Últimas publicaciones

Entrevista a Blue Jeans (Francisco de Paula). 10 de Julio de 2014



¡Hola Paco! Por fin hacemos la entrevista, después de tanto tiempo. Quién me iba a decir a mí que al cabo de los años íbamos a encontrarnos de esta forma. Yo entrevistando al periodista deportivo jajaja. Pero antes de nada darte las gracias por hacernos un hueco en tu apretadísima agenda.
Muchas gracias a ti, Rocío. La verdad es que la vida da tantas vueltas que no sabes que sorpresas te deparará el futuro. Estoy muy contento de que una amiga, a la que conozco desde hace tanto tiempo, piense en mí para una entrevista.

Rocío: Este año has vuelto a realizar una gira por Latinoamérica. ¿Qué diferencias has encontrado con respecto a la primera vez que fuiste?

P: Cuando fui hace dos años, acababa de salir en España ¡Buenos días, princesa! y aunque allí se sabía de mí y a las firmas asistió más gente de la que imaginaba, todavía no era muy conocido. Esta vez ha sido una locura. Siguen siendo lectores apasionados, que te dan todo su cariño, lo viven intensamente... pero se han multiplicado por diez. No solo en Perú, donde en cada firma he necesitado hasta varias personas de seguridad que controlaran la situación, también en Colombia, Argentina o México. Le estoy muy agradecido a los lectores latinoamericanos por como me han tratado en esas dos semanas tan lejos de casa.



R:¿Cómo reaccionaste cuando llegaste y viste que estaba la televisión esperándote? Conociéndote supongo que fue un trago importante pero muy satisfactorio.

P: Con los años aprendes a improvisar y a adaptarte a todo. Es bonito que haya tanta gente que quiere estar a tu lado y que vive con gran pasión una historia que tiene que ver con libros. Por no olvidemos, que no soy cantante, ni futbolista, ni un actor... Esto es por libros, lo que lo hace más especial. Lo de Bogotá fue una gran sorpresa porque no sospechaba que hubiera nadie esperándome. Y lo de Lima también. Sabía que la editorial había organizado un concurso en el que cuarenta seguidores estarían en el aeropuerto para recibirme. Lo que no imaginaba es que no serían cuarenta sino más de cien y con tanto entusiasmo. La llegada a Perú será algo que nunca podré olvidar y que ya guardo entre mis mejores experiencias en estos años como autor.

R: Cuando tienes que ponerte delante de tanta gente y hablar en público cómo gestionas los nervios. ¿Crees que se van cogiendo tablas o lo pasas tan mal como la primera vez?

P: Pues depende del día. Es verdad que poco a poco me voy soltando más y hasta disfruto. Hablar en público nunca será mi fuerte, a pesar de que intento expresarme mejor y mostrar la mayor tranquilidad posible. Sin embargo, hay momentos en los que sigo poniéndome nervioso y me cuesta. La timidez no es algo que desaparezca del todo y yo vivo con ella a cuestas. Pero forma parte de mi personalidad y tampoco quiero parecer algo que no soy.

R: Recuerdo tu primera Feria del Libro en Madrid. Habías acabado de firmar y ya estaban cerrando. Salíamos cuando vimos la caseta donde estaba firmando Pérez Reverte, y dijiste que ojalá algún día pudieras estar como él. ¿Qué opinas ahora de esas palabras? Te imaginabas por algún momento que no ibas a parar, que viajarías, que te reclamarían en tantos sitios, y que serías ahora tú el que cierra centros comerciales y sigas firmando en la calle.

P: No, claro que no lo imaginaba. Era algo imposible. Hace poco he mirado esas primeras fotos, de las primeras firmas, a las que iban quince o veinte personas y ya me parecían muchísimas. Ahora estoy teniendo firmas de ocho o nueve horas, marchándome el último en Sant Jordi, firmando en los bancos del Retiro en la feria del libro de Madrid cuando cierran las casetas, interactuando con mucha gente en el otro lado del mundo... Creo que todavía no lo he asumido. Pero hay que mantener los pies en el suelo, seguir currando mucho y tratando de estar a la altura de todos esos lectores que me están dando tanto.

