Crónica De Vicio



Isabel Cañelles de la editorial Relee nos presenta y habla un poco del proyecto Relee y del libro que nos presentan hoy De Vicio.

Estas semanas atrás que habíamos creado el evento en Facebook y hablábamos entre nosotros de cuánta gente asistiría y pensábamos si sería mucha o no. No teníamos ni idea. También decíamos con la cantidad de actos, espectáculos y eventos que hay un viernes por la tarde en Madrid ¿por qué la gente iba a elegir precisamente este? Y la verdad es que con la vida que llevamos hoy en día sobre todo en las grandes ciudades pues es muy de agradecer que os hayáis tomado la molestia cada una de las personas que está aquí de abrir la información, de acordaros el día antes, de señalar la fecha, de buscar canguro algunos y de abrir el hueco y bueno a todos esos pequeños esfuerzos que juntos son un gran esfuerzo y que habéis tenido que hacer para que podamos estar hoy reunidos aquí. Esta agradecimiento y esta admiración no son tampoco convencionales porque normalmente se dice “gracias por estar aquí” pero realmente valoro un montón que hayáis venido todos.

También quería destacar el esfuerzo que ha sido necesario para que este libro que vamos a presentar hoy aquí, esta pequeña novela porque no es muy larga (tiene 149 páginas) el esfuerzo que ha sido necesario para que pueda estar aquí. En realidad esta novela se empezó a gestar hace como cinco años o así, en el momento que César Sanchez Sánchez o Arturo Gómez Pavón (que ya no sabremos nunca como llamarle) se apuntó a un taller literario y decidió no sólo escribir sino compartir la vida, digamos (porque la literatura es la vida) con un grupo de locos. Al menos tan locos como él. Empezó con un curso de escritura creativa, continuó con un curso de relato breve, siguió con un curso de técnicas narrativas, relato avanzado y finalmente llegó a un curso de proyectos narrativos y un día pues empezó a leer en clase algo que para él era como un relato más porque a veces el propio autor no se da cuenta, no puede distinguir cuándo ha sido traspasado por la verdadera inspiración y todos nos quedamos con la boca abierta y le dijimos César esto tiene que ser una novela.

César trabajó muy duro a lo largo de ese año para confeccionar el primer borrador de la novela y luego el segundo y luego el tercero y siempre siguiendo un poco los consejos que le dábamos esta panda de locos. Y a veces muy a su pesar porque seguir nuestros consejos a veces le costaba renunciar a cosas que para él eran fundamentales, pero a la vez se daba cuenta que lo tenía que hacer o quizás era su corazón que se daba cuenta porque a esas alturas yo creo que el grupo estaba ya tan compenetrado, tan unido que no había fisuras en la comunicación. Lo que cada uno de nosotros decía era un poco asumido y asimilado por los demás y esto es un poco a lo que hemos venido a llamar “escritura colaborativa” que habréis visto a lo mejor en la página web, en el Facebook y que es la base no sólo de esta novela que podéis ver aquí sino un poco de el proyecto Relee que es lo que yo voy a presentaros porque la novela la presentarán César Sánchez y Marcelo Luján y luego escucharemos la banda sonara de la novela.

Si tuviera que denominar Relee de alguna forma, yo creo que es un proyecto con corazón, con un corazón enorme porque nace de la energía de un grupo de personas que han logrado abrir un espacio en su vida casi a golpe de guadaña diría yo, no solo para escribir y hacerlo cada vez mejor, apoyándose en los demás sino también para volverse a su vez en ayudar, en que sus compañeros cada vez escriban mejor y esta noción de apoyo mutuo, de colaboración es de donde nace Relee y se da un poco en cada una de sus actividades.

