31 jul. 2016

"Beach kiss" de Cristina Selva

.

30 jul. 2016

Libros recomendados Julio 2016



En estas fechas en los que muchos podéis disfrutar de vacaciones, sois muchos los que nos preguntáis por los libros recomendados. Como vuestros deseos son órdenes aquí tenéis algunas de nuestras recomendaciones del mes de Julio. Lecturas para todos los gustos que seguro que os gustarán.


Romántica




Narrativa Contemporánea


"El templo jazmín" de Corina Bomann
"La chica que lo tenía todo" de Jessica Knoll


Policíaca y Suspense





.

29 jul. 2016

"Prométeme que serás delfín" de Amelia Noguera

.

28 jul. 2016

Crónica del encuentro con Mayte Uceda



Mayte Uceda nos habla de su último libro “Alicia o el teorema de los monos infinitos”. En la presentación la ha acompañado también Isabel Santos de la editorial Planeta.

Mayte: La idea para esta novela surge en parte porque yo quería una mujer bodeguera ya que hay muy pocas en España, en la Rioja sé que hay una y en Mallorca encontré muchas.

El diario de Mallorca tenía un reportaje sobre 4 o 5 mujeres bodegueras de la isla y me llamó mucho la atención. Pensé en situarla allí y por ahí empecé.

No sabía nada de viñedos así que contacté con Catalina Ribot de bodegas Ribot. Fue muy amable porque gracias a ella le pude dar a la novela ese contexto un poco más real. Le pedí que me detallara lo que hacía en la bodega y en el viñedo porque son dos cosas distintas. En el viñedo digamos que cada mes se hace una cosa y luego la bodega también tiene su desarrollo.

Me parece muy interesante el personaje de Alicia. Es una mujer joven que se queda viuda con 33 años y a la muerte de su marido, que es un bodeguero mallorquín, hereda su viñedo. También heredó su perro. En las dos cosas ella ni sabe nada de viñedos, ni tampoco le gustan los perros, lo que digamos tiene doble problema.

Con el viñedo tuvo que empezar a aprenderlo todo de cero porque ella llevaba solo la parte administrativa nada que ver con el resto de actividades. El perro la odia porque estaba muy metido con su amo y de alguna forma la hace responsable de esa desaparición. Es como que intuye que ella tiene algo que ver con que su dueño ya no esté y se porta muy mal con ella y le hace muchas pifias.

Y luego aunque lo aprende todo desde el principio el viñedo no va bien. Ella piensa que es por su incompetencia, porque no sabe estar al mando. Luego hay digamos un personaje villano que es el mayor bodeguero de la isla que es un señor que además de los viñedos se dedica al turismo y un poco que la persigue, la ataca para que venda su viñedo porque tiene un microclima especial, que hace que la fruta sea muy buena, aunque ella no sea capaz por su desconocimiento de lo que es llevar un viñedo y una bodega. Al final el viñedo acaba notando esa falta de experiencia.


Entonces como se ve tan agobiada, porque ve que la producción va a menos, al final cede y le vende a Gelabert, el bodeguero este, la mitad de su viñedo que son dos fincas “Los vientos” y “La Rodona”. Le vende “Los vientos” y se queda con 14 hectáreas de la otra finca.

Esa inyección económica le sirve para aguantar un tiempo más pero al cabo de 6 años, empezamos con que Alicia tenía 33, ahora ya tiene 39, en todo ese tiempo la producción fue a menos. Le da para pagar a sus trabajadores.

De repente hay dos cosas: por un lado esa inseguridad en el negocio. Ella quiere no necesariamente un hombre que la acompañe, ella nota la falta, nota la soledad. Lleva 6 años sola y con un negocio que no domina pero también la soledad emocional. Porque se lleva bien cuando es algo buscado, hay personas que se sienten bien solas y que no necesitan a nadie pero en el caso de Alicia es una soledad impuesta por la muerte de su marido. Este se muere de una forma un poco rara, pero cuando lo leáis quiero deciros que es algo no tan descabellado.


Preguntas del público: murió como vivió: haciendo reír. Así lo dices en el libro.

Mayte: bueno seguro no sabéis que esta noticia existió de verdad, pasó de verdad a un señor. El marido de Alicia era un amante de los animales, por eso tiene a Milo tan consentido. Como se dedicaba a la bodega y él quería ser veterinario pero al final los viñedos le tiraban más, colaboraba como voluntario en un zoo de Mallorca. En un simulacro se disfrazó de gorila para dar más realismo al evento pero había un guardia de seguridad que no estaba avisado de que iba a haber un humano vestido de gorila por ahí a sus anchas y acabó disparándole un dardo en el que culo cargado para un gorila. Entonces Alfredo, que así se llama el marido de Alicia, tuvo una reacción a este sedante y se fue para el otro mundo.

Pero eso existió, lo que pasa que en el caso real este hombre no se llegó a morir aunque le dispararon en los mismos circunstancias. En el caso de Alfredo yo necesitaba que se muriera.

Entonces al cabo de 6 años de estar sola nota esa falta. Alicia enviudó sin tener hijos. Tiene 39 años y las mujeres digamos que tenemos que reconocerlo, ese reloj biológico que nos marca los ritmos de los niños y la familia y ella se ve como que es ahora o nunca y se lanza a buscar pareja por Internet a través de una página de contactos.

Tuvo varias experiencias hasta que aparece el “Homo perfectus” como dice ella, el dios de dioses pero no solamente porque Marcos -el corso- no porque sea muy atractivo que lo es, sino porque domina su negocio.

Marcos es un ingeniero agrónomo en Córcega, que es una isla de mucha tradición vinícola. Él domina el negocio de los viñedos y claro ella piensa “es lo que me hacía falta a mi” y empiezan una relación por carta. ¿Y qué es eso de por cartas? Él le pone una condición y es que no le gusta la mensajería electrónica ni nada que tenga que ver con eso, entonces le pide relacionarse a través de correo postal.

Eso a ella al principio le parecía raro, con lo bien que están las redes sociales y lo instantáneo que es. Una carta en lo que va y viene de Córcega pasa 15 días… pero acepta. Empiezan a conocerse un poco hasta que llega un momento en que él se planta en la isla. Un día le dice mañana voy y se planta en la isla.

Alicia tiene una hermana que es como su madre, es la que está diciéndole siempre los pros y los contras de lo que puede pasarle cuando se entera que este hombre es corso. Para ella corso es como albanokosovar porque Córcega tiene una historia un poco turbulenta.

Los corsos llevan más de 200 años siendo franceses y no les gusta, es una situación un poco convulsa. Tiene el índice de criminalidad más alto de Europa. En el 2014 (cuando estaba escribiendo la novela) me llamó mucho la atención este dato por eso lo utilicé, porque es inaudito que una población de 200 mil habitantes o así, tengan más asesinatos que en toda Francia junta y sus índices se extrapolan a Europa entera.

Digamos que Córcega es una Sicilia francesa, tienen muchos atentados, protegen mucho su identidad, no les gusta mucho el turismo, nos les gusta que se construya en sus costas. Esto era algo que yo ignoraba la verdad. Tengo un amigo francés y fue la primera vez que oí hablar de este problema y de esta conversación con él surgió que un día yo tenía que hacer un personaje corso porque iba a dar mucho juego.

Alicia no sabe nada de eso ni de donde eran los corsos, esto le pilla todo desprevenida pero la hermana si lo sabía porque había estado en Córcega, lo que pasa que aunque al principio Alicia se vuelve un poco recelosa con el tema de le olvida enseguida al ver la foto y al ver que las cartas son cada vez más…. Aunque es un poco distante en el trato si es verdad que es un poco embaucador y es como si le dijera que necesita novio. Empiezan una relación en la distancia, también por el medio a Alicia se le incendia el viñedo, todo apunta a Gelabert, el hombre este que la está presionando para que venda el resto del viñedo.

Creo que la novela tiene la parte romántica que está bien, es un romance que puede gustar más o menos pero tiene también otros ingredientes, incluso una parte de misterio, una de intriga, el villano malo que no es que sea malo malísimo, a lo largo de la novela se descubre quien es Gelabert y las intenciones que tiene y lo que hace o hizo y ella y sus trabajadores creen a pies juntillas que este hombre fue quien le incendió el viñedo.

Se queda sin prácticamente la mitad del viñedo. Ya cuando ella había vendido una parte, se incendia otra parte del viñedo y se ve acabada. Sabe que no va a recuperarse a menos que haga una inversión de dinero muy importante. Entonces Marcos cuando se entera del incendio se planta en la finca y le dice “yo quiero ser tu socio inversor”. Ella le dice que no puede darle beneficios porque no tiene.

