Entrevista a Daniel Torres Bendito


No es fácil encontrar una novela literaria que esconda tantos interrogantes y que mantenga el nivel de suspense hasta el final, pero hoy tenemos el placer de entrevistar al autor de "Gorgol, el final del bosque", una novela que tiene todos los ingredientes para ser una novela de referencia dentro del género. Daniel Torres Bendito ha creado una ópera prima que quizá acabemos viendo en la gran pantalla; desde luego tiene todos los requisitos.

No os perdáis la generosa entrevista que Daniel nos ha concedido.


Explica a nuestros lectores qué historia se esconde tras tu primera novela.

No hay, realmente, una sola historia detrás de Gorgol, el final del bosque, sino que más bien confluyen varias. Tras dieciocho años trabajando como guionista de cine, llevaba ya una temporada barajando la posibilidad de explorar nuevos horizontes y probar fórmulas distintas como escritor, paladear algo nuevo. Solo necesitaba encontrar la idea adecuada y disponer del tiempo necesario para desarrollarla en una novela. En un momento determinado, un guion que acababa de finalizar no terminó de conseguir la financiación necesaria, y al no entrar el proyecto en su fase de producción, me encontré de golpe y sopetón con varios meses por delante libres de compromisos. Así que, como dice el refrán, «no hay mal que por bien no venga», y me entregué con pasión a la escritura de mi primer libro.

La elección de género obedece a mi gusto por contar historias de suspense y miedo desde que era bien niño. Así que, aunque pueda parecer algo novedoso en mi trayectoria, lo cierto es que se trata más bien de una vuelta mis orígenes como contador de cuentos, cuando asustaba a mis amigos con las historias que me inventaba sobre la marcha sentado alrededor de una hoguera en mitad de un frondoso bosque pirenaico o sentados en el asiento trasero del autobús escolar.

La idea de emplear niños y fantasmas me surgió mientras me llenaba la cabeza con documentación para las películas de Papá, soy una zombi. Durante esos meses en los que leí un buen montón de libros y devoré un sinfín de películas y documentales sobre brujas, encantamientos y fantasmas, me topé con la serie de televisión Psychic Kids, emitida en el canal americano A&E. Me quedé completamente prendado con el tema y me prometí, entonces, explorar a fondo el asunto en algún proyecto futuro.

La idea central del «amor materno obsesivo» surgió mientras observaba horrorizado cómo algunas amistades que frecuento (y cuyos nombres no voy a citar… ja, ja, ja) criaban a sus retoños. Excelentes y abnegadas madres que, no obstante, me han hecho levantar la ceja en más de una ocasión por el excesivo celo y yugo castrador que con el que sometían a sus queridísimos princesitos o princesitas. Y todo en nombre del buen amor y el desarrollo sano de sus eternos bebés, para alejarlos de los peligros del mundo…

Solo me faltaba elegir el escenario ideal que encuadrara mi historia, y qué mejor elección que emplear mi queridísimo valle de Tena, escenario de mis correrías mozas y mi pasión por la naturaleza, siempre tan misteriosa.

Una frase que defina la historia 

Sigo pensando que la que mejor resume la historia, su tema y su atmósfera es «amor maternal hasta… después de la muerte».

¿Existe Gorgol en la realidad?

Ja, ja, ja… No. Como pueblo no existe. En cambio, sí existe como nombre topográfico. Lo tomo así prestado del barranco El Gorgol, formado por el paso del río Lana Mayor a través de las escarpadas paredes del citado cañón, en pleno hayedo de El Betato, en la sierra de La Partacua, a pies de peña Telera. Todos estos lugares y muchos otros mencionados en el libro son reales y se encuentran ubicados exactamente donde los describe el libro. El único lugar ficticio es, precisamente, el pueblo de Gorgol, que aunque se ubica de manera vaga por esa zona, me cuido mucho de no dar más detalles, ¡no vaya a ser que alguno se pierda por el bosque de El Betato intentando encontrarlo!

¿Cómo fue el proceso de creación de Gorgol, el final del bosque? 

