12 dic 2003

Enrique Osuna Vega



Biografía facilitada por el autor
Vine al mundo el 20 de septiembre de 1.966, en la costera ciudad de La L√≠nea de la Concepci√≥n. Como le ocurri√≥ a tantas familias humildes, la m√≠a recibi√≥ la llamada a filas de la emigraci√≥n. Viv√≠ tres a√Īos en Londres y regres√© justo a tiempo de ser privilegiado testigo de la Transici√≥n. Mis padres consiguieron una vivienda social. Las Palomeras se convirti√≥ pronto en un referente de barrio marginal y peligroso, un sambenito que injustamente nos vimos obligados a portar todos los moradores. Yo me siento orgulloso de haber compartido quince a√Īos de mi vida con gente humilde, honrada y trabajadora. Buenos amigos hice all√≠ y grat√≠simos recuerdos conservo del colegio Santa Ana, donde consegu√≠ mi primer premio literario, qui√©n sabe si el √ļltimo. La flor que cura a la princesa Violeta fue mi versi√≥n de un cuento que o√≠ de mi padre. Contaba once a√Īos. El premio, un libro de Julio Verne: Miguel Strogoff. Por esas fechas me top√© con el apasionante mundo de las 64 casillas. Pero literatura y ajedrez aguardar√≠an a√ļn muchos a√Īos. Apenas trascienden ligeros escarceos con ambas artes en mi etapa de instituto. El Men√©ndez Tolosa; all√≠ curs√© cuatro maravillosos a√Īos y all√≠ conoc√≠ a la mujer de mi vida. El 4 de septiembre de 1.982 sellamos nuestra uni√≥n. La boda llegar√≠a casi diez a√Īos despu√©s y la felicidad suprema nos abrazar√≠a por dos veces, en 1.995 y 1.999. En 1.986 me hice socio de la Pe√Īa Ajedrec√≠stica Linense. Me dediqu√© con entusiasmo al estudio y pr√°ctica del ajedrez, hasta alcanzar el primer puesto por ranking de mi ciudad. El ansiado t√≠tulo de Campe√≥n de la provincia de C√°diz lleg√≥ por fin en 2.006. Le debo mucho, much√≠simo al ajedrez. Pero tambi√©n tendr√≠a que rendirle cari√Īosamente cuentas por tantas horas de lectura robadas.
Me diplom√© en Relaciones Laborales y tuve variopintas ocupaciones, desde vendedor ambulante hasta empleado de la Administraci√≥n P√ļblica, pasando por representante de comercio, asesor laboral, profesor de educaci√≥n secundaria y una curiosa variedad de puestos en distintos sectores. Mi vida est√° plagada de proyectos, de bandazos descontrolados, hasta que, afortunadamente, un d√≠a comprend√≠ que hab√≠a llegado la hora de liberar a la escritura de su confinamiento. 2.009 fue testigo del encuentro entre ambas aficiones, gracias a la publicaci√≥n de mi primer art√≠culo en la revista Jaque. El verano de ese mismo a√Īo decid√≠ dar carta de naturaleza a un sue√Īo. De alg√ļn modo, siempre supe que escribir√≠a una novela. El mismo d√≠a que cumpl√≠ 44 a√Īos present√© a mi familia El eterno olvido.
Obras:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda visitar nuestra política de privacidad. Esperamos tus comentarios