Hay también una historia de amor paralela de sus trabajadores, que son los que la ayudan y sacan las castañas del fuego. Uno tiene un hijo y otro una hija. El chico es colombiano, tiene 22 años, la madre se lo llevó de aquí joven y entre medias estuvo allí en la cárcel. Es un chico muy bueno con el que Alicia congenia muy bien pero el padre de la chica (que tiene 17 años) no lo quiere, no quiere que se acerque a un ex-presidiario.

Y esta es la historia de amor paralela, que son historias secundarias pero que enriquecen la novela. Luego están Dimitri y Natasha que es una manera de personificar la parte sensible de tu cabeza con la parte más racional digamos. En vez de poner al angelito y al diablillo pues son Natasha y Dimitri que le dicen constantemente lo que tienen o no que hacer.

Cuando decidí hacer la novela con un poco de sentido del humor, necesitaba unos elementos que mantuvieran ese humor porque me di cuenta de que era muy difícil hacer reír. Es más fácil hacer llorar y más complicado hacer reír.

Virginia, la hermana de Alicia, desde el principio tiene ese punto contradictorio, desde que son pequeñas. Lo que para ella está bien, no le parece bien para la hermana. Tiene su peso en la novela con sus ocurrencias y sus cosas, pero necesitaba también que Alicia no estuviera tan sola de ahí este personaje.

Nina es una mujer que anteriormente tenía una agencia matrimonial, hay muchas en España y por eso se me ocurrió. Viene de una agencia matrimonial que se modernizó y abrió esta página web. Cuando conoció a Alicia fue como si la adoptara y le dijo “yo te voy a conseguir un hombre”. Aunque ya lleve dos matrimonios fallidos a sus espaldas, ella está convencida que va a encontrar el hombre adecuado para Alicia y lo encuentra.

Otro dato que no se si sabían es que el 40% de las mujeres que buscan pareja lo hacen por internet pero el 40% de los hombres que buscan pareja lo hace a través de su círculo de amistades con lo cual las probabilidades…

Aunque es verdad que todavía hay cierto prejuicio con la forma de buscar pareja en internet a Alicia le parece un disparata hasta que ve la foto.

Público: ¿de dónde te sale ese humor que plasmas en la novela?

Mayte: en este libro me dejé llevar aunque tenía una responsabilidad porque lo estaba escribiendo para ellos, yo estaba en la tesitura de si seguir o no mi anterior novela que para mí fue la que más oportunidades me dio y que ha gustado muchísimo.

Público: cuando has dicho “la estaba escribiendo para ellos” ¿la estabas escribiendo para Planeta?”

Mayte: sí

Público: tienes un humor muy inglés, diferente ¿de dónde sale?

Mayte: con este libro tenía que decidir si seguía la línea de Rebeca o hacía algo distinto. Una novela romántica con sentido del humor. Yo ya tenía algo escrito de la novela y la reescribí, le acoplé este humor que le faltaba porque era más seria, más al estilo de la anterior novela y lo que hice fue ser yo y dije si gusta y si no… pero soy yo y me dejé llevar, escribiendo y narrando es la vez que más me dejé llevar por mi instinto.

En la de Rebeca por ejemplo, venía de una novela que se había vendido, tuvo buenas críticas es verdad pero en la de Rebeca estaba un poco más encorsetada, tienes miedo a escribir cosas que no se deben, a defraudar, a inventarte cosas…aquí me dejé llevar. El sentido del humor bueno…
A veces te sale solo, a veces te tienes que dejar llevar, a veces ves que llevas mucho escrito y que falta. Es también la inexperiencia de haber escrito algo así antes. Vas puramente por instinto

Público: ¿cómo contactaron contigo los de Planeta? ¿Lo vieron en Amazon y les gustó la novela?

Mayte: supongo que algo verían en Amazon. “Un amor para Rebeca” había estado vendiendo mucho, número uno de Amazon y por aquel entonces todavía no habían contactado para traducirla al inglés y al alemán. Entonces Emilio de la editorial me contactó y me dijo que había leído algo de “Los ángeles de la torre”, le había gustado, le parecía que yo era versátil, que lo mismo escribía una novela paranormal que un romance, que me adapto.

Me preguntaron si tenía nuevos proyectos y le conté que estaba escribiendo esta. Me dijo entonces cuando la termines nos la mandas y bueno… fue sincero en todo momento. Me dijo si nos gusta y nos cuadra pues te la publicamos. Tardé 8 meses en escribirla. No sé si soy lenta o rápida. Si es verdad que voy progresando, la primera la escribí en dos años.

Público: ¿qué diferencia has notado entre publicarlo en digital, que probablemente la has tenido que corregir y editar tú, a hacerla en Planeta que lo habrán hecho ellos?

Mayte: yo me preocupaba también por dar un cambio de estilo, tenía miedo de que todos los lectores que había conseguido con Rebeca con esta se sintieran decepcionados por el estilo. Es más ligera, tiene un humor que no tiene la de Rebeca, esta está igual más enfocada a sentimientos, más dramática y esta otra es una novela ligera, para reírte un rato. Tiene más ingredientes y un entorno precioso como es el del norte de Mallorca y los viñedos. Es una zona que se conoce muy poco y es espectacular.

Público: ¿en qué género te sientes más cómoda? Porque claro de paranormal a romance…

Mayte: más cómoda… Es paranormal en el sentido de que cuando empecé a escribir “Los ángeles de la torre”, estaba muy de moda “Cazadores de sombras” “Crepúsculo” y todos estas y pensé ah pues yo tengo una idea mucho mejor. De hecho “Los ángeles de la torre” creo que tiene un punto muy original y es de mis 3 novelas la que trabajé muchísimo. Tiene casi 500 páginas y es la mejor valorada de mis novelas. Si es verdad que tiene muchísimo menos lectores, pero los lectores que la leyeron la valoraron muy bien y de ahí luego me leían Rebeca también.

Creo que “Los ángeles de la torre” tiene un punto distinto, una versión de ser paranormal que se asocie con término de vampiro pero que no son vampiros. En ningún momento hablo de vampiros.
Me sentí muy cómoda escribiendo “Un amor para Rebeca” porque me parecía más sencillo escribir las emociones. El drama se genera más rápido, pero hacer reír… Pero en esta me sentí más yo. Me dejé llevar por el sentido del humor. Es no ponerle barreras a la mente.

Público: ¿te han ofrecido si esta sale bien publicar las anteriores en papel?

Mayte: primero hay que ver cómo sale esta. Soy consciente de que esto es un negocio, es así y lo comprendo, si se vende pues bueno, ya veremos. Estoy muy contenta, será porque nunca esperé nada.

Público: ¿siempre metes algún tema social porque te interesa? Con Rebeca fue lo del referéndum en Escocia y con este está el tema del muchacho colombiano que es secundario pero también tiene su puntito…

Mayte: pues no, no creo que lo haga de forma premeditada simplemente por buscar el conflicto. En el caso de Escocia tuve algunos comentarios. Cuando escribí la novela de Rebeca las chicas son de Barcelona, pensé y decidí…sabemos que en Cataluña está el tema independentista y claro yo lo conté con unas chicas que son de Barcelona entonces ¿debería también meter el conflicto catalán?

Pero claro si meto también el conflicto catalán y el conflicto escocés al final esto se hubiera entendido bien en Cataluña pero a lo mejor no se hubiera entendido bien fuera de Cataluña. Entonces tomé la decisión de no incluir el tema catalán en la novela. Pero es que es una novela de amor, no quería que fuera política, no quería politizar el problema hasta ese punto. No quería escribir sobre eso y tampoco es algo que sea tan evidente en la novela, simplemente se menciona el referéndum y si es verdad que el protagonista es algo así….

Público: el personaje de Marcos ¿de dónde lo sacaste?

Mayte: ¿te refieres físicamente?

No me gusta poner fotos de los personajes cuando promociono una novela. Quizás yo describo un personaje rubio como en “Los ángeles de la torre” y una amiga me decía que no le gustaba porque ella se lo imaginaba moreno porque le gusta así y luego pasa que a lo mejor una autora te dice pues este es mi protagonista y a lo mejor a ti no te gusta y pierdes el interés en leer la novela solo porque ese protagonista que te puso a ti te cae mal. Entonces prefiero que cada uno se lo imagine a su forma.

Público: qué nos puedes contar sobre Mayte Uceda

Mayte: lo mío siempre fue la música y mi gran pasión. Jamás pensé en escribir, no puedo decir que escribía cuentos de pequeña.

Aprendí a tocar la guitarra muy joven y componía mis canciones y feliz. A los 20 y pocos años formé parte de un grupo musical. Fue una época para mí de las más felices porque yo disfruto con la música muchísimo. Eso no fue a ningún sitio y mira que le puse empeño. Nos presentamos a concursos, tocábamos aquí y allá.