Los libros que publicamos en Relee provienen de la escritura en talleres literarios y tratan de sacar a la luz libros de calidad que llevan un trabajo ingente detrás, de autores que difícilmente podrían acceder a otro tipo de editoriales más convencionales pero además esos autores son a su vez lectores y las personas que leen los libros que editamos no solo son lectores pasivos si no que queremos hacerlos participar en la comunidad por medio de concursos, de encuentros con los autores, de sus opiniones, de este tipo de encuentros. Entonces para nosotros los libros no son sólo productos aunque por supuesto necesitamos vender libros para subsistir así que en eso os pedimos toda vuestra colaboración.
Pero no sólo es eso, no solo son productos sino que son entes vivos, somos conscientes porque no solo somos editores, sino que somos escritores, profesores, y lectores de todo el largo proceso que ha llevado a que tengáis ese pequeño objeto en vuestras manos. Es un proceso no sólo artesanal si no de toma de conciencia, de renuncias, de noches de cañas y discusiones, de millones de dudas, de saltos al vacío, miedos carcajadas, humildad, compañerismo, y muchísima valentía y coraje. Así que de la misma forma os pedimos como lectores que no tratéis este libro como un producto de usar y tirar, sin que os impliquéis en la lectura y en la vida de la que nace esta ficción. Que mientras lo leáis por ejemplo os vayáis a dar una vuelta por la Elipa, que mientras lo leéis escuchéis la banda sonora de la novela, que participéis en el próximo encuentro con César para preguntarle sobre sus personajes: ¿por qué Alvarito se hizo yonqui? por ejemplo o Santos Padilla dejó escapar a la única mujer que amó de verdad en su vida o ¿Cómo fue capaz de inyectarle heroína a su propia madre? De alguna forma os pedimos que igual que habéis conseguido traspasar una selva de pequeños obstáculos, digamos, para estar aquí esta noche, pues abráis también en vuestra vida un hueco como lo hemos hecho todos los que compartimos este proyecto para la auténtica literatura que consiste en sentir que estamos vivos y ser cada vez más conscientes de todo lo que nos rodea.

Os invitamos a que forméis parte de esta red cada vez más grande, de profesores, escritores, editores y lectores y que apoyes no sólo a César sino a todos los escritores que aún quedan por desvelarse y salir a la luz para hacer que este mundo sea más habitable.

Ahora lo que importa es que se hable del libro y para ello invito a subir a César y a Marcelo que son los que os lo van a presentar. Muchas gracias



Marcelo: lo que dijo Isabel, reúne un poco el pensamiento de todos nosotros.
Este libro me gustó principalmente porque yo vengo de un barrio de Buenos Aires que se llama Mataderos porque está el matadero y es un barrio que tiene un montón de cualidades, es un barrio genial pero “chungo” y me identifiqué muchísimo con la mirada que tiene el personaje.

Es una novela escrita en primera persona con un registro para mi extraordinario y me identifiqué mucho con la mirada de su personaje del barrio, de la gente que actúa en el barrio y me gustó, me gustó el libro, cómo estaba construido y el ritmo, que tiene una velocidad muy importante que sólo lo puede dar la primera persona en este caso.

He escrito una introducción a esta novela, no sé si llamarle prólogo, es breve y en ella resumo un poco mi mirada, mi evaluación sobre el texto de César.

Antes estaba charlando con César y hay algunos temas que me interesan mucho, uno de ellos es el tema del barrio que aquí es una clave fundamental, es un entorno, es un todo y es una burbuja en donde se mueve el personaje aún cuando se escapa de él, sigue teniendo al barrio como eje de su vida. Entonces la pregunta que yo te quería hacer, el tema del barrio, me gustaría que nos contaras un poco la visión de Santos del barrio, anticipando un poco la ficción que vais a leer pero también tu visión del barrio.

César: bueno la visión del barrio, mi visión del barrio es una visión mitológica. Para mí el barrio, todas las esquinas, los rincones de mi barrio son mitología pura. Yo cuando era un chaval mis amigos, uno de ellos (que está esta noche aquí) contaba cualquier tipo de anécdotas sobre su barrio La Elipa porque yo no soy de La Elipa yo soy de un barrio que está muy cerca de La Elipa pero tengo muchos amigos de allí y cada cosa que contaba, cada anécdota se te quedaba cincelada en la cabeza, y entonces todas esas anécdotas yo las he tenido siempre dentro, la relación con Santos es un poco de ventrílocuo. Al principio Santos era el ventrílocuo y yo el muñeco. De vez en cuando el metía la mano y me hacía hablar, pero cuando empecé a escribir este texto invertimos los papeles. Yo me convertí en el que guiaba al muñeco y he conseguido apaciguarlo un poco. Su visión es la mía también. tiene una visión negativa pero mitológica, es decir para él todo lo que hay alrededor, todo ese territorio para él forma parte, no sólo es geografía, es emocional, es mitología.
Marcelo: como les decía antes la novela está escrita en primera persona que es una decisión que tomó César que a mi me parece acertada porque este ritmo que tiene y la construcción del personaje desde un registro pues muy acertado también, sólo se podía hacer en primera. Para ejecutar esta primera persona, tienes que sentirla demasiado, es algo que también ya hemos hablado con lo cual yo me quedé tranquilo y digo no estoy loco, he leído bien. Esta primera sólo funciona si el autor, tiene plena conciencia del personaje y lo siente si no tiene que tomar una tercera, alejarse un poco y tomar algún discurso directo por ahí. ¿Es verdad eso? ¿Estás dentro de ese personaje, lo sentiste en cada linea, es verdad lo que leemos?