R: Hay algo que desde luego llega a la gente, a los lectores, a sus familias y es la dedicación que pones; te pones en su lugar, en sus tiempos de espera y su paciencia. Eso cuando la gente coge fama es fácil de olvidar, por lo general (ojo, no todo el mundo), la gente termina pensando en uno mismo y tú, año tras año te mantienes firme en tus convicciones. ¿Piensas que es parte de tu éxito? ¿El ser tan cercano a todo el mundo?

P: Es que no sé hacerlo de otra manera. Ni creo que tenga que cambiar por vender un libro más o menos. Uno de los secretos de todo esto es la naturalidad y la honestidad. Si tú eres honesto con la gente, eso se percibe y te llega de vuelta. Ser cercano no es ninguna cualidad; es que no podía ser de otra forma. Si he logrado cumplir este sueño ha sido gracias a mucha gente que se ha portado muy bien conmigo. ¿Cómo no voy a ser cercano? Todos formamos parte de la misma experiencia.

R:Ahora que has terminado ambas trilogías tus planes se centran en otro tipo de novelas, más adultas ¿no? Crees que eso perjudicará a tus anteriores lectores. Me refiero a qué el público más adulto suele ser más reacio a ir a presentaciones, al fenómeno fan, propiamente dicho. O ¿por el contrario hará que tus lectores se animen con otro tipo de lecturas?

P: El proyecto que tenía con Espasa para hacer novelas no juveniles lo hemos parado. Lo hemos decidido de mutuo acuerdo porque creemos todas las partes que no era el momento para dar ese paso. Es cierto que muchas lectoras que comenzaron conmigo hace cuatro o cinco años se hacen mayores y yo con ellas. Pero también viene otra generación de gente muy jovencita que se ha enganchado a las dos trilogías o a alguno de los libros y a la que intentaré conquistar en los próximos años.

R: Por tanto no dejas el género juvenil.

P: No, de hecho creo que será lo que escriba en el futuro más cercano, también con Planeta con quien estoy muy a gusto. No podemos repetir un club de los incomprendidos o una trilogía como la de Paula. Vamos a ver qué hacemos para seguir divirtiendo al lector y sorprenderlo.


R:Cuando alguien alcanza cierto renombre, y más hoy en día con las redes sociales, suele ocurrir que entramos un poco en el terreno de la “prensa del corazón”, por llamarlo de alguna manera. Dónde vives, cómo es tu casa, tienes pareja, qué comes etc. Algo que por otra parte es lógico cuando admiras a alguien. Tú que siempre has sido tan reservado con tu vida personal, en pro de tus novelas. ¿Te ha sido muy difícil salvar este obstáculo y vencerlo?

P: Bueno, a mí la prensa del corazón no me acosa jaja. Sigo siendo reservado aunque de vez en cuando suba alguna foto con Ester, a la que todos conocen ya, o aparezca algo de mi vida o de mi casa. Hay que marcar los límites y yo los tengo muy claros. Los importantes son los libros y lo que hago yo o deje de hacer no creo que interese mucho a los lectores.

R:Gracias al apoyo de tu familia y de Ester ¿has logrado vencer momentos en los que pensabas que era muy duro, y te veías, tal vez, sin fuerzas para seguir porque te sintieras agotado?

P: Escribir un libro es agotador. A veces, se convierte en una pesadilla. Agatha Christie, a la que sabes bien que admiro tanto, decía que se dejó de divertir escribiendo cuando se convirtió en su trabajo. Yo no he llegado a eso todavía, pero sí lo paso mal en algunos momentos cuando tengo un libro entre manos. Es difícil de explicar como algo que te da tantas satisfacciones, que es tu sueño, tu gran pasión, puede transformarse en un pequeño infierno. Aparecen los dolores musculares, la presión extra del lector o de la fecha de entrega, el miedo a no saber si lo estás haciendo bien... Pero cuando terminas te sientes tan realizado que, aunque hayas pasado momentos muy complicados, merece la pena. Tengo mucha suerte de poder dedicarme a escribir libros y de tener a tanta gente apoyándome. Entre ellos, Ester y mi familia, por supuesto.

