Últimas publicaciones

"Melocotón loco" de Megan Maxwell


Sinopsis

Ana y Nekane regentan un estudio de fotografía en el casco antiguo de Madrid. Un día se declara un incendio en su edificio y, aunque están acostumbradas a trabajar con modelos de lo más glamurosos, no pueden dejar de sorprenderse ante aquellos valerosos «machomanes» vestidos de azul que no se preocupan porque su pelo se encrespe ni sus manos se ensucien. Cuando el objetivo de la cámara de Ana se centra en Rodrigo, su corazón le indica que ya nada volverá a ser igual. Él se da cuenta de la forma embobada en que lo está mirando y, a pesar de que no le gusta, inician una extraña amistad. Todo se complica cuando Ana descubre que está embarazada y Nekane la anima a que cumpla su fantasía sexual con el bombero antes de que la barriga, las estrías y los vómitos matinales se manifiesten y lo espanten. Pero una mentira de Ana a sus padres ocasionará un sinfín de enredos y situaciones alucinantes que a Rodrigo lo dejarán sin habla.



Datos Técnicos

Editorial: Destino
Número de páginas: 440
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788408039068
Año de edición: 09/01/2014
Precio: 14,16€ / 9,99€

Sobre el autor: Megan Maxwell

Impresiones

Llevo mucho tiempo queriendo leer algo de Megan Maxwell, autora muy prolífica que ha cosechado un éxito considerable con "Las ranas también se enamoran", "Sorpréndeme" o "Pídeme lo que quieras". Sus novelas, de corte chick lit y/o erótico, están revolucionando el panorama nacional y por mi parte ha llegado el momento de estrenarme con la autora.

Ana, fotógrada de profesión, se fija en Roberto, un bombero al que retrata en acto de servicio. Sin quererlo se enamora perdidamente de él. Sin embargo, tras conocerse el sentimiento no es recíproco y Ana se tiene que conformar con ser su amiga. Pero... y si las cosas cambiaran? podría llegar a ser algo más?

—¿Te gustan las rosquillas?
La expresión del bombero se tornó risueña.
—Pues sí. Me gustan much...
Sin dejarle terminar la frase, la mujer añadió:
—En cuanto tenga la cocina en condiciones, te haré un barreño para ti y tus compañeros, y os las llevaré al parque de bomberos. —Y mirando a las jóvenes que estaban a su lado calladas, apuntó—: Y les diré a estas dos preciosidades, por cierto solteras y sin novio, pero con negocio propio, que me acompañen.
Se quedaron atónitas por lo que Encarna acababa de decir, mientras Ana sentía cómo un calor inesperado le recorría el estómago. Antes de que pudieran protestar, el impresionante tiarrón de casi dos metros las miró y respondió con una sonrisa socarrona:
—Estaremos encantados de recibirlas en el parque de bomberos.
—¡Cabo! —gritó uno de aquellos hombres—, cuando quiera nos podemos ir.
Mientras el bombero asentía, se le acercó otro compañero.
—¡Rodrigo! Debemos atender un nuevo aviso —le indicó.

Me ha sorprendido gratamente el estilo fresco del que goza la novela, con una historia bien trabajada que aunque en ocasiones puede resultar previsible es resuelta con gracia y agilidad. Son muchas las escenas que hacen que te sonrías e incluso que llegues a soltar una carcajada, pero a esto hay que sumarle que las páginas vuelan sin darte cuenta en tus manos, precipitándote sin remedio hasta un final que deja satisfecho al lector. Entretenida y divertida, con escenas cercanas cargadas de romanticismo, con protagonistas bien construidos que van evolucionando según avanza la trama, tanto en comportamiento como en sentimientos.

Un soplo de aire fresco que sorprende con una bonita historia bien escrita y desarrollada.



Si quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo desde el siguiente enlace: Melocotón loco (Chick Lit)