"El Dios del desierto" de Willbur Smith


Sinopsis

Viaja a un mundo de batallas y traiciones, de romances apasionados a orillas del Nilo. Egipto se enfrenta a su último gran desafío y sólo un hombre puede librar una batalla donde la astucia y la inteligencia son las verdaderas armas. Es Taita, médico, estratega y consejero del faraón. Con el futuro del reino en sus manos, m ueve las piezas de un juego donde la línea entre la lealtad y la traición se desdibuja como las dunas del desierto.

Datos Técnicos

Editorial: Duomo
Número de páginas: 434
Encuadernación: Tapa dura / Epub
ISBN: 9788415945611
Año de edición: 2015
Precio: 18,95€ / 9,99€

Sobre el autor: Willbur Smith

Impresiones

Siempre resulta apasionante viajar a través de las páginas de un libro hasta mi adorada época del Antiguo Egipto, unos siglos que jugaron una gran relevancia en el desarrollo de hechos posteriores y con una cultura maravillosa de la que nunca me canso de aprender.

Willbur Smith es un maestro en entretener al lector a través de sus tramas. En esta ocasión nos traslada a una época de batallas y traiciones, en la que también deja hueco para el romanticismo. No en vano el señor Smith está considerado como uno de los mejores autores de novela histórica y de aventuras en la actualidad. Sus anteriores novelas como Río sagrado o El ojo del tigre me resultaron de lo más entretenidas, y esta no me ha defraudado.

La trama tiene lugar en el siglo XVI a.C. Desde hace más de un siglo Egipto vive momentos de gran agitación desde la llegada de una tribu salvaje y guerrera, los hicsos, que consiguió acorralar al faraón en el Sur del territorio. Taita es un eunuco que ejerce de médico, consejero y estratega del Faraón Tamose, y está dispuesto a arriesgar todo por su pueblo. Idea un inteligente a la vez que temerario plan que le lleva a un peligroso viaje por el desierto con la intención de establecer una alianza con el Rey Minos de Creta. Ninguna alianza es gratuita, y quizá Taita tenga que renunciar a lo que más quiere en el mundo.

Hacía más de cien años que el poderoso Egipto estaba dividido por la traición y la rebelión. El Aspirante Rojo al Trono, el falso faraón –no pronuncio a propósito su nombre; maldito sea toda la eternidad–, este traidor se rebeló contra el verdadero faraón y conquistó todo el territorio del norte de Asiut. El corazón de Egipto se sumergió en un siglo de guerra civil.
 
Cuando, a su vez, el heredero del Aspirante Rojo quedó superado por una tribu salvaje y guerrera que surgió de los confines septentrionales más allá del Sinaí, estos bárbaros arrasaron Egipto y lo conquistaron con unas armas de las que no se tenía ningún conocimiento: el caballo y el barro. Cuando hubieron derrotado al Aspirante Rojo y sitiado la región del norte de Egipto, desde el mar Mediterráneo a Asiut, estos hicsos nos atacaron por el sur.

La novela resulta sencilla de leer, gracias en parte a sus abundantes diálogos. Pero es imposible ignorar la excelente ambientación creada por el autor que consigue con una abrumadora sencillez introducir al lector en la sociedad y circunstancias egipcias de aquel momento. Además ha construido un protagonista muy completo que aunque con una personalidad singular goza de bastante credibilidad.

A pesar de su extensión la novela ha volado en mis manos, según iban avanzando las páginas quería saber qué derroteros tenía por delante Taita, qué nuevas elecciones tendría que hacer y cómo acabaría la historia. Es curioso que los capítulos en esta novela no existen como tal, un diseño peculiar, sin duda.

·Lo que ya le había propuesto al faraón, y que ahora le resumía a Atón, era un tratado entre nuestro Egipto y el Minos Supremo de Creta. El Minos Supremo era el título del soberano hereditario cretense. Era el equivalente a nuestro faraón. Dar a entender que era más poderoso que nuestro faraón sería un acto de traición. Huelga decir que su flota era conocida porque constaba de diez mil galeras de combate y mercantes de un diseño tan avanzado que ningún otro buque podía superarlos en velocidad ni en capacidad bélica. 
Tenemos lo que quieren los cretenses: trigo, oro y mujeres hermosas. Los cretenses tienen lo que nosotros necesitamos: la flota más extensa de buques de combate con los que bloquear los puertos de hicsos en la desembocadura del delta del Nilo[...]"

En conclusión, una novela de aventuras muy completa que consigue su objetivo, entretener mientras ofrece al lector un gran viaje haciendo uso de su imaginación.



Si quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo desde el siguiente enlace: El dios del desierto (Imperdibles)



Siguiente
« Anterior

3 comentarios, ¡deja el tuyo!

Pulsa aquí para comentarios, ¡deja el tuyo!
26 de febrero de 2015, 15:00 ×

No es mi tipo de libro así que lo dejare pasar. Gracias por la reseña :)

Responder
avatar
admin
Anónimo
27 de febrero de 2015, 14:28 ×

Me gustan los libros de Willbur Smith. He leído tanto sus libros ambientados en Egipto como otros de aventuras. Todos súper entretenidos. Gracias por la reseña

Responder
avatar
admin
27 de febrero de 2015, 16:26 ×

Tengo muchas ganas de leer este libro.

Saludos

Responder
avatar
admin
Gracias por tu comentario :)