"Cero Cero Cero" de Roberto Saviano


Sinopsis

Mira la cocaína: verás polvo. Mira a través de la cocaína: verás el mundo. «Escribir sobre la cocaína –en palabras del autor– es como consumirla. Cada vez quieres más noticias, más información, y las que encuentras son suculentas, ya no puedes prescindir de ellas... Cuanto más desciendo en los círculos blanqueados de la coc a, más me percato de que la gente no sabe. Hay un río que corre bajo las grandes ciudades, un río que nace en Sudamérica, pasa por África y se ramifica hacia todas partes. Hombres y mujeres pasean por la Via del Corso y por los bulevares parisinos, se reúnen en Times Square y caminan con la cabeza gacha por las avenidas londinenses. ¿No oyen nada? ¿Cómo lo hacen para soportar todo ese ruido?»

«Debemos agradecer a Roberto Saviano que haya devuelto a la literatura la capacidad de abrir los ojos y la conciencia» (Mario Vargas Llosa). «Un libro extraordinario. Una prueba más de la brillantez de Roberto Saviano como escritor, investigador y divulgador» (Antonio Maria Costa, ex director ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito).

Datos Técnicos

Editorial: Anagrama
Número de páginas: 496
Encuadernación: Tapa blanda / Epub
ISBN: 9788433978837
Año de edición: 2013
Precio: 21€ / 14,4€

Sobre el autor: Roberto Saviano

Impresiones

“No me da ningún miedo que me pisen. Cuando se pisa, la hierba se convierte en sendero”,unas palabras escritas por Saviano en su reciente libroCeroCeroCero (2014) y que alude a la soledad de los momentos que tuvo que pasar desde el mismo momento en el que decidió que el fango debía ser dado a conocer, que la Camorra italiana debía ser pisada con palabras y dándose a conocer sus realidades a todo aquel que quisiera saberlas. De ahí vienen su desasosiego, su tristeza momentánea cuando se le pasa por la cabeza que no todos los sacrificios consiguen objetivos. Y no duda en expresar esas sensaciones que le apresan el cuerpo, al tiempo que nos narra cómo funciona el entramado de la cocaína, el desarrollo de los cárteles mexicanos, la falta de humanidad de los dirigentes que viven de esto cuando la cocaína pone en peligro a otros tantos.

Nos envuelve dentro de este entramado, nos hace conscientes del poder que la cocaína (el petróleo blanco) tiene en la economía y en los mercados bancarios actuales, nos habla del blanqueo, de esas personas llamadas “mulas” que transportan bolsitas de cocaína en su organismo aún a riesgo de que una explote y corran el peligro de morir por una sobredosis. Nos habla de todo lo malo de este mundo que hace ricos a unos pocos y condena al resto, como lo había hecho en Gomorra al desenmascarar a la mafia italiana.

Pero no olvida a los luchadores, a todas esas personas que, saliendo bien o mal, no dudaron en oponerse a este magno poder. Saviano los recuerda con cariño, con la convicción de que esos granos de arena deben llegar a superar al mar que simboliza la cocaína.

CeroCeroCero es un ejercicio brutal de buen y arriesgado periodismo, lo mismo que ya se había conseguido en Gomorra, pero con la paradoja de que aquí tenemos a un Saviano que nos habla más directamente:

“La coca es la respuesta exhaustiva a la necesidad más apremiante de la época actual: la falta de límites. Con la coca vivirás más. Te comunicarás más, primer mandamieno de la vida moderna. Cuanto más te comunicas más feliz eres, cuanto más te comunicas más disfrutas, cuanto más te comunicas más comercias en sentimientos…”
Y también un Saviano más íntimo, ese que cree en el poder salvador de las palabras, en su poder de cambio y en su capacidad para aliviar el alma y la soledad:
“Cuanto más trato de determinar de cerca el narcotráfico, rozando el agotamiento por la obsesión, más advierto que hay algo que se me escapa, o, mejor, algo que sigue superando mi imaginación. Saber, conocer, ya no basta. Hay que aferrar una dimensión más profunda, grabársela en cada órgano, metabolizar la masa de nociones hasta que se conviertan en percepción natural, en segunda vista”.
Pero al final de todo lo que se cuenta en CeroCeroCero, también queda un aura de esperanza, una puerta abierta al poder que los lectores tienen sobre el mundo, ya que si conocen las causas y consecuencias de ciertos aspectos su toma de conciencia puede llegar a terminar con ello. Y también con la cocaína.

Él dedica varias páginas a agradecer todos los apoyos pero llama la atención ese agradecimiento que dedica a sus seguidores de Facebook y Twitter, “esas miles de presencias cotidianas que han ahuyentado la sensacion de soledad y me han hecho sentir en la calle aun sin estarlo”. El amor por la verdad puede llevar a ciertos límites y a muchas renuncias. Saviano así lo simboliza.



Reseñado por Tensy Gesteira


Si quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo desde el siguiente enlace: CeroCeroCero (Panorama de narrativas)



Siguiente
« Anterior

1 comentarios, ¡deja el tuyo!:

Pulsa aquí para comentarios, ¡deja el tuyo!
4 de mayo de 2015, 22:35 ×

Pues leyendo tu opinión me lo apunto!
Besos

Gracias Aydita por tu comentario!
Responder
avatar
admin
Gracias por tu comentario :)