Últimas publicaciones

"El ocupante" de Sarah Waters

El ocupante

Sinopsis

Un polvoriento día de verano llaman al doctor Faraday a Hundreds Hall, la mansión de los Ayres, en el desolado centro de una Inglaterra de posguerra que está cambiando aceleradamente. Faraday ya había estado allí cuando era un niño y su madre era una de las criadas de la casa. Se había colado como un pequeño fantasma en las regias habitaciones y, fascinado por tanta belleza, había roto una moldura de los artesonados de un corredor y se la había llevado. Ahora, gracias a los sacrificios de sus padres, es médico, aunque con una posición social no muy cómoda en el rígido sistema de clases inglés, y piensa que esta visita es un golpe de suerte.

Pero Hundreds Hall, como sus dueños, ya no es más que la sombra de sí misma. Las tapicerías cuelgan en jirones, la carcoma se ceba en el interior de la casa y las malas hierbas arrasan los jardines. La señora Ayres aún es una señora elegante, que mantiene como puede su dignidad, aunque viva entre paredes desconchadas, sillones desvencijados y alfombras raídas. Roderick, su hijo, ha vuelto de la guerra cojo, lleno de dolores y cicatrices, enfermo de los nervios. Se ocupa como puede, y puede mal, de la casa y de la hacienda y va vendiendo las tierras y la familia se va comiendo el capital. Su hermana Caroline, algo mayor que él pero aún en la veintena, independiente, excéntrica, masculina y no desprovista de encanto, ha tenido que volver a Hundreds Hall para ayudarlo.

Pero los Ayres no han llamado al doctor Faraday para que se ocupe de ellos, sino de Betty, la joven criada de catorce años, que quizás solo está enferma de miedo, aterrorizada por aquello que percibe en la casa. Porque siempre son los niños y los animales los primeros en advertir lo siniestro. Aunque nadie la cree, en Hundreds Hall se oyen ruidos inexplicables, se ven sombras fugaces y marcas de fuego en las paredes y las cosas más familiares pueden volverse atrozmente perversas...

«El ocupante transcurre en esa deslizante frontera entre lo sobrenatural y lo psicopatológico y combina lo espeluznante con una aguda observación social. Una novela apasionante, perturbadora, infinitamente entretenida.» (Hilary Mantel, The Guardian).


Datos Técnicos

Editorial: Anagrama
Número de páginas: 536
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788433975584
Año de edición: 2011
Precio: 23,50€


Sobre el autor: Sarah Waters

Impresiones

"El ocupante" es una novela que llegó a mis manos precedida de muy buenas críticas. Stephen King la valoró como la mejor novela que había leído el año que se publicó su versión original, y muchos otros citaron a Henry James y Edgar Alan Poe en sus críticas. El argumento nos presenta la historia de una mansión decadente, habitada por una familia que conoció tiempos mejores y quizás por algo más, una presencia que se percibe en la casa, que aterrorizará al servicio y será advertida por niños y animales.

La novela empieza a un ritmo pausado, presentándonos con detalle la vida en la mansión. Iremos conociendo a la familia Ayres y al protagonista, un doctor de origen humilde que estuvo relacionado con la casa cuando era joven. Sarah Waters nos introduce en la vida de la familia y en la atracción que siente el doctor Faraday por la casa y los Ayres con un estilo meticuloso y profundo.

Personalmente eché en falta algo más de ritmo en la narración. Quizás el argumento me confundió un poco, ya que esperaba una historia en la que el ingrediente sobrenatural tuviera más protagonismo. Sin embargo son la vida y la decadencia de la casa y la familia el hilo conductor dejando muy en segundo plano la parte inexplicable y que podía aportar más ritmo a la novela. Por eso la lectura se me ha hecho un poco pesada. Me encontraba ya pasado el ecuador de la novela y aún estaba esperando un suceso sorprendente o diferente que me reanimara, ese chispazo inexplicable que se insinúa en el argumento y nos dejan entrever en ocasiones durante la historia.

Sólo al llegar al último centenar de páginas la novela parece revivir un poco haciendo honor a su argumento, pero para mí fue tarde y poco.

Tengo que reconocer que "El ocupante" está muy bien escrito, pero pienso que el argumento no le hace ningún favor ya que puede atraer a lectores, como yo, que se lo pensarán dos veces antes de leer algo de Sarah Waters.