R:Por lo general muchas editoriales ponen restricciones a la hora de los agradecimientos. Tú jamás te olvidas de nadie, de los nuevos y viejos amigos, de la gente que te ha apoyado en algún momento. ¿ En alguna ocasión te han dicho algo por ello? ¿Principalmente en la primera novela? O por el contrario te han dejado libertad.

P: Nunca he tenido problemas ni me han dicho nada sobre los agradecimientos. Recuerdo que en Canciones para Paula lo pregunté y Everest me dijo que adelante, sin problema. Creo que en la vida es importante ser agradecido y yo tengo a muchas personas a las que agradecer lo que soy y quién soy.

R:En relación con la anterior pregunta, muchos autores se quejan de recortes que les hacen a sus novelas, o correcciones demasiado bruscas. En tu caso ¿intentan mantener el manuscrito original?

P: A mí nunca me han cortado nada. Las correcciones que hay en mis libros son de estilo y algún error ortográfico o de atención que siempre suceden. Si hay alguna duda con el contenido lo hablo con mi editora. Pero tanto en Planeta como en Everest me han respetado todo lo que he escrito.

R: Hace tiempo a Anabel Botella le preguntaba sobre lo que considero un fenómeno entre los autores españoles (ojo, sigo intentando ponerle nombre). Y es la recomendación de libros de compañeros, algo que me parece precioso, porque estamos para ayudarnos. Como uno de los precursores de este fenómeno, ¿qué opinas? Por lo general suele haber mucho compañerismo pero por otro lado siempre hay alguien que intenta poner esa nota que chirría.

P: En todos los gremios existe gente de todo tipo. En el mundo de la literatura juvenil, igual. En general, nos llevamos todos bien. Yo no tengo problemas con nadie, de hecho. Pienso que es bueno para el resto que los demás vendan y que les vaya lo mejor posible. Un libro arrastra a otro libro. Un chico que lea a un autor puede aficionarse a la lectura y leer inmediatamente a otro. Además, es bueno para las librerías y para las editoriales que hoy en día están tan necesitadas de ventas. Nunca he considerado a nadie competencia, ni que yo sea competencia de alguien. A mí me gusta introducir en mis historias libros de amigos o de gente que está empezando. También lo hago con la música. Si puedes echar una mano, aunque sea pequeñita, pues ¿por qué no vamos a hacerlo?

R: Ahora que acabas de finalizar la feria del libro ¿cómo valoras este año? No ya sólo a nivel profesional tuyo, también si notas si la asistencia a la misma baja o aumenta, ¿está decayendo por culpa de los ebook?

P: Para mí está siendo un año muy positivo. Todo ha crecido un poquito más y las sensaciones son muy buenas. Nos hemos asentado definitivamente en el mercado juvenil y Blue Jeans es una marca reconocida por lectores, librerías y editoriales. Pero hay que seguir trabajando día a día para continuar con el proyecto. Mantenerlo arriba no es sencillo.
Los ebooks no influyen en la mayor o menor presencia de lectores a una firma. De momento, es un porcentaje muy pequeño de las ventas.

R: Van a llevar tus libros tanto a la gran pantalla como a la televisión. ¿Crees que están reflejando la esencia del libro? ¿Eres parte activa de alguna forma?

P: Espero que sí, que mantengan esa esencia. Con la película estoy muy contento. Sé que van a cambiar argumentos, personajes, historias... pero están haciendo un trabajo muy serio. Un libro y una película no es lo mismo y eso lo debe comprender el espectador-lector, como lo tuve que entender yo en su momento. La serie aún están escribiéndola. Veremos qué sale.

R: Por último, ¿piensas que el amor mueve montañas y hace sacar lo mejor de uno mismo?

P: Sí, mueve montañas. Ríos, mares, estrellas... Y te saca lo mejor, si es correspondido y todo va bien. Si las cosas no funcionan como uno quiere te saca lo peor. Creo que el amor es lo más importante que existe y por eso todo lo que tiene que ver con él, en lo bueno y en lo malo, se intensifica hasta límites insospechados.