29 ago 2015

Juan Sevillano: la escritura, un ejercicio muy personal


"Hola, mi nombre es Juan Sevillano, y escribo poemas y novelas costumbristas". (Espero que la memoria de mi admirado John Ford no se remueva ofendida por mi atrevimiento al apropiarme de su fórmula magistral).

Las personas responsables del Blog literario Librosquevoyleyendo me ofrecen, con una generosidad que no merezco, este espacio para que me presente a sus lectores con una especie de autosemblanza, cuyo tono adecuado no estoy muy seguro de poder conseguir. ¡Quien fuera Lope para poder responder a una invitaci√≥n como esta con el donaire y el talento con que √©l lo hizo a la de Violante!

Pero, en fin, si s√≥lo tuvieran derecho a expresarse los genios, ¿qu√© ser√≠a de los simples mortales, que, como un servidor, pretenden tener algo que decir…?

As√≠ que, ¡all√° voy con lo puesto!

Soy licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Madrid.
Autor del libro de poes√≠a “En la aceptada orilla”, Madrid 1973, Premio Agroman de Poes√≠a 1972, y de la novela “Memoria del Para√≠so”, Ediciones Tagus, 2015. Publiqu√© poemas sueltos en revistas de poes√≠a durante los a√Īos 70 y 80, hasta que me cans√© de mendigar por editoriales y chiringuitos literarios de la √©poca, no volviendo a publicar hasta la fecha, a pesar de no haber dejado de escribir durante todo este tiempo tanto poes√≠a como prosa.

Entre mi obra in√©dita yo destacar√≠a, (perd√≥n por la presunci√≥n), dos libros de poemas, (“Como se hablan los hombres” y “Retratos para un √°lbum”), y varios relatos. Actualmente, trabajo en la que, de momento, es mi √ļltima novela, “Melod√≠a de arrabal”, que, el igual que “Memoria del Para√≠so”, describe la lucha por la supervivencia en los arrabales del sur de Madrid durante la larga posguerra.


INICIOS Y MOTIVACIONES

Los inicios de mi afici√≥n tuvieron lugar en la escuela. Una escuela p√ļblica de una barriada madrile√Īa, en 1955. Ten√≠a yo, pues, once a√Īos. All√≠, la suerte me depar√≥ el conocer a un anciano maestro, mi querido e inolvidable don Anselmo. √Čl fue quien me proporcion√≥ las reglas m√°s elementales para expresar mis primeros balbuceos literarios. Reglas que, con el paso del tiempo y los estudios, se han ido ampliando, enriqueciendo, haci√©ndose m√°s s√≥lidas. Pero, lo esencial, ya estaba en sus ense√Īanzas y en su aliento. A nadie le debo tanto como a √©l en este aspecto. A ello se hace una menci√≥n expl√≠cita en “Memoria del Para√≠so”, como un humilde homenaje a uno de los primeros seres luminosos de mi vida.

Concibo la escritura, (quiero decir la m√≠a), como un ejercicio muy personal, (y doloroso), de indagaci√≥n, a la b√ļsqueda de respuesta a preguntas para m√≠ vitales. Un escritor actual, al que admiro profundamente, dijo, hace mucho, en una entrevista: “La escritura para m√≠ es un juego. El de la ruleta rusa, por supuesto”. Lo suscribo totalmente.

Esencialmente, me siento poeta. Y cuando escribo en prosa creo que se nota, al menos yo no intento disimularlo. De hecho, alg√ļn lector de “Memoria del Para√≠so” me ha “reprochado” que, para su gusto, tiene demasiada poes√≠a. A todos mis relatos se les puede acusar del mismo delito. Dicho esto, los “g√©neros” que prefiero y en donde me gusta expresarme son el costumbrismo social, tanto en su vertiente realista como en la forma, m√°s libre y personal, de par√°bola. Aqu√≠ es donde mejor me muevo.


ESCRITORES PREFERIDOS Y MAESTROS (POR LIBRE ELECCI√ďN):

En poes√≠a, aparte de los cl√°sicos, que, bien le√≠dos, siempre dejan su poso, los que m√°s han influido en m√≠, son, en primer lugar (¡c√≥mo no!), los grand√≠simos Machado y Juan Ram√≥n Jim√©nez. Despu√©s, pero de forma mucho m√°s directa, la tr√≠ada de la Generaci√≥n del 27: Aleixandre, Cernuda y Guill√©n. De los posteriores, hay tambi√©n tres para m√≠ fundamentales: Gil de Biedma, Caballero Bonald y Francisco Brines. A los tres les debo mucho. Y, en menor medida, Pedro Salinas, C√©sar Vallejo, Neruda, Cavafis,…

Y en prosa, aparte de la novela picaresca, que creo que es fundamental para aprender y aprehender el idioma en su m√°s profundo sentido, mis dioses son, el inmenso Gald√≥s, Baroja, Ignacio Aldecoa, ese gran desconocido por el lector medio, y Cela, cuyo √ļltima obra, “Madera de boj” es todo un monumento al lenguaje literario.


