¿Y por qué un Kindle? Primera Parte


Hace dos semanas os mostramos una comparativa entre un Ipad y un Ereader. Puesto que el lector que tenemos en casa es un Kindle fue el ejemplo que utilizamos a la hora de exponeros la diferencia entre uno y otro. 

Muchos nos preguntásteis por qué habíamos escogido un Kindle en lugar de otro de los muchos lectores que podemos encontrar ahora mismo en el mercado. Pues bien, hoy os vamos a exponer las razones por las que nosotros nos decidimos por él: la historia de la llegada de Amazon Kindle a nuestra casa. Como la historia es un poco larga, vamos a partirla en tres partes.

Hace casi tres años Amazon lanzó uno de los primeros lectores al mercado; un artículo novedoso del que muchos desconfiaron y sobre el que muchas marcas que ahora son competencia no mostraron interés, pensando en que se convertiría en un fracaso. No fue así, el Kindle de Amazon se fue abriendo mercado, y poco a poco empezaron a aparecer los primeros libros en formato electrónico.

En el 2010 tuvimos que irnos a vivir al extranjero, en concreto a Malasia, y una de las cosas que más añorábamos era poder leer en castellano. Llevar libros en la maleta no tenía sentido, pues en el peso que permiten las compañías aéreas apenas entran una treintena de libros, y claro, no podíamos llevar sólo libros, también estaba la ropa y algún que otro producto alimenticio de nuestro país. 

Fueron estos hechos los que nos animaron a comprar un lector. Miramos y remiramos los diferentes lectores que había en el mercado, pero pronto nos dimos cuenta de que Amazon llevaba ventaja. El tiempo que tardaron en reaccionar el resto de grandes marcas fue suficiente para que Amazon desarrollara una tecnología que superaba con creces a la de sus competidores. La tinta electrónica, la velocidad en el avance de páginas, el contraste, el peso, ... eran algunas de las características que destacaban en él.

Amazon Kindle 2 (modelo 2009)
Pedimos el Kindle a través de Internet (por aquel entonces sólo enviaban a España desde USA y tuvimos que enviarlo a casa de nuestros padres) y en menos de 5 días llegó a su destino. El modelo de este Kindle era el recién estrenado Kindle 2.

Nuestra experiencia con él fue (y sigue siendo) fabulosa desde su llegada. El primer momento fue especial, pues aún teniendo necesidad de tener un lector para suplir esa carencia de libros en formato tradicional, uno siempre tiene ese romanticismo que te hace estar reacio hacia este tipo de tecnologías, y cuando lo encendimos y accedimos a la primera novela, nos dimos que transcurridas 3 ó 4 páginas ya nos habíamos olvidado de que lo que teníamos en nuestras manos era un lector electrónico.

En aquel momento Amazon vendía libros a través de su web www.Amazon.com, pero claro, la mayoría de ellos en inglés. Sin embargo, dentro de su tienda pudimos encontrar algunos títulos en castellano, publicados por editoriales que se dieron cuenta de que el futuro estaba en publicar en formato digital.

Al cabo de 6 meses nos lanzamos a la compra de un segundo Kindle, pues nos dimos cuenta de que éramos dos personas para un sólo lector y los dos queríamos utilizarlo en todo momento.

El próximo día os contaremos cómo fue la llegada del Kindle 3 a nuestra familia

Continuará la próxima semana...

Saludos!
Lourdes y Edu


Anterior
Siguiente »