Comencé a escribir con 40 y pocos años. Si es verdad que me pasé 15 años escribiendo diarios personales casi a diario y novelaba un poco claro (sonríe). Me gustaba mucho y tengo muchísimos diarios de todos esos años. Creo que eso me enseñó a narrar.

Cuando empecé a escribir “Los ángeles de la torre” yo hacía como en mi diario, lo hice fácil para mí porque es en primera persona, como en un diario y luego de forma cronológica…

Público: pero es más difícil, la primera persona suele ser difícil, es más arriesgada.

Mayte: si, puede ser lo que pasa que o conectas o…pero yo era la que estaba acostumbrada a hacer, a contar lo que me pasaba o pasaba a mi alrededor y fue muy sencillo. Empecé sin estructura, de principio a fin.

Público: pero ¿alguien te motivó para ello?

Mayte: yo había estudiado informática de gestión. Estuve trabajando 8 años hasta que me casé, vine a Madrid y dejé el trabajo. Luego nació mi hijo y pensé que como aquí no tenía familia o el niño se pasaba el día en la guardería o uno de los dos se dedicaba a cuidarlo. Entonces dije, voy a dedicar unos años a cuidarlo yo. La verdad es que lo disfruté, sólo tengo uno.

Cuando volvimos a Asturias estuve estudiando mientras cuidaba a mi hijo. Estudié el grado de educación social. No llegué a terminarlo porque se cruzó por el medio esto de escribir (sonríe) entonces dije no puedo, no doy para las dos cosas entonces decidí probar. Pensé, voy a darme dos o tres años escribiendo y si me funciona…que no me funciona, pues acabo la carrera.

Es muy difícil cuando una mujer decide dejar la vida laboral y dedicarse a criar un hijo. Reinsertarse después es muy complicado sobre todo si tienes 40 años como era mi caso y encima la crisis que nos vino. Me dije a mi misma, voy a probar a escribir una novela a ver qué pasa. Se la di a leer a mi marido, le di 30 páginas y le dije que era de una amiga y dijo que estaba bien, no es muy expresivo. El final si lo cambié por él, me dijo que así no podía acabar y lo mismo ha pasado en el final de esta novela.


Desde Libros que voy leyendo te damos las gracias por este momento tan agradable que hemos compartido y esperamos que sigas escribiendo y emocionándonos o haciéndonos reír con tus novelas.
.

27 jul. 2016

"Ser feliz en Alaska. Mentes fuertes contra viento y marea" de Rafael Santandreu

.

26 jul. 2016

¡¡¡5 Aniversario!!!



¡¡¡Qué rápido pasa el tiempo!!!

5 años con vosotros, 5 años compartiendo lecturas, opiniones, impresiones, dando a conocer títulos conocidos y otros no tan conocidos, 5 años de alegrías que queremos celebrar con todos vosotros.

Este espacio es una pequeña familia formada por nuestros colaboradores y por vosotros, nuestros amigos, nuestros lectores, personas que sin conocernos en persona forman parte de este lugar de encuentro de los amantes de los libros.

Muchas gracias por acompañarnos en esta aventura, muchas gracias por vuestro apoyo.

¡¡¡Feliz cumpleaños amigos!!!

.

25 jul. 2016

Libros recomendados verano 2016 (I)



Empezamos el lunes con un par de buenas recomendaciones para este verano. Libros recomendados que no podéis ni debéis dejar escapar.

En primer lugar, para los amantes de la CCFF queremos recomendar la saga APOGEO de Rubén Azorín




Para los apasionados del thriller tenemos un libro que ha conquistado los puestos más altos de la lista de ventas de Amazon, NUNCA ES TARDE PARA MORIR de Pablo Palazuelo



Y para los románticos la novela de la presentadora de televisión Alba Lago, ANDREA CONTRA PRONÓSTICO



¿Tenéis alguna recomendación que darnos?
.

24 jul. 2016

"La chica que lo tenía todo" de Jessica Knoll

.

23 jul. 2016

Crónica del encuentro con Amelia Noguera




Hemos asistido al encuentro blogger con Amelia Noguera donde nos cuenta sobre su última novela reeditada y publicada en papel por la editorial Suma.

Amelia Noguera: Gracias a todos por estar aquí. Me gustaría contaros por qué escribí esta novela aunque algunos de vosotros ya lo sabéis.

Tengo una niña de 13 años que ha estado, que pasó todo el colegio, con un niño en clase que era hiperactivo. Entonces yo no sabía qué era eso de la hiperactividad. Recuerdo que al principio cuando hablaba con la madre de este niño, tenía 4 o 5 años, al niño no había quien lo sentara en ningún sitio, la madre estaba desesperada no sabía qué hacer con él. Recuerdo que le recomendé (muy lista) pues a lo mejor si le apuntas a música…pero ella me decía es que esto es mucho más complejo. Bueno pues apúntale a algo que le guste y tal y ella me decía es que esto es mucho más complejo, muchísimo más difícil de llevar. Solo cuando han pasado los años y yo he conocido al niño y a la madre es que me he dado cuenta de lo que realmente es tener a una persona de la familia que sea hiperactiva, sobre todo que sea un niño. No sé si sabéis algo o conocéis de algún caso, todos tenemos un caso cerca

Es un trastorno neuronal que reconoce la OMS pero hay incluso pediatras que no admiten que exista y los niños tienen que seguir un tratamiento cuando son pequeños y hay médicos que te dicen que eso no existe. Entonces resulta muy complicado saber lo que es.

A este niño le pasó con 5 años una cosa tremenda. Su profesora era una chica majísima pero muy joven que acababa de terminar la carrera y ha tenido la suerte de sacar la plaza al siguiente año, algo prácticamente inexplicable y no sabía qué hacer con el niño en clase porque era un niño que no estaba todavía diagnosticado ni medicado y era un niño muy difícil.

Se subía al armario, literalmente. Entonces a esta profesora no se le ocurre nada más que coger y atarle a una silla y le tapó la boca con celo. Le tuvo así prácticamente toda la clase. Este niño desde muy pequeño no le contaba nada a la madre de lo que no le gustaba. Así que por el niño no se enteró, se enteró por el resto de sus compañeros que la rodearon a la salida de clase y le dijeron lo que había pasado.

Mi amiga se quedó alucinada, no podía creérselo. Fue a hablar con la profesora, con la directora, eso originó una serie de dinámica dentro de la clase y demás.

Yo no me enteré en ese momento, sino años más tarde. Quizás cuando tenían 8 o 9 años, una vez los llevaba yo en el coche al niño, a mi hija y a otra amiga y de repente empezaron a hablar sobre aquello que había sucedido años antes y yo no me lo podía creer. Se me pone la carne de gallina cada vez que me acuerdo de eso porque el niño se acuerda ahora perfectamente de eso y ya tiene 13 años. Se acuerdan todos los que estaban allí y en ese momento lo contaban como algo más. Yo no me lo podía creer. Ya sabía que había tenido muchos problemas pero no me había imaginado que realmente se pudiera enfrentar a algo así. Es que todavía lo pienso y no sé qué habría hecho yo en ese caso. Hay gente que no le ve importancia, que no lo ve…A mi me parece una salvajada a día de hoy, que una chica de 24 años pueda hacerle eso a un niño de 5, es que no lo consigo entender. Y de ahí surgió la novela.

Yo quería hacer algo por mi amiga y por su hijo y no fue una venganza, nunca lo planteamos así. Fue dar a conocer el TDH que igual que yo no lo conocía, la mayor parte de las madres que se fueron de primaria sin conocer lo que significaba la enfermedad y sin entender realmente al niño y a la madre.

Yo oía comentarios “es que está mal educado, es que le tienen muy mimado…” y no, es que realmente el niño tiene un trastorno. Las personas afectadas con TDH tienen un trastorno neurológico que les impide o sea, tienen una serie de reacciones que no controlan y no son malos. Muchas veces ellos te están diciendo es que no puedo parar, es que no puedo evitar gritar, es que no puedo evitar hablarte así, no pueden evitarlo porque su cerebro no funciona como le funciona a los demás.

No la escribí en ese momento porque como decía en una entrevista, a mi esta novela me ha llevado 8 años. Desde que yo conocí al niño, me enteré de aquello y luego ¿cómo explicas esto en un libro? Porque yo no quería hacer un libro pedagógico que nadie leyera, pero tampoco quería hacer un libro frívolo que lo leyeran demasiado.

Tenía que ser algo que atrajera, que quisieras leer pero que además te enseñara realmente lo que es la vida de una familia y lo que es la vida de un niño y a qué se enfrentan en los ámbitos en los que más están y un niño pasa la mayor parte del tiempo en el colegio.

