Entrevista a Pedro Martí


Una de las grandes sorpresas de este comienzo de año ha sido "La pieza invisible", novela que reseñamos hace unas semanas y que nos envuelve en una trama cargada de suspense donde cada respuesta suele ir acompañada de un nuevo interrogante que resolver.

Tenemos el placer de entrevistar a su autor, Pedro Martí. Disfrutad de la entrevista


Háblanos de La Pieza invisible
Pues… es mi primera novela. Me ha llevado mucho trabajo, mucho placer, y estoy contentísimo de ver cómo está saliendo la cosa tras publicarla.

¿Con qué tres palabras la describirías?
Profunda, atractiva e íntima.

¿Qué sensaciones se encontrará el lector cuando se sumerja en su lectura?
Pese a que es fácil de leer, pienso que los lectores encuentran sensaciones diferentes a varios niveles de profundidad. Hay quien queda atrapado por la trama, pero también hay quien disfruta más que la trama las relaciones personales de los personajes. A mí me parece que aunque intenté que el argumento fuese potente; los personajes (sus miedos, sus bromas, sus maneras de afrontar sus problemas) son el verdadero punto fuerte de la novela.



¿Cómo es la novela en cuanto a estilo y ritmo?
Soy un amante empedernido del cine y las series, y en la literatura me encantan autores como Chandler, Hammet o Mankell, que conciben sus capítulos de un modo muy visual, casi cinematográfico. En La pieza invisible preocupa tanto la escena, los diálogos, los rasgos particulares de cada elemento de la escena, como la trama. Por ello me parecía estar escribiendo una película, incluso me imaginaba planos o la banda sonora que pondría. El ritmo es rápido, aunque en algunos tramos es más pausado por la exigencia narrativa y a veces incluso se acelera un poco más de lo habitual. El final, por ejemplo, es frenético.

¿Cómo es tu rutina a la hora de escribir?
No tengo rutina, me temo. Soy de ese tipo de escritores indeseables que nunca sabes cuándo terminarán un libro. Me pasa que cuando tengo tiempo y me obligo a escribir, paso con el ordenador tres horas, y con las mismas selecciono todo lo que he escrito, pulso la tecla “Supr”, y me quedo tan ancho. Soy de los que necesita estar inspirado. Por suerte, me cuesta poco inspirarme, y por eso escribo bastante, pero sin una rutina específica.

¿Cómo está siendo la promoción?
En cuanto a la promoción, estamos dándole caña sobre todo a facebook y a mi página web: www.pedromarti.es. Hace unos meses, el libro llegó a manos de un agente, de un grupo de prensa que representa y distribuye a varios escritores murcianos, y eso también supuso un empujón importante. Estoy muy contento con la acogida brutal que ha tenido.

¿Dónde se puede adquirir?
Se puede comprar en las mejores librerías de la Región de Murcia, pero donde más ventas estoy consiguiendo es en amazon (lo tenéis en ebook y en formato papel). El otro día, haciendo números, me di cuenta de que… ¡Ya hemos pasado los mil ejemplares! Así que estoy contentísimo con la acogida.

¿Qué autores te inspiran?
Como te dije antes, adoro a Raymond Chandler (creo que es el mejor autor de novela negra de todos los tiempos), al recientemente fallecido Henning Mankell, o a Camilla Lackberg. Sin embargo, por irónico que pueda parecer, mi escritor favorito no es un especialista en novela negra. Estoy hablando de Paul Auster, al que venero y odio al mismo tiempo, porque al leerle me da la impresión que ni en cien vidas podría escribir como él.

¿Para que sirve leer? ¿y escribir?
Leer es un gustazo. Un libro es una cita con el cerebro y el pasado de un desconocido. Se forma un vínculo. Por ejemplo, cuando murió Mankell, no pude evitar sentir que moría un amigo. Y estoy seguro de que no me conoce, pero yo a él quiero creer que sí. Escribir, sin embargo, no es una opción, ¡no me queda otra! Si no escribiese, no sé que me pasaría, pero cuando paso una larga temporada sin inspiración, me siento terriblemente mal. Para mí escribir es una obligación interna.

¿Te ves escribiendo en un género diferente?
¡Sí! De hecho estoy con un proyecto de novela juvenil de ciencia—ficción y amoríos que se aleja mucho de La pieza invisible, y que creo que dará que hablar.

¿Qué tres cosas te gustan además de leer y escribir?
El café (soy un auténtico adicto), los perros, y las series de TV. Especialmente las de la HBO, como The Leftovers o Juego de Tronos.

¿Qué detestas?
Pues… La mentira. No soporto a la gente mentirosa. También odio que la gente sea capaz de aburrirse, ¡con la de cosas que hay para hacer! Pero sobre todo detesto la mala literatura, especialmente la que (extrañamente) consigue triunfar. Pero no daré nombres ni títulos, que no quiero empezar a granjearme odios.

¿En qué te pareces a César Giralt?
Mi madre dice que somos idénticos, pero yo no lo veo así. Creo que el inspector Giralt es sarcástico, como yo; es solitario, le gusta la buena música, y tiene un perro. Pero aparte de eso, no creo que nos parezcamos demasiado. Él es demasiado agresivo, y vive una vida algo triste por ser un cobarde. En su defensa diré que no hemos vivido lo mismo, y eso quizás sea lo que nos hace tan diferentes.

¿Tienes algún proyecto entre manos actualmente?
A parte de esa novela juvenil, estoy ahora mismo enfrascado en Donde lloran los demonios, que es la secuela de La pieza invisible. No puedo, ¡ni debo! revelar nada sobre la trama, pero sólo diré que César tendrá que enfrentarse a su pasado en un nuevo caso, tres años después de La pieza invisible. Estoy disfrutando mucho escribiéndola, y creo que va a ser una novela muy poderosa.

Recomiéndanos un libro
¡La pieza invisible! Es broma. Dos de mis libros favoritos son Ciudad de cristal y La música del azar, ambos de Paul Auster. Cualquiera de Camilla Lackberg. A mí personalmente me encantó el primero: La princesa del hielo.

Siguiente
« Anterior
Gracias por tu comentario :)