César: El primer borrador salió prácticamente sin ningún problema. Yo conseguí dominar a ese personaje, íbamos de la mano y salió todo perfecto. Luego como tuve que rehacer la novela unos meses después me costó mucho trabajo meterme otra vez en este personaje. Porque me molestaba meterme en el personaje pero con trabajo lo conseguí. Me molestaba porque era difícil, tenía que entrar en su dinámica, tenía que entrar en algunas partes de la novela y meterme en él en esos momentos precisos, coger otra vez el registro y me resultó más difícil, al principio no.

Marcelo: hablaba antes con César de la impunidad del inédito. Ahora ya no eres inédito por lo tanto no tienes impunidad y lo primero que tienes que hacer es dar la cara.

Esto que contabas de que un primer borrador te resultaba como fácil y cuando ves que esto realmente tiene destino de libro en tanto a objeto y publicación y el proceso de revisor del sector se va a cumplir, ya ahí ¿te asustaste un poco no?

César: sí, fue por eso y por volver a pillar el registro de Santos, volver a ser él.

Marcelo: ¿pasó mucho tiempo entre borradores?

César: si, unos tres o cuatro meses y en ese tiempo yo me olvidé de este personaje. No quería saber más de él pero luego tuve que reencontrarme con él y no fue fácil.

Marcelo: yo les aseguro que leí el libro y César consigue hacer un buen registro, una buena construcción del personaje y por lo tanto en una primera hacer una novela bastante redonda. Tiene un final que no podía ser menos de agudo, como es todo el libro que no lo voy a contar. Tiene un final bastante alentador para los que nos gusta la oscuridad y la negrura en la sociedad.

Hay una relación con la familia, con este primer núcleo, esta primera institución en donde todo comienza, hay una relación muy especial con su familia, con sus padres, con su madre (voy a separarlo) y con sus hermanos. Sobre todo con uno de sus hermanos. ¿qué te parece la familia aquí?

César: supongo que la familia para Santos es un lugar del que escapar y un sitio donde él ha hecho demasiadas cosas malas de las que quiere alejarse. No puede solicitar el perdón porque las cosas sean probablemente demasiado malas como para que se merezca ese perdón y al final lo que decide es abandonar esa familia, largarse y no volver más.

La relación que tiene con el hermano es que en realidad no se puede separar de él, de ellos y es un poco… no sé qué mas decir.

Marcelo: me resulta curioso personalmente, además es un tema que como autor me interesa mucho la familia como germen del mal, en este caso si me interesaba mucho cómo surgían los problemas dentro de una familia obrera pero normal, porque no dejan de ser normales.

César: lo que le ocurre a Santos fundamentalmente es que no soporta la debilidad de los demás. No soporta la debilidad de sus hermanos, de sus padres y eso es algo que no puede plantear porque no pueden dejar de ser débiles, están condenados a ser débiles entonces él se aleja de ahí, eso no puede soportarlo. Eso es lo que le lleva a abandonar, aparte de otros problemas que tiene en el barrio.

Marcelo: si, él está constantemente renegando de todo su entorno y su familia por supuesto no escapa de eso.

Me han preguntado varias personas qué pasa con lo del seudónimo.

César: una respuesta es evidente que es el homenaje a Arturo Gordon, a Poe y la otra es que un personaje que es una no-persona se pone un alias que es un no-nombre y de ahí se genera una obra que existe que es esta. Es como si la nada generara el todo, es un poco “misticológico”.

