Crónica del encuentro con Laura Garzón


Hemos asistido en la librería Lé a la presentación de Promesas de arena de Laura Garzón. Además de Laura Garzón, nos han presentado el libro María Díaz, periodista y Blanca Rosa Roca directora de Roca Editorial.

Blanca Rosa Rocanos habla un poco sobre el premio y el libro.

Promesas de Arena ganó el II premio Marta de Mont Marçal que es un premio escrito siempre por mujeres y les premia una novela escrita por mujeres y las historias pueden ser de cualquier tipo pero se prima más cuando son novelas que las protagonistas son mujeres. En este caso tuvimos claro el jurado cuando se celebró, que era una novela ganadora, todas estábamos de acuerdo enseguida de que era un libro que merecía publicarse y ganar el premio.

El premio Mont Marçal es muy bonito porque es Blanca Sancho, la directora de las cavas Mont Marçal que son cavas familiares, quería agradecerle a su madre que había trabajado con ella en la bodega pero también había trabajado en casa. Era una gran lectora y un día de la madre pensó: ¿qué puedo hacer, cómo puedo agradecerle a mi madre todo lo que ha hecho por la familia, por la empresa, etc.?

Entonces pensó en lo mucho que lee su madre y se dijo, ¿por qué no? voy a crear un premio literario con su nombre.

Se puso en contacto con nosotros porque estaban buscando una editorial también dirigida por mujeres, más feminista. El fallo del jurado también se hace alrededor del 8 de marzo que es el día de la mujer trabajadora. Siempre nos gusta mucho recordar esto porque es un premio de mujeres para mujeres.


Sobre Promesas de arena

Es la primera novela de Laura. Todas nos quedamos muy paradas con la novela primero porque el ambiente, el lugar donde sucede todo La Franja de Gaza no es un lugar donde hayan pasado muchas novelas que sepamos, porque es una zona difícil de llegar y difícil de conocer a no ser que investigues, pero es eso ¿en Palestina cuantas novelas pasan? y sobre todo porque tanto la protagonista y lo que le sucede es original y te hace pensar bastante en las relaciones amorosas, en los enamoramientos, en las crisis de amor, etc.


Laura Garzón: pues pensaba que este no era el momento para escribir un libro, ya no me veía en estos temas pero bueno me pongo a escribir porque me parece interesante este certamen literario, el tema porque un premio de mujeres para mujeres me pareció precioso y que se entregara en marzo más todavía y pensé que la historia que me había montado de amores y desamores y de crecimiento personal fundamentalmente que es lo que es, encajaba muy bien con la temática que tiene.
Pero sinceramente en ningún momento pensé que lo podía ganar. Pensé y estaba segura que por ser un premio que no era muy conocido todavía podían leer el manuscrito y con eso me conformaba, con que lo leyeran. Si quedaba finalista iba a ser increíble pero no, al final no finalista sino que gané el premio. Simplemente eso ha sido un subidón tremendo y os lo agradezco a todos por acompañarme y celebrarlo.

María Díaz: tú fusionas aquí dos historias; una historia de amor y un documento histórico lo que cuentas en el libro. ¿Esa verdad de dónde arranca si tú dices e insistes tanto al final del libro que tú eso no lo has vivido?

Laura: no, en absoluto. Yo eso no lo he vivido. Yo he querido plantear la situación en Gaza y en Palestina, primero porque me parece una situación humanitaria y yo en ningún momento quiero entrar en temas sociopolíticos. Ahí no entro, yo no soy quien ni estoy documentada para entrar en esos temas. Yo no juzgo, simplemente me he documentado para dar el telón de fondo de esa historia de amor y de crecimiento personal que es la novela porque situando los personajes ahí les obligas a tomar unas decisiones que a lo mejor en otro entorno no las tomarían.