Irremediablemente en el momento en que empiezas a hablar de un niño afectado por este trastorno entras en el ámbito escuela. Inevitablemente después entras en la sanidad, porque un niño hiperactivo tiene que estar tratado desde tres frentes: la familia, la escuela y los médicos. El aspecto sanitario con sicólogos. Y dentro de la escuela y dentro de la familia. Si alguno de los frentes falla es muy difícil que los niños salgan adelante, muy difícil porque además a lo que conlleva generalmente su comportamiento es a un rechazo social. El grupo les excluye, no saben relacionarse además cada uno es diferente y manifiestan síntomas diferentes.

Todos no son hiperactivos, todos suelen ser inatentos porque es la base del trastorno pero algunos son hiperactivos, otros no, otros son todo lo contrario y casi todos son impulsivos. Y esto pues genera un rechazo de los compañeros, de los padres. En algunas situaciones que para nosotros es lo más fácil de manejar pues para ellos no. No son conscientes de que sus reacciones son desmedidas, porque para ellos no lo son.

Preguntas del público

¿Este trastorno es reversible o sólo afecta hasta la pubertad?

Amelia: En teoría es un trastorno madurativo del cerebro. Lo que sí que suele ser genético. Hay un componente genético bastante importante, cuando eres hiperactivo tus hijos tienen un porcentaje bastante alto de serlo.

Hay varios casos. Hay un porcentaje de personas que cuando crecen desaparece. El cerebro va madurando y son capaces. Esto tiene que ver con el lóbulo frontal que es el que maneja las emociones, conducta y demás y con medicación y maduración del cerebro al final terminan consiguiendo reaccionar de una forma normal.

Otras veces hay un trabajo detrás, de muchísimos años, como es el caso de mi amiga en el que a través de su trabajo, del sicólogo, del colegio y la medicación en ocasiones, consiguen que los niños aprendan unas pautas, aprendan a dominarse aunque neuronalmente siguen queriendo reaccionar de esa manera, han aprendido esa conducta y entonces pueden llevar una vida normal y otras veces lo que pasa es que no funciona ni una cosa ni la otra y son personas inadaptadas, muy difíciles. Pero hay un porcentaje bastante alto de personas que si que se les pasa, que se soluciona.

Lo hilamos con el tema educativo: esta maestra de 24 años sin experiencia, con los medios que escasean cada vez más, desbordada muy posiblemente por el número de alumnos, por su falta de apoyo. Hay que ser muy mala para hacer eso pero evidentemente, los docentes también tienen problemas por lo menos en la educación pública.

Amelia: Yo creo que una persona esté enfrentada a lo que esté enfrentada, siempre tiene una responsabilidad en cualquier ámbito. Seas profesor, seas médico, que también están representados aquí los médicos.

Habrá médicos que no quieran tratar esto, resulta más fácil, tú te puedes dejar llevar u oponer. Obviamente oponerte a lo que tienes encima o reaccionar de una forma pues como hace la madre de Sofía, que ella hace lo que quiere, ella atiende independientemente de lo que le digan sus superiores, pues eso tiene un coste, es muy problemático para ti, te genera muchas tensiones y dentro de un colegio es igual.

Mi amiga y yo, se llama Maribel que es la persona a quien dedico la novela, es un ángel, un encanto. Yo me he encontrado con profesores que han hecho lo que podían y lo que no podían para ayudar a este niño y a otros y luego me he encontrado con profesores que aún no teniendo ningún problema en clase se han dedicado a mirar la pantalla o a mirar whatsapp.

La mayor parte de las anécdotas que se cuentan en la novela han pasado realmente. Muchísimas de las anécdotas me las ha contado mi hija o ha pasado en otra clase. Son historias reales, verídicas. La única escena inventada es la del acoso. Incluso la escena donde la profesora hace un círculo en la clase y hace que Jorge se pegue con Gonzalo, eso es verdad, eso pasó en la clase de mi hija hace dos años. No hay ninguna justificación, los recortes no influyen en que tú seas de una forma u otra.

Es lo mismo que los padres, eso va dentro de la persona. Hay padres que no ejercen de padres. Hay seres humanos que se toman sus responsabilidades… y otros que lo hacen de otra e independientemente del entorno en el que estés intentas dar lo máximo, eres lo más responsable que puedes y hay veces que no es ni responsabilidad, es empatía.

El niño que sufrió esto en clase su madre denunció. Lo que pasa está contado en la novela. Denunció y como denunció a los niños y no al colegio, no pasó nada. Y aunque denuncies al colegio es igual, no pasa nada.

Hay una cuestión que a mi me pareció muy interesante y también intenté introducir en la novela y es cómo los niños están tan, tan protegidos por el sistema judicial, que incluso aunque maten a alguien o le hagan la barbaridad que le hicieron por ejemplo a Sandra Palo, que es uno de los crímenes más horrorosos que se pueden cometer, están protegidos por la ley y sin embargo lo desprotegidos que luego están en el entorno que están continuamente.

Es muy duro asumir que tienes un hijo con un problema, yo creo que eso no lo hace el padre de Sofía, él no lo asume, se va. Este tema daría para muchos libros y lo que al final ves es que estamos muy abandonados por quienes de verdad deberían cuidar de toda la sociedad, que es el Estado.

¿Cómo te sientes después de revisar el libro a los tres años y ver que en algunas cosas como en lo político, seguimos en las mismas?

Amelia: Más cabreada, muy enfadada porque la situación ha empeorado.

En este libro te metes con todos, no eres políticamente correcta.

Amelia: Es mi estilo, mi forma de escribir. Ya me lo han dicho pero yo no puedo escribir un libro en el que por ejemplo lleve a mi hija a pensar que la ideología que está por detrás…A ver, no puedo escribir algo que pueda llevar a una mujer a pensar que su único futuro es casarse con un hombre y vivir de él por ejemplo, la vida es mucho más. Para penalidades, esta novela es muy dura.

Pero la has escrito de una forma que le quitas mucho hierro.

Amelia: me gustaría poder escribir de cualquier cosa, creo que es un fracaso no ser capaz de meterte en cualquier tipo de género. Hay muchos que no opinan así, al contrario, que se encasillan en un género y se repiten. Yo no, cada una es diferente pero a veces lo he pensado y no me sale porque además soy muy crítica por naturaleza y termino por no creerme esa historia y como no me la creo, me gusta verla en el cine pero no la puede escribir simplemente.

Me conocéis y sabéis que soy muy respetuosa con la literatura. No creo que hayan libros malos, hay libros para leer y hay lectores, y cada lector elige un libro y ya está. Todos son respetables.

Creo además que no tengo un género cerrado. A mi me interesa un tema y escribo de él. Aquí fue lo que le pasó a mi amiga con su hijo, en “La marca de la luna” fue que leí un artículo sobre una niña de 8 años que se casaba con un señor de 40 y que terminaba destrozada en un hospital en su noche de boda. Y para esta novela lo que pensé fue ¿cómo me meto yo en la sociedad que permite esto? Yo quería saber más sobre la india, y me metí ahí. En “Escrita en tu nombre” hay que luchar por lo que tu quieres y no te dejes vencer por lo que hay alrededor. Hay gente que puede y hay otra que por desgracia….

Esta es la primera que escribí y auto edité en Amazon. Siempre empiezo por un tema y este es el que siempre me hace buscar con qué historia lo puedo desarrollar mejor. Aquí ¿por que me fui a un asesinato? Pues en parte porque a mi esto también me ha servido un poco como un sicólogo.

Mi amiga lo ha pasado realmente y no sólo ella, yo lo he pasado muy mal por mi hija que me transmitía su angustia por las cosas que pasaban en clase con Sergio. He escrito una novela corta pero intensa. La gente me dice que mezclo muchos temas, sí, pero es que están todos relacionados.

Desde que esto sucedió a que escribes la historia y revives lo que pasó ¿lo vives igual o más intensamente?

Amelia: ahora tiendo a disculpar más a los profesores, no se por qué. Creo que yo soy muy empática y ahora que mi hija no está sufriendo, que este niño no está sufriendo, tiendo a querer entender qué fue lo que pasó.

No disculpo lo que yo vi de mal actuación en ellos, pero los disculpo porque creo que están, que estamos todos, en un sistema que genera mucha violencia entre ellos y los niños, entre los niños mismos, con los padres, o sea no nos damos cuenta pero estamos ahora mismo metidos en una sociedad en la que nos estamos enfrentando entre nosotros y en realidad los culpables últimos (la profesora tiene su responsabilidad, los padres que dicen que su hijo no tiene ningún problema y se lavan las manos, por supuesto también tienen su responsabilidad) los únicos que no son responsables son los niños que son a los que más afectan. Pero los responsables únicos, los que están por encima de todo son los que obligan a una profesora, permiten (mejor) que una profesora como esa esté dando clases a niños de 10 años. Esos los son responsables únicos porque esa profesora no debería haber aprobado una oposición.

