"Padre nuestro que estás en el sofá" de Sergio Fernández "El monaguillo"


Sinopsis

Tras los éxitos de ¿Para qué sirve un cuñao? y ¡Viva la madre que me parió!, entre otros, La Parroquia continúa con la saga familiar, centrándose esta vez en la figura del padre. Ilustrado con dibujos de Agustín Jiménez, el libro cuenta con mucho humor e ironía de qué manera influyen los padres en nuestras vidas, además de hacer un repaso a todas las tipologías de padres: el autoritario, el amigo, el cachondo, etc.

Datos Técnicos

Editorial: Martínez Roca
Número de páginas: 216
Encuadernación: Tapa blanda / Epub
ISBN: 9788427041202
Año de edición: 2014
Precio: 16,90€

Sobre el autor: Sergio Fernández “El monaguillo”

Impresiones

Hacía mucho que no me reía de esta manera. Es complicado encontrar un libro que te haga reír a carcajada limpia por su contenido, pero Sergio Fernández lo consigue como si acudieras a escuchar un monólogo de humor.

"Padre nuestro que estás en el sofá" refleja diversas facetas de los padres de nuestro país. Y es fácil reconocer que en más de una y más de dos podrías ver identificado a tu padre. Así nos muestra a diferentes tipos de padre y cómo diferenciarlos, si bien puede ser que tu padre cumpla todos los tipos según el día del que hablemos.

El libro comienza con un prólogo de Dani Rovira, el actor de "Ocho apellidos vascos", donde explica a groso modo qué es lo que te vas a encontrar cuando avances las páginas, cuando te introduzcas en ese "tratado" sobre el clásico padre español. 

Mi padre lo sabía todo, absolutamente todo. Y cuanto más pequeño era yo, mayor era su sabiduría. Siempre ha respondido a cuestiones dignas de grandes filósofos:

—¿Por qué la abuela tiene tantos años?
—Porque se le ha olvidado morirse.
 
Y de grandes científicos como:
—¿El agua flota?
—La que se queda arriba, sí.
 
O como:
—¿Para qué sirve el dedo gordo del pie?
—Para saber dónde está la pata de la cama.


No podréis negarme que ya leyendo el prólogo "te temes" lo peor en cuanto al contenido del libro. Así cuando empiezas a leer te encuentras con el clásico padre que adora su coche por encima de todas las cosas, con aquel que una vez cada mucho tiempo le da por arrimarse a la cocina como si ese fuera el único día que la comida está buena y su trabajo tuviera que ser aplaudido lo que resta del año, con ese que se enfrenta a la compra del melón dándole un par de toques y escuchándole, con ese que sabe de todos los deportes, ese que madruga los domingos para ir a comprar churros... etc.


Nada puede gustarle más que ir a un mercadillo donde hay un puesto de melones. Se pone las gafas que lleva colgadas de una cuerda, lo palpa, le da dos bofetones en plena piel de sapo que te hacen recordar el día que trajiste cinco cates, lo voltea, 
lo aprieta con los dédalos y como recibiendo una iluminación, sabe si está bueno, demasiado dulce o apepinado. Es verdad que casi nunca acierta, pero eso no le cambiará la opinión de que su método de tanteo melonar es infalible. 
Entre el padre y el melón existe un vínculo que nadie podrá romper. Cuando pases por un puente mira a ver si hay algún candado que ponga: «Un Padre y Melón Perfecto, 19-12-98».

Si os digo la verdad, al leer este libro he pensado que a mi padre le gustaría leerlo y reírse un poco con este gran padre. Y a mi madre también, porque estoy segura de que encontrará muchas similitudes en este relato con lo que tiene en casa. Y a mi hermano, porque el papel del hijo piltrafilla también tiene un papel importante.

El libro está escrito en un tono muy distendido, muy entretenido de leer. Cuando me he querido dar cuenta ya había superado la parte de chistes de padre y de la comparación entre el padre americano tal y como le vemos en las películas, y el español de pura cepa:


Padre americano:Verás, hijo, hubo otras chicas antes que madre, no te lo voy a negar, pero sinceramente, aquel día, en el baile de la graduación, cuando en mitad de la pista del Baile del Encantamiento Bajo el Mar, apareció tu madre con aquel vestido rosa y me acerqué a ella {...} supe que era ella, y en ese momento todas las demás se difuminaron y desde entonces no he podido hacer otra cosa que intentar hacerla feliz


Padre español: A ver si te crees que yo me he caído del guindo, que yo he sido cocinero antes que fraile. Lo que pasa es que luego ya apareció tu madre y me corté la coleta. "

Cuando me hice con "Padre nuestro que estás en el sofá" temía encontrarme con un humor demasiado bestia, y me he encontrado con un libro digno de ser devorado por todos los miembros de la casa.

Os recomiendo esta lectura, a tod@s os gustará. Un homenaje a los padres que te sacará más de una sonrisa.


Reseñado por Lourdes Pacheco



Si quieres hacerte con un ejemplar, lo puedes descargar desde el siguiente enlace: Padre nuestro que estás en el sofá: El gran libro de los padres (Fuera de Colección)





Siguiente
« Anterior

11 comentarios, ¡deja el tuyo!

Pulsa aquí para comentarios, ¡deja el tuyo!
Anónimo
30 de agosto de 2015, 10:12 ×

Más de uno podemos reconocer a nuestro padre en esa imagen verdad? me alegro de que lo hayas disfrutado tanto.

Responder
avatar
admin
Martitis
30 de agosto de 2015, 11:38 ×

¡¡¡¡Qué risa de título!!!!

Responder
avatar
admin
sam
30 de agosto de 2015, 11:53 ×

Me encanta el monaguillo, así que no me queda otra que leermelo

Responder
avatar
admin
30 de agosto de 2015, 12:03 ×

Tiene que ser divertido! :D
Besos

Responder
avatar
admin
30 de agosto de 2015, 12:48 ×

Te puedo confirmar que lo es, y mi chico más, que no le dejaba dormir

Responder
avatar
admin
30 de agosto de 2015, 12:49 ×

Risa el título pero el contenido aún más. A carcajada limpia me ha tenido su lectura
besos

Responder
avatar
admin
30 de agosto de 2015, 12:50 ×

Padres en el sofá hay muchos... pero es que luego cuando lees las escenas que se producen... te ves identificado en muchas!!!

Responder
avatar
admin
30 de agosto de 2015, 14:34 ×

jajaja que buen libro se ve muy cómico :D
estoy de acuerdo con el primer comentario jajaja
un beso ^^

Responder
avatar
admin
31 de agosto de 2015, 11:57 ×

Anda, qué gracia, no lo conocía...

Responder
avatar
admin
Gracias por tu comentario :)