Últimas publicaciones

"Agua para elefantes" de Sara Gruen


Sinopsis

Todos hemos querido cambiar de vida, todos hemos querido huir alguna vez.

Cuando el joven Jacob pierde todo, su familia y su futuro, y el mundo entero parece al borde del abismo en los difíciles años treinta, se aventura en un circo ambulante para trabajar como veterinario. Transcurren años de penuria y crueldad, pero también de ensueño y plenitud, pues Jacob encuentra en el deslumbrante espectáculo de los hermanos Banzini la amistad, al amor de su vida y a la traviesa elefanta Rosie.

Han transcurrido ya muchos años, pero Jacob no se resigna a la postración que el destino le depara. Con renovada valentía nos revelará un secreto impactante y decidirá emprender nuevas andanzas, cueste lo que cueste.

Sara Gruen, con un estilo apasionado y vibrante, ha escrito una novela aclamada por millones de libreros y lectores. Romance, lucha, asesinato, tragedia y humor integran el cartel de esta gran función que conmueve y asombra por igual.



Datos Técnicos

Editorial: Alfaguara
Número de páginas: 434
Encuadernación: Tapa blanda / Epub
ISBN: 9788420472454
Año de edición: 2007
Precio: 17,90€

Sobre el autor: Sara Gruen

Impresiones

Es una lectura muy fuera de lo común, toda la trama gira alrededor de la vida en circo, relatada en forma sencilla y amena por un Jacob anciano.

Se centra en la época de la gran depresión económica acaecida durante los años 30 y de las vivencias en un circo famoso en esa época. Es una novela cargada de dramatismo, odios, venganza, pasiones y asesinatos.

Este anciano de 90 ó 93 años relata la crueldad de la vida circense, no sólo por las dificultades económicas de esos años, sino por las diferencias que se marcaban entre los artistas y los peones que integraban dicho circo, y, además, por las feroces competencias que existían entre el Circo de los Hermanos Banzini y el Circo Ringling (que existió en la vida real), arrastrando consigo a los trabajadores en el afán de ser mejor que el Circo Ringling. Es importante destacar que la crueldad se refleja también en cómo “se les daba pasaporte” o “luz roja” a los peones e incluso a los artistas (echarlos del tren, estando éste en marcha), cuando ya no eran más útiles.

Por el otro lado, hay amor y amistad entre los protagonistas y también con los animales del circo… La autora supo combinar con habilidad variados géneros, dispares entre sí en un solo libro, y con muchos diálogos. Realmente muy recomendable, ideal para disfrutar en vacaciones.

Aquí os dejo el comienzo del primer capítulo:

“Tengo noventa años. O noventa y tres. Una de dos.Cuando tienes cinco te sabes tu edad al día. Incluso a los veinte sabes qué edad tienes. Tengo veintitrés, dices, o tal vez veintisiete. Pero luego, a los treinta, te empieza a pasar una cosa rara. Al principio no es más que un simple titubeo, un instante de duda. ¿Qué edad tienes? Ah, tengo..., empiezas a decir seguro de ti, pero te detienes. Ibas a decir treinta y tres, pero no es verdad.Tienes treinta y cinco. Y de repente empiezas a preocuparte, porque te preguntas si no será el principio del fin. Lo es, por supuesto, pero pasarán décadas antes de que lo reconozcas.Empiezas a olvidar palabras: las tienes en la punta de la lengua, pero en vez de soltarlas sencillamente, allí se quedan. Subes al piso de arriba a por algo y cuando llegas allí no te acuerdas de lo que ibas a buscar. Llamas a tus hijos por el nombre de todos los demás y al final te lo dicen ellos antes de que logres recordarlo. A veces olvidas qué día es. Y acabas por olvidar el año.Lo cierto es que yo no he olvidado exactamente. Es más bien que he dejado de prestar atención. Hemos cambiado de milenio, eso sí lo sé —tanto escándalo y tanta preocupación para nada, todos los jóvenes asustados y comprando comida en conserva porque algún perezoso decidió dejar espacio para dos dígitos, en vez de para cuatro—, pero eso ha podido ocurrir el mes pasado o hace tres años. Y además, ¿qué más da? ¿Qué diferencia hay entre tres semanas, tres años o tres décadas de guisantes deshechos, tapioca y pañales para adultos?Tengo noventa años. O noventa y tres. Una de dos.”.



Reseñado por Cami

Si quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo desde aquí: Agua para elefantes