MEMORIA DEL PARA√ćSO (NOVELA)

Un suburbio. Sur de Madrid, 1954...: ¿Puede la mirada de un ni√Īo convertir el infierno en Para√≠so? Mosaico costumbrista fascinante, duro y conmovedor a la vez, que el joven protagonista va describiendo, en un Diario escrito entre los once y los diecis√©is a√Īos, en el que una caterva de personajes de muy distinta √≠ndole, deambulan, entra√Īables o abyectos, luminosos o sombr√≠os, en un retrato realista trazado con extra√Īo primor. Un diario que es un canto a la amistad y a la vida con un paisaje de sordidez y adversidad como fondo, purificado por la mirada virginal y fervorosa de una edad en la que cada pensamiento se convierte en una oraci√≥n. El contrapunto realista a la visi√≥n infantil lo pone el mismo autor, ya maduro, treinta y cinco a√Īos despu√©s, desde el recuerdo “evocador y justiciero”, pero evitando siempre tanto el “ajuste de cuentas vengativo como la sublimaci√≥n sentimental”: Toda la dureza de la emigraci√≥n sin horizonte, ¿De qu√© infierno vienen estos fugitivos de la penuria, que creen arribar a un mundo mejor que el que atr√°s han dejado y van llegando al suburbio como una manada de ganado hambriento?, que sin embargo no es capaz de eclipsar la inocencia y la alegr√≠a sin causa de una infancia √°vida de vida, remanso cercado por la desesperanza adulta.


Publicado en: Casa del Libro РEdiciones Tagus. (Edición digital)


Referentes Literarios y cinematográficos de "Memoria del Paraíso"

Mi intenci√≥n ha sido conducir y deleitar al lector, de la mano de un muchacho, emigrante arribado a un suburbio del sur de Madrid en los a√Īos de la posguerra, a trav√©s de un emocionado recorrido por mundos desventurados, y no tan lejanos, que trata de evocar en la memoria de ese lector su propio para√≠so y remitirle al realismo sociol√≥gico de la narrativa cl√°sica espa√Īola, desde “La colmena”, de Cela, a “Si te dicen que ca√≠” de Mars√©, pasando por “Tiempo de silencio”, de Mart√≠n Santos, sin olvidar, por supuesto, a Gald√≥s, Baroja, Aldecoa… Y a pel√≠culas corales del neorrealismo urbano espa√Īol de posguerra como “Placido”, de Berlanga, “Mi calle”, de Neville, “Surcos”, de Nieves Conde, “Mi t√≠o Jacinto”, de Vadja, o la ya mencionada “La colmena”, de Mario Camus… Aunque, como es bien sabido, “De buenas intenciones est√° empedrado el infierno”.

Idea inicial. El germen de la obra.

Entre las varias razones que me llevaron a escribir esta historia, quiz√°s, no estoy seguro, la primera de ellas sea mi implicaci√≥n biogr√°fica y mi compromiso √©tico, madurado a lo largo de muchos a√Īos, de rendir homenaje a aquella generaci√≥n de ni√Īos, de distintas edades, emigrantes del campo a las ciudades en los primeros a√Īos de la larga posguerra. Esta generaci√≥n, (en sentido amplio), que yo no dudo en calificarla de heroica, ha sido, en mi opini√≥n, escasamente reconocida desde el punto de vista de la literatura. Seguramente porque ninguno de aquellos ni√Īos lleg√≥ a tener la suficiente formaci√≥n para escribirlo con la autenticidad del que lo ha vivido.

A estos “hijos de la emigraci√≥n”, que en sus pueblos de origen, a partir de los siete u ocho a√Īos, ayudaban ya a sus padres trabajando, con lo cual la escolarizaci√≥n era m√≠nima, cuando no nula, al llegar a la ciudad, en cierta medida se les devolv√≠a la infancia robada. Para muchos de aquellos ni√Īos, esa infancia recuperada, signific√≥ el Para√≠so, a√ļn dentro de la sordidez y la miseria reinantes en su entorno.




14 comentarios:

  1. Carlota Pérez Fdez29 de agosto de 2015, 19:45

    Soy muy de novelas costumbristas, desde siempre me han atrapado. Voy a echar un ojo a "Memoria del paraiso"

    ResponderEliminar
  2. Sabéis si antes de estar en Tagus, lo tuvo él por su cuenta autopublicado? Me suena mucho

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros voy descubriendo un montón de autores. No sé si eso es bueno o malo, porque mi lista de libros pendientes es eterna
    besos

    ResponderEliminar
  4. No conocía al autor. Muy interesante la entrevista.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado Margari. Intentamos dar a conocer a todos los autores, dejando que se expresen libremente.
      besos

      Eliminar
  5. Voy a echar un vistazo a "Memoria del paraíso", lo que cuenta el autor me atrae mucho

    ResponderEliminar
  6. Este tipo de lecturas no me suelen convencer. Siempre me acabo llevando un fiasco. Esperar√© a ver si lo le√©is y seg√ļn lo que cont√©is decidir√©
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Tengo esta novela pendiente en Kindle.
    Y tengo ganas de ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. He le√≠do MEMORIA DEL PARA√ćSO me he sumergido de la mano de Juan Sevillano en los duros a√Īos de la posguerra, si bien al mirarlo unos ni√Īos se convierte en su para√≠so, "un para√≠so" que lo llevar√°n como una marca indeleble, donde van los sentimientos m√°s profundos, en el alma para crear valores como la lealtad, la amistad profunda, que arrancan sonrisas a pesar de los sinsabores. Con una prosa brillante, el escritor nos describe la realidad de aquel momento y lugar con una fuerte carga emotiva. Mi felicitaci√≥n y a la espera de su pr√≥xima publicaci√≥n.- Pino Naranjo

    ResponderEliminar
  9. Leyendo la presentación del autor y el comentario de Pino Naranjo como para no hacerle hueco a esta novela... Tomo nota
    Me encanta vuestro espacio porque hacéis hueco a autores noveles
    Gracias

    ResponderEliminar
  10. Me gusto la novela de Juan Sevilla, merece la pena ser leída, y otra que me ha encantado porque rezuma sensibilidad, y me atrapó por completo fue la novela de otra autora novel, llamada María Bunar, cuya novela EL NOMBRE SILENCIADO ha sido publicada por TAGUS de Casa del libro.com. No sé mucho de esta autora, por ello me encantaría que vosotros la entrevistárais

    ResponderEliminar

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios