"Martes con mi viejo profesor" de Mitch Albom


Sinopsis

Considerado por The Washington Post como el libro de memorias más vendido de la historia, Martes con mi viejo profesor narra la experiencia vivida por Mitch Albom con Morrie Schwartz, uno de sus profesores de la universidad, al que vuelve a ver por casualidad muchos años después en una entrevista en televisión, en la que se entera de que su viejo profesor sufre ELA, una enfermedad degenerativa. Albom entra de nuevo en contacto con él y le propone verse todos los martes. Durante estos encuentros, tiene la oportunidad de plantearle las grandes preguntas que siguen inquiétandole y de hallar consejo y aliento para su propia vida en las sabias palabras del maestro.

Datos Técnicos

Editorial: EMBolsillo
Número de páginas: 224
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo / Ebook
ISBN: 9788415140894
Año de edición: 2013 (Primera edición 1998)
Precio: 12,9€ / 7,90€

Sobre el autor: Mitch Albom

Impresiones

Martes con mi viejo profesor es una novela biográfica publicada por primera vez 1998 escrita por Mitch Albom. Martes con mi viejo profesor es un extraordinario bestseller internacional traducido a 42 lenguas, con 12 millones y medio de ejemplares vendidos en todo el mundo. La historia fue adaptada más tarde por Thomas Rickman en una película de televisión (dirigida por Mick Jackson), la cual fue presentada el 5 de diciembre de 1999, y protagonizada por Hank Azaria.

Esta obra que nació de los encuentros de cada martes entre el periodista Mitch Albom y su antiguo profesor de la universidad, Morrie Schwartz, es el libro de memorias más vendido de todos los tiempos. Se trata de un libro sencillo e intenso a la vez que nos lleva a reflexionar por las profundas verdades que encierra y porque constituye un extraordinario testamento espiritual y una formidable lección de vida para todos.
La edición que he leído conmemora el 10º aniversario de la publicación del libro e incorpora nuevas reflexiones de Mitch Albom.

Introducción

En su época de estudiante Albom desarrolló una relación muy especial con su profesor, incluso le llamada “Entrenador” a lo que su profesor contestó: “Y tú serás mi jugador”.

Albom tuvo un mentor y amigo en la Universidad de Brandeis, su profesor de sociología, Morrie Schwartz. Con una gran capacidad para el cuidado de sus alumnos y que instó a Albom a mantenerse en contacto con él después de graduarse, pero durante 16 años Mitch no lo hizo. Por casualidad, mientras que veía la televisión, Albom ve a su antiguo profesor en Nightline, hablando acerca del inminente deterioro de su salud y de su próxima muerte por la enfermedad de Lou Gherig (ELA), y allí es cuando comienza su aventura. Albom decide que debe ir a verle, ni saber que toda su vida cambiaría por completo, por última vez su profesor le impartió la última asignatura de su vida.

“La clase se impartía los martes. Comenzaba después del desayuno. La asignatura era el Sentido de la Vida. Se impartía a partir de la experiencia propia.
No se daban notas, pero había exámenes orales cada semana. El alumno debía responder a varias preguntas y debía formular preguntas por su cuenta. También debía realizar tareas físicas de vez en cuando, tales como levantar la cabeza del catedrático para dejarla en una postura cómoda sobre la almohada, o calarle bien las gafas en la nariz. Si le daba un beso de despedida, ganaba puntos adicionales.
No se necesitaba ningún libro, pero se cubrían muchos temas, entre ellos el amor, el trabajo, la comunidad, la familia, la vejez, el perdón y, por último, la muerte. La última lección fue breve, de sólo unas pocas palabras. En lugar de ceremonia de graduación se celebró un funeral. Aunque no hubo examen final, el alumno debía preparar un largo trabajo sobre lo que había aprendido. Aquí se presenta ese trabajo. En la última asignatura de la vida de mi viejo profesor sólo había un alumno. Ese alumno era yo”

Este fragmento del libro expresa con claridad la intención del propio libro, una recopilación de las enseñanzas de Morrie, para enseñarnos a nosotros a morir, pues como él mismo decía “cuando aprendes a morir, aprendes a vivir”.