Digamos que la protagonista del libro, Lucía es un ser totalmente racional, es una mujer del siglo XXI, está educada y preparada para defenderse por ella sola. En ningún momento en una situación normal ella va a aceptar que alguien la engatuse como la engatusan pero claro, se enamora "como una becerra". ¿Por qué? porque está en un entorno que la está agobiando y es el momento que tiene para enamorarse, el momento que tiene para escapar y decir yo asumo todo lo que estoy haciendo, soy consciente y me gusta pero es tan agobiante que necesito una vía de escape y es lo que le pasa. Que se enamora total, absolutamente y ciega a pesar de que en el fondo ella sabe lo que hay, cómo es la persona de la que se está enamorando.

Pero digamos que para mí la conclusión de este libro y lo que yo pienso que por eso también se ha fallado a mi favor es porque lo que intento transmitir. Es que las mujeres tenemos derecho a enamorarnos y estamos predestinadas a enamorarnos pero tenemos que tener la suficiente cabeza para saber de quién nos enamoramos y quién es el más importante: si nosotras mismas o la persona a la que tenemos que entregarnos.

María: ¿pero enamorarse con cabeza es posible?

Laura: digamos que primero te enamoramos con el corazón y luego tienes que averiguar si eso juega con tu cabeza.

María: el personaje tiene una guerra con sí misma muy interesante de echo su propio lenguaje hay momentos en que la delata y hay momentos en que Laura ha sido muy valiente. No tienes cursilerías, no caes en la ñoñería, hablas sin tapujos del sexo, del deseo, de las verdades que las mujeres estamos defendiendo en el siglo XXI. Y en ese sentido me parece que es un libro muy valiente, no es lo único femenino que haces. Y ese lenguaje que utilizas que no da lugar a jugar con el fariseísmo.

Laura: uno de los motivos también que me impulsó a desarrollar esta historia es que me daba muchísima rabia todo el planteamiento y la moda que ha surgido a raíz de Cincuenta sobras de Grey donde las mujeres somos imbéciles y porque nos pongan un tipo que es una maravilla en la cama delante vamos a perder la cabeza, el tino y todo lo que haya que perder.

No por favor. Yo lo que pretendo es decir vale, enamórate pero la primera persona y la más importante del mundo eres tú y tienes que saber hasta dónde llegar y hasta qué punto quieres dar. Yo pienso que eso es lo que transmite en sí la novela y que todo lo demás es una situación muy interesante y conflictiva, una situación humanitaria tremenda pues es el telón de fondo.

María: la novela no lleva un orden cronológico, tiene saltos en el tiempo que sin embargo cuando lo lees se justifican en sí mismo porque es lo que le da lógica a la historia. Cada paso que se da hacia delante necesita tener un pie que te pide dar un salto en el tiempo y creo que en ese sentido está muy bien estructurado el libro porque ella juega muy bien con las emociones.

Y el primer golpe que tenemos es una casa de ahora del siglo XXI, una casa moderna y una llamada de teléfono. Tenemos misterio también y además es una pieza del puzle que dices a ver esta cómo la encajo y sabes que ella te la va a dar y las vas a encajar. Pero en ese sentido está muy bien contado.

Para ti que es tu primera novela me gustaría saber ¿cómo estructuras eso y en qué enfocas este libro?

Laura: pues el libro lo fui escribiendo y así fue saliendo. La historia ha ido surgiendo por si sola. Yo tenía la idea. La historia surgió de una experiencia de un amigo cooperante que me contó que cuando fue a una situación de emergencia (no se dice así, no es correcto pero tampoco tengo idea de cómo se dice) se dio cuenta que por mucho que te hayas preparado para esa situación siempre es más lo que te encuentras que lo que te puedes imaginar.

Entonces yo decía: ¿cómo reaccionaría una persona muy joven que está llena de ilusiones, de esperanza cuando se encuentra en ese escenario? Lo primero que piensas es: se viene abajo. Pero ¿y si no se viene abajo qué pasa? y a raíz de ahí empieza a desarrollarse la historia.

Blanca: y lo bueno es la reacción de la gente que ya está allí, que cuando ella llega dicen “ah mira ya llega la europea, la niña mona que va a estar estos días aquí y arreglada, etc. pero luego se volverá a ir”.