Entonces eso es lo que que yo ahora he evolucionado después de haber escrito la novela, después de haber pasado el tiempo. En este caso quien permitió que esto pasara fue la directora que su única preocupación era jubilarse con el rango de directora.

De la novela anterior a esta revisión ha habido un cambio sustancial en uno de de los personajes, el de la abuela Blanca que es un personaje pequeñito que a mi me gustaba mucho y pensé darle mucho más paginas de las que tiene lo que pasa es que entonces la novela ya se iba a otro tipo de novela y por eso la dejé aquí.

¿Y en quién te inspiras para este personaje?

Amelia: la abuela soy yo. Es un poco mi “alter ego”. Es lo que a mi me gustaría ser, aunque está un poco amargada por ver como no se incentiva y valora la creatividad y se machaca a los niños en la escuela. Tengo un hijo de 10 años y cuando estaba en infantil tenía una profe que trabajaba por proyectos, estaba encantado, incentivado, siempre le apetecía mirar y buscar cosas.

En el trabajo con proyectos hacen que ellos mismo busquen las cosas, no les sientan en una silla y ya está. Pero esto funciona sólo en infantil, en primaria hay muy pocos centros que trabajan así porque entre otras cosas, por parte de los profesores requiere mucho trabajo prescindir de los textos.

Esta novela la escribí con mi hija cuando tenía 10 u 11 años y todos sus amigas en mi cocina de ahí el tono y la forma en que está escrita y por eso no choca tanto el lenguaje.

Hay algo que dices en una parte de la novela que me parece genial y por eso me gustaría destacarlo y es que “es bueno que los niños también se aburran porque del aburrimiento surgen grandes ideas” eso es genial.

Amelia: si, eso lo dice Blanca

¿Qué os parece que hayan tantos temas? porque en realidad se dicen muchas cosas.

Público: Está muy bien porque no se te puede definir o encasillar en un tema o género.


Amelia Noguera es una escritora muy versátil y comprometida con lo que escribe y con sus lectores. Su mente está llena de nuevas ideas para futuras novelas, historias que necesita contar y regalarnos a los lectores.


Desde Libros que voy Leyendo te damos las gracias por este rato tan agradable, lleno de historias muy interesantes y deseamos seguir disfrutando con tus novelas.

.

20 jul. 2016

"Andrea contra pronóstico" de Alba Lago

.

19 jul. 2016

"Para morir siempre hay tiempo" de Carmen Conde

.

16 jul. 2016

"Cuando los ángeles dejan de serlo" de Mara Urnoba

.

15 jul. 2016

Crónica del encuentro con Francisco Narla


Hemos asistido en The Geographic Club, a la presentación de “Donde aúllan las colinas”, el último libro de Francisco Narla. Lo acompaña para hablarnos del mismo, Isabel Santos Jefa de prensa de Planeta.

Isabel: esta es su novela más personal y con la que más contentos están en la editorial. Francisco cada vez escribe y se entiende mejor.

Francisco: lo primero que me gustaría decir es gracias. Siempre digo que los lectores son los jefes y yo pago los garbanzos gracias a que la gente compra novelas.

Además, esta novela en concreto es un agradecimiento tácito a los lectores que me han seguido desde hace tiempo. Les doy un cachito de mí. Lo he hecho lo mejor que he podido, de sincero corazón les doy algo de mí, algo de mí que es mentira porque es algo de Delibes, es algo de Jack London, es algo de Figueroa, algo de los muchos que han hecho lo que yo soy y quizás así se cierra el círculo.

El otro día me hizo mucha ilusión porque me dieron el premio “La Trucha de Oro” por defensor de la naturaleza y por hablar bien de los montes gallegos, de Galicia y tal. Un premio que también le habían dado a Delibes y me hablaban de ello, me decían: “ahora tú te sientes incómodo porque te comparen, porque te pongan bajo la sombra de Jack London”. No al contrario, me siento maravilloso y creo que se está cerrando un círculo porque estoy devolviéndole al lector lo que en su momento ellos me dieron a mí y me hicieron lo que soy como lector y como escritor.

Y sí que es una novela muy especial porque doy mucho de mí y gracias por estar aquí a los que me siguen desde el principio. Yo veo hoy “Los lobos del centeno” y me parece que está llena de errores y cagadas. Cuando la acabé pensé que iba a ganar el premio Nobel (sonríe) y no tengo palabras para deciros cuanto os agradezco que hayáis estado conmigo todo este tiempo y que confiéis en mis historias.

Preguntas del público

¿Qué pasa con los lobos? Hay últimamente muchos artículos, libros. Oigo hablar mucho de ellos

Francisco: no sé, para mí es un animal totémico. Lógicamente aquí no iba a serlo el hipopótamo, el cocodrilo o el león.

El lobo es el protagonista de la novela. Además ha sido un trabajo muy complicado porque yo no quería humanizarlo, no quería hacerlo de forma tal que estropeada al lobo.

Es un lobo que además desde el punto de vista biológico, ecológico y fisiológico se comporta como un lobo y mi trabajo me llevó mucho a leer y a hablar con muchos expertos para que todos los detalles que podía usar del lobo fueran correctos. Y era muy difícil desde el punto de vista de la documentación, como siempre. Pero además tenía la carga de que me privaba de mis herramientas de trabajo. No tenía diálogos por ejemplo, no podía hablar de las emociones. En ningún momento digo las emociones del lobo, digo lo que está pasando sin más por qué no quería humanizarlo entonces eso lo hacía muy difícil.

Llevo dos días súper intensos. Nunca una novela mía había tenido una acogida así. Nunca se me había puesto delante un periodista diciendo que había llorado como un niño al llegar al final de la novela. Está recibiendo un cariño que me deja sobrecogido. Y me decía un periodista “si es que hay muchos más personajes porque está el viento, está el río, está el monte”. Y es verdad porque para poder tener diálogos el lobo no puede hablar pero si puede manejarse con el entorno. La novela empieza con una frase que es “se lo conté al viento”. Claro el lobo no puede hablar pero si puede tener esa interacción con el viento que le dice al lector lo que está pasando. Fue muy complejo literariamente desde el punto de vista de la documentación pero desde luego es el protagonista principal.

Cono decía es un animal totémico que está dentro de nuestra cultura, nuestra tradición oral y que eso lo hace muy importante, muy presente y que además en este momento cuadra mucho con la mentalidad que yo creo que a la humanidad le hace falta. Una nueva ilustración, un periodo de la luz, le falta conocer algo más.



Creo que estamos en un periodo oscuro porque vivimos en un mundo en el que faltan muchas cosas a mi juicio. Pero parece que una cosa de las que no falta es cuidar lo que tenemos. Entonces es un buen momento para hablar de los lobos, de la naturaleza, yo creo que eso es lo que pasa. En mi caso, es que crecí entre ellos, con sus historias y lo llevo en la sangre y no sólo pasa eso sino que de pequeño tuve la fortuna de escucharlos y de verlos y ahora de adulto vivo en un lugar que tiene la segunda mayor población de lobos de Galicia. Puedo ver su rastro a menudo, los escucho por las noches y los puede ver. Se puede entender mucho mejor en las últimas palabras del libro, en el epílogo. Como que he acertado y es el momento adecuado para la novela.

¿No te sientes un poco a contracorriente? Esto no es una crítica, pero parece que están reivindicando mucho lo nuestro, lo español como es el lobo y la historia de España.

Francisco: no, si lo he hecho siempre. Desde “Los lobos del centeno” hasta “Donde aúllan las colinas” en todas mis novelas Galicia es protagonista, nuestra cultura es protagonista, nuestra historia es protagonista. Siempre lo digo, el 85-90% de las novelas de Stephen King transcurren en Maine y además eso no supone un problema. Entonces ¿por qué que un escritor escriba de España tiene eso que suponer un problema? en absoluto.

De hecho ahora que mis novelas están siendo traducidas al japonés o llegan a cualquier parte lo que me siento es agradecido de que haya gente que pueda leer sobre Galicia, sobre la historia de España, sobre las cosas tan emocionantes que han pasado aquí en cualquier parte. No me siento a contracorriente, me siento muy a gusto. Me parece que es algo que debo hacer. ¿De quién soy deudor yo? De la cultura que bebí de pequeño, de la tradición oral, de los cuentos que me hacían, de esos cuentos de invierno. Lo menos que puedo hacer es devolverlo.