El libro comienza con la graduación de Albom, dónde realiza su promesa, que más tarde incumple. En el siguiente capítulo comienza a narrar la historia de su viejo profesor, nos describe su vida, su personalidad y cómo sufrió el diagnóstico de su enfermedad y cómo la fue enfrentando, y su particular celebración de un funeral en vida, que se hicieron especialmente famosos.

A continuación Albom narra su propia vida de cómo echó a perder todas las enseñanzas que su viejo profesor le había enseñado. Se había convertido en una de esas personas ciegas y ambiciosas de las que Morrie se compadecía, de hecho sino fuera por el programa de televisión <> nunca jamás se hubiera enterado de que Morrie tenía ELA, probablemente jamás se hubiera puesto de nuevo en contacto con él, según él mismo reconoce en el libro.


El libro salta de vez en cuando del presente al pasado, recordando la época de estudiante de Albom, y como todo aquello en lo que creía se había desvanecido por completo.

También narra la vida en el presente del periodista y del profesor, y como comienzan las clases del Sentido de la Vida, un martes. El primer martes: hablamos del mundo, comienza las enseñanzas de Morrie, después le sigue el segundo martes dónde hablan del sentimiento de lástima por uno mismo, el tercer martes hablan de arrepentimientos, el cuarto martes comentan de la muerte, el quinto martes de la familia, el sexto martes sobre las emociones, el séptimo partes sobre el miedo a la vejez, el octavo martes sobre el dinero- que se había convertido en la principal preocupación actual de Albom, cosa que cambió después de su experiencia con Morrie-, el noveno martes hablan de cómo perdura el amor, el décimo martes sobre el matrimonio, el undécimo martes hablan de su cultura de cómo les impone “necesidades” que no necesitan, el duodécimo martes hablan sobre el perdón y Morrie le cuenta una historia propia sobre el tema, el decimotercer martes comentan el día perfecto, y por último llega la Graduación.


Entremedio también relata sus años de universidad con Morrie, la intervención de los medios, la propia vida de su profesor, Albom narra su pasado y presente.

Crítica personal: 


Cuando comencé este libro de inmediato me impactó, esta historia me llegó hasta lo más profundo de mí. He llorado y he reído, pero sobre todo he aprendido. Me ha conmovida la historia, y no sólo por la enfermedad de Morrie- que ha sido sin duda una de la parte más dura de toda la historia-, sino por la enseñanza que nos imparte a todos.
“Cuando aprendes a morir, aprendes a vivir”, esa frase se me quedará marcada para siempre, como muchas otras. Una de las frases de Morrie que más me han llegado:


y no es por nada, sino simplemente porque tiene razón.

Cuando veo los videos de “Ice cube challenge” de distintos famosos y personas normales, comprendo que en su mayoría son como para intentar empatizar de alguna manera con aquellas personas que de verdad sufren la terrible enfermedad del ELA, pero la mayoría de las veces ni siquiera donan dinero a la causa. A parte de estar mojados y con frío durante un tiempo, no sienten nada más.


¿Cómo pueden comparar algo así con una enfermedad tan terrible como el ELA? Sinceramente es lo más hipócrita que he visto nunca, es como si yo me diera dos puñetazos en las piernas y digiera que es para empatizarme con los que están en silla de ruedas. Como si el hecho de echarse un cubo de agua fría encima fuese a cambiar algo.


Si de verdad quisiera empatizarse lo que harían serían donar sin miramientos a la causa, la verdad si yo tuviera la mitad de dinero que tienen los famosos lo haría sin dudarlo. La investigación es la única formar de poder ayudar a estas personas, quizás en un futuro puedan entonces desarrollar una cura contra esta temible enfermedad.