Una vez escogido el género y la idea central (como he descrito antes), dediqué unos dos meses a documentarme sobre los temas que abordé durante el proyecto; en este sentido, además de lo citado anteriormente con respecto a las brujas, fantasmas y niños con poderes psíquicos, me documenté profusamente sobre la fauna y flora del lugar, la historia de este, nombres de las carreteras, pueblos, ibones, picos y sierras, pues aunque se trata de un lugar que conozco bien, sabía que iba a necesitar detallarlo minuciosamente. 

Poco a poco, y según vi que mis baterías iban cargándose de información y la inspiración comenzaba hervir bulliciosamente, arranqué con la creación de los personajes, la trama principal y las secundarias, hasta realizar un tratamiento muy detallado de la historia.

Y con el tratamiento como guía, me sumergí entonces en los largos meses que necesité hasta terminar el primer borrador de la historia (unos cinco, si no recuerdo mal). Intenté que la prosa fluyera lo más rápido posible, sin interrumpirme constantemente con asuntos de forma. Mi prioridad fue atacar los folios en blanco cumpliendo las cuotas que me propuse para cada día. El resultado de algunas jornadas me dejó henchido de orgullo, pero también hubo otras en las que me daban ganas de llorar por la escabechina que pensaba estaba haciendo con mi historia. Pero lo importante, en esos momentos, era recorrer trecho… a la vez que me recordaba que ya habría tiempo de regresar sobre lo andado.

Y ya con la tranquilidad de haber podido y sabido completar el libro, me sumergí en su edición. Añadí, corté, pegué, cambié, sustituí y adorné mi prosa hasta quedar finalmente satisfecho.

Esta fase de edición me llevó mucho tiempo, ¡casi cuatro meses!

¿Cuál fue la fase más complicada?

A mí, personalmente, lo que más me cuesta parir es el primer borrador. A pesar de toda la labor previa y del detallado tratamiento que siempre elaboro, este primer borrador se me presenta como una auténtica travesía por el desierto, donde debo hacer gala de una verdadera voluntad de acero para sobreponerme a todas las mandangas que se van interponiendo por el camino. Incluido el despiadado crítico que todos llevamos en el interior (y que se empeña constantemente en destrozar nuestros anhelos).

¿Cómo ha influido tu experiencia profesional en el estilo del libro?

Mi experiencia como guionista me ha ayudado enormemente en esta aventura. De hecho, enfoqué la novela desde el principio como si fuera a escribir un guion cinematográfico: desarrollo de personajes, elección de tema central, trama central y secundarias, tratamiento… Hasta que no arrancó el primer borrador, no cambié de chip y pude zambullirme en la prosa. Las sensaciones fueron raras en un principio, los diálogos me venían tan fluidos que los escribía sobre el papel como si se tratara de un guion (recordándome constantemente que ya regresaría más adelante para cambiar el formato y adaptarlos a las exigencias de la novela). Las descripciones paisajísticas o de ambiente, por el contrario, fueron lo que más se me atragantó. El guion cinematográfico es mucho más escueto en este sentido, y hasta la etapa de edición no conseguí, poco a poco, ir adornándome hasta quedar satisfecho. Lo que en principio me resultó más dificultoso, ha terminado siendo uno de los elementos más alabados en la novela. 

¿Qué proyectos tienes ahora en mente? ¿Algún nuevo libro?

El tirón que está teniendo el libro y las numerosas muestras de cariño y alabanzas que estoy recogiendo por Gorgol, el final de bosque, me han animado a lanzarme con mi segunda novela. Estoy ahora volcado de lleno con la documentación necesaria para elaborar el proyecto. Y te voy a hacer una confidencia: se trata de la segunda parte de Gorgol, una historia que transcurrirá de nuevo en dos espacios temporales distintos. Y estará tan cargada de sorpresas y misterios como la primera... o más.


Gracias Daniel por esta fantástica entrevista. Te deseamos la mejor de las suertes en la promoción de tu novela e invitamos a todos nuestros lectores a leer "Gorgol, el final del bosque"













Siguiente
« Anterior

2 comentarios, ¡deja el tuyo!

Pulsa aquí para comentarios, ¡deja el tuyo!
22 de febrero de 2016, 15:01 ×

La he leído y es muy buena. Me encantó.

Responder
avatar
admin
Gracias por tu comentario :)