El escritor lo que tiene que hacer es entretener, luego ya todo lo demás viene después. La novela tiene que ser divertida, tiene que funcionar como entretenimiento. Y si viene algo más que la novela: tiene su etapa, tiene su texto, tiene un mensaje filosófico, tiene algo más; bueno pues bienvenido sea pero lo primero en una novela es entretener. El resto son aderezos deseables pero son sólo aderezos.

A parte de esta documentación que nos has dicho sobre cómo actúa el lobo, los expertos como tú dices avalan que está bien contada pero también los historiadores.

Francisco: la verdad es que se han portado siempre bien conmigo. Soy muy maniático de la documentación y casi todo lo que aparece en mis libros, en mis novelas, tiene un sentido específico.
Errores cometes, es inevitable, pero procuro ser cuidadoso con esto y me siento muy afortunado de recibir respuesta cuando por ejemplo algún experto en algún tema se me acerca.

Por ejemplo en Assur un médico una vez se me acercó y me dijo que en el embarazo sabía que iba a ser especial, que iba a tener gemelos por cómo estaba yo describiendo el periodo de gravidez. Y le dije que se lo agradecía mucho porque he hecho un esfuerzo grande para describir esas escenas de manera correcta. Y cuando eso se me vuelve es una recompensa maravillosa. O cuando se dan cuenta de esa trampa literaria que he hecho con el viento “el lobo puede hablar con el viento” cuando me lo han dicho en una entrevista piensas que es fantástico porque si te has dado cuenta de todo el trabajo que me ha llevado hacer y conseguir esto pues es maravilloso. Entonces que te devuelvan estas cosas es siempre muy agradecido.

Me ha chocado mucho y no es un spoiler (sonrisas)…

Francisco: yo creo que la novela esta no tiene spoiler. Me refiero a que tiene una carga literaria y argumental en la cual aunque tú sepas lo que va pasar no tiene importancia. Por ejemplo no se sabe quién es Julio César hasta el final de la novela pero aun así funciona bien.

De julio César iba hablar porque es la figura del libro que más me choca a mí personalmente. Me resulta muy chocante porque has hecho de él un retrato muy malo, o sea quizás tenemos una imagen más idealizada de julio César, de grandeza y aquí parece otra historia. ¿Es que mi idea es muy falsa o es que has querido plasmar otra idea de César?

Francisco: no, yo lo he plasmado como es. Todo en términos históricos es riguroso, su visita etc. Que tú le des un aire más bueno de lo que aparece en la novela es una cuestión tuya personal.

Desde luego es una figura controvertida, piensa que ha sido acusado de sodomita y embaucador de mujeres. Las dos cosas a la vez y sodomita en el sentido que le daban los romanos y los griegos porque para ellos la sodomía no era un problema si eras tú el que… pero si recibías era malo.

Entonces ¿qué es la verdad de Julio César? No lo sé, pero es que él en esta novela no es Julio César: eres tú, soy yo, es la humanidad. El lobo se enfrenta a las visiones de la loba, a los hijos de la loba, a Roma. A la Roma del pasado y a la Roma del presente que somos nosotros, los herederos.

Entonces Julio César pudo hacer cosas maravillosas y sería muy buena gente (que yo lo dudo). Pero no es lo importante porque en la novela él no está pintado ni siquiera al completo porque no interesa, no es la figura principal, sólo me sirve para darle las pautas argumentales necesarias. Y esas pauta argumentales son una codicia propia y llena de Julio César que además aunque no tengamos prueba argumental histórica como me decía un entrevistador de la radio, que es historiador además, me decía: “puede ser que de lo que tu cuentas no haya prueba histórica pero cuadra todo tan bien, porque entre otras cosas su imperio se sostiene tan bien gracias al oro que sale cada año de Galicia”. Y Octavio no conocía Galicia, la única vez que se había acercado a España fue a Calpe a ver a su tío después de ganar en la Guerra Civil. ¿Cómo sabía Octavio que había oro en el noroeste español? El único que llegó en esos momentos al noroeste español fue César que sabemos que estuvo. Entonces mi novela no presenta al Julio César más amable, puede ser que no, pero ni hace falta ni era la intención. La novela es el lobo.

¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir esta novela?

Francisco: La novela estaba preparada para salir hace once meses y el problema fue lo de Germanwings que convirtió mi vida en un torbellino así de repente porque “Caja negra” de repente llamó la atención y hubo que reeditarla, y pasó lo que pasó. Pero contestando a la pregunta, la novela curiosamente es mi novela más pequeña pero tardé un año en escribirla igual que Assur o Ronin porque es la novela que más trabajo me ha costado escribir con mucha diferencia.

¿Es entonces la que más querrás por haberte costado más?

Francisco: Cuando le preguntas a un padre a quién de sus hijos quiere más…no, quieres a todos tus niños igual. Lo que sí es verdad que siendo honesto yo creo que cualquier escritor, pintor o artista, que se esfuerza por hacerlo bien con el paso del tiempo aprende mucho. Y aprender mucho tanto leyendo como escribiendo lo que haces, es mejor.

Lo que sí que es cierto es que creo que “Donde aúllan las colinas” es mi mejor novela pero es fruto de la experiencia, de la trayectoria y del trabajo. Y lo creo sinceramente. Mirando mi pasado veo que hay cosas que a lo mejor encuentro muchos defectos, creo que tendría que estar mucho mejor escrito de lo que está como por ejemplo en “Los lobos del centeno”.

Mi mayor satisfacción e ilusión que recibo de los lectores es cuando me envían un correo con una imagen de un cachorrito al que han llamado “Furco” por Assur. Cuando estas cosas pasan te llevas el mejor regalo.

Todas mis novelas tienen mucha emoción y mucho sentimiento pero creo que esta tiene mucho más y la que viene… no lo que hace un hombre por la mujer que ama, no, lo que hace por salvar el recuerdo de la mujer que ama. Esa es la siguiente.

¿Las ilustraciones interiores son tuyas?

Francisco: no. La portada y las portadillas de los capítulos son basadas en bocetos míos pero el desarrollo es del departamento gráfico de planeta. También pasó con Assur y con Ronin. Afortunadamente me dejan a mí hacer bocetos con mis ideas y luego ellos lo trabajan. Aparte yo trabajo a carboncillo.

¿Cómo has aprendido más escribiendo o leyendo?

Francisco: a escribir he aprendido mucho muchísimo leyendo lo que no me gusta. Me esfuerzo a leer muchas novelas que no me tiran nada porque no me gustan o creo que están mal escritas, las autoediciones las leo mucho para no cometer los mismos fallos.

Y he aprendido mucho a vivir, leyendo. Siempre he dicho que los mejores amigos que he tenido en mi vida son los libros. Leo absolutamente de todo.

¿Mientras estás escribiendo lees alguna novela también?

Francisco: sí, mucho. Yo leo siempre, no hay día de mi vida desde que empecé a leer, que no haya leído. El 95% de los días de mi vida leo de todo y siempre varios libros a la vez. Estoy leyendo una novela, un libro técnico, algo de documentación para mis próximas novelas y tal.

Ya nos has dicho que lees mucha literatura mala, que no te gusta. ¿Leerás también buena no? ¿Algún escritor favorito?

Francisco: si claro. Con los autores españoles contemporáneos me metéis en un jardín…Todos los escritores contemporáneos me gustan, todos (sonríe). Alguno más que otro pero para mí son referentes cosas muy dispares. Por ejemplo Cervantes a medida que pasan los años me gusta más, Quevedo, Lope de Vega, y es algo que además he tardado años.

Alguien que no soporto por ejemplo es James Joyce. Tengo que decir que “Ulises” lo acabé porque sí, pero fue una cuestión de valentía, de hombría (sonríe) y una vez acabado…está al desnudo. No consigo ver la genialidad de Joyce por ningún sitio. Me encanta Noah Gordon y no creo que escriba muy bien pero siente muy bien. Me encanta Stephen King, Jack London me gustó mucho es verdad que es una fuente de la que he bebido para escribir esta novela, Frederick Forsyth; me entretengo muchísimo con él, Ken Follet me gustaba infinitamente más en las novelas de espías que en las históricas. Willbur Smith también me gusta mucho, Dominique Lapierre, etc.


Si un día decidieras cambiar de estilo ¿Qué no escribirías nunca?

Francisco: yo creo que escribiría cualquier cosa que la historia me llamase. Es la historia la que manda, hay que escuchar a las historias no es sólo hablar de ellas. Escribiría cualquier cosa el problema es que hay que vivir en un mundo real. Si yo ahora saco una novela negra probablemente todos me mandáis a freír espárragos. Te pongo un ejemplo muy sencillo: que hayan cambiado de género con éxito hay muy pocos escritores, en el siglo XX se cuentan con los dedos de una mano y no es porque no hayan tenido ganas eh. El público manda.