Laura: si y yo me imagino, (es algo que yo me he inventado) pero seguro que pasa. Los autóctonos deben decir a ver esta cuanto aguanta o este cuánto aguanta, seguro. Porque alguien me comentaba esta mañana que estaba muy implicada en temas de ONG y me decía es que si tú no has estado allí cómo puedes contar estas cosas. Y le decía pues mira no lo sé será que tengo intuición o imaginación. Y me decía es que es así, es lo que estás contando lo que pasa.

María: tú te has documentado mucho para el libro.

Laura: si, yo me he documentado mucho, no lo suficiente. Pienso que nunca te documentas lo suficiente, pero sí, y he hablado con gente de ONG y me han dejado sobre todo muchísima hemeroteca.

María: sin embargo yo diría que esta es una novela de emociones y eso no lo puedes a sacar de hemeroteca.



Blanca: y también refleja mucha la zona, los derrumbes y escenas dentro de ese escenario muy tiernas

Laura: si, si, hay escenas muy tiernas. Hay otras que las he escrito porque me parecen muy divertidas sin embargo a otras personas le han emocionado mucho. Cada uno ya lo ve a su forma pero son escenas de superación.

Una de las cosas curiosas que he descubierto con la documentación que hay síndromes que afectan directamente a los cooperantes. Hay algunas personas que han detectado que se sienten muy frustrados porque ellos llegan a los sitios y a los lugares y piensan que pueden abarcar todo y de pronto se dan cuenta que lo que pueden hacer es lo que le dejan y luego lo mínimo porque es tan ingente la labor que no pueden y eso crea muchísimas frustraciones y muchos abandonos.

María: (con respecto a la situación en Gaza que es algo muy real pero que vemos algunas veces como algo lejano). Yo espero que la gente que lea el libro abra un camino, una ventana ahí...

Laura: Eso sería mucho, pero si, es algo…

María: otra cosa que me gusta también del libro es la generosidad de los personajes, excepto de uno porque son personajes muy generosos que son los que permiten que la historia vaya fluyendo y se vayan formando. Y no sólo esa historia de los cooperantes, sino las historias que se forman de amistad.

Laura: la amistad es fundamental en el libro además con esa amistad se superan todas las trabas culturales que hay y se llegan a entender las culturas. Dos culturas tan diferentes como pueden ser la cultura islámica y la nuestra. La amistad llega a unos puntos extremos. Donde una persona le entrega a otra lo que más puede amar en la vida.

María: sí, y en unas circunstancias realmente duras, al límite pero verdaderamente generosa. Ya ha habido una generosidad de antes, quiero decir y además una generosidad que fluye, no es forzada. Yo también creo que los conflictos de vivir al límite hacen que todo cambie de sentido. Es maravilloso ver como todo fluye con una escasez absoluta. Pero al final lo bueno supera a todo en la historia.

Laura: Si, yo he querido que fuese sobre todo una historia optimista y de superación. Yo creo que todas las historias de superación son optimistas. Superar una pasión de esos niveles es durísimo.

María: manejas muy bien el misterio en la novela, cuentas algunas cosas pero otras las vas dejando. Dosificas

Laura: claro hay que dosificar la intriga en la novela sino sería muy aburrida.

María: es un libro de amor, una historia romántica pero que no es ñoño se habla de la ablación por ejemplo, se enfrenta Laura a temas que aún hoy resultan muy duros y cuenta cómo la protagonista se da cuenta que hay cosas con las que no se va a poder pelear. No se puede, se puede intentar reeducar un entorno pero es que es una cultura, son choques de cultura y eso está muy bien enfrentado en el libro.

Laura: es algo que no sé si se conseguirá. Tengo toda la esperanza en que eso se consiga pero se tiene que hacer una labor sobre todo cultural más que imponer normas.

María: uno de los personajes importantes en la novela, ha tenido la suerte de que el personaje más malo, peor de esta historia con ella haya sido bueno, noble y generoso. Es verdad que en ese sentido los personajes tienen muchos vértices. Que yo creo que sí que los habrás disfrutado mucho.

