Rita Morrigan: El virus de las letras corre por mis venas


En primer lugar, quisiera saludaros a todos y agradeceros vuestro interés. Mi nombre es Rita Morrigan y me gusta contar historias. Nací en una pequeña aldea de pescadores, casi en el punto más al norte de la península ibérica. Mi infancia estuvo repleta de cuentos, debido, principalmente, a que tuve la enorme fortuna de que en mi cultura gallega exista una gran tradición oral. Todo en Galicia se relaciona con alguna historia; una fuente, una cascada, un cruce, una iglesia, cualquier lugar en mi aldea posee una leyenda, y casi todas ellas están vinculadas a la magia, las brujas, los hechizos y los encantamientos. Así, crecí arrullada por las historias que mi abuela me contaba, y que nutrían mi imaginación de fantasía.

Un día, contaba yo con tres años de vida, pregunté a mi padre qué eran aquellos objetos que ocupaban toda una pared de nuestra casa. Él me dijo “son libros”. “¿Y para qué sirven?”, quise saber. “Para guardar historias”. Su respuesta me sumió en una infantil reflexión que duró horas. Después, motivado por mi interés, mi padre me subió a sus rodillas y me explicó el mecanismo de los libros. Me dijo que las aventuras se almacenaban en un código de palabras. A partir de entonces, todos mis esfuerzos se concentraron en descifrar aquel código. Aprendí a leer, y desde entonces no he parado.

Durante mi adolescencia, motivada por mis lecturas, escribí mis primeros relatos cortos, aunque jamás soñé con un futuro dedicada a la escritura de forma profesional. Me licencié en Sociología en la universidad de A Coruña y me especialicé en antropología. Durante los años siguientes a mi licenciatura me dediqué a la investigación, y publiqué tres ensayos. Sin embargo, mi aventura como novelista no comenzaría hasta algún tiempo después, cuando pasé por uno de los peores momentos de mi vida. Mi abuela falleció tras una larga enfermedad, al mismo tiempo que me quedaba sin empleo. Con mis sentimientos a flor de piel y todo el tiempo libre del mundo, decidí que tenía que ocupar mi mente de alguna forma. Me senté frente al ordenador con el ánimo de crear una historia que me garantizara un final feliz. Meses después, cuando la hube finalizado, se la pasé a algunos familiares y amigos, a quienes les gustó lo suficiente como para animarme a enviarla a una editorial. De esta forma nacía la que fue mi primera novela romántica: Dulce Camino Espinoso. La fortuna y el cariño de las lectoras me sonrieron, y en menos de un año se agotó la primera edición. Todo ello motivó que volviera a sentarme frente al ordenador para escribir Íntimo Sendero de Magia, mi segunda novela, en la que se cuenta la historia de dos de los personajes que aparecían en el primer libro, y que las lectoras me pedían.

El virus de las letras ya corría por mis venas, y decidí crear mi propio blog ritamorrigan.blogspot.com donde, además de información sobre mis novelas, voy subiendo relatos cortos y otras historias cotidianas.

El año pasado quise probar la aventura de la autopublicación y saqué a la venta mi tercera novela El Sueño de una Bruja que es, hasta ahora, mi proyecto más personal y también el que ha obtenido el mayor éxito de crítica. Una historia de amor ambientada en el siglo XIX, en mi Galicia natal, y protagonizada por una curandera gallega y un médico madrileño. En este proyecto utilicé mucho de lo aprendido en mis estudios antropológicos. Además, conseguí demostrarme a mí misma que una historia puede ser muy romántica sin necesidad de ambientarla en la Inglaterra victoriana.

En julio del presente año salió a la venta mi cuarta novela Perfecta para mí, de la mano de la Selección RNR para ediciones B. Una nueva aventura, pues es mi primera incursión en el género de romance actual. Desde su presentación al público se colocó en la lista de los cien libros más vendidos, y no podría estar más contenta de cómo lo está tratando la crítica.

Aguardo que algún día nos encontremos en el camino de la literatura y que juntos disfrutemos de alguna buena historia, de un personaje interesante o, simplemente, del último suspiro antes de cerrar la tapa de la contraportada.

Muchísimas gracias por el interés que habéis mostrado en mi trabajo, y también por dedicarme vuestro tiempo y vuestro espacio.
Siguiente
« Anterior

3 comentarios, ¡deja el tuyo!

Pulsa aquí para comentarios, ¡deja el tuyo!
3 de octubre de 2015, 10:14 ×

Pues no la conocía!
Besos

Responder
avatar
admin
4 de octubre de 2015, 19:36 ×

Muy interesante la entrevista, sobre todo porque la literatura mal considerada, hay que reconocerlo, está escrita por mujeres muy preparadas, y que hablar del amor, de las aventuras del amor, no es cosa tonta de mujeres, ya está bien. Encantada Rita Morrigan.


Responder
avatar
admin
6 de octubre de 2015, 12:40 ×

Estoy completamente de acuerdo contigo, Espenavarro. Muchísimas gracias.

Responder
avatar
admin
Gracias por tu comentario :)