Entonces ¿eso significa que te gustaría y no te atreves? O es que ¿te gustaría pero no te lo puedes permitir?

Francisco: a mí se me ocurren miles de historias de todo tipo, eróticas no. Creo que en mis novelas las escenas de sexo están bien logradas pero se me ocurren muchas historias distintas pero tengo que ser consciente. Yo no soy Stephen King que haga lo que haga vende miles de copias en todo el mundo. Hay que ser realista, pero si es verdad que al contrario de otros autores sí que he trasgredido un poco más las normas. “Lobos en el centeno” es costumbrista, “Caja negra” es un thriller, “Assur y Ronin” son novelas históricas. Y “Donde aúllan…” tiene algo más que una novela histórica y tiene algunas cosas que se alejan de la novela histórica, me atrevo a hacer muchas cosas. Pero hay que ser realista.

Antes comentabas que ha sido la novela más difícil de escribir y has dicho también que es la más personal. ¿Ha supuesto también que haya sido más difícil de escribir, el que haya habido un desgaste emocional superior ya que hay más de ti en ella?

Francisco: por supuesto sí, claro que sí.

O sea, no es solamente por la estructura o por el personaje que no es humano, sino que ese desgaste emocional influye.

Francisco: sí, mucho. Ha sido muy duro en muchos aspectos esa parte emocional. Yo cuando leáis la novela os recomiendo que leáis “Amanecida” esa parte que hay en el epílogo final y entenderéis muchas cosas.

He pasado muchos días en la montaña con mi perro solo, siguiendo las huellas, intentando pensar como un lobo y regalando muchas cosas de mi para que la novela tuviera sentido y cuando la leáis seguramente encontrareis cosas y os daréis cuenta de que un cachito de mí se ha quedado en esa página y sí, me ha costado mucho más por eso. La documentación no tanto, porque había menos sobre qué documentarse, era una novela más pequeña.

Has conseguido no tener tanto trabajo, dedicarte más a escribir ¿qué otra cosa te gustaría ahora conseguir gracias a tus libros? ¿El cine, una serie?

Francisco: reconozco que ahí echas sal en le herida. Cuando hubo alguna posibilidad de que “Assur” fuera una serie de televisión yo estaba muy ilusionado. Comprendo luego que la producción fuera muy cara, que las cosas no medraran y fueran…lo comprendo pero me hubiera gustado mucho.


Si me gustaría mucho el cine porque además creo que escribo de una manera muy visual, que mis libros estuvieran traducidos a sesenta idiomas por ejemplo (sonríe), seguir medrando. Pero hay una aspiración que no ha cambiado: desde el principio y de hecho (lee del libro) “Gracias, gracias a todos los que hayan encontrado en su recuerdos un escondrijo para mis cuentos”.

Lo más bonito que para mí puede pasarle a una historia es que perdure en tu corazón. Que dentro de treinta años tu hija te diga “¿qué leo?” y le digas “léete una de Narla que te lo vas a pasar de miedo”. Eso es lo que a mí me gustaría, que esas fotos de cachorros que llegan que dicen que se llaman “Furko” no lleguen sólo ahora porque ha salido otra edición de Assur y se está vendiendo bien, no. Que dentro de 30 años sigan llegando fotos de cachorros que se llamen Furko. Me parece maravilloso.



Desde Libros que voy leyendo os damos las gracias por habernos invitado. Ha sido un verdadero placer conversar sobre este libro y sobre los lobos. Esperamos que “Donde aúllan las colinas” siga teniendo tan buena acogida entre los lectores.

Si queréis leer nuestra reseña podéis hacerlo desde el siguiente enlace: DONDE AÚLLAN LAS COLINAS
.

14 jul. 2016

"Desde la sombra" de Juan José Millás

.

13 jul. 2016

Juan José Millás

Juan José Millás (Madrid, 1952) es escritor y periodista. A los 22 años publicó su primera novela, 'Cerbero son las sombras', galardonada con el Premio Sésamo. Su obra, traducida a más de 20 idiomas, recoge títulos como 'El jardín vacío' (1981) o 'La soledad era esto' (1990). Su relación con EL PAÍS se remonta a 1979, aunque su colaboración habitual comenzó en 1990. El escritor publica en el EPS una columna con periodicidad semanal. Algunos de sus libros como 'Algo que te concierne' (1995) o 'El ojo de la cerradura' (2005) reúnen los artículos elaborados para el diario. En el ámbito periodístico, el columnista ha sido galardonado con, entre otros, el Premio Mariano de Cavia (1998), Francisco Cerecedo (2005) y Vázquez Montalbán (2010). Con la obra histórica 'El mundo' (2007) –una autobiografía novelada- recibió el Premio Planeta y el Premio Nacional de Narrativa, ambos en el mismo año.

.

"Algodón de azúcar y jazz" de Janina Sfetcu

.

11 jul. 2016

"Mar abierta" de María Gudín

.

8 jul. 2016

"El rugido de las sombras" de José Luis Díaz Caballero

.

7 jul. 2016

Ganadores Sorteo Apogeo


Llegó el momento de conocer el nombre de los dos afortunados que se llevan a casa un lote de libros compuesto por LUNA APOGEO y NUEVO MUNDO.

Sabemos que en estos días de verano lo que no sobra es tiempo, así que no vamos a poneros más nerviosos, vamos a por el resultado.

Este es el listado de participantes y números asignados:

CARMEN 0-39
♥ ISABEL ♥ 40-109
MARIA VAZQUEZ 110-169
ELENA BOIMORTO LOPEZ 170-219
CELIAZAL 220-239
KELIKA 240-339
AYDITA 340-349
LOURDES 350-369
VERO77 370-399
SARA ARIZA 400-439
NOLY 440-469
ANA Mª GARCÍA 470-479
DÉBORAH F. MUÑOZ 480-559
TAMARA LÓPEZ 560-589
ASCEN NAVA 590-599
ALHANA RHIVERCROSS 600-669
PEQUEÑO PEÓN 670-679
BAILAR Y LEER 680-749
KYRYLYS DEMERINITA 750-829
CRISTINA 830-909

Y los dos números que han resultado premiados son:



¡Enhorabuena!

Por favor, contactad con nosotros a través de nuestro email librosquevoyleyendo@gmail.com y facilitarnos vuestros datos postales para que el autor pueda enviaros lo antes posibles vuestro lote a casa.

A tod@s los demás, muchísimas gracias por vuestra participación. Esperamos poder veros en futuras ocasiones.

Saludos
.

6 jul. 2016

"La mujer del reloj" de Álvaro Arbina

.

5 jul. 2016

"Los espejos trucados" de Damián Patón

.

4 jul. 2016

Entrevista a Óscar Sejas

Óscar Sejas, foto realizada por Mar Argüello

Tenemos el placer de charlar con Óscar Sejas, un gran poeta al que hemos descubierto a través de Pasaporte, un libro cuyos poemas tienen un sello propio, íntimo y personal en el que muchos nos veremos reconocidos.

Antes de que empecéis a leer la entrevista queremos que leáis la presentación del autor sobre sí mismo y sobre su "Pasaporte"

"Me llamo Óscar y nací un seis de febrero del ochenta y siente, ese día Madrid amaneció nevado, supongo que por eso tiendo a la nostalgia y me siento más cómodo con el frío que con el calor.

Algunos dicen que escribo; aunque en realidad relleno folios con los que hago aviones de papel, con otros hago barcos que navegan a la deriva. Siempre me pareció bonita la idea de introducir mensajes en botellas, supongo que lo que hago se parece un poco a eso aunque viva a kilómetros del mar. Escribo porque me tiemblan los dedos cuando no lo hago. Escribo para calmar mis aguas y también para provocar remolinos. Llevo haciéndolo desde que tengo uso de razón. En el colegio se me daba muy mal jugar al fútbol y prefería quedarme sentado escribiendo o inventando historias. Es muy duro para un niño contarle a los demás que escribe. Así que me lo callaba y lo llevaba en secreto.

Hace diez años abrí un blog "Utopía en días rojos" sin más pretensión que la de mostrar las historias que me nacían dentro a quién quisiera acercarse a leer. En una sociedad donde parece que todo es fugaz, me siento orgulloso de haberlo conseguido mantener vivo, sigo regándolo cada semana con una nueva historia o poema y cada vez llegan más lectores de todos los rincones del mundo. Algunos siguen ahí desde el primer día." 


