"La jungla de los listos" de Miguel Ángel Revilla


Sinopsis

Miguel Ángel Revilla combina como pocos el sentido del humor y la lucidez, dos cualidades que aplica al análisis de la realidad para denunciar sin tapujos los abusos de una clase privilegiada que ha sacado provecho del esfuerzo de todos para aumentar su patrimonio, alcanzar prebendas u ocupar o detentar cargos de responsabilidad desde los que perpetuarse en el engaño y el abuso sistemáticos.

Datos Técnicos

Editorial: Espasa
Número de páginas: 256
Encuadernación: Tapa blanda / Ebook
ISBN: 9788467040470
Año de edición: 9/1/2014
Precio: 18,90€ / 12,34€

Sobre el autor: Miguel Ángel Revilla

Impresiones

Político atípico, economista y últimamente tertuliano crítico con el Gobierno y sus decisiones. Miguel Ángel Revilla es un personaje que ha conquistado a un amplio público por su naturalidad, por decir las cosas de forma directa, sin dobleces, consiguiendo que votantes de izquierdas y derechas al menos le escuchen.

"La jungla de los listos" es el segundo libro que publica; el primero, "Nadie es más que nadie" fue todo un éxito de ventas, por el trato irónico pero no carente de realidad con el que mostraba diferentes situaciones de la actualidad del momento. Sin abandonar esa línea, "La jungla de los listos" hace referencia al sistema político que tenemos, en el que unos pocos se aprovechan de la frágil situación de unos muchos. Revilla dice haber plasmado en papel la preocupaciones de la mayoría de los ciudadanos, hablando alto y claro de un sistema corrupto en el que unos pocos se benefician a costa de aplastar sin pudor a todos los que se les pongan por delante.

Análisis de los diferentes problemas que nos ahogan, señalando a los culpables, poniéndoles nombre y apellidos, y dando además posibles soluciones o al menos iniciativas para dentro de lo posible solventarlos. En los primeros capítulos describe cómo actúan y quiénes componen ese ejército de listos al que pertenecen agencias de noticias, medios de comunicación, agencias de calificación y bancos. Una jungla de listos que actúa con absoluta impunidad, contando con el apoyo de los gobernantes del mundo, que son manejados como meras marionetas.

Una de las cosas que con más insistencia me repiten los ciudadanos es que entienden lo que digo. Dicho de otra manera, la inmensa mayoría no entiende ni a los gobernantes ni a la oposición. El idioma español es riquísimo en palabras. Nunca falta una para definir adecuadamente un concepto cuando quien la pronuncia se propone decir la verdad. 
Cuando bancos y cajas sacan a la venta un producto, lo llaman «preferentes» y lo venden como un valor seguro y con liquidez. Luego resulta que no es ni lo uno ni lo otro. Las palabras que definen la operación son estafa o robo. Y quienes lo idearon y lo pusieron en marcha son estafadores o ladrones. Porque quienes eligieron para un producto el sugerente nombre de «preferentes», en lugar de llamarlo «producto tóxico o de alto riesgo», son unos sinvergüenzas.

Una de las grandes virtudes de Miguel Ángel Revilla es que consigue combinar la indignación de la denuncia con la emoción del sufrimiento de los afectados, además de ese toque de humor característico marca de la casa que muestra en sus propias anécdotas que salpican todo el libro, enriqueciendo su contenido. 

Bárcenas, Urdangarín, Sánchez-Lozano... personajes de actualidad cuyas "hazañas" son analizadas, poniendo el dedo donde más duele, mientras critica la impunidad con la que han actuado a lo largo de los años, mientras nuestros dirigentes giraban la cabeza para evitar ver (y en consecuencia actuar) los delitos que se estaban cometiendo.

Me dijo con voz potente y enérgica:
—Soy Luis Bárcenas.
—¡No! —contesté.
Metió la mano en la cartera y me enseñó el DNI. En las fotos que yo había visto parecía mucho más gordo que aquel personaje fino como un junco que tenía delante de mí.
—Perdone, pero es que en las fotos aparece más gordo —le espeté.
—Es que he adelgazado mucho —dijo.
Poco a poco, como el tono de voz era alto, comenzó a congregarse gente a nuestro alrededor. Y, de pronto, poniéndome el dedo en el pecho y dedicándome una mirada inquisitorial, me dijo con tono de tenor:
—Está usted haciendo juicios temerarios sobre mi persona.
Respiré profundamente y, con voz no menos potente que la de él, repliqué:
—Yo soy Teresa de Calcuta. ¿No le da vergüenza que el presidente de Cantabria, después de seis años, conozca a un senador de su tierra en estas circunstancias?

Un relato entretenido de leer que invita a la reflexión, pues muestra con claridad cómo hemos llegado a una situación en la que hace cinco años era noticia ser "mileurista" y ahora hay más de seis millones de personas paradas que estarían dispuestas a trabajar por poco más que el salario mínimo. Miguel Ángel Revilla busca remover conciencias, y desde nuestro punto de vista, lo consigue, y éste es un propósito digno de ser aplaudido.


Si quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo desde los siguientes enlaces:







Anterior
Siguiente »