Cuando hagas este reto -si decides hacerlo- dona a la causa –aunque creas que es poco, será mucho- y no sólo porque esté de moda sino porque de verdad quieras. Lo máximo que puedes hacer por alguien es darle amor. Morrie tenía razón cuando decía: “Que lo más importante de la vida es aprender a dar amor y a dejarlo entrar

En conclusión, debo decir que este libro me ha cambiado la vida y por lo tanto os invito que también cambie la vuestra. Es uno de esos libros que tienes que leerte sí o sí. No sólo para conocer la increíble historia de Morrie, sino para aprender de él. Espero sinceramente que os llegue como me ha llegado a mí, que aprendáis a morir para aprender a vivir.


Reseñado por Elena Saavedra Siles (@Culturamas)


Siguiente
« Anterior

12 comentarios, ¡deja el tuyo!

Pulsa aquí para comentarios, ¡deja el tuyo!
15 de septiembre de 2014, 9:30 ×

No lo he leído, pero de este autor leí "Las cinco personas que encontrarás en el cielo" y se me quedó marcado.
Un beso :D

Responder
avatar
admin
15 de septiembre de 2014, 10:16 ×

Me encanta el autor y esta la tengo pendiente! a ver si me lo leo ya!
Un beso!

Responder
avatar
admin
15 de septiembre de 2014, 12:38 ×

Es un libro precioso. Lo leí hace un tiempo y me gustó muchísimo. Besos

Responder
avatar
admin
15 de septiembre de 2014, 12:39 ×

He leído hace poco el de Las cinco personas que encontrarás en el cielo, y me gustó mucho, por lo que pienso repetir a este autor. Un beso.

Responder
avatar
admin
15 de septiembre de 2014, 12:57 ×

Uf, me lo apunto, pero para un poco más adelante. Se que será duro y no se si ahora es el momento. Un beso y gracias por la reseña!

Responder
avatar
admin
15 de septiembre de 2014, 15:20 ×

Me parece bastante interesante y viendo las opiniones me lo leeré seguro! Besos!

Responder
avatar
admin
15 de septiembre de 2014, 15:29 ×

Es de mis libros favoritos *-* Le llevo diciendo unos dos años a la gente que lo lea, porque pienso que no es muy conocido ni mencionado en la blogosfera.
Sobre el Ice Bucket Challenge, bueno, no estoy del todo enterada. Yo pienso que el cubetazo no es para decir "oye, es como si tuviese ELA", sino para llamar la atención y hacer que la gente se entere de qué es la enfermedad y obvio, para recaudar fondos. ¿Quién dona y quién no? Eso no lo sé.
Besitos :)

Responder
avatar
admin
15 de septiembre de 2014, 17:31 ×

Me gusta este tipo de libros que además de entretener, nos dan una lección de humanidad o nos hacen reflexionar. Efectivamente, el tema de las enfermedades es muy grave y me gusta saber que hay escritores capaces de tratar el tema de forma seria y acertada...
Besos !

Responder
avatar
admin
15 de septiembre de 2014, 23:31 ×

Leí por ahí que criticaban al autor por servirse del sufrimiento de Morrie para sacar provecho a través de este bestseller.
A mí personalmente me gustó el libro. Me pareció entrañable, lleno de grandes enseñanzas, de lectura obligatoria, pero también demasiado triste. A ver si un día le dedico una reseña.

Por cierto, totalmente de acuerdo contigo en lo referente al cubito de agua fría.

Responder
avatar
admin
18 de septiembre de 2014, 1:13 ×

Lo tengo pendiente desde hace mucho, a ver si me animo a leerlo pronto.
Con lo del cubo del agua, aunque muchos no donen (cosa que me parece muy mal), yo creo que se está dando a conocer la enfermedad, y que mucha gente se está concienciando.

Responder
avatar
admin
20 de septiembre de 2014, 23:28 ×

Buenas,
supongo que hubo tan buena crítica que esperaba más...

Responder
avatar
admin
Gracias por tu comentario :)