Marcelo: conectando con este tema del no-persona, del ocultamiento este, hay una cosa también bonita que me contó César de la función del traductor que es un trabajo que admiro muchísimo. El traductor, las decisiones que tiene que tomar y que función tiene en la literatura cuando leemos obras escritas en lengua no española, estamos leyendo a otra persona más que al autor. Es que toma un montón de decisiones y que a lo mejor nos está contando un montón de cuentos, para decirlo de alguna forma y me habías explicado que había un origen aquí de un texto de un traductor que era un relato, no era una novela y el personaje Santos Padilla, es traductor. Hay una historia ahí con su parte creativa, su parte de traductor donde va a “meter la pata” de forma bastante importante pero más allá de la historia esto que me habías contado de este origen de un cuento de un traductor en tercera.

César: si, era en tercera y no tenía este registro, no era de este barrio. La historia partía de la pregunta. ¿qué pasa si ese autor alemán que te gusta, luego un día aprendes alemán y lo lees y resulta que lo que lees no tiene absolutamente nada que ver con lo que has leído? Es más ¿qué pasaría si lo que has leído traducido es mucho mejor que el autor alemán en alemán?. Y venía un poco por ahí, ¿qué ocurriría si todo lo que leemos es mentira? De ahí venía el primer relato pero no era un personaje de La Elipa ni tenía esa familia. Era colgado del aire. Ese fue el punto de partida. Quedó como una trama secundaria en la historia. Es algo de la trastienda, no es tan importante en la historia.

Marcelo: Santos padilla además de ser de La Elipa y ser bastante picante, bastante “chungo" es traductor. Tiene un trabajo serio, cuando crece intenta hacer cosas serias y tiene varias relaciones con mujeres, parejas y una muy importante, muy trascendental en la que nosotros como lectores vemos que no tiene solución, que santos padilla no tiene solución, no tiene arreglo y lo vemos en esa relación de pareja que parecía que al final no se endereza y que al final siempre esperamos esa persona que nos enderece y que nos quite del mal. aquí lo parecía y sin embargo es él el que…

Cesar: la manera de relacionarse con las mujeres de Santos es a través de clichés, para él las mujeres son clichés, nada más que eso. No tiene ningún tipo de…, no se entrega en ninguna relación, no se pone en el lugar de la otra persona. aunque es una persona sexual no es una persona de contacto, de piel y funciona a través de clichés y claro, funcionando así te encuentra s siempre una salida o una ruptura que no es más que un cliché también.

Marcelo: si, es la negación, es un personaje muy negado además de estar siempre renegando. La necesidad de la pareja no escapa de esta situación.

Preguntas del público

¿Cuál es tu momento favorito de la novela?

César: el de las gafas en tres dimensiones de cartón, creo que eso es lo mejor.


¿Qué hay del cunnilingus?

Cesar: cunnilingus era un título provisional de la novela. El primero fue un relato que se llamaba El traductor, luego fue Cunnilingus porque hay que decirlo los coños son muy importantes en la novela, como lugar, como geografía es algo que tiene mucha importancia.

Marcelo: no tenía ni idea. ¿Fue entonces una opción de título también?

César: si fue una opción preliminar

Isabel: pero no le dejamos seguir con este título por causas evidentes (sonríe)

César: ha sido un trabajo colectivo, todos mis compañeros me han ayudado cuando se me iba la cabeza, he suprimido un montón de cosas que eran excesivas y nos hemos pulido el texto. Tengo que agradecer a muchas personas que han aportado ideas sobre la estructura. Todos los compañeros que he tenido en todos los cursos que me han llevado a ser lo que soy sea lo que sea eso (sonríe)

Marcelo: hay muchas personas trabajando detrás de este proyecto. Los felicito porque la edición independiente es el corazón de la literatura, siempre lo fue y siempre lo va a ser y más en estos tiempos tan mercantiles.

En este proyecto podéis ayudar a través de la suscripción, cuenta-partícipe y los lectores que compran los libros.



Desde Libros que voy leyendo os damos las gracias por habernos invitado y esperamos que tanto De Vicio como las demás obras que salgan de este proyecto tan interesante, tengan éxito y buena acogida entre los lectores.
Siguiente
« Anterior
Gracias por tu comentario :)