Laura: sí, he intentado que los personajes fueran un poquito complicados para que el lector no se aburra porque los personajes planos nunca te encariñas con ellos.

Blanca: pero Halcón tiene otra novela eh, en sí mismo.

Laura: me lo preguntan mucho ¿pero de verdad os gustan tanto las trilogías?

María: Halcón es un James Bond a lo árabe. Es un tipo que es espía, casi al final empiezas a descubrir y lo que sabes de él un poco y te quedas con ganas de saber más de él.

Laura: si bueno, el final está abierto y esa culpa la tiene mi hija (sonríe). Me decía ¿no harás eso, no te lo cargarás no?

Blanca: ¿pero habrá entonces una segunda parte no?

Laura: no lo sé, depende de cómo funcione este libro.

María: es muy difícil cerrar las emociones aunque en el último capítulo da un paso adelante y Lucía reconoce que tiene un enganche con este personaje.

Laura: sí, ella están enganchadísima. Reconoce que es el amor de su vida pero sabe que es peligroso. Yo lo que intentaba transmitir en el libro es que a las mujeres tenemos que enseñarle a renunciar a las personas que nos resultan tóxicas a decir no, no.

María: luego tenemos hombres alrededor que no sabemos, que se lo tienen que ganar. Aquí hay un personaje, Jasón, que también es un tipo que como hombre es excepcionalmente generoso. También hay un médico muy interesante que también tiene una historia detrás.

Laura: bueno la verdad que ese personaje me dio ganas de explayarme más con él pero es que a veces piensas, es una trama que va a ser totalmente accesoria. No encaja del todo dentro de la línea del libro y yo quería que fuera una historia de acción, que enganchara. No pretendo hacer un best seller pero si un libro que fuera emocionante de leer.

María: y sobre el título.

Laura: es muy bonito.

Blanca: en la editorial que siempre tenemos la manía de cambiar los títulos, pues este no lo hemos cambiado.

Laura: ese título surgió de cuando me estaba documentando en toda la situación me di cuenta que a los dos pueblos, tanto a los judíos como a los palestinos todas las potencias europeas que se movieron en su momento por esos lares, les estaban prometiendo cosas. Todos, les prometían lo mismo a unos y a otros y al final esas promesas acabaron enterradas en la arena. Metidas dentro, nadie saben dónde están, está ahí pero...y quién lo arregla ahora.

Yo no intento tomar partido ni por unos ni por otros. Creo que lo que si digo y sobre lo que hablo es sobre la tragedia humanitaria que eso es evidente y que por una parte se cometen errores estúpidos, tontos como lanzar unos cohetes y que lo que provocan es unas reacciones desmesuradas y creo que eso hay que denunciarlo, no se puede matar o aislar a miles de personas en un gueto para castigar a unos pocos.



Desde Libros que voy leyendo os damos las gracias por habernos invitado. Laura esperamos que Promesas de arena siga teniendo tan buena acogida entre los lectores, que tenga mucho éxito y guste tanto como nos ha gustado a nosotros. Esperamos que pronto nos regales otra historia tan o más potente que esta.











Siguiente
« Anterior

4 comentarios, ¡deja el tuyo!

Pulsa aquí para comentarios, ¡deja el tuyo!
sam
29 de junio de 2015, 8:17 ×

Me están dando muchas ganas de leer "Promesas de arena". Siempre me fio de vuestro criterio y estáis hablando genial de este libro

Responder
avatar
admin
29 de junio de 2015, 9:23 ×

Merece mucho la pena Sam, está bien escrito, se lee rápido y engancha desde la primera página. Me sorprendió mucho porque para ser el primer libro está muy bien escrito.

Responder
avatar
admin
29 de junio de 2015, 10:38 ×

Cómo me apetece este libro y no paro de verlo por ahí en todos los blogs!!! A ver si tengo suerte en el sorteo.

Besos.

Responder
avatar
admin
Gracias por tu comentario :)