SOBRE PASAPORTE

"Creo que un poema permite plasmar emociones que te arden dentro sin necesidad de elaborar una trama. También pienso que el poema es muy interpretable, cada persona lo leerá y le dará la interpretación que en ese momento sienta, incluso significados distintos dependiendo del momento. Me parece muy interesante esa posibilidad.

Todos tenemos un pasaporte vital en el que todas las historias que hemos vivido y las personas que hemos conocido han ido dejando sellos, algunos de los cuales nos han permitido llegar a otros lugares donde hemos crecido como personas. En cualquier momento podemos ojear ese pasaporte y recordar dónde hemos estado, lo que hemos sido y tal vez encontrar respuesta a algunas preguntas que nos planteamos sobre lo que somos ahora.

Eso es "Pasaporte", un conjunto de poemas que cuentan mi historia más personal, que han nacido en lugares y en personas que se han cruzado en mi camino y que de alguna manera me han marcado profundamente.

El poemario se divide en cuatro partes bien diferenciadas, la primera habla sobre mi relación amor/odio con las letras, que creo puede ser la relación amor odio que tiene cualquier escritor con su obra, al menos los que escriben por necesidad. Hay una segunda parte que habla de un amor tóxico, casi dependiente, que ha causado mucho sufrimiento y que creo que también todos hemos vivido alguna vez. Una tercera parte que habla de ciudades, o de personas que has conocido en esas ciudades y que inevitablemente siempre vas a ver allí cada vez que vuelvas, aunque físicamente no se produzca el encuentro. Siempre he pensado que lo que da vida a una ciudad son las personas, el resto, son sólo edificios y monumentos. La última parte del poemario habla de un amor sosegado, maduro, sano, independiente, en el que encuentras tu sitio, aunque no sea el sitio que los demás te imponen o te han inculcado. Creo que esos poemas son un grito al amor propio, a respetar las emociones internas y a no tener miedo de mostrarlas aunque, como en muchas historias, no termine con un final de cuento."

¿Qué es para ti la poesía?

Nunca he sabido qué decir cuando me lo preguntan. Creo que definir algo es limitarlo. Dentro de Pasaporte hay un poema, “Carencias”, que escribí a raíz de una entrevista en la radio en la que me hacían esta misma pregunta y a la que no supe dar respuesta. El poema termina de la siguiente manera y creo que actualmente sigo pensando lo mismo.

“Algún día entenderé,
que la poesía sólo es una máscara,
con la que disfrazo todas mis carencias”

¿Por qué es diferente Pasaporte a otros poemarios?

Supongo que cada poemario es diferente porque cada autor deja una huella personal en el mismo; al menos Pasaporte tiene mi huella, no sé si Pasaporte es diferente a otros, pero puede decirse que lo he escrito yo, es fácil reconocerme. Mi editor puso mucho empeño en que todo estuviera escrito con mi “voz”, y trabajé mucho ese aspecto.

Y en cuanto a diferencias físicas con otros poemarios, Pasaporte tiene ilustraciones, creo recordar que unas doce y lo curioso de esto es que nacieron a la vez que los poemas, es decir, no se terminó el poemario se le entregó a la ilustradora (Carla Muñoz) y ella dibujó lo que quiso. Carla Muñoz y yo somos amigos, pasábamos épocas vitales parecidas y fue un trabajo conjunto, empezamos a trabajar en ello antes de saber ni siquiera que iba a terminar siendo un poemario, simplemente por placer o necesidad, los poemas nacían a la par que las ilustraciones y viceversa, unos bebían de otros. Cada ilustración tiene todo el sentido dentro del poemario y me gusta considerarla como una estrofa más dentro de los poemas. No he encontrado eso en muchos poemarios por lo que creo que es una diferencia notable.


El título tiene mucho significado, ¿cuantos sellos has estampado en él? ¿cuál es el poema que fue más difícil de escribir y por qué?

Sellos vitales muchísimos, está lleno de referencias importantes para mí que me han marcado y que me han hecho crecer. Ciudades, personas, experiencias; algunas mejor camufladas que otras. En cada poema hay una o varias referencias pero creo que cada persona puede leerlos y hacerlos suyos, porque en realidad no cuento nada que no nos pueda haber pasado a todos.

Y sellos físicos un montón. Llevo un año viajando por toda España con el poemario, dando recitales aquí y allá, todo empezó en Madrid y ya he pasado por Barcelona, Málaga, Rueda, Badajoz, Cáceres, Las Palmas de Gran Canaria, Valladolid… y muchos lugares que todavía me quedan por visitar. Creo que cada persona a la que he firmado el libro ha dejado su sello de alguna forma en él. Y los que lo han leído y nos les he firmado también. Es un libro que no parará de sellarse.

En cuanto al poema más difícil de escribir yo diría que fue “Solo poesía” porque habla de la relación amor-odio que todo escritor que escribe por necesidad tiene con su propia obra. Siempre te dicen que escribir es genial y que mola un montón, pero la escritura no es algo que pueda forzarse y, cuando aprendes a vaciarte con ella y no eres capaz de escribir dos líneas seguidas con sentido, entonces se convierte en una condena. Y de eso habla este poema, que es de los más largos y más sinceros que he escrito nunca. También me costó mucho escribir “Ciudad del sur” y “Ciudad condal” porque ambos cuentan la historia de una derrota: la mía. Son poemas que me hicieron sangrar mientras escribía.

¿Qué sellos te quedan por incluir en tu pasaporte vital? ¿y en el viajero?

Espero que muchas personas y muchas ciudades sigan dejando huella en mí. Mientras siga viviendo, mi pasaporte vital seguirá creciendo. Es inevitable, a no ser que vivas con los ojos cerrados y el corazón en una caja y evites a toda costa nutrirte de lo que te rodea.

En el viajero me encantaría poner un sello de cada país del mundo, pero como eso me va a resultar casi imposible, por falta de tiempo y sobre todo medios económicos, me conformaré con tener sellos de los cinco continentes. Me queda mucho por viajar todavía.

¿Qué poema de este pasaporte fue más complicado escribir?

¿Del viajero? Supongo que cada viaje que me ha marcado ha tenido sus más y sus menos, pero en Portugal fue donde realmente descubrí lo que era la poesía, es por el ambiente que se respira, el olor de los adoquines en las calles. Lisboa y Oporto tienen esa magia que no sabes bien lo que es pero que te marcan para siempre. En Pasaporte hay un poema a Lisboa que me costó especialmente, porque quería que tuviera la misma magia que yo sentí en esas calles, que fui capaz de respirar. Y no sé si llegué a conseguirlo del todo.

¿Qué poetas han sido referencia para ti?

He leído mucho a Lorca, a Salinas, a Benedetti, a Neruda, a Pessoa y son los que destacaría como fundamentales, pero sin embargo, aunque sus poemas me han acompañado en momentos vitales importantes, creo que en mi manera de escribir me identifico sobre todo con poetas actuales, que no tienen el reconocimiento que se merecen pero que cada vez que leo son capaces de golpearme el alma: Batania y Chapu Valdegrama me parecen enormes. También bebo mucho de referentes muy cercanos a mí, con los que habitualmente comparto recitales, charlas, etc, que son capaces de ir más allá y de componer cosas muy interesantes como Kris León, Luis Cano, Irene deWitt o Marina Casado. Es imposible leerlos y no tener ganas de ponerte a escribir de inmediato.

¿Hasta qué punto consideras importante la cercanía con tus lectores?

No es algo que haya buscado a propósito nunca, sin embargo vengo del mundo de los blogs en que el feedback a través de los comentarios es una constante. Creo que soy bastante accesible y que esa cercanía aprendida es algo que mantengo o trato de mantener siempre. Y esa cercanía la he trasladado a casi todo lo que hago. Cuando hago un recital siempre disfruto más en las salas pequeñas, donde puedo estar cerca del público y sentir ese calor que en un escenario grande no sientes de la misma manera. También tengo dos proyectos que mantengo en mi página de facebook: #fotoversos y #poemasalvuelo donde en el primer caso los lectores me aportan una fotografía hecha por ellos y le pongo algunos versos que me inspire y en el segundo me proponen un tema a partir del cual escribo un poema. Supongo que son maneras de no perder nunca esa cercanía.

Foto realizada por Alejandro Cruz

¿Prefieres textos/poemas incendiarios o tranquilos?

Alguien me definió una vez como imprevisible, tengo textos que empiezan muy tranquilos pero que rompen siempre al final. Es raro encontrar algún texto mío o poema en el que no haya un giro final. Creo que también es acorde con mi forma de vivir o de entender la vida, casi como una montaña rusa. Así que creo que prefiero combinar ambas facetas, que lo tranquilo lleve al incendio y viceversa.

Recomiéndanos un libro

La tregua de Mario Benedetti.
.