espero que el lector disfrute con el Jorge Juan que se mueve en Londres, adem√°s de como el gran cient√≠fico que han invitado los ingleses, como cuando se disfraza de mister Josues o mister Sublevant. Hist√≥rico, aunque parezca ficci√≥n.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios